Capítulo 567 – ¡Odio a los que se Llaman Bai!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

—¡Este cultivador de almas en la Formación del Núcleo, tiene una buena base de cultivo! —Sus ojos se abrieron de par en par y su corazón se empezó a acelerar, Zhou Yixing se quedó viendo a esa figura que avanzaba por la jungla y luego se lamió los labios. Después de considerar las cosas, sus ojos se iluminaron con determinación.

—Si se mueve en una dirección distinta, entonces lo ignoraré. Pero si entra en el rango de mis hechizos restrictivos, ¡entonces lo podré consumir fácilmente!

—Absorberlo sería el equivalente a consumir a más de cien cultivadores de almas en el Establecimiento de la Fundación. No solo me sanará por completo, ¡llevará mi base de cultivo a su condición óptima! —Retrocedió rápidamente a la oscuridad de la cueva, pero manteniendo su atención sobre la figura que se avecinaba, quien era nada más y nada menos que Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun estaba siguiendo el mapa que tenía para salir de la jungla, y en cuanto salió de entre los árboles, pudo ver que el cielo oscurecía sobre él, y que tenía un paisaje baldío que se extendía al frente. Había montañas por todos lados, todas del tipo completamente inhóspitas que dejaban a uno con una sensación agobiante.

En ocasiones se podían ver esferas de niebla, las almas vengativas, que flotaban de un lado a otro. El área entera se veía bastante siniestra…

—¡Este lugar se ve mucho más salvaje que aquellos que visité afuera de la Gran Muralla! —Suspiró y siguió adelante.

Mientras tanto, Zhou Yixing estaba agazapado en su cueva sobre una de las montañas baldías. Al darse cuenta de que el cultivador que acababa de salir de la jungla no iba hacia él, vaciló por un momento; después de lo cual apareció un resplandor brutal en sus ojos.

—Estoy pensando demasiado las cosas. Solo tengo que consumirlo, entonces podré volver a la normalidad… Ya que soy un nigromante, y él es solo un cultivador de almas, ¡debería poder aplastarlo fácilmente! —Llegado a este punto en sus ideas, la expresión de Zhou Yixing se llenó de ferocidad. Ondeó su mano y convocó su gran arco negro con nueve refuerzos espirituales, entonces salió de la cueva de un salto, ¡y disparó dieciocho flechas hacia Bai Xiaochun, una tras otra!

Bai Xiaochun lo percibió en cuanto salió. Se dio la vuelta, volteó hacia la dirección de Zhou Yixing, y cuando lo vio… quedó boquiabierta.

Las dieciocho flechas de almas arrasaban por el aire, como dieciocho rayos de luz que se avecinaban rápidamente hacia Bai Xiaochun, quien antes de poder siquiera reaccionar, ya las tenía al frente.

—¿Zhou Yixing? —pensó. Su corazón se llenó de emoción casi de inmediato. ¿Cómo podría haberse imaginado que terminaría encontrándose con alguien familiar aquí? Y más sorprendente aún, ¡ese rostro familiar era justamente su estrella de la suerte! Bai Xiaochun ya estaba lleno de júbilo por lo considerado que estaba siendo Zhou Yixing al aparecer así.

Pero rápidamente llegó a una decisión. —No puedo dejar que sepa quién soy…

Y sin dudar más, apuntó con su dedo derecho hacia las dieciocho flechas de almas.

En ese instante, apareció un vórtice que se encontró con las flechas, y unos estruendos intensos se escucharon cuando las flechas estallaron. La onda de choque mandó una nube de polvo por todos lados. Pero al mismo tiempo, Bai Xiaochun siguió adelante, totalmente ileso.

A Zhou Yixing casi se le salen los ojos de la cara, y su corazón empezó a palpitar con tanta fuerza que hasta estaba temblando. Repentinamente tuvo un muy mal presentimiento.

—Maldita sea, —maldijo por dentro, —¡este tipo es mucho más fuerte que yo! —Ya estaba empezando a arrepentirse por su impulsividad, así que salió disparado hacia atrás, hacia la seguridad de sus hechizos restrictivos sobre la montaña.

Pero fue entonces que Bai Xiaochun se rio de manera sombría y dio un paso adelante. En ese momento, su imagen se tornó borrosa, y en solo un parpadeo, su clon de madera dio un paso adelante y salió disparado hacia esa montaña baldía en medio de un resplandor de luz indistinguible.

Bai Xiaochun no había notado en primera instancia los hechizos restrictivos que cubrían la montaña, pero ahora que le habían llamado su atención, podía ver lo peligrosos que eran. Pero esto no le molestó en lo absoluto, simplemente sacudió su mano y envió otro clon hacia la montaña.

Ya que llevaba la máscara en este momento, sus clones también se veían como Bai Hao.

Cuando Zhou Yixing presenció todo esto, su rostro cambió dramáticamente.

—¡¡Clones!! —Por lo que Zhou Yixing sabía, quienquiera que tuviera un clon era un individuo extraordinario, y sorprendentemente, esta persona tenía dos. Entonces recordó en qué territorio se encontraba, y llegó a la conclusión de que esta persona tenía que estar conectada de algún modo al Rey Fantasma Gigante. Quizás no hubiera importado si lo absorbía, pero ahora que evidentemente no era su rival, sus remordimientos solo se hacían más profundos a cada momento.

—¡Detente Compañero Daoísta! Mi nombre es Zhou Yixing del Clan Zhou oriental. ¡Esto no es más que un malentendido! ¡Pensé que eras un viejo enemigo mío!

Bai Xiaochun solo se rio. Mantuvo su voz un poco áspera a propósito y respondió, —¿Malentendido? ¿Acaso le dices eso a todos los que se apellidan Bai? Solo estaba pasando por aquí, ¿y se supone que me crea que esta pequeña emboscada tuya no era más que un malentendido?

Luego apuntó con su mano y envió sus dos clones arremetiendo hacia la montaña, allí empezaron a atacar y destrozar los hechizos restrictivos.

Pero estos no eran hechizos restrictivos comunes, así que los clones no podían terminar su labor al instante. En total, les tomó el tiempo que tarda en quemarse medio palillo de incienso para atravesarlos todos.

Desde el punto de vista de Bai Xiaochun, las cosas estaban avanzando demasiado lento, pero para Zhou Yixing era todo lo contrario. Los hechizos restrictivos que había usado eran una especialidad de su clan, los cuales eran particularmente poderosos. Tan solo pensar en que esta persona podía destruir tan fácilmente sus formaciones lo dejó completamente impactado.

Mientras intentaba mantener activos sus hechizos restrictivos a pesar de la paliza que le daban los dos clones, dijo en voz alta y nerviosa, —Compañero Daoísta Bai, solo escúchame por favor… soy un nigromante, ¡un maestro nigromante de hecho! Te puedo compensar con un poco de medicina de almas…

En ese momento, el hecho de que esta persona se apellidara Bai no le hizo detenerse a pensar mucho. Al fin y al cabo, Bai era un apellido relativamente común.

Bai Xiaochun sonreía ampliamente por dentro; lidiar con Zhou Yixing le daba como una cálida sensación de familiaridad. Pero en su exterior, mantenía una expresión orgullosa mientras ondeaba su mano y hacía que emanaran unas poderosas fluctuaciones de poder de almas. Las fluctuaciones eran tan dominantes que obviamente indicaban que no provenían de un cultivador de almas, sino de un nigromante.

—¡Yo también soy un nigromante! —dijo con una fría voz repleta de dignidad. Zhou Yixing se estremeció cuando escuchó esto, y sus ojos se inyectaron de sangre más que antes.

—¿¡Crees que te tengo miedo o algo!? —rugió. Realizó un gesto de conjuro de dos manos y envió una niebla negra que se vertió sobre su gran arco, la cual se convirtió en una flecha negra con un despiadado rostro de fantasma encima. Entonces Zhou Yixing tiró de la cuerda del arco.

—¿Con que andamos un poco engreídos eh? —respondió Bai Xiaochun orgullosamente. Su figura se tornó borrosa una vez más, y su clon de agua dio un paso adelante, el cual se transformó en otro rayo de luz que salió disparado hacia la montaña.

—¿¡Tienes otro clon!? —dijo Zhou Yixing sorprendido. Con tres clones atacando continuamente los hechizos restrictivos, era obvio que no durarían mucho más. Finalmente, Zhou Yixing dejó salir un grito y desató su flecha negra sobre Bai Xiaochun.

El rostro de fantasma aullaba mientras la flecha se acercaba. Y cuando lo hizo, Bai Xiaochun levantó su barbilla orgullosamente, tenía confianza plena pues ni Zhou Yixing en su mejor condición podía ser su rival. Tomando en cuenta que en este momento estaba herido, las cosas eran aún más disparejas. Al fin y al cabo, Bai Xiaochun ahora era aún más poderoso que cuando estuvo en el laberinto.

De tal modo, ni siquiera le prestó atención a la flecha. Simplemente estiró la mano y la sujetó a la fuerza en medio del aire.

La flecha se detuvo súbitamente, y el rostro de fantasma gritó miserablemente. Pero ninguno de sus esfuerzos sirvió de algo. A estas alturas, la mente de Zhou Yixing daba vueltas.

—¡¡Imposible!!

Cuando abrió la boca del asombro, una serie de explosiones se escucharon, los tres clones finalmente habían atravesado el último hechizo restrictivo y procedían a rodear a Zhou Yixing.

Zhou Yixing intentó resistirse un poco, pero terminó sometido en solo unos momentos, su base de cultivo sellada. Luego apareció el verdadero ser de Bai Xiaochun dentro de la cueva, se aclaró la garganta y lo observó de arriba a abajo.

El corazón de Zhou Yixing empezó a latir como loco al instante. Observó furiosamente a Bai Xiaochun, apretó los dientes y dijo, —Mi Clan Zhou le ha servido por años al Rey de las Nueve Serenidades para cuidar el este. Además, ¡provengo del linaje directo del clan! Si me matas, ¡el Clan Zhou definitivamente me vengará!

Bai Xiaochun ignoró las amenazas de Zhou Yixing con una pequeña sonrisa y recogió su bolso de almacenamiento. Después de eliminar su marca, lo abrió para revisarlo.

Lamentablemente, estaba principalmente vacío, salvo algunos objetos aleatorios. También había cuatro llamaradas de fuego de siete colores, las cuales Bai Xiaochun recogió felizmente, junto al gran arco.

Zhou Yixing solo pudo quedarse viendo furiosamente como Bai Xiaochun revisaba su bolso de almacenamiento, su corazón pulsaba de dolor. Simplemente no podía entender por qué sería amedrentado brutalmente por Bai Xiaochun en el laberinto, solo para escapar y terminar siendo amedrentado por otra persona de nombre Bai.

—¡¡Odio a los que se llaman Bai! —sollozó por dentro, por sus mejillas fluían sus lágrimas.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente