Capítulo 555 – ¡La Cumbre!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Veintiuno!

El taller estaba repleto de sonidos intensos, las paredes se sacudían al punto de estar a punto de quebrarse. Pero las tres plataformas de piedra seguían de pie. Bai Xiaochun estaba sujeto a una de las ramas del árbol para mantenerse estable. Y en este momento, los diez diseños dorados sobre la superficie del árbol empezaron a converger y unirse.

Bai Xiaochun estaba sin aliento, se forzó a no parpadear ni un instante mientras esperaba para ver que transformación ocurriría con el vigésimo primer refuerzo espiritual.

Esta era una oportunidad para atisbar el poder de un refuerzo espiritual que probablemente jamás podría presenciar en el mundo exterior.

En este momento, los estruendos intensos no afectaban solo el área alrededor del árbol; hasta la gigantesca lápida de piedra en el exterior estaba temblando.

El proceso solo duró por el tiempo de algunos respiros, después de lo cual… a Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par, los diez diseños dorados empezaron a volverse violetas.

Y finalmente, ¡se convirtieron en un único diseño violeta!

Cuando el diseño violeta se completó, el árbol dejó de crecer. En vez de eso, irradió una luz violeta deslumbrante, y repentinamente apareció un rostro en su superficie, como si se estuviera convirtiendo en un ser viviente.

Ese rostro contenía algo profundamente antiguo, pero cuando abrió sus ojos, la luz que emanaban era como la de un bebe, uno que veía curiosamente sus alrededores.

El aura deva se desvaneció, y fue reemplazada con una presión aún más aterradora. Aunque la presión permanecía en su mayor parte dentro del árbol, Bai Xiaochun de todos modos podía sentirla, y podía entender muy bien que, si fuera a ser desatada, podría hacer cosas abrumadoras.

A Bai Xiaochun se le puso la piel de gallina intensamente. Su mente daba vueltas, y revisó cuidadosamente para ver si su marca aún se encontraba en el árbol.

Cuando vio que allí estaba, y que el vigésimo primer refuerzo espiritual no la había alterado, dejó salir un suspiro de alivio.

—Después del décimo refuerzo, la hoja se convirtió en un árbol. Después del vigésimo, el árbol se convirtió en un espíritu. ¿Un espíritu de árbol? ¿Un espíritu planta?

Tragó fuertemente, se limpió el sudor de la frente, y se quedó viendo fijamente al rostro del árbol, el cual aún tenía una mirada vacía en sus ojos. Luego apretó los dientes y dijo, —Lo que sea, mi marca aún está allí. Ya que el refuerzo veintiuno es tan deslumbrante, ¿me pregunto qué pasará con el trigésimo? —Mientras Bai Xiaochun pensaba en estas cosas, su anticipación solo siguió creciendo respecto al refuerzo número treinta.

Al voltearse hacia la plataforma de piedra, y hacia la nueva llama, sus ojos se iluminaron con locura y procedió a realizar más refuerzos espirituales.

¡Veintidós!

Con cada nuevo refuerzo espiritual después del vigésimo, unos estruendos capaces de sacudir los Cielos y destruir la tierra abrumaban la zona. Hacía mucho que el taller había sido destruido, y el árbol estaba temblando violentamente. La luz en sus ojos también se hacía más profunda con cada momento que pasaba, y hasta empezó a demostrar rastros de inteligencia.

Era casi como si con cada momento que pasaba, se volviera más profundamente antiguo.

En el mundo exterior, la lápida de piedra se sacudía violentamente, ¡casi como si no pudiera soportar los refuerzos espirituales que Bai Xiaochun estaba haciendo!

La esfera brillante de Bai Xiaochun, ya era tan brillante que hacía mucho que había sobrepasado a la de la Dama Polvo Rojo, ¡se había convertido prácticamente en la única cosa visible en todo este vacío!

A estas alturas, Zhou Yixing estaba completamente abrumado y desesperado, especialmente después de calcular el tiempo que había pasado.

—¡Este Bai Xiaochun es completamente inhumano! ¡Espero jamás encontrármelo de nuevo! —Lo que ocurría era como un gran golpe para la autoestima de Zhou Yixing, lo había dejado completamente abatido.

La sesión de refuerzo espiritual de Bai Xiaochun provocaba unos temblores tan intensos sobre la lápida de piedra, que muchos de los participantes circundantes se vieron interrumpidos en medio de sus pruebas. Al parecer, la lápida de piedra ya no tenía el poder suficiente para contener todas estas pruebas de fuego, por lo que las personas empezaron a recobrar la consciencia.

Al principio, aquellos que se recuperaban empezaban a ver sus alrededores con una mirada vacía, pero luego surgían gritos alarmados.

—¿¡Qué diablos está pasando!?

—Hey, ¿qué estoy haciendo aquí? ¡No había terminado mi prueba de fuego!

—¡No puede ser! ¡Miren como está temblando la lápida de piedra! ¿Qué diablos pasa? ¿¡Y de quien es esa esfera que brilla tanto!?

—¡¡Bai Xiaochun!!

La lápida de piedra aún temblaba, pero no había colapsado. A pesar de que cada vez expulsaba a más participantes, Bai Xiaochun no mostraba ninguna señal de que se detendría, y seguía con su enloquecida sesión de refuerzo espiritual.

¡Veintitrés!

Cuando apareció el tercer diseño violeta, la lápida de piedra empezó a sacudirse con aún más fuerza, y no tuvo más opción que expulsar a cientos de participantes más. Pero después de solo un momento, ni siquiera esto demostró ser suficiente, al final, ¡todas las demás pruebas a excepción de la Dama Polvo Rojo y Bai Xiaochun se vieron interrumpidas!

Sin importar el progreso de los demás en sus pruebas de fuego, todos fueron expulsados. Ahora había más de mil personas despiertas, y el zumbido de las conversaciones se hacía cada vez más fuerte.

Claro, como todos los demás participantes se vieron interrumpidos, sus esferas de luz se apagaron, y ahora solo existían dos esferas brillando con una luz deslumbrante. ¡Una le pertenecía a Bai Xiaochun, y la otra a la Dama Polvo Rojo!

La de Bai Xiaochun era completamente radiante, y la de la Dama Polvo Rojo tenía un resplandor considerablemente inferior. Pero aun así brillaba lo suficiente para llamar bastante la atención.

—¡Es Bai Xiaochun!

—¡No puede ser! ¿A cuál prueba entró el Diablo Bai? ¡Ni siquiera un deva se le compara!

Mientras tanto, adentro del mundo de la lápida, Bai Xiaochun se encontraba con el cabello completamente enmarañado y gritando de emoción.

—¡Veinticuatro!

Con este cuarto diseño violeta, el resplandor de inteligencia en los ojos del árbol creció aún más, y hasta volteó a ver a Bai Xiaochun.

Fue entonces que la lápida de piedra de afuera se agrietó, y los testigos se quedaron totalmente impactados.

¡Pero las cosas aún no acababan! Bai Xiaochun gritó con locura, —¡Veinticinco!

Ni siquiera podía determinar el color de la llama que acababa de usar con el wok, pero en cuanto entró, una intensa luz violeta apareció, y el quinto diseño violeta se formó sobre el árbol.

Llegado este punto, el rostro que tenía el árbol dejó salir un suspiro, uno que parecía venir de tiempos antiguos y primordiales. Ese suspiro parecía contener la evidencia de incontables seres vivientes, vidas que se multiplicaban constantemente. En medio de todo esto, ¡el árbol parecía estar evolucionando en una dirección que a Bai Xiaochun le parecía completamente descabellada!

Desafortunadamente, aún le faltaba algo para completarse, ¡y lo que le faltaba eran más refuerzos espirituales!

—¿Un mundo…? ¿¡No me digan que el árbol se convertirá en un mundo entero con el trigésimo refuerzo espiritual!? —La mente de Bai Xiaochun daba vueltas, alcanzando un nivel sin precedentes de iluminación, hasta su cuerpo temblaba. Pero aun así fue a buscar una nueva llama en la plataforma de piedra. Lamentablemente, esta plataforma era incapaz de producir una llama de veintiséis colores, así que terminó haciéndose polvo…

Además, ¡las otras dos plataformas y el árbol también empezaron a desmoronarse!

Bai Xiaochun sintió como si incontables relámpagos hubieran impactado su mente. Esta prueba de fuego le había proveído un beneficio increíble, ¡y sin dudas era un golpe insólito de buena fortuna!

No solo había mejorado sus propias habilidades de refuerzo espiritual, pero ahora, ¡probablemente sabía más de los refuerzos espirituales que cualquier otra persona en las tierras de Alcance Celestial! ¡Sería más fácil encontrar una pluma de fénix o un cuerno de qilin, que encontrar a alguien que supiera tanto como él!

Lo que lo dejó más impactado, era que ahora comprendía lo mucho que había subestimado los refuerzos espirituales. Los refuerzos espirituales podían convertir lo inútil en algo milagroso. En esencia, ¡eran la mayor fuente de buena fortuna que existía en el mundo entero!

El corazón de Bai Xiaochun palpitaba como loco, y en lo profundo de su ser, sintió un intenso deseo de centrarse en los refuerzos espirituales, por la misma razón por la que se había desarrollado su deseo de aprender a confeccionar medicina. ¡El refuerzo espiritual lo podía ayudar a vivir por siempre!

—¿Vivir por siempre? ¡¡Incluso te puedo convertir en un mundo entero!! —Por lo que había logrado vislumbrar, el sendero de los refuerzos espiritual hasta podría ser una ruta más directa a su meta, ¡todo gracias a su wok de tortuga!

—¿¡De dónde diablos viene mi wok de tortuga!? —Los increíbles poderes de refuerzo espiritual que poseía ese wok de tortuga dejaron a Bai Xiaochun con aún más curiosidad sobre sus orígenes.

Mientras todas esas cosas lo dejaban conmocionado, una voz que parecía provenir de más allá de los Cielos se escuchó.

—¡Te has ganado el primer puesto! —Al mismo tiempo, una oscuridad muy profunda se extendió y cubrió el reino de las pruebas de fuegos, como si lo estuviera sellando. En cuanto a Bai Xiaochun, antes de que pudiera siquiera reaccionar, se encontró a sí mismo siendo absorbido en un vórtice.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente