Capítulo 511 – ¡No Me Pueden Ver!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Era bien entrada la noche, la luna proyectaba una luz pálida y fragmentada sobre la tierra. Sumado a las nubes parciales, hacía que todo fuera oscuro y difícil de ver. Se podían escuchar los gritos ocasionales de varias bestias, junto a los llantos de almas solitarias que vagaban de un lado a otro.

Esta no era la primera vez que Bai Xiaochun se encontraba al otro lado de la Gran Muralla, pero la última vez había sido en medio de una gran batalla, mientras que esta vez, se encontraba solo, y eso era aterrador. Después de todo, a pesar de estar en el gran círculo de la Formación del Núcleo, aun así le tenía un poco de miedo a los fantasmas y a las almas.

No les temía tanto como en el pasado, principalmente por los años que había servido en la Gran Muralla, y gracias a su más profunda comprensión de las Tierras Desoladas.

Aunque no había visto todo lo que había de verse en el mundo, había visto suficiente para no temer a los espectros de la muerte del mismo modo que en el pasado.

Conforme avanzaba velozmente a través de la noche, le era imposible no darse cuenta de los esqueletos de gigantes salvajes que sobresalían desde el suelo. Y pensó suspirando, —La razón por la que entré a la cultivación inmortal en primer lugar, era porque quería vivir por siempre. ¿Quién hubiera pensado que mi sendero me llevaría a un lugar como este?

Sacudió su cabeza y siguió adelante, contemplando lo mucho que al destino le gustaba arrastrar a las personas a todo tipo de senderos, caminos que quizás jamás hubieran tenido la intención de cruzar.

Luego pasó otro momento, y aclaró su mente de todas estas ideas y se concentró en tener cuidado. Hasta bajó un poco la velocidad. A estas alturas, ya estaba a unos tres o cuatro kilómetros de la Gran Muralla, y se estaban empezando a ver cada vez más almas. Aunque la cantidad no era nada comparado a la marea de almas que llenaba el área durante las batallas, aun así, había suficientes para que Bai Xiaochun fuera extremadamente cuidadoso.

La mayoría de las almas solitarias no tenían forma antropomórfica, sino que eran esferas de niebla que irradiaban unos pulsos de frialdad gélida. En ocasiones se reunían y formaban bestias o espíritus feroces que a su vez se abalanzaban sobre los animales carroñeros de la zona.

Algunas de las almas se enterraban en los cuerpos que yacían en el suelo, como intentando poseerlos. Pero la mayoría de los cadáveres de la zona eran demasiado viejos y tiesos, por lo que estos esfuerzos eran en vano.

Conforme Bai Xiaochun avanzaba, tenía cuidado de alejarse de cualquier alma que viera. No era que no pudiera manejarlas en un combate, sino que no había necesidad de hacerlo. Eran muy pocas, y su calidad era muy baja como para molestarse con ellas. Además, si iniciaba una batalla, atraería mucha atención, y quizás causaría otros problemas. Si hubiera habido suficientes almas, como para que valiera la pena atacarlas y recolectarlas, quizás lo hubiera pensado un poco. Pero por ahora, no valía la pena.

Eventualmente se encontró a solo medio kilómetro del pequeño valle que era su destino, sus ojos empezaron a brillar y se quedó viendo frente a él.

—Ese sí que es un gran número de almas. —Por lo que podía ver, había más de mil almas dispersas por todos lados, las cuales dejaban salir chillidos agudos ocasionalmente. En general, no habría tantas almas en esta área. Pero debido a las Píldoras de Convergencia de Almas de Bai Xiaochun, muchas de las almas de las fuerzas atacantes al muro habían escapado y se habían dispersado para terminar reunidas en lugares como estos.

—Más de mil almas sería un número decente de créditos de batalla. —Estaba empezando a emocionarse, y se acercó lentamente para sacar una Píldoras de Convergencia de Almas, luego desactivó rápidamente el efecto explosivo y la arrojó con fuerza hacia adelante. La píldora se convirtió en un rayo de luz que aterrizó justo en el centro de esa bandada de almas, allí se destrozó y desató una fuerza gravitacional que absorbió velozmente a más de 1.000 almas.

Después Bai Xiaochun se acercó rápidamente, sujetó la esfera de almas y la metió felizmente a su bolso de almacenamiento. Después de ver a su alrededor para confirmar que no había atraído ninguna atención indeseada, procedió a seguir hacia el valle.

En el momento en el que entró al valle, se dio cuenta de había varios cientos de almas adentro, y se emocionó aún más.

—¿Quién se hubiera imaginado que sacaría algunas ganancias extras de esta pequeña aventura? —En este momento, estaba muy satisfecho por lo afortunado que era, y por lo bien que procedían las cosas.

Después de ver una vez más al valle que lo rodeaba, sacó otra Píldoras de Convergencia de Almas, y estaba a punto de arrojarla, cuando repentinamente, su corazón se estremeció. Sus ojos se iluminaron con cautela y se volteó a ver por encima del hombro.

Detrás de él había una nube de niebla roja que salía de manera agitada del suelo. Pero esta no parecía ver a Bai Xiaochun y voló directamente a través de él hacia el valle.

La niebla roja era un alma, y después de entrar al valle, asumió la forma de una feroz cabeza de pájaro, la cual empezó a atacar y a consumir a otras almas en el valle.

—¡Está en el nivel del Alma Naciente! —exclamó Bai Xiaochun consigo mismo. Y mientras esa alma en cuestión consumía a las otras, su color rojo se hacía más brillante, lo cual a su vez hizo que Bai Xiaochun se lamiera los labios.

Las almas a ese nivel no eran tan valiosas como las almas de bestias deva, pero aun así valían un buen número de créditos de batalla. Sin embargo, Bai Xiaochun aún estaba vacilando un poco.

—Lógicamente, esa alma debería de haberme atacado a mi primero. ¿Por qué no lo hizo? Acaso será que… ¿no puede verme? —Había algo muy raro con toda la situación, así que avanzó cuidadosamente hacia el valle. Pero ni una de las almas en el valle volteaba hacia él.

De hecho, algunas incluso volaron directamente a través de él mientras intentaban escapar del alma al nivel del Alma Naciente.

¿De verdad no pueden verme? —pensó. Estaba sorprendido y avivado, entonces se apresuró a entrar aún más al valle y se quedó viendo a su alrededor a las almas que volaban por todos lados, sus ojos se iluminaban más intensamente con cada segundo que pasaba. Al final estiró su mano, sujetó a una de las almas que pasaba y la metió en su bolso de almacenamiento.

Ni el alma carmesí al nivel del Alma Naciente parecía estarle prestando atención, simplemente andaba por ahí atacando a otras almas.

Y en poco tiempo el lugar quedó sin prácticamente ningún alma además de la de color carmesí, en ese momento, Bai Xiaochun quedó totalmente convencido de que las almas no podían verlo. Su corazón empezó a palpitar con fuerza y se tocó la cara para confirmar que llevaba puesta la máscara.

—La última vez que estuve en el campo de batalla, las almas sin dudas podían verme. Pero esta vez no pueden. Tiene que ser… ¡la máscara! —Luego se llevó la mano a la cara con mucho cuidado y se quitó la máscara.

En el instante en el que salió de su cara, el alma carmesí se estremeció de inmediato y se volteó para verlo directamente. Luego abrió su boca, parecía estar preparándose para gritar y abalanzarse sobre él.

Sin embargo, antes de que pudiera emitir el más mínimo sonido, Bai Xiaochun se volvió a poner la máscara rápidamente. El alma carmesí parecía estar sorprendida, pero cerró la boca rápidamente y empezó a buscar por el valle, al parecer buscaba rastros de lo que fuera que acabara de ver.

Al ver como ocurría todo esto, la emoción de Bai Xiaochun aumentó.

—¡¡Qué gran mina de oro!! ¡No puedo creer que la máscara también pueda hacer esto! Qué bueno que no me deshice de ella antes. —Dicho esto, caminó hacia el alma carmesí confundida, y antes de que esta pudiera siquiera darse cuenta de lo que ocurría, estiró su mano con la velocidad de un rayo, la sujetó y la metió a su bolso de almacenamiento.

—¡La tengo! Esta máscara es un tesoro precioso para recolectar almas. Si la uso con mis Píldoras de Convergencia de Almas, ¡debería poder conseguir suficientes créditos de batalla para convertirme en mayor general en un abrir y cerrar de ojos! —Mientras más pensaba en eso, más se emocionaba. Luego caminó rápidamente por todo el valle para asegurarse de que su misión contara como completada, y alzó la mirada a ver que se acercaba el amanecer. Para cuando salió caminando del valle, decidió que, ya que era invisible para las almas, y también tenía a unos mil subalternos cerca, estaba en una posición bastante segura.

Al menos que apareciera repentinamente un gran ejército de salvajes, en realidad no estaba en ningún peligro.

Al llegar a este punto de sus ideas, tomó una decisión.

—Sería una lástima volver ahora. Ya que ya estoy afuera del muro. Será mejor aprovechar para recolectar algunas almas para mis créditos de batalla.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente