Capítulo 506 – ¡La Verdadera Restricción Imperecedera!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre podía cultivarse con una velocidad increíble siempre y cuando hubiera suficiente fuerza vital disponible. Bai Xiaochun había descubierto eso hace muchos años.

Además, había llegado a entender que cultivarla requería un consumo de recursos gigantesco, casi descomunal. No había manera de que la Secta Desafiadora del Río pudiera mantener un consumo de recursos como ese, incluso la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, u otras sectas en la fuente del río tendrían dificultades para hacerlo.

Y en este momento, apenas había llegado al tercer nivel del Códice Imperecedero, los Tendones Imperecederos. Luego tendría que trabajar con los Huesos Imperecederos y la Sangre Imperecedera, apenas podía imaginarse la cantidad de fuerza vital que eso requeriría.

¡No puedo estarme preocupando por todo eso! —pensó, sus ojos brillaban con determinación y el vórtice en su torso absorbía constantemente la fuerza vital de la Píldora del Alma Naciente. Su cuerpo empezó a irradiar un calor intenso casi de inmediato, y este comenzó a derretir el hielo circundante e hizo que su sangre hirviera por sus venas.

Conforme el calor lo inundaba, podía sentir claramente cómo se reformaban sus canales de qi. Y al mismo tiempo, una luz negra lo llenaba, esta era la manifestación del poder del cuerpo carnal que fluía por su cuerpo.

¡Y mientras se conectaba al poder de sus brazos y piernas, algo parecido a un hechizo restrictivo empezó a rodearlo!

El tiempo pasó, aunque Bai Xiaochun no podía estar muy seguro de cuanto fue. Repentinamente, sus ojos se abrieron para descubrir que su cuerpo entero a excepción de su cabeza irradiaba una luz negra que era hasta dolorosa de ver. Entonces sus ojos se iluminaron y dirigió sus sentidos hacia su cuerpo, al instante pudo darse cuenta de que el poder de su cuerpo carnal había incrementado a un nivel mucho más allá que el anterior.

Pero eso no era lo más impresionante. También podía percibir que su cuerpo era mucho más ligero. O por lo menos, así era como se sentía. En este momento, estaba bastante seguro de que se podía mover tan rápido que podría hasta «atravesar» el aire.

A Bai Xiaochun le dio mucha curiosidad y sintió el repentino deseo de probar su teoría. Pero contuvo su deseo y decidió examinarse un poco más a sí mismo. Repentinamente abrió la boca del asombro.

—Esto… —Para su gran deleite, ¡se dio cuenta de que estaba a punto de hacer contacto con el próximo grillete de la mortalidad!

Esa sensación lo animó mucho de inmediato. En su opinión, solo necesitaría un paso más para llevar su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre a su cabeza. Lamentablemente, la fuerza vital de la Píldora del Alma Naciente ya se estaba disipando.

—Qué lástima, —pensó con tristeza. Pero aun así estaba emocionado—. Estoy en el gran círculo de la etapa del Núcleo Dorado, y también acabo de dar un gran paso con mi Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre. A este punto, ¡ni un solo cultivador ordinario en la Formación del Núcleo se atrevería a provocarme!

Luego se puso de pie riendo felizmente. Ya no contuvo más su deseo de intentar «atravesar» el aire, así que dio un paso adelante.

En ese momento… todas las capas de hielo frente a él estallaron, ¡y Bai Xiaochun se desvaneció!

Cuando eso ocurrió, las demás capas de hielo en la zona también se agrietaron y destrozaron, en solo un abrir y cerrar de ojos el edificio entero fue finalmente revelado. ¡Los efectos se extendieron rápidamente hasta el patio, y en solo el tiempo de unos respiros hacia la Armería entera!

El aire estaba lleno del sonido de crujidos, e hizo que los Despellejadores se quedaron viendo sorprendidos a sus alrededores. Zhao Long y los demás miembros del regimiento se quedaron viendo esas masas de hielo sorprendidos, y la montaña que alguna vez había sido la residencia… ¡colapsó!

Todo en la Armería, fueran edificios u hornos para píldoras, todo quedó hecho pedazos y se convirtieron en una ráfaga de viento que se extendió por todos lados.

Luego se escucharon incontables suspiros de asombro cuando la gente se dio cuenta de que Bai Xiaochun no estaba por ningún lado.

—¡¿El gran maestro desapareció!?

—Q-qué… ¿¡qué está pasando!? —Zhao Long, Liu Li y los demás miembros del regimiento se apresuraron a ver la residencia colapsada, y en efecto, Bai Xiaochun ya no estaba.

Mientras iniciaban su búsqueda, algo ocurrió en el campo de batalla más allá de la Gran Muralla. Claro, en este momento no había ningún combate, aunque el terreno estaba resquebrajado y había cadáveres por todos lados. Así era como se veía usualmente el área afuera de la Gran Muralla, como una escena sacada del inframundo.

En ocasiones se podían ver varios animales carroñeros de las Tierras Desoladas masticando extremidades cortadas o mordiendo otras partes de los cadáveres.

Repentinamente aparecieron unas ondulaciones en el área, después de lo cual apareció un brillo negro, el cual parecía estar tomando la forma de un símbolo mágico.

Los animales carroñeros quedaron bastante sorprendidos, y muchos salieron disparados en dirección opuesta, no se atrevían a acercarse a ese resplandor negro. Al mismo tiempo, los cultivadores que estaban de turno sobre la Gran Muralla también se dieron cuenta de lo que ocurría. Incluso empezaron a calentar algunos de los cañones mágicos, como si estuvieran listos para desatar sus ataques.

Las ondulaciones afuera de la muralla formaron eventualmente la figura de una burbuja, la cual seguidamente se reventó y salió una figura tambaleándose. Los ojos de los cultivadores sobre la muralla mostraron su intención asesina, y estaban a punto de desatar sus ataques, cuando repentinamente algunos empezaron a gritar sorprendidos.

—¡¡Gran Maestro Bai!!

—¡¡Es Bai Xiaochun!! —se escucharon bastantes suspiros de asombro cuando los cultivadores se dieron cuenta de a quien veían, pero eran incapaces de conciliar esa aparición tan repentina sobre el campo de batalla.

¡Esa persona allí abajo era sin dudas Bai Xiaochun!

Él al principio se quedó viendo sus alrededores con confusión. Y cuando finalmente se dio cuenta de donde estaba parado, se le puso la piel de gallina por el miedo.

—¿¡Qué diablos hago aquí!? —Su nerviosismo se disparó al instante al pensar en lo que ocurriría si aparecía súbitamente un grupo de cultivadores de almas. Así sin dudar ni un segundo salió corriendo de regreso a la Gran Muralla.

—¡Déjenme entrar! —gritó mientras volaba. Al ver que los cultivadores sobre la Gran Muralla estaban dudando, sacó rápidamente su medallón de identidad para probar su identidad. Hecho esto, pasó a través del escudo y llegó sobre el muro.

Aunque los cultivadores aún se veían algo suspicaces, y empezaron a hacerle algunas preguntas.

—Gran Maestro Bai, qué… ¿qué estabas haciendo allá?

—No vimos que nadie saliera del muro. ¡Se supone que debes conseguir permiso del general antes de hacer eso!

—Uhm, fue un accidente, eso es todo, —dijo Bai Xiaochun aclarándose la garganta. —Solo un pequeño accidente—. Ahora que estaba de regreso bajo la protección de la Gran Muralla, su corazón empezó a calmarse un poco. Había estado intentando su habilidad de «atravesar» el aire, y no se esperaba que entraría repentinamente a un vacío de oscuridad.

Dentro de ese vacío, sentía como si su cuerpo estuviera colapsando, y en medio de su terror se esforzó para salir. Cuando lo hizo, cayó justo en el campo de batalla afuera de la Gran Muralla.

Tan solo pensar en lo ocurrido hacía que su corazón palpitara fuertemente por el temor residual. Después de ofrecerles algunas otras explicaciones vagas, volvió rápidamente a la ciudad.

Eso es demasiado peligroso, —pensó—. Definitivamente no puedo tomar más riesgos como ese… —Aunque a pesar de su temor residual, debía admitir que lo acababa de hacer era extraordinario. Realmente había pasado a través de la Gran Muralla y el escudo de su formación de hechizos con algo parecido a una teletransportación menor.

O quizás no sea eso… Después de todo, a excepción del combate, el gran ojo no permite que ningún cultivador de las cinco legiones salgan del escudo sin órdenes. Y claro, tampoco pueden volver sin el medallón de identidad.

Pero no hay dudas de que logré salir. ¿Por qué? —parpadeó varias veces, y después de un momento no pudo evitar sino sentir que lo que acababa era como una extraña manifestación de sus Tendones Imperecederos.

—¿No me digas que esa es la Restricción Imperecedera? ¿Será que puede afectar o hasta ignorar otros hechizos restrictivos? —Al llegar a este punto en sus ideas, Bai Xiaochun consideró llevar a cabo más pruebas. Pero la sensación de ser casi desgarrado en el vacío era algo en lo que no podía dejar de pensar.

—No… es demasiado peligroso. Si quiero hacer más pruebas, debería esperar hasta completar mis Tendones Imperecederos, y cuando haya destruido el siguiente grillete. —Sacudió su cabeza y finalmente volvió a la Armería. Fue entonces que Zhao Long y el resto del regimiento finalmente lo encontraron. Zhao Long dejó salir un suspiro de alivio al instante.

Más que nunca podían sentir los miembros de su regimiento que Bai Xiaochun era una figura enigmática y misteriosa, y estaban impactados por ver que había sido capaz de desvanecerse a pesar de que estaban cerca montando guardia.

—¡Felicitaciones por su avance Gran Maestro!

—Gran Maestro, ¿quiere que empecemos a reconstruir todo?

Ahora la Armería estaba inhabitable, pero ya que era un coronel de los Despellejadores, tenía su propio centro de comando. Así que simplemente sacudió su mano y dijo, —Ya estamos listos con este lugar. ¡Mejor vayamos a mi centro de comando!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente