Capítulo 502 – ¿¡Cómo es esto posible!?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Abajo del jefe tribal estaba el Reino del Pantano. Lo rodeaba un poderoso qi glacial, y arriba veía el poder de la montaña viviente de Bai Xiaochun. La combinación de todo eso creó una encrucijada mortal, la última esperanza de Bai Xiaochun para sobrevivir. ¡Estos eran sus ases bajo la manga más poderosos!

Ya había asumido antes que terminaría enfrentando un peligro supremo como este, así que había estado conteniendo un poco del poder de su cuerpo carnal, e incluso un poco de su poder espiritual, ¡había estado guardando todo para este momento!

Y no solo eso, gracias a sus Píldoras de Vestigio Divino, tenía mucha más confianza en ser capaz de sobrevivir. ¡Así que también sabía que debía darlo todo y no contenerse!

Aunque le temía a la muerte, en un momento como este… donde la llama de su fuerza vital podría extinguirse en cualquier momento, el temor era inútil. Si quería evitar morir, ¡tenía que arriesgar su vida!

¡Tenía que apostarlo todo!

Así era como pensaba. Y mientras descendía, el enfurecido jefe tribal también convocó cada onza de poder que tenía para resistirse a esta crisis mortal sin precedentes. Lo más increíble de todo era que él era un cultivador en el Alma Naciente. Y aunque solo estaba en la etapa inicial del Alma Naciente, ¡aun así era un poderoso experto en el Alma Naciente!

Y sin importar lo fuerte que fuera Bai Xiaochun, el jefe podía sentir que solo estaba en la etapa avanzada de la Formación del Núcleo, ¡ni siquiera en el gran círculo!

A pesar de eso, a pesar de que este era solo un cultivador en la Formación del Núcleo avanzada, le inspiraba una sensación de peligro inminente que hacía que el jefe tribal no pudiera sino sentirse humillado y aterrado.

Pero no había tiempo para pensarlo o planear nada, ni tiempo para discutir las cosas. El poder de la base de cultivo del jefe tribal estalló, ¡e impulsó su cuerpo carnal al punto en el que se veía como un rey celestial!

Los gigantes salvajes eran distintos de los cultivadores de almas, ellos se centraban principalmente en su cuerpo carnal. Y aunque este jefe tribal disponía de algunas técnicas mágicas, la verdadera base de su poder era la fuerza de su cuerpo carnal.

—¿¡Me quieres matar!? —rugió el jefe, y levantó ambas manos sobre él para atacar al Conjuro de la Montaña Viviente.

—¿¡A quién más!? —rugió Bai Xiaochun, estaba desatando todo lo que podía con su Conjuro de la Montaña Viviente, su Reino del Pantano y sus poderes de Maestro Glacial.

¡BOOOOMM!!

Una ráfaga de viento salió por todos lados, y una luz brillante de colores destelló entre los Cielos y la tierra. Todo el campo de batalla tembló, y los cultivadores a ambos lados del conflicto voltearon al mismo tiempo hacia el mismo punto a ver lo que ocurriría.

Los ojos de los demás jefes tribales estaban fijos sobre la escena, y al mismo tiempo, sus mentes estaban siendo impactadas por olas de asombro. ¡Hasta los nigromantes y los mayores expertos de las cinco legiones estaban viendo en dirección a Bai Xiaochun!

¡Ahora era el centro de atención absoluto!

Mientras todos veían, un estallido arrasó por el aire, un estallido capaz de desgarrar los Cielos y la tierra. Luego el aura de Maestro Glacial empezó a disiparse, y las púas del Reino del Pantano empezaron a desvanecerse.

Bai Xiaochun estaba temblando y tosiendo sangre mientras caía hacia atrás por el aire. Se podían escuchar crujidos, su forma de montaña viviente estaba resquebrajándose y derrumbándose. Su verdadera forma fue revelada poco después, y luego de toser otra bocanada de sangre, ¡se metió otra Píldora de Vestigio Divino a la boca!

Cuando alzó la mirada, ni siquiera se molestó en esperar a ver el resultado de su ataque, sino que salió disparado hacia el escudo.

Al mismo tiempo, los efectos del Conjuro de la Montaña Viviente, el Reino del Pantano y el aura de Maestro Glacial se disipaban y revelaron lentamente al jefe tribal en el Alma Naciente.

Al principio se lo veía allí de pie inmóvil, pero luego una brisa pasó y se estremeció. El jefe tribal lentamente se empezó a desmoronar y a hacerse cenizas, empezando desde los pies y la cabeza, ¡y extendiéndose lentamente hacia el resto de su cuerpo!

Había quedado completamente destruido, ¡tanto su forma física como su alma!

En el momento de su muerte, sus ojos permanecieron brillantes con temor y la voluntad de resistirse. Pero nada podía evitar que se desvaneciera en el viento…

El campo de batalla quedó en silencio por un momento largo, y luego los sonidos de suspiros de asombro empezaron a escucharse, seguidos por una gran conmoción.

—¡¡Imposible!!

—¡No puede ser! ¡¡Un cultivador en la Formación del Núcleo avanzada acaba de matar a un experto en el Alma Naciente!!

—Esto… esto… y ese tampoco era un experto ordinario en el Alma Naciente, ¡era un jefe tribal de una de las tribus de las Tierras Desoladas! ¡¡El poder de su cuerpo carnal ha de haber sido impresionante!!

—Este Diablo Bai… Maldita sea, no solo salió vivo, ¡acabó con su oponente! ¡Qué genialidad!

Mientras se escuchaban las exclamaciones de asombro, los más de 10.000 cultivadores en el área empezaron a gritar de alegría y a agruparse alrededor de Bai Xiaochun, todos iban disparados juntos hacia el escudo.

Los demás gigantes y cultivadores de almas de la zona estaban pasmados. Cuando Bai Xiaochun salió disparado hacia ellos, sus rostros se pusieron totalmente pálidos por el miedo y se empezaron a dispersar, ¡ya no se atrevían ni a resistirse!

Bai Xiaochun ya había exterminado a demasiados gigantes y cultivadores de almas. Incluso había asesinado a uno de los jefes tribales. ¿¡Cómo podían siquiera pensar en meterse en su camino!?

El enorme ojo empezó a mandar rayos de luz con aún más rapidez, lo que hacía imposible que algún otro jefe tribal se acercara. Y mientras tanto, el batallón propio de Bai Xiaochun también aceleraba hacia él. Había estado todo este tiempo intentando alcanzarlo, determinados a unirse y a cubrirlo.

Después de todo, Bai Xiaochun siempre los había tratado bien, y además, sus logros actuales en combate significaban que seguramente sería ascendido en el ejército. ¿Cómo no iban a estar asombrados e inspirados?

El escudo de la formación de hechizos por otro lado, seguía extendiéndose hacia él, tanto que los demás salvajes, cultivadores de almas, e incluso los jefes tribales podían verlo… ¡llegaría al escudo en solo unos momentos!

Y cuando finalmente lo logró… se estremeció totalmente, toda la valentía y el valor de hacía unos momentos se desvaneció, y fue reemplazado por el temor residual. Su rostro estaba pálido, y se volteó jadeando a ver a los incontables salvajes que rechinaban los dientes al otro lado del escudo.

—¡Solo esperen a que Lord Bai regrese y les enseñe un par de cosas!

Adentro del escudo, Bai Lin y los demás expertos principales aún luchaban contra los nigromantes. Se podían ver expresiones horribles en el rostro de los nigromantes, y muchos ya habían recibido heridas severas. En cuanto Bai Xiaochun volvió adentro del escudo, los nigromantes intercambiaron miradas e intentaron arremeter hacia él.

¿Pero cómo iban Bai Lin y los demás expertos a dejar que eso pasara? Todos los mayores generales y demás expertos en el Alma Naciente de las cinco legiones se lanzaron para luchar sin dudarlo. Y poco después los nigromantes se dispersaron, ya no intentaban atrapar a Bai Xiaochun, sino escapar afuera del escudo…

Todos se dirigían en direcciones distintas, y aunque algunos estaban lo bastante cerca de Bai Xiaochun como para desatar algún ataque casual, tomando en cuenta la cantidad de cultivadores que lo rodeaban, y también la manera en la que había luchado contra el jefe tribal, estaban tan asustados que simplemente decidieron irse.

Bai Xiaochun se mantenía en guardia durante todo este proceso. Y los nigromantes se fueron en poco tiempo, finalmente pudo dejar salir un suspiro de alivio. Entonces empezó a volver rápidamente a la Gran Muralla, rodeado por todos los cultivadores que había encabezado en su camino fuera del campo de batalla.

Cuando finalmente llegó al muro, fue como si repentinamente se hubiera quedado sin energías. Su corazón palpitaba como loco, y recordó todo lo que había ocurrido durante la batalla, solo le quedó la sensación de haber escapado con su vida a duras penas.

***

Eventualmente, el atardecer se convirtió en la noche, Chen Hetian y la joven de rojo finalmente detuvieron el combate. El día de batallas finalmente había concluido, y en el campo de batalla solo quedaban montañas de cadáveres.

Las Tierras Desoladas habían sufrido serias bajas, pero también ocurrió lo mismo con las cinco legiones. Después de una noche de descanso, la batalla reanudó al amanecer, con la misma ferocidad del día anterior.

Así pasaron tres meses, en este tiempo la batalla ardía intensamente. Y a la vez, el ejército de los gigantes salvajes seguía recibiendo refuerzos, lo mismo iba para las cinco legiones. Los cultivadores de la Ciudad Mundial eran enviados constantemente para reforzar las fuerzas de la Gran Muralla, y asegurarse de que su poder de combate total no disminuyera.

Durante esos tres meses, muchos nombres se alzaron a la prominencia entre las cinco legiones, gracias a los créditos de batalla acumulados. Claro, el más espectacular de todos era Bai Xiaochun.

Aunque no volvió al frente de batalla durante esos tres meses, su valentía y las venas de acero que demostró en la batalla inicial permitieron que los más de 10.000 cultivadores que había liderado en su retirada lo vieran con veneración y asombro.

Además de eso, sus créditos de batalla seguían aumentando, ¡aunque nadie en las cinco legiones podía determinar cuánto exactamente!

Mientras tanto, una situación similar ocurría entre las fuerzas de las Tierras Desoladas. Gracias a los feroces combates, un experto tras otro se abría camino a la fama, la mayoría eran… ¡nigromantes!

Un mes antes, cuando la batalla parecía estarse calmando, los nigromantes parecían haber abandonado la táctica de usar almas como sus armas, y en vez de eso empezaron a luchar personalmente en el campo de batalla. Y cuando lo hicieron, ¡los ataques que desataban dejaron a todos impresionados!

Eso era por los objetos mágicos que blandían, a pesar de no llegar al nivel de tesoros preciosos, ¡todos estaban decorados con al menos siete diseños de refuerzos espirituales!

¡Incluso había algunos con diez refuerzos espirituales!

Los más sorprendentes eran tres nigromantes en particular que estaban en la etapa avanzada del Alma Naciente. Sus objetos mágicos desataban un poder impresionante, el cual no solo les permitía matar fácilmente a otros expertos en Alma Naciente, incluso les permitían desafiar a expertos en el cuasi-Reino Deva como Bai Lin.

Cada uno de esos tres Nigromantes blandía objetos mágicos con trece diseños plateados. ¡Sorprendentemente, esos objetos mágicos habían recibido trece refuerzos espirituales!

Muchos miembros de las cinco legiones quedaron impactados al ver eso, especialmente Bai Xiaochun. De hecho, para él era tan increíble que tuvo que ir personalmente al muro para verlo por sí mismo.

—¡¿¡¿Cómo puede ser posible!?!?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente