Capítulo 496 – Soy Amigo de Su Superior

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—Nooooo… —gritó Bai Xiaochun. Pero la increíble fuerza gravitacional simplemente lo levantó del muro y lo mandó volando por el aire más allá del escudo de la formación de hechizos.

Una sensación de crisis profunda inundó a Bai Xiaochun, e impactaba su mente como truenos celestiales que hicieron que su rostro palideciera totalmente.

En medio de sus gritos, observó sus alrededores y se dio cuenta de que había muchos otros cultivadores de las cinco legiones en la misma posición que él, estaban siendo absorbidos hacia la enorme boca detrás del pentagrama.

Algunos ya habían llegado hasta la boca, y estaban siendo desgarrados entre las masas de sangre y entrañas. El campo de batalla entero quedó sacudido por sus espeluznantes gritos; ¡este era un duro golpe a las fuerzas de la Gran Muralla!

La boca era como un fantasma hambriento, y la fuerza gravitacional que ejercía hacía que los Cielos y la tierra se opacaran. Los vientos chirriantes levantaban a los cultivadores por el aire, quienes ahora convocaban todo tipo de técnicas para intentar protegerse.

Algunos usaban magias secretas, otros usaban tesoros mágicos poderosos. Algunos usaban ambas. ¡Algunos incluso convocaban sus ases bajo la manga más poderosos!

Algunos lo lograban, otros fallaban. Bai Xiaochun por su parte, estaba tan aterrado que solo pudo pensar en una cosa.

—No puedo permitirme llegar a esa boca… —Apretó los dientes, abrió su Ojo Dharma Alcance Celestial, después de lo cual unas intensas fluctuaciones de poder espiritual hicieron erupción, las cuales se transformaron en un hechizo restrictivo que lo detuvo al instante.

Sin embargo, no fue tan útil… Aún se podía ver a sí mismo volando sobre la cabeza de los gigantes salvajes, y la boca del enorme fantasma se hacía cada vez más grande, Bai Xiaochun realmente se estaban empezando a poner nervioso.

Ya tenía los ojos completamente inyectados de sangre, realizó un gesto de conjuro de dos manos y luego se dio una palmada en el pecho.

—¡¡Conjuro de la Montaña Viviente!! —gritó a todo pulmón. Su cuerpo empezó a expandirse en un instante, casi como si lo rodearan un montón de grandes rocas incontables. Conforme las rocas se unían y daban vueltas a su alrededor, avanzó por el aire otros 300 metros, después de lo cual ya no se podía ver a Bai Xiaochun. ¡¡Sino que había sido reemplazado por un gran golem de piedra!!

Ahora tenía 300 metros de altura, como una pequeña montaña, y era mucho más pesado que antes. Incluso bajo la presión de la fuerza gravitacional, se detuvo repentinamente, ¡y hasta empezó a caer!

Luego cayó sobre el suelo generando una gran explosión, y mandó ondas de choque desde el punto de impacto. Pero a pesar de estar en el suelo, aún sentía que estaba siendo absorbido hacia la boca.

El rostro del golem de piedra de Bai Xiaochun se parecía mucho a su rostro normal, excepto que ahora estaba retorcido ferozmente, levantó su cabeza y rugió con fuerza. Luego puso sus manos frente a él, y se aferró al suelo, ¡su movimiento hizo que todo temblara!

Estaba usando todo el poder a su disposición, y logró meter las manos al suelo como clavos, permitiéndole mantenerse inmóvil a pesar de la intensa fuerza gravitacional que lo jalaba.

La fuerza gravitacional tampoco duró mucho tiempo, solo el tiempo de unos diez respiros. Después de eso la boca detrás de la fisura en forma de pentagrama se cerró, y se llevó consigo toda la sangre y entrañas que quedaba de los cultivadores que había absorbido. Después de eso, la fisura empezó a cerrarse lentamente.

Bai Xiaochun estaba temblando, le costaba mantener una respiración tranquila y regresó de su forma del Conjuro de la Montaña Viviente a su forma normal. Al ver que la boca se desvaneció, sintió como si acabara de sobrevivir a una tribulación mortal.

Bai Xiaochun no era el único entre los miembros de las cinco legiones que había logrado resistir la fuerza gravitacional ejercida por la boca. Después de todo, ya que había cientos de miles de cultivadores entre las fuerzas de la Gran Muralla, era imposible que la boca las afectara todos. Además de eso, muchos tenían sus propios ases bajo la manga, por lo que también habían sido capaces de sobreponerse a la tribulación.

Sin embargo, no había tiempo para regocijarse. A medida que los cultivadores circundantes veían alrededor, se dieron cuenta de que estaban rodeados por un gran número de gigantes de las Tierras Desoladas, ¡cuyos fríos ojos parecían destellar con un hambre voraz!

La verdad era que a los Desolados no les importaba realmente si la enorme boca consumía o no a muchos de los cultivadores de las cinco legiones. Solo querían sacarlos del escudo.

Siempre y cuando estuvieran afuera del escudo y al alcance del ejército, ¡entonces la mayoría de sus vidas estarían en las manos de los Desolados!

Los generales y mayores generales de las legiones estaban en medio de su lucha contra las almas de los nigromantes, así que no eran capaz de hacer más que gritar, —¡Retrocedan de inmediato!

A la vez, más rayos de luz empezaron a salir disparados desde el enorme ojo para atacar a los enemigos sobre el campo de batalla. El escudo de la formación de hechizos empezó a avanzar simultáneamente, con la esperanza de hacer que los cultivadores expuestos volvieran bajo su protección.

Algunos de los cultivadores que estaban cerca del escudo empezaron a retirarse con las ráfagas de velocidad más grandes que pudieran. Pero había al menos 200.000 que estaban demasiado lejos como para lograrlo, ¡o que habían sido bloqueados por un vasto número de gigantes!

—¡¡Mátenlos!! —gritaban los jefes tribales. La verdad era que los gigantes salvajes en el campo de batalla no necesitaban de ninguna orden para hacer eso. ¡Rugieron y empezaron a arremeter hacia los cultivadores más cercanos!

Cientos de miles de ellos fueron a interceptar de inmediato a los cultivadores que habían sido halados fuera del escudo, ¡y les hacían imposible retroceder!

Aún se podía ver un temor residual en el pálido rostro de Bai Xiaochun, y aún estaba temblando. Su corazón se heló cuando vio el campo de batalla a su alrededor, ya estaba casi al borde de las lágrimas. Hacía solo unos momentos había estado seguro sobre el muro, deleitándose con la sensación de todos los créditos de batalla que estaban siendo añadidos a su nombre. Pero ahora, estaba rodeado por el enemigo, y en medio de un peligro mortal.

Este giro de los acontecimientos fue demasiado repentino, casi no podía aceptarlo. Pero mientras veía alrededor a ese gran número de gigantes salvajes, se dio cuenta de que no tenía opción. Todos lo veían furiosamente con ira y codicia, al mismo tiempo que corrían hacia él riendo con locura.

—¡Aquí está el Diablo Bai! ¡¡Mátenlo!

—¡Jajaja! ¡¡No puedo creer que el Diablo Bai esté justo frente a mí!!

—¡Es mío! ¡Me lo comeré! —Bai Xiaochun casi sentía que su cabeza estallaría cuando vio a los gigantes acercándose. Y en poco tiempo se acercaron tanto que ya podía hasta oler el hedor que venía de sus bocas.

Sus ojos estaban inyectados de sangre, y una sensación de crisis mortal entró a su mente como una aguja. Pero fue entonces que repentinamente, sus venas de acero empezaron a pulsar, y un aura asesina estalló.

—Hey, Yo… soy amigo de su superior… —les dijo. Pero cualquier astuta palabra que saliera de su boca era inútil. Esta no era una situación de la que pudiera escaparse, así que su cuerpo carnal empezó a emanar un gran poder.

—Mi carne me pertenece solo a mí, ¡¡no a ustedes! ¿Me quieren muerto? ¡Bueno pues se arrepentirán! —Dicho esto, le dio una palmada a su bolso de almacenamiento e hizo que un gran número de armaduras salieran volando. La mayoría de las personas llevaría como mucho algunas piezas de armadura al mismo tiempo. Pero Bai Xiaochun de algún modo usaba un método extraño para ponerse mucho más de lo normal. Y además se las ponía con una velocidad deslumbrante.

A su alrededor volaban espadas voladoras y otros objetos mágicos. Y en un parpadeo lo rodeó una luz multicolor resplandeciente.

Pero eso no era todo. Aparecieron un montón de talismanes de papel, los cuales se pegó encima, y luego activó, creando un escudo brillante de más de mil capas.

Y con más velocidad de lo que las palabras podrían describir, Bai Xiaochun ya estaba armado hasta los dientes, fue entonces que esas decenas de gigantes llegaron a él. Esos gigantes tenían bases de cultivo profundas que se podían comparar a la Formación del Núcleo. Pero eran completamente incapaces de penetrar las defensas de Bai Xiaochun, es más, una fuerza de rebote les impactó que los mandó hacia atrás con sangre saliéndoles de la boca.

Los demás gigantes cercanos se quedaron viendo atónitos.

—¡Maldita sea, no puedo creer que lleve más de diez conjuntos de armaduras! ¿¡Cómo se supone que atravesemos eso!?

—¡Y miren todos esos talismanes de papel! Tan solo uno de ellos ya es bastante costoso, ¡¡y está usando más de mil!!

—¡Cielos! ¡Es como un bolso de almacenamiento viviente!

Tomando en cuenta que era temporalmente invencible, Bai Xiaochun respiró hondo y se armó de valor. Al parecer estaba listo para poner su vida en juego, y arremetió hacia los gigantes cercanos.

—¡¡Están llevando las cosas demasiado lejos!! —rugió. Aunque algunos de los observadores podrían pensar que tener tantas armaduras, defensas, objetos mágicos y espadas voladoras sería muy incómodo, no afectaban para nada su velocidad. En el instante más corto de todos, llegó hasta el gigante salvaje más cercano, al cual embistió antes de que fuera siquiera posible una reacción.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente