Capítulo 448 – Hermano Menor Bai, ¿Podríamos Hablar Por Favor?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Después de pensarlo mucho, Bai Xiaochun aún no fue capaz de determinar si una locha de cien años podría o no ser la causa de muerte. Sin embargo, sabía que obviamente no podría conseguir ninguna respuesta si seguía encerrado en su habitación, así que eventualmente llamó a sus protectores Dao para discutir más sobre el asunto.

Durante los últimos días, sus protectores Dao habían estado demasiado inquietos como para centrarse completamente en su cultivo, después de escuchar la nueva teoría de Bai Xiaochun sobre el pez, se empezaron a calmar un poco.

Finalmente, después de quince días más de permanecer aislados, Bai Xiaochun emergió y se dirigió a la cubierta principal. Allí justamente alcanzó a ver a Gongsun Wan’er, quien también parecía haber venido a la cubierta principal para aliviar su aburrimiento. Después de ver a Bai Xiaochun y sus protectores Dao, sonrió y se unió a ellos.

La mayoría de los cultivadores en la cubierta se movían en grupos de dos o tres, aunque algunos andaban solos.

Debido a esto, el grupo de Bai Xiaochun era de hecho el más grande entre los presentes. Song Que caminaba detrás de él, irradiando su aura asesina usual que lo hacía ver completamente distante. El Maestro Deidad Adivina caminaba a su lado, viéndose como un asistente personal. Luego estaba Gongsun Wan’er a un lado con su apariencia increíblemente atractiva, y Chen Manyao al otro con su belleza espectacular. Todos juntos conformaban un grupo bastante llamativo.

Muchos de los cultivadores en el área voltearon a ver a Bai Xiaochun, y aunque algunos tenían miradas frías en sus rostros, muchos otros parecían tener envidia.

Bai Xiaochun respiró profundamente la brisa marina, vio al cielo y luego observó el mar dorado. El peso que su corazón sentía se aligeró gradualmente.

—Ah, —suspiró—. No puedo creer que hubiera un giro tan malo en nuestro maravilloso viaje —Al ver a la multitud que lo rodeaba, se dio cuenta súbitamente de que muchas personas lo veían. Luego volteó a un lado y se dio cuenta de que Gongsun Wan’er y Chen Manyao estaban justo allí, y de casualidad las dos parecían estarle sonriendo. Eran dos sonrisas muy distintas, y dos expresiones faciales muy diferentes, pero ambas eran muy hermosas. Bai Xiaochun se sintió repentinamente más animado.

En ese momento, descubrió un nuevo pasatiempo. Durante los días siguientes, se tomaba su tiempo para pasear por la cubierta, y siempre se aseguraba de charlar abiertamente con Chen Manyao y Gongsun Wan’er. Y mientras ellas sonreían y reían con él, muchos de los demás cultivadores de la zona lo veían con envidia.

Mientras más lo veían así, más le gustaba este nuevo pasatiempo, y a la vez, se sentía menos distante con Gongsun Wan’er.

Gongsun Wan’er es bastante linda cuando sonríe, —pensó viendo orgullosamente a la multitud. Al hacerlo, se dio cuenta de que Zhao Tianjiao estaba de pie por allí, viéndose tan frío como una estatua.

Durante los últimos días, había alcanzado a ver a Zhao Tianjiao varias veces, al igual que a Chen Yueshan. Ambas eran superestrellas entre los tres primeros puestos, y con un estatus increíblemente alto. Eran el tipo de personas que en realidad no necesitaban tener un séquito con ellos para que los demás los vieran con envidia.

Cuando Zhao Tianjiao salía a caminar, de hecho lo seguían unos siete u ocho cultivadores que se veían bastante serviles. Bai Xiaochun incluso alcanzó a reconocer a un par de ellos que eran del Arcoíris del Cuadrante del Cielo, de los que había conocido cuando estuvo buscando a alguien que lo ayudara a conseguir un poco de hierba de siete colores del mar de niebla.

Luego se inclinó y dijo en voz baja, —Hey Maestro Bufido Resoplón, ¿por qué crees que todas las superestrellas se ven siempre tan frías? Zhao Tianjiao se ve como alguien que está sobre todos los demás, igual que Chen Yueshan y Herético. Rara vez andan amigablemente con otras personas y pasan la mayor parte de su tiempo en meditación aislada.

El Maestro Deidad Adivina vaciló por un momento y respondió, —Bueno, uhm… quizás actúen así porque todos los demás esperan de ellos que así sea.

Mientras Bai Xiaochun contemplaba esta posibilidad, volteó a ver a Zhao Tianjiao, y descubrió que este se había volteado y lo estaba viendo a él.

Sus miradas se encontraron repentinamente.

Aunque la expresión de Zhao Tianjiao era muy tranquila, había algo intenso con su mirada que a Bai Xiaochun le parecía hasta doloroso. Claro, aunque Bai Xiaochun era obviamente el tipo de persona que le temía a la muerte, no era el tipo de persona que retrocedería simplemente porque alguien lo mirara fijamente. En cuanto sintió la dolorosa intensidad de la mirada de Zhao Tianjiao, sus ojos empezaron a brillar y le devolvió la mirada.

Aunque no se podía escuchar ningún sonido entre sus miradas, las mentes de ambos estaban llenas de fluctuaciones intensas. La expresión de Bai Xiaochun cambió y dejó de caminar, luego Zhao Tianjiao también apartó su mirada. Pero a diferencia de Bai Xiaochun, Zhao Tianjiao no dejó de caminar. Sino que… se dirigió directamente hacia Bai Xiaochun.

Zhao Tianjiao ocupaba el 1er lugar entre las Superestrellas de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, así que sin importar a donde fuera, siempre era el centro de atención. Cuando las demás personas se dieron cuenta de que estaba caminando hacia Bai Xiaochun, todo el mundo empezó a prestar atención de cerca a lo que ocurría.

Especialmente considerando que lo rodeaban siete u ocho seguidores, haciéndolo ver como una gran procesión.

La expresión de Song Que se llenó de seriedad, y aunque el Maestro Deidad Adivina quedó boquiabierto del asombro en primera instancia, esta expresión cambió rápidamente a ser la misma de Song Que. Hasta Chen Manyao se veía sorprendida. La única del grupo que mantuvo la misma expresión de siempre fue Gongsun Wan’er, quien incluso parecía interesada en lo que pasaría con Zhao Tianjiao.

A medida que Zhao Tianjiao avanzaba, la cubierta principal quedó en total silencio. Todos veían como avanzaba lentamente hasta detenerse frente a Bai Xiaochun.

Su expresión era tan fría como el hielo, y se veía como una espada desenvainada resplandeciente, tan poderoso como una montaña que menospreciaba a todo lo que tenía debajo. Conforme juzgaba a Bai Xiaochun, este parpadeó varias veces, preguntándose qué diablos estaba pasando. Al fin y al cabo, solo había visto a Zhao Tianjiao un par de veces, y jamás habían hablado.

Después de un momento, Bai Xiaochun no pudo evitar preguntar, — ¿Hermano Mayor Zhao?

En el momento en el que las palabras de Bai Xiaochun salieron de su boca, Zhao Tianjiao respondió fríamente, —Hermano Menor Bai, ¿podríamos hablar por favor?

Aunque Zhao Tianjiao no desató nada de su aura, solo tomando en cuenta su estatus y sus logros en combate, ya era el tipo de persona que dejaría a todos helados del miedo.

—¿Eh? —respondió Bai Xiaochun sintiéndose algo sorprendido. Pero después de pensarlo por un momento, asintió. La verdad era que no le tenía miedo, solo tenía curiosidad de por qué Zhao Tianjiao querría hablar con él.

El rostro de Zhao Tianjiao permaneció tan frío como siempre y se dirigió a la proa del barco. Al acercarse, los cultivadores que habían estado allí reunidos se alejaron para abrirles espacio.

Bai Xiaochun lo siguió con más curiosidad que nunca. Claro, mantuvo su guardia en alto durante el trayecto; aunque dudaba que Zhao Tianjiao tuviera alguna mala intención, estaba preparado para lo que fuera.

En poco tiempo, Bai Xiaochun y Zhao Tianjiao quedaron solos en la proa del barco, después de lo cual Zhao Tianjiao ondeó su mano derecha, creando un escudo de luz resplandeciente que los separó completamente del exterior. Estaba claro que esto no era un escudo defensivo, sino simplemente algo usado para bloquear el sonido y el sentido divino. En este momento, ambos podrían hablar libremente sin que nadie escuchara…

La curiosidad de Bai Xiaochun seguía incrementando, y se quedó viendo expectante a Zhao Tianjiao, esperando a escuchar lo que tenía que decir.

Zhao Tianjiao permaneció en silencio por un momento viendo fijamente a Bai Xiaochun, su expresión era extremadamente solemne, como si estuviera en conflicto interno con un asunto importante. La curiosidad de Bai Xiaochun ya estaba casi en el punto de ebullición, y todos los demás de la cubierta principal veían la escena con distintas expresiones.

—¿Me pregunto por qué el Hermano Mayor quiere hablar con Bai Xiaochun?

—Hay algo extraño… ¿será que tiene que ver con la muerte de Ji Fang?

—Ahora que lo pienso, hubo algo de fricción entre Ji Fang y Bai Xiaochun justo antes de que Ji Fang muriera…

Los espectadores estaban llenos de todo tipo de especulaciones.

Mientras Bai Xiaochun intentaba imaginarse lo que ocurría, Zhao Tianjiao inhaló profundamente y dijo, —Hermano Menor Bai…

Bai Xiaochun se inclinó ligeramente hacia adelante para escuchar.

Zhao Tianjiao prosiguió con un tono extremadamente serio, —Hermano Menor Bai, esas… esas dos chicas con las que andas son muy lindas…

—¿¡Eh!? —dijo Bai Xiaochun atónito. Tomando en cuenta la mirada tan seria en el rostro de Zhao Tianjiao, casi se preguntaba si lo había escuchado mal.

—Uhm… escucha, no te lo tomes mal Hermano Menor. No siento nada por ellas… solo me preguntaba cómo hiciste para ganártelas. Te he estado viendo por los últimos días, y realmente quisiera saber cómo lograste que dos chicas tan atractivas estuvieran contigo. —Zhao Tianjiao tenía una expresión sombría y un rostro frío. Se veía alto y orgulloso, como una espada desenvainada. Pero las palabras que pronunció hicieron que los ojos de Bai Xiaochun se abrieran de par en par.

Si no hubiera escuchado estas palabras con sus propios oídos, la expresión de Zhao Tianjiao le hubiera hecho a Bai Xiaochun completamente imposible suponer lo que estaba diciendo. Era algo completamente inesperado…

Bai Xiaochun se rascó la cabeza, un poco confundido. Y sin siquiera pensarlo dijo, —Ellas son las que se decidieron a seguirme. No podría deshacerme de ellas, ni aunque quisiera…

Cuando Zhao Tianjiao escuchó esto, su expresión se tornó aún más seria que antes, y hasta frunció el ceño. Tomando en cuenta su increíble estatus y poder de combate, esta expresión haría que cualquiera pensara que estaba a punto de descender una gran tormenta.

Pero claro, nadie podía escuchar lo que hablaban. Solo podían ver las expresiones que tenían. Primero vieron la incredulidad de Bai Xiaochun, y luego empezaron a intentar pensar en alguna explicación para su reacción.

—¡Está pasando algo grande! ¡Miren chicos! Bai Xiaochun está sacudiendo su cabeza. ¡Ahora está explicando algo!

—Esto sí que es raro. Miren la expresión del Hermano Mayor. Es aún más seria que antes. Casi como si… ¡casi como si no creyera lo que Bai Xiaochun le acaba de decir!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente