Capítulo 406 – El Cuadrante del Cielo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Los dos discípulos que escoltaban a Bai Xiaochun llevaban túnicas amarillas, y le dieron varios vistazos a Bai Xiaochun en el trayecto, al parecer no estaban muy seguros de como juzgarlo.

Después de todo, había causado una gran conmoción con su llegada. En general, estos dos discípulos amarillos actuaban de manera bastante ruda con los recién llegados, pero por alguna razón estaban siendo muy corteses con Bai Xiaochun.

—El Arcoíris del Cuadrante del Cielo posee Diez Gremios, —explicó uno de ellos—, y todos los discípulos recién promovidos terminan uniéndose a uno de ellos. El proceso de selección no ocurre cada vez que se promueve un discípulo, sino que se hace en un gran grupo, una vez al año.

—Pero tienes bastante suerte Compañero Daoísta Bai, —continuó el otro—. Solo faltan cuatro meses para el Foro de Selección de Gremio. —Ambos no solo explicaban cómo funcionaban las cosas en el Arcoíris del Cuadrante del Cielo, incluso le explicaban sus nuevas responsabilidades.

—Una de las razones por las que el Arcoíris del Cuadrante del Cielo está dividido en cinco anillos, es justamente debido a los Diez Gremios. El anillo interno es donde vive el lord de la cima, y nadie puede acercarse sin ser convocado. Las demás áreas están apartadas para los Diez Gremios.

La última vez que Bai Xiaochun había estado aquí, simplemente había estado de paso, pero esta vez, gracias a la introducción que le estaban dando estos dos discípulos, ya estaba empezando a entender mucho mejor el Arcoíris del Cuadrante del Cielo.

Aunque se le llamaba arcoíris, en realidad era un terreno sólido por dentro, como cualquier otro lugar. Había un cielo de siete colores sobre ellos, y la tierra en el suelo también tenía siete colores, aunque en general no se veía todo el tiempo porque los caminos de piedra caliza verde cubrían casi todo.

Las montañas inmortales que se elevaban desde ciertos puntos eran los únicos lugares en donde se podía ver la tierra de siete colores. Y lo que dejó la impresión más profunda en Bai Xiaochun, era la energía espiritual tan suave y gentil que abundaba. Era tal, que podía percibir que sería muy fácil de absorber, y no conllevaría ese consumo de energía tan aterrador que era común en la Ciudad del Cielo.

Desde la altura a la que estaba en este momento, Bai Xiaochun podía ver a un lado muchas colinas con vegetación frondosa, al igual que montañas y cuerpos de agua ocasionales, estas eran las tierras de Alcance Celestial. También había un canal de aguas doradas que se extendía hasta donde alcanzaba la vista, este era el Río Alcance Celestial.

Mientras que al otro lado… ¡había un mar vasto e inconmensurable!

La última vez que Bai Xiaochun había estado aquí, se había dirigido al anillo interno, y no había sido capaz de ver mucho sus alrededores. Pero en este momento, estaba en el anillo externo, así que podía darle un vistazo a esas magníficas aguas doradas del mar. La grandeza y magnitud de este mar lo dejó boquiabierto.

No solo eso, la potencia de la energía espiritual en ese mar llegaba mucho más allá de lo que podía imaginarse e incluso hacía que hubiera unas poderosas olas agitadas sobre la superficie del agua, y el sonido que hacían al impactar las unas con las otras alcanzaba el arcoíris a donde estaba Bai Xiaochun.

— ¿Ese es el Mar Alcance Celestial? —murmuró sorprendido.

Los dos cultivadores que lo guiaban no pudieron ocultar el orgullo que apareció en sus rostros. Después de todo, ser un discípulo amarillo de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado realmente era una posición gloriosa. Uno de ellos le respondió sonriendo.

—Correcto. ¡Solo los discípulos amarillos están calificados para vivir aquí y disfrutar del escenario tan maravilloso del Mar Alcance Celestial!

Ese mar era el que conformaba el centro de todas las tierras de Alcance Celestial, y era la fuente de toda su energía espiritual. Era un mar que jamás se secaría, ¡un mar que prosperaría por toda la eternidad!

Cuando Bai Xiaochun vio el Mar Alcance Celestial, sintió un impulso repentino de salir volando y explorarlo. Pero después de un momento, inhaló profundamente y volteó su mirada para ver el antiguo buque de guerra que estaba justo encima de la cascada.

Desde donde estaba parado, se podía ver claramente. Era totalmente negro y parecía estar extremadamente dañado y deteriorado, especialmente las velas. Dentro del barco, había unas figuras sombrías aterradoras que flotaban de aquí a allá.

Tan solo verlo le puso los vellos de punta a Bai Xiaochun, así que apartó la mirada rápidamente.

A medida que avanzaban caminando, Bai Xiaochun pudo ver a otros cultivadores que vivían en el Arcoíris del Cuadrante del Cielo. Todos eran discípulos amarillos, no pudo a ver ninguno con túnicas verdes o cian. Bai Xiaochun podía darse cuenta de que aquellos discípulos eran o muy escasos, o vivían en otra zona.

Y justo como recordaba por su última visita, todos aquí eran fríos y distantes. Ninguno hablaba con el otro; intercambiaban miradas ocasionalmente como mucho. Y debido a esto, el Arcoíris del Cuadrante del Cielo era un lugar muy callado y tranquilo.

Bai Xiaochun no estaba habituado a tanto silencio, pero no podía hacer nada al respecto. Los cultivadores que lo guiaban lo llevaron eventualmente al lugar donde debían registrarse los nuevos discípulos. Allí entregó su medallón de comando para que lo inspeccionaran, y luego se le otorgó una túnica amarilla y una tablilla de jade que era la llave de una cueva de inmortal. Después de intercambiar algunas palabras de despedida, los dos discípulos que lo habían acompañado hasta aquí se fueron.

Bai Xiaochun revisó sus alrededores, y se sentía bastante solo y fuera de lugar. Al final frunció el ceño y siguió el mapa que tenía en su tablilla de jade hasta encontrar su cueva de inmortal, justo en los límites del quinto anillo.

Era una cueva de inmortal bastante común y corriente, y lo único bueno que tenía era que al pararse en la ventana, podía alcanzar a ver el mar a lo lejos.

La cueva era relativamente pequeña y normal, pero la mayoría de los discípulos amarillos recién promovidos quedarían maravillados con este tipo de morada, la cual excedía por mucho las de prácticamente todos en la Ciudad del Cielo.

Pero para Bai Xiaochun, era como una choza cualquiera comparada a su habitación en la taberna. Suspiró y se quedó de pie viendo afuera con una mirada vacía por un momento, y luego se resignó a su infortunio y empezó a arreglar el lugar. Poco después, se sentó de piernas cruzadas para cultivar un poco.

A medida que progresaba en su sesión de cultivo, logró calmarse más y más. Y en efecto, su progreso aquí sobrepasaba por mucho el que llevaba en la Ciudad del Cielo, y además no conllevaba ningún consumo de energía. Y una vez más logró sentir nuevamente que no necesitaba comer nada.

Con cada aliento que tomaba, una cantidad increíble de energía espiritual entraba a su cuerpo, dando vueltas de un lado a otro y llenándolo. Bai Xiaochun se quedó inmerso en su cultivo gradualmente.

Durante los diez días siguientes, pasó la mayor parte de su tiempo cultivando, pero también se tomó un poco de tiempo para explorar y familiarizarse con los alrededores. Siempre que encontraba a algún compañero discípulo, lo trataban muy fríamente. Incluso si él los saludaba formalmente, simplemente lo ignoraban.

Sin embargo, pronto logró comprender un poco el verdadero poder de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. Durante esos diez días, ¡se dio cuenta de que casi todos los discípulos amarillos que se encontraba en el Arcoíris del Cuadrante del Cielo eran cultivadores en la Formación del Núcleo!

A pesar de que había algunos en el Establecimiento de la Fundación, la mayoría de ellos estaban en la etapa del cuasi-Núcleo. Todos poseían un poder de batalla sorprendente, lo cual dejó muy impresionado a Bai Xiaochun.

También aprovechó para preguntar por el lugar donde se debía cultivar el Conjuro de la Montaña Viviente, pero quedó decepcionado al descubrir que no era en el Arcoíris del Cuadrante del Cielo. Sino que ese lugar estaba en el segundo nivel de los arcoíris, específicamente el arcoíris en el que residía el líder de la secta.

Al ver a esos dos arcoíris sobre él, no pudo evitar murmurar, —Hay dos arcoíris en el segundo nivel, el de la izquierda es donde viven los devas, y el de la derecha es donde vive el líder de la secta, y además posee muchas áreas de entrenamiento y pruebas de fuego…

Ya que era un recién llegado, y ya que todos aquí eran tan fríos e indiferentes, no era fácil para él obtener información.

Después de convertirse en un discípulo amarillo, existían ciertas restricciones para poder volver a la Ciudad del Cielo. Estas restricciones no aplicaban realmente a personas como Li Yuansheng y sus amigos, pero para Bai Xiaochun, volver a bajar a la ciudad sería bastante complicado.

Sin embargo, aún se podían usar tablillas de jade para comunicarse, y en poco tiempo recibió noticias del Maestro Deidad Adivina y los demás Protectores Dao. Después de la partida de Bai Xiaochun, el humor de la Sociedad del Dragón Azur se había tornado bastante sombrío. Pero después de revisar los márgenes de sus ganancias, estaban bastante seguros de que podrían mantenerse tranquilamente.

Aunque la Sociedad del Cielo Celestial ya había empezado a causarles más problemas, aun así, existía cierto temor residual por Bai Xiaochun, por lo que no estaban siendo demasiado agresivos. Los Protectores Dao le dijeron que planeaban atender algunos asuntos importantes en la taberna, y luego también subirían al distrito arcoíris con él.

Esto dejó bastante emocionado a Bai Xiaochun. Sin sus Protectores Dao, se sentía de hecho bastante aburrido, y no tenía nada que hacer además de cultivar su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre y su Conjuro del Desarrollo de la Voluntad de la Escuela Glacial. Así procedieron las cosas por alrededor de un mes, hasta que un día, en medio de una de sus sesiones de cultivo, su expresión cambió de golpe. Ondeó su mano e hizo que se abriera la puerta de su cueva de inmortal, mostrando que se acercaba una figura bajo la luz del amanecer.

Cuando esta persona vio que se abrieron las puertas de la cueva de inmortal, se detuvo por un momento, parecía estar pensando, y luego siguió adelante nuevamente. Enseguida se pudo ver su rostro apuesto pero sombrío.

¡Este era justamente Song Que!

— ¡Que’er! —exclamó felizmente Bai Xiaochun mientras se ponía de pie. Pero justo cuando estaba a punto de avanzar para decirle a Song Que, que entrara, este dejó salir un frío bufido y retrocedió varios pasos rehusándose a entrar.

—Bai Xiaochun, —dijo con una voz fría—, los detalles sobre mi promoción a discípulo amarillo no son importantes. Lo que importa es que ahora te lo debo. Hay algunas cosas que probablemente no sabes ya que eres nuevo, ¡así que escucha!

—Lo primero. Dentro de tres meses, tú y yo seremos parte del Foro de Selección de Gremio. Ya que llegue un poco antes que tú, ya he aprendido un poco al respecto. Hay algunos gremios a los que muchas personas quieren entrar, principalmente por ser seguros, e incluso pueden conllevar oportunidades muy lucrativas. Ejemplos de esto son el Gremio de Técnicas Mágicas, el Gremio de Defensores, y el Gremio de Refuerzo Espiritual. Pero, por otro lado, algunos gremios se consideran peligrosos, y tienen una alta tasa de mortalidad entre sus discípulos. Los más destacables de estos serían el Gremio de Operaciones Encubiertas, ¡y el Gremio Extermina Diablos! ¡Cuando llegue la hora, debes tener cuidado!

—Lo segundo. Durante el mes que pasó desde que llegaste, ya se han divulgado noticias de que alguien quiere hacerte las cosas difíciles… o hasta peor. ¡Deberías considerar quien fue al que ofendiste para tomar tus precauciones! —Song Que le dio un último vistazo a Bai Xiaochun, se volteó y se fue. Al parecer solo había venido para intentar compensarle un poco su deuda de puntos de mérito.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente