Capítulo 4 – El Refuerzo Espiritual.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Todos estaban de excelente humor, y extremadamente satisfechos con Bai Xiaochun. No era solamente encantador, parecía tener bastantes ideas astutas. El Gran Gordito Zhang decidió que era necesario darle una recompensa, y le pasó un grano de arroz espiritual a la mano de Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun se rio felizmente mientras volvía a su habitación. Pero antes de que pudiera subirse a su cama, repentinamente toda esa energía espiritual que había absorbido comiendo los distintos ingredientes preciosos estalló dentro de él. Su cabeza dio vueltas y cayó de cara contra el suelo, donde inmediatamente empezó a roncar.

Durmió de maravilla esa noche. La mañana siguiente al amanecer, cuando abrió los ojos, estos brillaban intensamente. Bajó su mirada dándose cuenta de que estaba más gordo que el día anterior. Además, su piel estaba cubierta en una pegajosa capa de sucio. Cuando salió apresurado a limpiarse, el Gran Gordito Zhang y los demás estaban preparando el desayuno de los discípulos de la secta. Al ver la apariencia arruinada de Bai Xiaochun  todos empezaron a reír.

—Noveno hermano menor, todo ese sucio viene de las impurezas de tu cuerpo. Al deshacerte de ellas, será mucho más fácil practicar el cultivo. Tómate unos días libres, no necesitaremos tu ayuda de todos modos. En unos días puedes empezar a trabajar de nuevo.

—¡No te olvides del grano de arroz espiritual! Cómetelo rápido antes de que se dañe.

—Claro, claro. —Respondió Bai Xiaochun. Regresó a su habitación sintiéndose lleno de energía y sacó el wok con forma de tortuga de la estufa. Después de llenarlo con agua del lavabo, regresó y lo colocó de nuevo en la estufa. Luego sacó el grano de arroz espiritual para examinarlo. Tenía el tamaño de su pulgar, de apariencia cristalina y con un aroma fragante.

—Si los Inmortales comen de esto, entonces debe ser increíble. —dijo suspirando, luego arrojó algunos trozos de leña en la estufa y la encendió. Una ola de calor le impactó de golpe, haciendo que retrocediera parpadeando nerviosamente. Luego miró al fuego y chasqueó su lengua.

—Ese no es fuego ordinario, se enciende más rápido y es mucho más caliente que el fuego en la aldea. —Dándole otra mirada a los trozos de leña en llamas, se dio cuenta que no era una leña ordinaria.

En este momento, el fuego empezó a arder incluso con aún más calor que antes, Bai Xiaochun se quedó viendo impresionado como uno de los diseños grabados detrás del wok con forma de tortuga empezaba a brillar, desde lo que parecía ser la cola del caparazón de tortuga y terminando en donde estaría la cabeza. Poco después el diseño se iluminó completamente.

Bai Xiaochun lo observó impresionado, y después se dio una palmada en la pierna.

—¡Lo sabía! ¡Este es algún tipo de tesoro! ¡Definitivamente es mucho mejor que el wok del Hermano Mayor! —Más seguro que nunca de que este wok era extraordinario, Bai Xiaochun arrojó rápidamente al agua el grano de arroz espiritual.

Luego se sentó a un lado con el pergamino de bambú del Arte del Control de Caldero de Qi Violeta. Imitando los movimientos y técnicas de respiración mostradas en la primera imagen, empezó a cultivar.

Pero apenas empezaba,  cuando repentinamente, abrió los ojos de golpe, la postura que había sido tan difícil de mantener apenas el día anterior, ahora era mucho más fácil de asumir. De hecho, se sentía bastante confortable, sin la más mínima sensación de incomodidad. Además, la técnica de respiración ya no le hacía sentir que se sofocaba. Por el contrario, se sentía muy agradable.

Además, estaba muy seguro de que el día anterior solo había podido mantener esta postura por el tiempo de unos tres o cuatro respiros, pero esta vez, después de siete u ocho respiros, aún no sentía el más mínimo dolor o molestia.

Bai Xiaochun continuó con calma conteniendo su emoción, hasta que pasó el tiempo de treinta respiros. Justo cuando finalmente empezaba a sentirse débil e incómodo, una hebra de Qi apareció repentinamente dentro de él. Era muy fría, y daba vueltas alrededor de su cuerpo rápidamente, pero antes de que pudiera dar una vuelta completa por su cuerpo, desapareció. Sin embargo, Bai Xiaochun estaba tan emocionado que se puso de pie.

—¡Qi! ¡Jajaja! ¡Finalmente apareció algo de Qi! —Se llenó de emoción, y empezó a caminar de un lado a otro dentro de su habitación. Llegó rápidamente a la conclusión de que debía tener algo que ver con todos esos ingredientes preciosos que había consumido la noche anterior. Y repentinamente deseaba haber comido más.

—Con razón el Hermano Mayo Zhang preferiría morir de hambre en Los Hornos esforzarse por ascender en la Secta Externa. Ni siquiera los discípulos de la Secta Externa tendrían oportunidades como esta. —Se sentó ansiosamente y una vez más empezó a practicar su cultivo.

Esta vez, fue capaz de mantener la postura y respiración por el tiempo de sesenta respiros. A estas alturas, un flujo de Qi apareció dentro de él, casi un pequeño chorro que circulaba rápidamente por su cuerpo.

Ya habiendo experimentado esto una vez, estaba listo, empezó a guiar el Qi por una ruta específica, como se le indicaba en la primera imagen del pergamino de bambú.

Poco después, el Qi ya fluía dentro de él justo de la manera que quería. Mantuvo la postura y movimientos indicados en la primera ilustración, y mientras tanto, pudo sentir corrientes de frío apareciendo en varias partes de su cuerpo, casi como gotas de agua, las cuales se unían con el flujo de Qi principal, haciendo que creciera más y más.

Al final, ya era como una pequeña corriente, fluyendo en un ciclo continuo. Entonces un temblor lo recorrió, y fue como si una capa de niebla se hubiera despejado de su mente. Un sonido retumbante resonó desde su cuerpo.

De repente se sentía más ligero  y ágil que antes. Al mismo tiempo, le empezaron a salir bolas de sucio por todos los poros de su piel.

Al contrario de la última vez, la corriente de Qi dentro de él no desapareció, sino que permaneció allí, circulando a través de su cuerpo. Bai Xiaochun abrió sus ojos, y estos brillaban más intensamente que antes. Su mente incluso parecía más rápida y su cuerpo más veloz y ligero.

Un canal de Qi permanente. —Pensó emocionado— ¡Esa es la señal de que he cultivado con éxito el primer nivel del Arte del Control de Caldero de Qi Violeta! ¡También significa que he alcanzado lo que llaman el primer nivel de Condensación de Qi! —Bai Xiaochun estaba lleno de alegría y corrió de inmediato al lavabo.

Cuando el Gran Gordito Zhang y los demás lo vieron, intercambiaron miradas de comprensión. Aunque estaban un poco sorprendidos de que Bai Xiaochun alcanzara el primer nivel tan rápido, todos sabían la razón de esto.

Después de regresar a su habitación, Bai Xiaochun tomó un respiro profundo y empezó a estudiar el pergamino de bambú más a fondo.

—Después de cultivar el primer nivel del Arte del Control de Caldero de Qi Violeta, debería ser capaz de manipular objetos físicos. Wow, esto es básicamente una técnica mágica Inmortal. Debería ser capaz de disparar cosas por el aire.

Entonces, siguió las instrucciones escritas en el pergamino con un brillo en sus ojos, moviendo ambas manos juntas de una manera especial para realizar un conjuro. Luego, apuntó su dedo hacia una mesa cercana. Al instante, la corriente dentro de él se agitó como un caballo salvaje, corriendo hacia su dedo índice y luego saliendo por la punta de su dedo.

Se convirtió en algo así como un hilo invisible, el cual se unió a esa mesa cercana. Sin embargo, casi tan pronto alcanzó la mesa, la conexión se volvió inestable, y el hilo de desintegró.

El rostro de Bai Xiaochun se tornó pálido. Después de un momento de recuperación, repasó lo que acababa de hacer, luego decidió renunciar a mover la mesa. En cambio, sacó una espada de madera de su bolso y la colocó sobre la mesa. No estaba seguro del tipo de madera del que la espada estaba hecha, pero a pesar de ser mucho más liviana que la mesa, aun así se sentía inusualmente pesada. Apuntó su dedo hacia ella, y la espada de madera tembló, luego flotó lentamente hasta una altura de una pulgada en el aire antes de caer de nuevo a la mesa.

Bai Xiaochun estaba de todo menos desanimado. Después de unos intentos más emocionados, fue capaz de levantar la espada cada vez más alto. Pronto eran diez pulgadas, luego veinte, después treinta… Al momento en el que cayó la noche, ya podía hacer que la espada de manera volara en línea recta. A pesar de que no era muy rápida y no podía hacerla girar, no caía tan fácilmente como cuando empezó a practicar.

—¡De ahora en adelante, yo, Bai Xiaochun, soy un Inmortal! —Se puso de pie orgullosamente, con su mano izquierda en su espalda, y moviendo su mano derecha por el aire, haciendo que la espada de madera volara inestablemente de un lado a otro de su habitación.

Eventualmente, su Qi empezó a volverse inestable, así que guardó la espada de madera y empezó a practicar su cultivo. Luego, se percató de un aroma fragante que salía de su wok, haciendo que levantara su cabeza para inhalar profundamente. Se sintió hambriento de repente, se dio cuenta que había estado ocupado cultivando todo el día, y se había olvidado por completo del arroz espiritual hirviendo en el wok. Al instante se acercó y levantó la tapa para ver adentro.

Cuando hizo esto, el fuerte y fragante aroma del arroz spiritual salió. ¡Además, en algún momento del proceso, un diseño plateado brillante había aparecido sobre la superficie del arroz!

El diseño era claramente visible, y cuando Bai Xiaochun lo observó de cerca, repentinamente se sintió como si se perdiera dentro de esa luz. Sin embargo, después de un tiempo, el diseño empezó a desvanecerse. Entrecerró los ojos, y después pensar un poco más, agarró el arroz y lo sostuvo en su mano para verlo en más detalle.

—Ese diseño se me hace conocido… —Sus ojos titilaban con un brillo pensativo. Bajó su cabeza para ver bajo la estufa, y vio que el fuego hacía tiempo que se había apagado. Los trozos de leña ya no eran más que cenizas, y el diseño en el wok se oscureció de nuevo.

Sin embargo, aun podía darse cuenta de que el diseño plateado en el grano de arroz, era el mismo diseño detrás del wok.

Decidió no continuar investigando el diseño, y por seguridad, no comerse el arroz por ahora. En cambio, lo guardó en su bolso, se sentó por un momento para reflexionar y luego salió de su cabaña a ayudar al Gran Gordito Zhang y los demás.

Medio mes pasó volando. El progreso en el cultivo de Bai Xiaochun se ralentizó una vez más.

Definitivamente lo había picado la curiosidad. Mientras más aprendía al respecto, más parecía que había algo especial en este grano de arroz en particular, sin mencionar su wok, que parecía ser aún más extraño. Unos días después, el Tercer Gordito Hei salió de Los Hornos para comprar suministros, dándole a Bai Xiaochun la oportunidad perfecta para escabullirse en La Habitación de los Cuatro Mares, un lugar donde los sirvientes podían obtener información general sobre el cultivo.

En el camino de regreso a su cabaña, daba su mejor esfuerzo para ocultar la emoción que llenaba su corazón. Después de cerrar la puerta detrás de él, Agarró de inmediato el grano de arroz espiritual y estudió ese diseño plateado. Gradualmente, una expresión de incredulidad apareció en su rostro.

Cuando los Inmortales practican el cultivo, hay tres habilidades imprescindibles. La primera es sintetizar medicina, la segunda es la forja de herramientas, ¡Y la tercera es el refuerzo espiritual! —Bai Xiaochun volvió a recordar las imágenes que había conseguido mientras buscaba registros antiguos en la Habitación de los Cuatro Mares. Uno de ellos se parecía bastante al diseño plateado que se veía sobre el grano de arroz.

¡Un Refuerzo Espiritual! —Después de un momento, tomó un respiro largo y profundo.

El Refuerzo spiritual era una técnica especial en la cual la energía de los Cielos y la Tierra era forzada dentro de objetos físicos. Era un tipo de magia que en esencia reemplazaba las funciones naturales de los Cielos y la Tierra, una técnica que podía ser usada en píldoras medicinales, incienso, u objetos mágicos. Desafortunadamente, también estaba prohibida por los Cielos y la Tierra, haciendo que la tasa de éxito fuera limitada. Tener éxito haría que el objeto fuera increíblemente más poderoso. Fallar haría que la energía de los Cielos y la Tierra dejaran al objeto completamente inútil.

Lo más increíble del refuerzo espiritual, era que podía ser realizado una y otra vez. Cada éxito incrementaría los efectos del refuerzo espiritual diez veces, ocasionado transformaciones increíbles capaces de sacudir los Cielos y derrumbar la Tierra.

Por supuesto, mientras más precioso fuera el objeto usado, más aterradores serían los resultados al tener éxito

No era de extrañar, que las posibilidades de éxito disminuyeran con cada refuerzo. De hecho, después de cierto punto, incluso algunos Grandes Maestros de refuerzo espiritual no se atreverían a seguir. Después de todo, las consecuencias de fallar en ese caso serían difíciles de aceptar.

Los registros antiguos dicen que el tesoro guardián de la Secta Corriente Espiritual es un objeto que de alguna manera fue reforzado espiritualmente diez veces. ¡La Espada Cuerno Celestial! —La garganta de Bai Xiaochun se secó. Tenía los ojos brillando con incredulidad y confusión, tragó fuertemente y se quedó viendo al wok con forma de tortuga. Había diez tenues líneas decorativas detrás de él. Y al mirarlas su corazón empezó a latir tan fuerte que parecía que saldría de su pecho.

En este momento, estaba seguro de que el diseño que apareció en el arroz spiritual era la marca de  un refuerzo spiritual. ¡Además la fuente de este diseño era precisamente su wok!

Después de un dudar por un momento, apretó los dientes. Sin llegar al fondo de este misterio, no sería capaz de dormir. Ya estaba seguro de que su wok era algo extraordinario, y por lo tanto, no podía dejar a nadie saber este secreto.

Esperó hasta que se hiciera tarde en la noche, y caminó de puntillas hacia el wok. Después de tomar un respiro profundo intentando no pensar que pasaría si fallaba, sacó su espada de madera y la arrojó adentro, del mismo modo en el que había arrojado el arroz.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente