Capítulo 398 – ¡Etapa Intermedia del Núcleo Dorado!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Apenas Bai Xiaochun sacó esa bandera de siete colores que le dio el lord de la cima del Cuadrante del Cielo, y la enterró en el suelo del desierto, todo en un área de 5 kilómetros a su alrededor se convirtió en su propiedad personal. Y este asunto creó instantáneamente una gran conmoción en la Ciudad del Cielo.

Las noticias se divulgaron como el fuego, hasta que todos en la ciudad terminaron hablando del asunto con tonos de completo asombro e incredulidad.

— ¿¡Propiedad personal!? Cómo… ¿¡cómo puede ser posible!?

—En toda la Ciudad del Cielo, hay menos de diez lugares considerados propiedad personal, ¡¡y estos solo han sido otorgados como recompensas para personas que han realizado un servicio meritorio increíble para el Arcoíris del Cuadrante del Cielo!! ¡¡Es obvio que la Sociedad del Dragón Azur tiene un respaldo muy poderoso!!

— ¡Eso es lo que dije! Todos se estaban preguntando por qué la Sociedad del Dragón Azur se había atrevido a desafiar a la Sociedad del Cielo Celestial, ¡y ahora lo sabemos! El jefe de la Sociedad del Dragón Azur es increíblemente misterioso e inconmensurable. ¡No sería nada extraño si tuviera un deva de su lado!

A medida que las noticias se extendían por la ciudad, también alcanzaron los oídos del liderazgo de la Sociedad del Cielo Celestial, quienes reaccionaron con miradas atónitas.

Se habían esforzado al máximo en su conflicto con la Sociedad del Dragón Azur, tanto física como mentalmente. Y ahora, Bai Xiaochun había desatado un contraataque mortal. Justo cuando parecían estar derrotados sin más posibilidades, habían volteado las cosas completamente. La Sociedad del Cielo Celestial simplemente no podía aceptar la situación.

— ¿¡¿¡¿¡Propiedad personal!?!?!? —La Sociedad del Cielo Celestial estaba llena de gritos de asombro, y muchos miembros estaban llenos de amargura y dudas.

En tan solo un corto instante, las opiniones de todos sobre la Sociedad del Dragón Azur habían cambiado completamente. Después de todo, ahora controlaban la única entrada a las ruinas de la necrópolis.

En cuanto a todos los que habían abandonado a la Sociedad del Dragón Azur recientemente, sus corazones se llenaron de arrepentimientos, pero no había nada que pudieran hacer ahora. La Sociedad del Dragón Azur ya no estaba reclutando, y rechazaban a todo el que intentara aplicar por una membresía.

En poco tiempo, allí en ese desierto que estaba en el distrito Oeste de la ciudad, justo al lado de la entrada a las ruinas de la necrópolis, los más de 100 miembros de la Sociedad del Dragón Azur erigieron una taberna.

Era enorme, consistía de múltiples edificios, e incluso tenía espacios al aire libre bajo un gran número de pabellones techados. Los más de 100 miembros de la Sociedad del Dragón Azur se convirtieron en meseros especializados en vender té espiritual.

Aquellos que querían entrar a la necrópolis ya no podían hacerlo con el medallón de comando de la Sociedad del Cielo Celestial. En cambio, ahora tenían que comprar una taza de té.

Solo les tomó unos días terminar de construir la taberna, y luego abrieron al público. Claro, la Ciudad del Cielo era una subsidiaria del Arcoíris del Cuadrante del Cielo, pero aun así no se había escuchado que ellos dijeran absolutamente nada respecto al asunto. Parecía ser que a nadie en el arcoíris le importaba lo que ocurría, y eso en sí ya era bastante revelador. También incitó las especulaciones sobre el misterioso origen del Jefe Dragón Azur.

El tiempo pasó, y la Sociedad del Cielo Celestial se vio forzada a simplemente lidiar con la situación. En poco tiempo, el número de personas que entraban a las ruinas volvió a su estado normal, y enseguida, el hecho de que la Sociedad del Dragón Azur solo estaba recolectando un diez por ciento de las ganancias, incitó a que incluso más personas decidieran usar este lugar para sus misiones. Eventualmente, llegó al punto en el que diariamente, entraban 100.000 personas a las ruinas.

Y considerando esta cantidad de clientes, no era de extrañar que la Sociedad del Dragón Azur estuviera muy ocupada. Poco después, los pabellones en el exterior ya no daban abasto para la cantidad de gente que entraba, así que tuvieron que erigir aún más pabellones.

En cuanto a las ganancias de puntos de mérito, Bai Xiaochun quedó boquiabierto cuando las revisó. Estaban ganando mucho más que cuando vendían las Píldoras de Fantasía, y era simplemente aterrador.

—¡¡La Sociedad del Cielo Celestial debe ser asquerosamente rica!! —dijo tragando fuertemente. A su lado, estaba el Gran Gordito Zhang viendo los reportes de los puntos de mérito, y sus ojos brillaban a la vez que decía lo mismo sobre la Sociedad del Cielo Celestial.

Nadie mantenía personalmente las ganancias de los puntos de mérito. En cambio, se recolectaban todos en un medallón de comando que le pertenecía a la organización en sí. De este modo, los millones de puntos de mérito que tenían no forzarían accidentalmente a nadie a ascender a discípulo amarillo si no querían.

De hecho, Bai Xiaochun estaba muy preocupado de ser promovido a discípulo amarillo accidentalmente. Si esto ocurría, probablemente lloraría hasta morir. Por lo que tenía mucho cuidado de jamás tener más de unos cientos de miles de puntos de mérito encima. La mayoría de los puntos de mérito se guardaban en el medallón de comando de la Sociedad del Dragón Azur.

Así pasaron algunos días, la taberna siguió haciéndose cada vez más popular. Mientras que los ingresos de la Sociedad del Cielo Celestial decayeron considerablemente. Habían perdido las Píldoras de Fantasía, y ahora habían perdido control de las ruinas. Después de debatirlo mucho, finalmente enviaron a algunos agentes para intentar conseguir un acuerdo con la Sociedad del Dragón Azur.

Bai Xiaochun dejó que el Maestro Deidad Adivina y Xu Baocai se encargaran de las negociaciones. Y por supuesto, la Sociedad del Dragón Azur no accedió a comprometerse con nada, así que eventualmente echaron a los miembros de la Sociedad del Cielo Celestial como si nada.

Bai Xiaochun se sentía muy, muy satisfecho consigo mismo. A estas alturas, la Ciudad del Cielo finalmente se sentía como su verdadero hogar, y sus ganancias de puntos de mérito eran muy satisfactorias.

Ah, esto sí que es vida, —pensó de pie sobre el balcón de su taberna, viendo toda la actividad allí afuera.

Y lo que satisfacía a Bai Xiaochun aún más, era que gracias a su progreso reciente con su cultivo ya estaba a punto de avanzar a la siguiente etapa. Podía darse cuenta que en solo unos días, llegaría a la etapa intermedia del Núcleo Dorado.

Por lo tanto, se olvidó de cualquier otro asunto temporalmente y entró a meditación aislada en una habitación secreta de su taberna, con la esperanza de llegar a ese punto de avance tan rápido como fuera posible.

Esta sesión de meditación aislada duró un mes entero.

Fue en ese momento que los ojos de Bai Xiaochun se abrieron de golpe, y se podía ver una luz azul brillante dentro de sus pupilas. Y al mismo tiempo, unas corrientes intensas de qi glacial daban vueltas a su alrededor.

Ese qi glacial inundó el área entera rápidamente, haciendo que la temperatura dentro de la recámara cayera rápidamente. A medida que el hielo empezaba a cubrir las paredes y el techo, se podían escuchar sonidos de crujidos.

—Los Acólitos Glaciales pueden crear sombras de hielo y desatar la magia de la frialdad glacial. Mientras que los Adeptos Glaciales… ¡pueden congelar todo en un área de 3.000 metros! —Dicho esto, ondeó su mano.

En ese instante, su mano se volvió tan clara como un cristal, haciendo que fuera posible ver la sangre que fluía por las venas bajo su piel. Al parecer, el frío de la recámara no le afectaba en lo absoluto.

—Hora de avanzar, —dijo. Entonces se puso de pie, y se fue velozmente de su recámara secreta, antes de que nadie pudiera siquiera detectarlo, desapareció de la taberna.

Se convirtió en un rayo de luz brillante, disparado por el aire en dirección a un lugar en lo profundo del desierto. Era un área bastante remota, en la que no había ninguna señal de vida, y sin dudas no había nadie de la Ciudad del Cielo. Pocas personas vendrían a un lugar tan apartado como este.

Era un lugar que rebosaba con un calor muy intenso; a pesar de estar tan cerca del Río Alcance Celestial y del Mar Alcance Celestial, aun así, esto era un desierto, y la temperatura era tan alta que el aire se distorsionaba, haciendo que fuera difícil ver con claridad.

Mientras Bai Xiaochun permanecía allí de pie, la luz azul en sus ojos se hacía más intensa. Después de ver a su alrededor, y confirmar que realmente no había nadie cerca, cerró sus ojos repentinamente, después de lo cual una ráfaga muy intensa de qi glacial se extendió desde él, llenando un área de 300 metros a su alrededor. En ese momento, el calor ardiente del desierto se vio neutralizado por completo, ¡y el suelo incluso empezó a congelarse!

De hecho, debido a la combinación tan repentina del frío y el calor, el aire se llenó de sonidos estridentes. Pero las cosas aún no habían acabado. Bai Xiaochun rotó con fuerza su base de cultivo, y el poder de su Conjuro del Desarrollo de la Voluntad de la Escuela Glacial hizo erupción, luego realizó un gesto de conjuro de dos manos haciendo que esa área de frialdad de 300 metros se expandiera rápidamente.

¡BOOOOOOOOOM!

600 metros. 900 metros… ¡1.500 metros!

¡Pero el proceso aún no acababa! El cabello de Bai Xiaochun ondeaba como loco a su alrededor, y aunque sus ojos estaban cerrados, no podían ocultar la luz azul tan brillante que emanaba bajo sus parpados y se expandía por todos lados. Sus dos manos se habían vuelto traslucidas como un cristal, ¡y hacían que pareciera que estuvieran hechas de hielo!

El área cubierta por el qi glacial llegó a los 2.100 metros rápidamente, y los crujidos seguían escuchándose en el aire a medida que el calor del desierto era alejado. ¡El qi glacial siguió estallando, llegando a los 2.700 metros!

2.760 metros. 2.850 metros. 2.940 metros. ¡En tan solo el tiempo de unos respiros, el qi glacial llegó hasta un área de 2.997 metros!

¡Solo le faltaban tres metros!

¡Tres metros para llegar al nivel de un Adepto Glacial!

— ¡Adepto glacial! —rugió Bai Xiaochun con los ojos cerrados. Desde su base de cultivo resonaron unos sonidos intensos y el qi glacial dentro de su Núcleo Dorado del Dao de los Cielos siguió expandiéndose.

¡¡En solo un momento, el área que cubría su qi glacial finalmente alcanzó los 3.000 metros!! La frialdad tan intensa de esa área llegaba al punto en el que congelaba el suelo completamente, ¡convirtiendo toda el área en un mundo totalmente congelado de hielo!

En ese instante el Núcleo Dorado del Dao de los Cielos de Bai Xiaochun finalmente logró avanzar, ¡pasando de la etapa inicial, a la etapa intermedia del Núcleo Dorado! Al mismo tiempo, su aura del Dao de los Cielos se extendió por todos lados.

El desierto seguía siendo tan caliente como siempre justo afuera de esa área de 3.000 metros. Pero debido a la presencia del frío tan intenso que había allí, era como si el aire se quebrara. Creaba un escenario completamente impresionante.

Los ojos de Bai Xiaochun estaban llenos de emoción, y luego titilaron, haciendo que un gran número de proyecciones ilusorias aparecieran en esa área de 3.000 metros, y todas se veían exactamente como Bai Xiaochun. ¡Estas era justamente sus sombras de hielo!

Repentinamente, intercambió su posición con una de ellas. Esto no requería de usar ninguna velocidad, era justamente como una teletransportación. Si alguien hubiera estado aquí para ver a todas esas versiones de Bai Xiaochun, sin dudas hubieran quedado boquiabiertos.

Poco después, todas esas sombras de hielo se reunieron, revelando la verdadera forma de Bai Xiaochun. Este sacudió su manga y deshizo el área de frialdad, permitiendo que el calor volviera a llenar la zona. Esto resultó en una tempestad que hizo que su cabello diera vueltas a la vez que levantaba su cabeza para reír felizmente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente