Capítulo 380 – Tengo Hambre

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El grito de Bai Xiaochun no logró generar ninguna respuesta desde el salón. El Maestro Deidad Adivina y los demás intercambiaron miradas algo incómodas. Y Bai Xiaochun por otro lado, estaba extremadamente disgustado. Después de todo, ¡él era un rehén político importante!, un estatus que debería de haber conllevado al menos cierto nivel de respeto.

—¡¿Cierto chicos?! —dijo volteándose enojado hacia el Gran Gordito Zhang y los demás. —Vamos, ¡soy un rehén político importante!

El Gran Gordito Zhang se aclaró la garganta, observó a ambos lados, pero no dijo nada.

—Oh bueno, lo que sea. Supongo que este rehén simplemente tendrá que pasar trabajo. De acuerdo chicos, ¿qué creen que deberíamos hacer? —suspiró y volteó a ver al Maestro Deidad Adivina.

—Uhm, —El Maestro Deidad Adivina empezó a decir cautelosamente—. Bueno… quizás deberíamos revisar primero nuestros alrededores antes de tomar una decisión. —Xu Baocai y el Gran Gordito Zhang parecían estar de acuerdo con esto. Chen Manyao no dijo nada y Gongsun Wan’er simplemente permaneció allí con su pequeña sonrisa característica. Song Que por otro lado se veía igual de sombrío que siempre, y no parecía estar interesado en siquiera ver a Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun observó a todos a su alrededor, y ya podía sentir el dolor de cabeza que se avecinaba. Ya estaba empezando a arrepentirse de haber traído a estas personas con él. Sin embargo ya no podía cambiar la situación. Por lo que decidió hacer tal y como sugirió el Maestro Deidad Adivina, y empezaron a caminar por las calles de la ciudad.

Conforme procedían, se olvidó lentamente del maltrato de hace un momento. En poco tiempo empezaron a quedar boquiabiertos y a dejar salir exclamaciones de asombro. Él no era el único que reaccionaba de este modo; todos estaban igual de sorprendidos por las cosas que veían.

Después de todo, en este momento se encontraban en la fuente del Río Alcance Celestial oriental, y esta ciudad tenía una población enorme. La mayoría de sus habitantes eran discípulos de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, pero había algunos otros pertenecientes a varias familias y clanes que habían vivido en esta ciudad por muchas generaciones.

Una de las cosas más extrañas que Bai Xiaochun pudo notar, era que no podía ver a ni una sola persona gorda en toda la ciudad. Todos eran extremadamente delgados, al punto de estar demacrados. Algunos incluso se veían como poco más que un montón de piel y huesos. Además, todos parecían estar apurados todo el tiempo, como si no quisieran perder ni el más mínimo segundo. Otra cosa extraña era que ninguno mostraba ni el más mínimo rastro de su base de cultivo. Bai Xiaochun era un cultivador en el Núcleo Dorado, por lo que era capaz de percibir un poco. Sin embargo, la mayoría de los cultivadores mirarían a su alrededor y verían personas que parecían ser simples mortales.

Bai Xiaochun contuvo su curiosidad al respecto y se centró en las cosas que vendían en la ciudad. Se podía comprar prácticamente cualquier cosa, desde tesoros espirituales, objetos mágicos, a libros antiguos. También había todo tipo de píldoras medicinales.

Había comidas espirituales disponibles, algunas de las cosas estaban hechas con materiales muy preciosos en Los Cielos y la tierra. Otras comidas espirituales consistían de la carne de tipos distintos de bestias salvajes. El precio de las comidas espirituales era astronómico, pero para sorpresa de Bai Xiaochun y sus compañeros, la gente aun así las compraba, aunque siempre parecían mostrarse algo reacios.

Esta era la primera vez que Bai Xiaochun veía una ciudad tan activa, y era lo mismo para sus compañeros. Por lo que se tomaron su tiempo para caminar por la ciudad, observando y escuchando todo lentamente.

Conforme pasaba el tiempo, llegaron a convencerse de algo… los precios en esta ciudad eran simplemente absurdos. Afortunadamente, a Bai Xiaochun le había sido entregada una muy buena cantidad de piedras espirituales en la Secta Desafiadora del Río, pero aún con todo lo que tenía, con un cálculo rápido llegó a la conclusión que no tenía suficiente para comprar nada de lo que realmente quería.

Después de pasear por la ciudad por varias horas, el grupo entero descubrió otra cosa: por alguna razón, ¡todos estaban muy hambrientos!

Este fue un giro de los acontecimientos que los dejó a todos con los ojos abiertos de par en par. Después de todo, una vez que un cultivador alcanzaba la etapa del Establecimiento de la Fundación, ya no necesitaban consumir comida física. Sino que podían subsistir simplemente con la energía espiritual.

Pero en este momento… había surgido un hambre muy intensa dentro de todos ellos.

—¿Qué está pasando…? Yo… ¡tengo hambre! —Bai Xiaochun se frotó la panza y volteó a ver a Chen Manyao lleno de confusión.

Chen Manyao también quedó sorprendida. Después de pensar por un momento, sacó una tablilla de jade y la usó para enviarle un mensaje a alguien. Poco después, apareció una expresión extraña en su rostro. Luego volteó a ver a sus compañeros, vaciló por un momento, y dijo, —Alguno de ustedes notó que… ¿sus bases de cultivo ya progresaron un poco?

Todos revisaron rápidamente sus bases de cultivo, y en efecto, era tal y como había dicho Chen Manyao. No habían experimentado ningún gran avance, pero allí estaba la evidencia de su pequeño progreso; todos habían estado tan distraídos con esta agitada ciudad, que no se habían percatado.

Chen Manyao procedió a explicar, —Considerando lo cerca que estamos del Mar Alcance Celestial, la energía espiritual aquí es especialmente fuerte, y después de entrar a nuestro cuerpo, hace que nuestros cinco órganos yin entren en caos. Aunque hace que nuestras bases de cultivo avancen más rápido, también nos consume rápidamente… Por esto es que nos sentimos hambrientos. En esencia… el consumo de energía aquí es tan severo que no podemos mantener nuestro cultivo sin comer comida física.

Incluso en medio de la explicación de Chen Manyao, el estómago de Bai Xiaochun empezó a rugir fuertemente.

Cuando terminó su explicación, el rostro de él cambió de golpe. Lo que más temía después de la muerte, era el hambre. Hace mucho en el Pico Nube Fragante cuando empezó a practicar la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, casi se muere de hambre. Después de alcanzar el Establecimiento de la Fundación, no volvió a sentir jamás los azotes del hambre, pero ahora, aquí estaban surgiendo nuevamente.

Chen Manyao sonrió amargamente y dijo, —Además, acabo de preguntar a… un amigo, y me dijo que todos en la ciudad tienen que comer una gran cantidad de comida a diario para recuperar su energía. También tiene que ser energía espiritual.

El Gran Gordito Zhang ya estaba empezando a ponerse muy nervioso. Al igual que Bai Xiaochun, le temía al hambre casi como si fuera la sombra de la muerte. —Así que… ¿esto significa que tendremos que comer constantemente?

—Hasta convertirse en un discípulo amarillo, y volar hacia el distrito arcoíris, entonces el aura de ese lugar ayudará a absorber la energía espiritual, y el problema será resuelto. —Chen Manyao también tenía el ceño fruncido por el hambre tan intensa que sentía.

Gongsun Wan’er se frotó la barriga, se lamió los labios y luego dijo riendo. —Bueno, entonces supongo que iré a buscar algo de comer. Los veo luego.

Dicho esto, se despidió de ellos y desapareció entre la multitud de la ciudad.

—Joven patriarca, ¿qué hacemos ahora…? —dijo el Maestro Deidad Adivina viendo a Bai Xiaochun—. Yo también tengo hambre…

Xu Baocai tuvo la misma reacción, e incluso el siempre sombrío Song Que finalmente se volteó expectante a ver a Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun frotó nervioso su bolso de almacenamiento, apretó los dientes y dijo, —Aguantémoslo por ahora. Primero tenemos que encontrar un lugar donde quedarnos, luego podremos pensar en conseguir algo para comer.

Los otros estuvieron de acuerdo con la idea. Todos sacaron algunas píldoras medicinales para calmar su hambre temporalmente, y luego empezaron a revisar la ciudad buscando un lugar donde quedarse.

Poco después, encontraron el lugar donde los discípulos de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado podían obtener cuevas de inmortal, y fue entonces que Bai Xiaochun descubrió que todas las cuevas de inmortal se rentaban, no se vendían. Y después de ver los precios de alquiler, Bai Xiaochun no pudo evitar quedar boquiabierto.

—Esto… ¡esto es demasiado costoso!

El cultivador a cargo era un discípulo naranja, y todo lo que hizo fue ver fríamente a Bai Xiaochun, rehusándose a decir nada.

Quedó aparente por estos precios tan increíblemente altos, que solo personas muy pudientes podían permitirse rentar cuevas de inmortal aquí. Las personas normales se conformaban con moradas espirituales. Aunque claro, el precio de las moradas espirituales también era muy alto.

Ya que no había muchas opciones, Bai Xiaochun y sus compañeros acordaron rentar la más económica que pudieran encontrar. Para cuando adquirieron la tablilla de jade que hacía de llave y encontraron la morada espiritual en la ciudad, ya estaba empezando a oscurecer.

Estaba ubicada en el distrito este de la ciudad, y era muy simple y tosca. De hecho, le recordaba mucho a Bai Xiaochun a la residencia que tuvo en su aldea cuando era joven. Además, lo que lo dejó agonizando es que rentarla por medio año le costó la mitad de las piedras espirituales que le había dado la secta.

Ya habían gastado un día entero, y todos estaban cada vez más hambrientos. A estas alturas, el estómago de todos rugía fuertemente. Bai Xiaochun suspiró y le arrojó un bolso con piedras espirituales al Maestro Deidad Adivina y le dijo que fuera a buscar algo de comida.

El Maestro Deidad Adivina atrapó el bolso emocionado y salió corriendo, regresó poco después con una gran cantidad de comida espiritual que dividió entre todos por igual. Ahora que tenían comida, todos se sentaron a comer en silencio, inmersos en sus propios pensamientos.

Bai Xiaochun por su parte, no podía dejar de pensar en lo mucho que extrañaba la Secta Desafiadora del Río.

La noche pasó en silencio. Al amanecer de la mañana siguiente… a Bai Xiaochun lo despertó el sonido de su propio estómago. Viendo a su alrededor, se dio cuenta de que ya todos se veían un poco más delgados que el día anterior.

—¡Maldita sea! ¿Qué clase de maldición es esta? ¡¿Cómo se supone que lidiemos con esto?! —Esta era una situación realmente aterradora; estaba tan hambriento que ni siquiera podía ver bien. Sacó más piedras espirituales y le pidió al Maestro Deidad Adivina que saliera de nuevo a comprar comida.

Y así fue como pasó el primer día. Luego el segundo, el tercero, el cuarto…

Durante todo este tiempo, todos los miembros del grupo habían salido en algún momento a explorar la ciudad, pero todos regresaban con el ceño fruncido y se sentaban de piernas cruzadas inmóviles, no estaban dispuestos a malgastar ni la más mínima energía.

A pesar de intentar ahorrar energía, todos, incluido Bai Xiaochun, estaban empezando a ponerse mucho más delgados. Especialmente Xu Baocai, quien ya se veía como un saco de huesos.

Sin embargo, esto no era lo verdaderamente aterrador. Lo que más temían era que el bolso de almacenamiento ya estaba a punto de quedarse sin piedras espirituales, lo más probable era que solo duraría dos días más… Incluso el bolso de almacenamiento personal de Bai Xiaochun se había consumido en un noventa por ciento.

—¡Tenemos que pensar en un plan! —dijo apasionadamente viendo a todos con una mirada muy seria. —Seguir así no funcionará. ¡Vamos chicos ustedes son mis Protectores Dao! ¡Vayan a ganar algo de dinero!

—Apenas salieron estas palabras de su boca, Song Que se puso de pie, en sus ojos pasaba el destello de su determinación, al igual que un poco de furia y locura. Bai Xiaochun lo observó curiosamente, y estaba a punto de preguntarle qué pasaba, cuando Song Que dijo de golpe, —¡¡Ya tuve suficiente de esto!!

—Ya fue suficiente, ¿me oyes Bai Xiaochun? ¿Protector Dao? Olvídalo, ¡Renuncio! Song Que puede resolver sus problemas por sí mismo. De ahora en adelante, ¡estás por tu cuenta! Todo depende de los puntos de mérito ¿no? Quizás no haya podido igualarte en la Secta Corriente de Sangre, o en la Secta Desafiadora del Río, pero aquí en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, definitivamente me convertiré en un discípulo amarillo por mí mismo, ¡y ascenderé al distrito arcoíris!

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos furiosamente, y estaba a punto de responderle, cuando el Maestro Deidad Adivina se puso de pie súbitamente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente