Capítulo 376 – Un Invitado Inesperado.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

—Tendrá que ser un guerrero de gran destreza, —dijo de manera sombría el Maestro Deidad Adivina—, un experto que pueda mantenernos a salvo en todo momento. Necesitamos algo de fuerza, una persona con una base de cultivo extraordinaria, y lo que es aún más importante, ¡que tenga un gran potencial de crecimiento!

Xu Baocai asentía continuamente con la cabeza, y Bai Xiaochun también lo veía fijamente.

El Maestro Deidad Adivina continuó sacudiendo la cabeza, —No se olviden de que no sabemos cuántos años estaremos en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. Por lo tanto, no podemos descuidarnos con nuestra decisión. Lo mejor será elegir a alguien que probablemente pueda alcanzar a la Formación del Núcleo poco después de llegar.

—¡Tienes toda la razón! —dijo Bai Xiaochun con un brillo en los ojos. Luego se rio felizmente

El Maestro Deidad Adivina dejó salir un suspiro de alivio por dentro. Luego prosiguió, —Joven Patriarca, tengo una recomendación. ¿Por qué no elegimos entre, Song Que, Colmillo Fantasma, Nueve-Islas o Beihan Lie? ¿Cuál crees que sea mejor?

Después de pensarlo un poco, Bai Xiaochun murmuró, —Hmm. De hecho, cualquiera de ellos serviría. Pero Song Que es mi sobrino después de todo. Ir a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado sería de hecho una oportunidad increíble, así que lo más apropiado es que le dé esa oportunidad a él.

El Maestro Deidad Adivina y Xu Baocai intercambiaron miradas sorprendidos, y no se atrevieron a refutarlo. En cambio, simplemente elogiaron lo mucho que Bai Xiaochun cuidaba de sus menores.

Y así fue como Song Que se convirtió en el “músculo” del grupo. Por supuesto, ninguno de los tres quiso ir realmente a buscar a Song Que. Bai Xiaochun simplemente llamó a un discípulo de la División Corriente de Sangre y lo envió a entregarle las noticias.

—Puedo llevarme a cinco personas, y ya tengo tres… Hmm. ¡Ahora necesito a elegir a alguien que sea mi mano derecha! —Realmente no le tomó mucho tiempo pensar en el Gran Gordito Zhang.

—El Hermano Mayor definitivamente sería la mejor opción para mi mano derecha. Además, aunque la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado será un entorno nuevo para todos, es una secta de la fuente del río, lo que quiere decir que el Hermano Mayor probablemente podrá conseguir un poco de buena fortuna para sí mismo. —Ya decidido, le dio órdenes a Xu Baocai y al Maestro Deidad Adivina para que se prepararan para la partida en tres días. Luego se puso en movimiento, convirtiéndose en un rayo de luz brillante que salió disparado a lo lejos.

Después de irse, Xu Baocai y el Maestro Deidad Adivina intercambiaron sonrisas amargas y no pudieron evitar preguntarse qué depararía su futuro.

Cuando Bai Xiaochun llegó a la cueva de inmortal del Gran Gordito Zhang, este estaba en medio de algunos refuerzos espirituales. Bai Xiaochun lo esperó afuera por un rato, muy sonriente, hasta que el Gran Gordito Zhang finalmente abrió la puerta. Después de ver que era Bai Xiaochun, se rio felizmente y salió rápidamente sosteniendo orgullosamente una espada voladora en la mano.

—¿Qué te parece? ¡Un refuerzo espiritual triple!

Bai Xiaochun observó bastante sorprendido la espada. Aparentemente, el Gran Gordito Zhang se había vuelto increíblemente habilidoso con los refuerzos espirituales. Entonces le ofreció algunas palabras de elogio de inmediato, las cuales alegraron rápidamente al Gran Gordito Zhang.

—Así que, ¿a qué has venido? —dijo el Gran Gordito Zhang—. ¡Siempre que pueda ayudar, lo haré sin siquiera fruncir el ceño!

Bai Xiaochun vaciló por un momento. Aunque era cierto que el Gran Gordito Zhang quizás podría conseguir un poco de buena fortuna en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, también era cierto que estaría mucho más seguro quedándose atrás en la Secta Desafiadora del Río. Después de reflexionar brevemente, le describió la situación al Gran Gordito Zhang y le dejó tomar la decisión.

Apenas escuchó lo que ocurría, los ojos del Gran Gordito Zhang empezaron a brillar. Estiró la mano y sujetó a Bai Xiaochun por el brazo.

—¡Claro que iré! ¡Sin dudas! ¡Es la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado! Esa es una secta en la fuente del río ¿no? ¡Mi Maestra una vez dijo que la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado es el único lugar en todo el mundo del cultivo oriental donde pueden hacer refuerzos espirituales quince veces!

—¡Incluso tienen una técnica de legado para hacer refuerzos espirituales! Noveno Gordito, definitivamente tienes que llevarme.

Bai Xiaochun dejó salir un suspiro de alivio. Luego charló un rato con el Gran Gordito Zhang para asegurarse de que realmente estuviera determinado a ir, y finalmente asintió.

—De acuerdo Hermano Mayor. ¡Nos vemos dentro de tres días frente al gran salón sobre el Monte Desafío del Río!

Después de irse, Bai Xiaochun volvió a su cueva de inmortal en el Monte Desafío del Río. Allí se sentó de piernas cruzadas y empezó a pensar en quien elegir para su último puesto de Protector Dao.

—Xiaomei y Song Junwan… ah que dolor de cabeza. Solo me queda un puesto, y hay dos de ellas… ¿Qué se supone que haga? ¿A quién debería llevarme? —En realidad, la verdad era que, aunque pudiera llevarse a las dos, haría todo en su poder para evitarlo. Realmente no tenía nada que ver con el número de puestos que le quedaban.

Después de pensarlo mucho, no se le ocurrió nada. Así que decidió dejar de pensar en ello por un rato. Cerró sus ojos y entró en meditación para calmarse y reflexionar sobre que podría ganarse en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado.

En lo profundo de la noche, abrió los ojos, miró a su alrededor y suspiró.

—Voy a extrañar mucho este lugar, —pensó sacudiendo la cabeza. Aún no había decidido a quien elegir para su último puesto de Protector Dao. Y fue entonces que su expresión cambió de golpe, y alzó la vista, en su cara tenía una mirada sombría e incluso amenazante.

Unos momentos después, el aire en el lugar al que estaba viendo empezó a ondular y distorsionarse, y emergió una mujer esbelta y elegante. Esta ignoró completamente su expresión intimidante y avanzó hasta estar de pie frente a él.

A esta joven la acompañaba un aroma fragante, ¡era justamente Chen Manyao!

Llevaba unas ropas negras ajustadas, que solo servían para resaltar su belleza natural. Mientras permanecía allí de pie bajo la luz de la luna, se veía completa y absolutamente tentadora.

Esto era especialmente cierto de su largo y hermoso cabello ondeando en la brisa. Además, había algo encantador y muy seductor en sus ojos, algo que la hacía ver peligrosamente atractiva.

—¿Por qué me ves de manera tan feroz? preguntó con una voz tan suave y gentil que haría que cualquiera que la oyera se sintiera aún más atraído, y dejaría a la mayoría de los hombres con la urgencia de arrojarse sobre ella.

Bai Xiaochun la observó con el ceño fruncido. Sabía que el liderazgo de la secta había llegado a algún tipo de acuerdo con el grupo que la respaldaba, y esta era la única razón por la que se le había permitido permanecer en la Secta Desafiadora del Río.

Sin embargo, él aún estaba completamente en guardia frente a ella.

—¡¿Qué quieres!? —preguntó con calma.

—Oh, no es nada. ¿Acaso no puedo venir simplemente a verte? —En alguna parte de sus ojos se podía ver un rastro de amargura, como un rencor. Mientras veía a Bai Xiaochun, se dio cuenta de que este la estaba viendo a ella de arriba abajo, y esto hizo que en su corazón apareciera una chispa de orgullo. Pero justo cuando estaba a punto de seguir hablando, se dio cuenta de repente que no podía mover ni un músculo, y que había aparecido un tercer ojo en la frente de Bai Xiaochun.

Ese ojo violeta parecía contener algún poder extraño, un poder que dejó a Chen Manyao completamente inmóvil. Poco después, su mano derecha se empezó a mover totalmente fuera de su control. Se elevó lentamente y desabrochó los botones de sus ropas, revelando un poco de la curva figura que había estado oculta bajo esas apretadas telas.

Después de abrir el primer botón, el tercer ojo de Bai Xiaochun se cerró, y Chen Manyao retomó el control de su cuerpo. Estaba sin aliento, y su frente se había empapado con un sudor gélido. No pudo evitar retroceder varios pasos sin siquiera pensarlo, su rostro alternaba entre el rojo de la furia y el verde de la humillación.

—Viniste aquí con un motivo. —dijo Bai Xiaochun de manera sombría—, y no soy el tipo de persona que pretenderá que no es así. Te preguntaré de nuevo, ¡¿Qué quieres?! —De hecho, estaba intentando imitar la manera en la que Song Que les hablaba a otros, y lo hacía de manera más que perfecta.

Chen Manyao respiró hondo para calmarse. Y sin atreverse a hacer nada precipitado, volvió a retroceder, luego juntó sus manos y se inclinó profundamente.

—Joven Patriarca, realmente espero que puedas acceder a darme el último puesto.

—De ningún modo. —respondió Bai Xiaochun de inmediato. —Ahora largo de aquí.

—Por favor escúchame Joven Patriarca. Conmigo a tu lado, podrás comunicarte con las Tierras Desoladas en cualquier momento, además, puedo encontrar todo tipo de información para ti. No solo esto, ¡la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado tiene un buque de guerra que puede llevarte hasta Las Tierras Desoladas! Mi hogar…

—Si aceptas, estoy dispuesta a compartir contigo algunos de los secretos de Las Tierras Desoladas. Y otra cosa que no puedes olvidarte es que se mucho de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, e incluso puedo– —En este momento, antes de que pudiera terminar de hablar, Bai Xiaochun sacudió su manga haciendo que apareciera un viento envolviéndose alrededor de ella, y preparándose para tirarla afuera.

—Bai Xiaochun, —dijo precipitada—, en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado hay pistas sobre Du Lingfei. ¡¡Si me llevas contigo puedo ayudarte a encontrarlas!! ¡Solo yo puedo hacer eso porque soy una Desolada! Los agentes que tenemos en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado me conocen, pero no te conocen a ti. ¡Incluso puedo hacer un juramento de que te ayudaré a conseguir esas pistas! — A medida que hablaba, el viento a su alrededor hizo que se le pusiera la piel de gallina, pero antes de que terminara de hablar, la volvió a levantar y se la llevó fuera del Monte Desafío del Río.

Mientras su nerviosismo llegaba al máximo, pudo escuchar la fría voz de Bai Xiaochun en sus oídos

—Encuéntrame dentro de dos días frente al gran salón en el Monte Desafío del Río. —Después de echar a Chen Manyao, Bai Xiaochun se quedó sentado en silencio al borde de las ruinas de su cueva de inmortal, viendo hacia el cielo estrellado. Si Chen Manyao no hubiera pronunciado ese nombre, jamás hubiera considerarlo llevársela con él.

Sin embargo, ese nombre siempre lo dejaba inquieto. A estas alturas, no estaba muy seguro de cómo se sentía sobre Du Lingfei.

Era casi como si nada sobre ella fuera real, a excepción de lo que ocurrió en aquellas montañas.

—Quizás todo lo que quiero es una respuesta, —murmuró—. Y la verdad… —Mientras permanecía allí bajo la luz de la luna, por sus ojos pasaba el brillo de la reminiscencia.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente