Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 374 – ¡Rehén!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Incuso sobre la superficie del Río Alcance Celestial aparecieron ondulaciones, y las plantas y la vegetación de las cuatro cordilleras de la Secta Desafiadora del Río se doblaban como si se inclinaran en reverencia.

Si hasta las plantas y la vegetación se veían afectadas, prácticamente no era necesario mencionar a los cultivadores. Sectaglacial y los demás patriarcas solo vacilaron por un momento; apenas vieron a ese chico, sus rostros mostraron una expresión de terror.

Hasta el Baniano del Cielo Monstruoso temblaba.

—Un Deva… —dijo Sectaglacial temblando. Intercambió miradas con Alma Carmesí y el Maestro Viento Divino. Todos habían oído ya de este chico; en todo el vasto mundo del cultivo oriental, solo había un experto en el Reino Deva que mantenía la apariencia física de un niño…

Era uno de los cinco expertos en el Reino Deva de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, ¡Li Yuanda!

Sectaglacial, Alma Carmesí, y el Maestro Viento Divino juntaron sus manos de inmediato ofreciendo saludos formales y dijeron, —¡Saludos Sénior Li!

Los demás cultivadores en el Alma Naciente estaban conmocionados e hicieron lo mismo rápidamente.

Bai Xiaochun estaba de pie a un lado, y empezó a ponerse nervioso de inmediato. Esta era la primera vez que veía a un deva, y por esa presión, similar a la de los mismísimos Cielos que emitía, daba la impresión de que el mundo entero estuviera siendo aplastado. Su corazón palpitaba fuertemente y ni siquiera se atrevía a mirarlo directamente. No pudo evitar maravillarse por como este chico, a pesar de no tener ni siquiera la altura de Bai Xiaochun, era tan increíble.

El chico le dio un vistazo a Bai Xiaochun con una sonrisa enigmática, pero no le dijo nada. Luego sacudió su manga.

—Sectaglacial, ustedes tres pueden mostrarme el camino a su gran salón. ¡Les traigo un mensaje importante!

Sectaglacial, Alma Carmesí y el Maestro Viento Divino tenían una expresión muy sombría, asintieron y luego lo llevaron respetuosamente. Los cultivadores en el Alma Naciente los siguieron por detrás con expresiones de absoluta seriedad. Toda la Secta Desafiadora del Río entera quedó en silencio, y muchos empezaron a ponerse nerviosos, preguntándose por qué la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado habría enviado a un deva.

Bai Xiaochun se ponía cada vez más nervioso. Por alguna razón, tenía la sensación de que la manera en la que lo había visto el chico implicaba que ocurría algo extraño. Después de volver a su cueva de inmortal, empezó a reparar el daño causado por el relámpago, tornando su mirada atrás frecuentemente, hacia la cumbre de la montaña. Repentinamente, recordó algo y abrió su bolso de almacenamiento para revisar si la pequeña tortuga aún estaba dormida. Al ver que aún lo estaba, la volvió a poner en el mismo lugar donde la había encontrado.

—De este modo, —murmuró consigo mismo—, después de que despierte, incluso si sospecha que pasó algo, puedo simplemente pretender que no sé de qué está hablando. —Aunque estaba muy satisfecho consigo mismo por la manera en la que había manejado la situación, no pudo evitar sentirse muy nervioso por la llegada del chico, y se quedó una vez más viendo hacia el gran salón.

Justo en este momento, ese chico Li Yuanda estaba sentado en el puesto de honor del gran salón del Monte Desafío del Río. Sectaglacial, Alma Carmesí y el Maestro Viento Divino estaban de pie respetuosamente a un lado, mientras que los demás cultivadores en el Alma Naciente esperaban afuera.

—Parece que el destino me ha conectado a su Secta Desafiadora del Río, —dijo fríamente el chico—. Fui yo quien masacré a la mayoría de la Corte del Río del Cielo antes de que ustedes llegaran. —Sectaglacial, Alma Carmesí y el Maestro Viento Divino quedaron impactados al oír esto.

—Por esto es que fui seleccionado para venir hoy, a decirles otra de las reglas de las Partes Medias del mundo del cultivo.

—¡Cada tanto, las cuatro grandes sectas que existen río abajo de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado tienen que enviar río arriba a uno o dos discípulos importantes que tomarán el rol de rehenes políticos![i]

—Estoy aquí para llevarme a sus rehenes conmigo a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado. —dijo el chico observando a Sectaglacial, Alma Carmesí y al Maestro Viento Divino, cuyas expresiones cambiaron con sorpresa mientras lo veían.

—¿Rehenes? —Aunque era la primera vez que Sectaglacial escuchaba de este acuerdo, no era nada fuera de lo ordinario. Después de todo, las cuatro grandes sectas de las Partes Medias también eran partes importantes de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y eran esencialmente como sus vasallos feudales.

El Maestro Viento Divino inhaló profundamente y dijo, —¡Definitivamente elegiremos a nuestros candidatos tan rápido como sea posible!

Estaba muy al tanto de que cuando un deva venía con una petición, esto no era algo a lo que pudieran rehusarse.

—No tienen por qué hacer nada, —dijo con calma el chico—. Ya he tomado la decisión por ustedes. El rehén principal será Bai Xiaochun. —A los tres patriarcas les empezó a palpitar el corazón con fuerza.

Dicho esto, el chico envió su sentido divino para escanear el resto de la Secta Desafiadora del Río.

A excepción del lugar donde descansaba el verdadero espíritu, el cual no deseaba perturbar, el resto de la secta era como un libro abierto frente a sus ojos, aunque aparentemente, no se percató del mono.

—¿Eeh? ¡Hay algo muy especial con esa chica…! —Por los ojos del chico pasó un destello extraño, y luego sacudió la mano, haciendo que apareciera la imagen de una mujer joven, sentada en meditación de piernas cruzadas. ¡Esa chica era justamente Gongsun Wan’er!

—¡Ella será el otro rehén! Vayan a notificarles, y también explíquenles que pueden llevarse un máximo de cinco compañeros discípulos de su secta que tomarán el rol de como Protectores Dao. El grupo entero vendrá conmigo a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado y continuarán allí con su cultivo.

Los tres patriarcas refunfuñaban por dentro. La verdad era que no les importaba mucho el asunto de Gongsun Wan’er. Aunque su talento latente y potencial eran respetables, lo que más les preocupaba era Bai Xiaochun.

El Maestro Viento Divino vaciló por un momento y dijo, —Sénior–

Antes de que el Maestro Viento Divino pudiera terminar de hablar, los ojos del chico se tornaron gélidos e interrumpió, —¿Hmm? ¿Quieren rehusarse?

En ese instante, el Maestro Viento Divino sintió que lo recorrió un gran frío, casi como si se estuviera congelando. Ni siquiera pudo terminar de hablar.

Sectaglacial ofreció explicaciones rápidamente. —Sénior, hay algo de lo que quizás no esté al tanto. Aunque Bai Xiaochun es nuestro joven patriarca, la verdad es que es extremadamente travieso y mal portado, y definitivamente no es el candidato ideal para ser rehén. Sénior, solo temo que podría causarle problemas a su honorable secta.

—Eso es correcto, Sénior, —dijo Alma Carmesí con una sonrisa. También estaba al tanto de lo importante que era Bai Xiaochun para la Secta Desafiadora del Río—. Bai Xiaochun no es solo travieso y mal portado, le encanta confeccionar medicina. El problema con esto es que siempre trae grandes problemas cuando lo hace, crea plagas y le hace daño a todo lo que tenga cerca. Ni siquiera las gallinas y los perros pueden escapar de sus tribulaciones. Si va a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, me temo que podría causar una gran catástrofe…

—Nada de esto será un problema, —respondió el chico—. La majestuosa Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado controla todas las partes orientales, y lidera el mundo de cultivo en nombre del Mar Alcance Celestial. ¿De verdad creen que no podremos manejar a un cultivador en la Formación del Núcleo?

—Incluso si fuera más travieso y mal portado de lo que es ahora, incluso si causa peores desastres, ¡¿de verdad creen que podrá doblegar a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado?!

—¿Le gusta confeccionar medicina? Bueno, en la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado tenemos los mejores hornos para píldoras, las mejores plantas medicinales y las mejores instalaciones para confeccionar. Cualquier problema que ocurra con su confección de medicina podrá ser resuelto allí. ¡No temáis! Bai Xiaochun quizás sea un rehén, ¡pero al mismo tiempo será un discípulo de la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado!

—Muy bien, ya está decidido, no habrá más discusiones al respecto. Vayan. ¡Dentro de tres días, me llevaré a sus discípulos conmigo a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado! —El chico claramente no aceptaría más quejas. Sacudió su mano y envió una luz gentil que se llevó a Sectaglacial, Alma Carmesí y al Maestro Viento Divino fuera del gran salón, después de lo cual la puerta se cerró de golpe.

Allí afuera, los tres se miraron los unos a los otros con expresiones severas. Desafortunadamente, realmente no había nada que hacer en esta situación.

El Maestro Viento Divino suspiró y dijo, —Pues bueno, no tenemos mucho tiempo. No será difícil explicarle las cosas a la chica, pero a Bai Xiaochun… Hermano Sectaglacial, ¿por qué no vas a hablarle tu primero? Nosotros podemos ir después a ofrecer nuestras explicaciones. También tenemos que pensar en que discípulos enviar con él como Protectores Dao.

Por supuesto, el Maestro Viento Divino estaba muy preocupado por todo esto. Bai Xiaochun era el Ancestro de Sangre, y si ocurría algún problema cuando se fuera, la División Corriente de Sangre estaría en una seria desventaja.

—Bueno, al menos se puede llevar Protectores del Dao, ¿cierto? —dijo entre dientes Alma Carmesí—. Aunque solo pueda llevarse a otros de su misma generación, al menos le proveerán algo de ayuda. Quienquiera que quiera llevarse no tendrá opción. ¡Les explicaremos todo!

Sectaglacial no pudo evitar suspirar. Se dirigió hacia la cueva de inmortal de Bai Xiaochun con el ceño fruncido, a donde lo encontró inquieto y ansioso, y le explicó toda la situación.

Bai Xiaochun quedó boquiabierto y se quedó viendo a Sectaglacial con la mente dándole vueltas. —¿Rehén? ¿En la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado?

Ya anteriormente había leído en registros antiguos acerca de rehenes políticos, y sabía que siempre sufrían todo tipo de destinos trágicos y horribles. Estaba especialmente preocupado de ir solo; estar por sí solo en una secta desconocida no parecía ser nada seguro.

¡La Secta Desafiadora del Río era genial! Aquí tenía un estatus increíblemente alto, un montón de chicas lo adoraban y todos le ofrecían saludos formales a donde quiera que fuera. Tan solo pensar en tener que irse a la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado hizo que se le oscurecieran los ojos.

Se tiró hacia adelante aullando y se agarró a la pierna de Sectaglacial.

—¡Patriarca no quiero ir! —dijo prácticamente llorando—, ¡Los extrañaré demasiado! ¡Este es mi hogar! ¡No me hagan ir!

—¡Justo acabo de hacer una gran contribución para la secta! Yo… ¡soy el joven patriarca!

—He estado listo por años para dar la cara por la secta en los peores momentos. ¡Salvé a mis compañeros discípulos del Clan Luochen, logré hacerme un nombre en el Abismo de la Espada Caída, fui encubierto a la Secta Corriente de Sangre! ¡Pero mis contribuciones más grandes han sido a la Secta Desafiadora del Río! ¡Patriarca, no quiero ir!

—No puedo soportar separarme de todos ustedes. ¡Extrañaré a mis compañeros discípulos! ¡Por favor no me hagan ir…! ¡Mejor qué vaya Shangguan Tianyou! Él sería una gran elección. ¡Es heroico, seguro de sí mismo y súper apuesto! Los Cielos y la tierra llorarán si no se convierte en el rehén. ¿O qué tal Song Que! La Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado seguro que no tiene a nadie como él, ¿verdad? ¡Mándenlo a él! ¿O qué tal Beihan Lie o Nueve-Islas? ¡Ellos también serían opciones geniales! Si no, que tal Chen Manyao. Mándenla a ella…

Sectaglacial ya tenía un dolor de cabeza. Suspiró, bajó la mirada hacia Bai Xiaochun y dijo suavemente, —Xiaochun, sabes que si tuviera elección, definitivamente no haría que fueras.

A Bai Xiaochun le recorrió un temblor y alzó la mirada hacia Sectaglacial, viéndose como si estuviera a punto de llorar.

—¿De verdad tengo que ir?

Sectaglacial acarició el cabello de Bai Xiaochun. Una expresión amable apareció en sus ojos y dijo, —Sí. Sin embargo, también puedes llevarte contigo algunos protectores Dao. Tampoco será por mucho tiempo. Volverás antes de darte cuenta.

 


[i] La práctica de intercambiar rehenes políticos en China se remonta a la dinastía Han (206-220 a. C.)

Pagina Anterior
Pagina Siguiente