Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 369 – Marcas…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El corazón de Bai Xiaochun palpitaba fuertemente lleno de temor… Si lo estuviera persiguiendo una sola persona, definitivamente se voltearía a pelear.

Quizás incluso lo intentaría si fueran dos o tres personas. Considerando lo heroico e increíble que era, estaba seguro de que podría ganar en una situación como esa. Después de todo, con el nivel de su cuerpo carnal, probablemente ni siquiera dos o tres personas en su nivel tendrían la fuerza para matarlo.

Pero cuando miraba hacia atrás, veía a casi cien cultivadores en la Formación del Núcleo, persiguiéndolo y emitiendo una fuerte intensión asesina. A su juicio, si tantas personas lo atacaban al mismo tiempo, no importaría incluso si su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre fuera aún más fuerte, perdería su pequeña e insignificante vida.

Estas ideas llenaban su corazón con una sensación sombría, y también con rabia hacia la pequeña tortuga.

Pero parecía que la pequeña tortuga no pensaba que estaba arruinándole la vida a Bai Xiaochun. Volaba a un lado de él con un resplandor de emoción en los ojos, dejando salir un grito tras otro.

—¡Jajaja! ¡Vamos, vamos! ¡Montón de debiluchos! ¡Veamos si tienen lo que hace falta para matar a mi maestro! —Luego bajó la voz y le dijo a Bai Xiaochun—. No tengas miedo Pequeño Bai. ¿Solo son un montón de debiluchos no? Vamos, vamos. Tírame de nuevo, ¡los voy a aplastar hasta la muerte!

—¡Cállate! ¡Esto es tu culpa! —Bai Xiaochun no se atrevía a arrojar de nuevo a la pequeña tortuga contra la multitud de las tres sectas. Al recordar esa mirada enfurecida en la cara del tipo que había sido marcado por la tortuga, su corazón se estremecía. Conforme aceleraba con toda su velocidad posible, todo tipo de técnicas mágicas eran disparadas contra él. Montañas de hielo, relámpagos, mares de llamas, enredaderas, cientos de espadas voladoras, e incluso una gigantesca ola de agua parecida a un vórtice.

Aunque la presión que tenía encima por este montón de técnicas mágicas no se podía comparar a los hechizos defensivos de antes, tan solo el número absurdo involucrado creaba una fuerza letal sorprendente. Desafortunadamente, el wok de tortuga no ayudaría tanto en una situación como esta. Después de todo, los hechizos de antes simplemente atacaban ciegamente al wok, no intentaban levantarlo. Esta gente no lo dejaría esconderse debajo.

—Estoy acabado. Se acabó. Ya no está la Montaña de Sellos de Legado, ¿por qué no ha comenzado la teletransportación? ¡Si no empieza pronto estoy muerto! —Seguía moviéndose velozmente, y constantemente retumbaban los rugidos enfurecidos detrás de él.

—¡No corras Bai Xiaochun!

—¿No estabas alardeando hace solo un rato? ¿¡Por qué ahora corres como un conejo asustado?!

—¡Hmph! Nos retaste a pelear antes, ¿recuerdas? ahora te estamos dando la oportunidad. ¡Vamos pelea!

Todos en las tres sectas desahogaban su frustración, y su intención asesina era tan intensa que hacía que destellaran luces brillantes en los Cielos y la tierra.

A lo lejos, se veían casi cien cultivadores en la Formación del Núcleo como si fueran rayos de luz disparados hacia Bai Xiaochun. Especialmente el cultivador de la Corte del Río Estrellado que había sido marcado con la pequeña tortuga. Su corazón estaba abrumado por la ira. Sin importar que tanto se frotara la mejilla, no lograba sacarse la marca. Y las miradas extrañas que le dirigían las personas cercanas lo hacían sentirse especialmente humillado.

—¡Bai Xiaochun te voy a matar! —gritó con la voz más alta de todas en el grupo.

¡BOOOOOOOOM!

Bai Xiaochun evadió las espadas voladoras, pasó a través del vórtice, saltó sobre el mar de llamas. Pero algunos relámpagos lograron impactarle, haciendo que temblara de manera visible. Brutus, aún estaba metido dentro del bolsillo de su túnica, se esforzó para salir, pero Bai Xiaochun lo volvió a meter.

—Quédate allí, ¡hay un montón de gente mala aquí afuera! —Desafortunadamente, la zona de legado no era muy grande, los cultivadores en la Formación del Núcleo eran muy veloces. Por lo tanto, ya habían empezado a correr en círculos por toda el área.

Muy para el desespero de Bai Xiaochun, se dio cuenta de que los cultivadores en la Formación del Núcleo cada vez se acercaban más. Además, el efecto de teletransportación seguía sin activarse. Y lo peor de todo, se estaban empezando a separar en grupos para intentar rodearlo.

Realmente estaba a punto de volverse loco. Luego gritó con los ojos inyectados de sangre, —¡¡Ustedes son los que me están forzando a hacer esto!!

—¡Ven pequeña tortuga! —Cuando la pequeña tortuga lo escuchó, sus ojos se iluminaron de inmediato, y salió disparada hacia la mano de Bai Xiaochun. ¡Luego gritó de alegría cuando Bai Xiaochun lo arrojó por el aire violentamente!

Lo único que pudieron escuchar fue un silbido en el aire y la pequeña tortuga se convirtió en un montón de imágenes residuales. Esta era una velocidad que la Formación del Núcleo no podía igualar. En un instante impactó súbitamente a la mejilla derecha de un tipo corpulento de la Corte del Río de la Polaridad.

Se escuchó un sonido de golpe fuerte y el tipo gritó mientras se tambaleaba hacia atrás y le salía un montón de sangre por la boca, junto a algunos trozos de dientes. Cuando alzó la mirada, todos pudieron ver que tenía la marca negra de la pequeña tortuga en su cara.

Se veía la cabeza, la cola y las cuatro patas, de hecho era muy vívida…

El tipo corpulento quedó boquiabierto, intentó frotarse la cara. Pero se dio cuenta de que la marca no se quitaba, y luego volteó hacia el cultivador de la Corte del Río Estrellado que tenía una marca similar, al verlo se le inyectaron los ojos de sangre completamente. Rugió de ira y siguió disparado directo hacia Bai Xiaochun.

De hecho, incluso desató alguna habilidad divina única que hizo que acelerara más que todos los demás. Sorprendentemente solo le tomó un instante llegar justo frente a Bai Xiaochun.

—¡Hora de morir Bai Xiaochun! —El tipo corpulento extendió el brazo y su poderosa aura de la Formación del Núcleo estalló creando un enorme vórtice. Al mismo tiempo, se formó la tenue imagen de una mano diabólica detrás de él.

Su qi diabólico daba vueltas por todos lados vertiéndose sobre la mano que salía disparada hacia Bai Xiaochun para sujetarlo.

A medida que se acercaba, se hacía más y más grande, hasta alcanzar 300 metros de altura.

Bai Xiaochun gritó con fuerza y apuntó con la mano derecha, invocando un caldero violeta que impactó directamente la mano diabólica.

Se escucharon explosiones intensas. El caldero de qi violeta estaba formado con el poder de su Núcleo Dorado del Dao de los Cielos, lo que hizo que la mano diabólica colapsara al impacto. La onda de choque resultante hizo que el tipo corpulento de la Corte del Río de la Polaridad terminara tosiendo un montón de sangre.

Bai Xiaochun salió totalmente ileso, pero su furia seguía siendo intensa. Estiró la mano por el aire y gritó de nuevo, —¡Pequeña tortuga!

La pequeña tortuga voló a su mano, y entonces se preparó para tirarla de nuevo moviendo el brazo hacia atrás para tomar impulso.

—¡Ya te voy a dejar otra marca! —rugió mientras tiraba la pequeña tortuga con fuerza contra la otra mejilla del tipo corpulento. Luego le dio en el pecho y antes de que este pudiera ni reaccionar, le impactó en un montón de lugares distintos.

Estaba saliendo un montón de sangre por la boca del tipo, y sus ojos ardían de furia. Finalmente tuvo que usar un poco de su propia fuerza vital para apartar a Bai Xiaochun y alejarse, la furia en sus ojos ya había sido reemplazada por terror.

A medida que huía, se podían ver más de una decena de marcas de la pequeña tortuga por su cuerpo…

—¡Vénganse pues! —gritó Bai Xiaochun con confianza. Justo cuando estaba a punto de provocarlos más, cayeron más de una decena de técnicas mágicas casi como una lluvia. Ver tantos relámpagos, llamas, vórtices, huracanes y demás hizo que Bai Xiaochun se asustara y retrocediera de inmediato.

Poco después, todas esas técnicas impactaron contra el suelo justo donde había estado parado.

—¡Son demasiado brutales! ¡Dejen de atacarme todos juntos! ¡Si de verdad son tan rudos vénganse uno por uno! —Seguía huyendo a toda velocidad, recurriendo a su poderoso cuerpo carnal y a su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre. Chen Yunshan de la Corte del Río Estrellado gritó de inmediato, —¡Tenemos que trabajar juntos para lidiar con un villano descarado como tú! Si te matamos juntos, ¡no importará que hayamos roto las reglas!

Sus palabras impulsaron de inmediato la determinación de matar de muchos en el grupo.

—¡Chen Yunshan! —rugió Bai Xiaochun viéndolo furiosamente. Este había sido quien más había estado intentando atacar a Bai Xiaochun desde el principio, y esto ya lo había dejado bastante furioso. Al verlo intentar incitar aún más a la multitud, Bai Xiaochun le arrojó la pequeña tortuga lleno de furia.

—¡Dale en la boca! ¡Qué se calle!

La pequeña tortuga salió volando por el aire llena de emoción. Cuando apareció justo frente a Chen Yunshan, su rostro cambió de golpe, e intentó evadir. Pero simplemente no era tan rápido como la pequeña tortuga. Se escuchó un fuerte golpe y la pequeña tortuga le dio de lleno en la boca, destruyendo casi todos sus dientes y tumbándolo hacia atrás.

—¡¡Bai Xiaochun!! —rugió fuertemente. Tenía los ojos completamente inyectados de sangre, decidió ignorar la marca que le acababan de poner en la cara y realizó un gesto de conjuro con ambas manos. Al instante varios rayos de luz estelar descendieron sobre él, dándole una velocidad aún mayor para perseguir a Bai Xiaochun.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente