Capítulo 362 – ¡Comienza la Competencia por el Legado!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Todos en ambas sectas empezaron a dejar salir risas de burla. Luego simplemente apartaron la mirada de la Espada Cuerno Celestial, con el corazón lleno de desdén.

Todos sabían que estaban reunidos para competir por una porción de los recursos que serían redistribuidos. Debido a esto, el número de participantes era crucial. Si la Secta Desafiadora del Río solo podía enviar a una persona calificada, entonces no había ningún suspenso. La Secta Desafiadora del Río sería afortunada incluso si lograra conseguir tan solo un uno por ciento de los recursos.

Los cultivadores de la Corte del Río Estrellado estaban particularmente informados sobre la razón de esta redistribución de recursos. No solo estaban muy complacidos, simplemente no podían ocultar el desdén que sentían por la Secta Desafiadora del Río.

Chen Yunshan era el único de los presentes con intención asesina en sus ojos; ya odiaba intensamente a Bai Xiaochun. Los eventos del mes pasado no solo acechaban sus pesadillas, incluso fue castigado por la secta, y se convirtió en el hazmerreír entre sus contemporáneos. Debido a esto, su rencor solo siguió creciendo día a día.

Observó furiosamente a Bai Xiaochun mientras pensaba, —Qué lástima que no podamos matar a nadie aquí, ¡o estarías muerto!

En cuanto a los miembros de la Corte del Río de la Polaridad, estos no estaban para nada interesados en la Secta Desafiadora del Río. Para ellos, esta era simplemente una misión para la secta. Todos aquí iban a ser recompensados, y no podían evitar sentir un poco de desdén por la Secta Desafiadora del Río, quienes apenas pudieron traer una persona.

La Espada Cuerno Celestial cayó disparada desde el cielo con un gran estruendo. Después de detenerse a cierta distancia del suelo, los tres patriarcas encabezaron a Bai Xiaochun y a Brutus bajándose de la espada y yendo hacia el suelo.

Bai Xiaochun ya estaba sin aliento, y tenía los ojos abiertos de par en par viendo a la multitud de ambas sectas. Casi no podía creer que todos estuvieran en la etapa de la Formación del Núcleo. Cada uno de ellos era un individuo destacable, y el corazón de Bai Xiaochun ya se estaba llenando con una intensa sensación de peligro debido a esto.

Cómo… ¿cómo puede haber tantos…? —pensó con una expresión miserable en el rostro. Tan solo pesar en competir con más de cuarenta de los mejores expertos para intentar obtener sellos de legado parecía demasiado para él.

Los tres patriarcas también fruncían el ceño viendo a las figuras de la Corte del Río Estrellado y la Corte del Río de la Polaridad. En cuanto a los cultivadores en el Alma Naciente que encabezaban estos grupos, estos simplemente les dirigieron unas pequeñas sonrisas. Estaba claro que no estaban interesados en charlar.

Comparados a estas dos sectas, la Secta Desafiadora del Río realmente se veía demasiado débil.

—Así que, —dijo repentinamente Chen Yunshan—, resulta que la Secta Desafiadora del Río no tiene a solo una persona. También tienen una bestia, supongo que eso da un gran total de uno y medio. —empezó a reír, y pronto se le unieron los demás de su secta.

Otro cultivador continuó, —Creo que es más de uno y medio. ¡Miren a este tipo! ¿Cuántos talismanes de papel se pegó encima? ¡Y miren ese enorme wok negro en su espalda!

Más risas surgían, los cultivadores de la Corte del Río Estrellado empezaron a burlarse de la vestimenta de Bai Xiaochun.

En cuanto a la Corte del Río de la Polaridad, al ver a Bai Xiaochun y a Brutus, pocos fueron capaces de ocultar el brillo de codicia en sus ojos. Estaba claro que podían ver asombroso que era Brutus como criatura.

Brutus no pudo evitar sentirse inquieto al darse cuenta que lo estaban viendo tantos cultivadores en la Formación del Núcleo. Sus escamas se pusieron de puntas casi al instante, aunque la armadura y los talismanes de papel que llevaba encima hacía que fuera imposible percatarse de eso. Aun así, podían ver las llamas violetas que surgieron a sus pies y el rugido que resonaba de su boca.

Bai Xiaochun se había estado sintiendo nervioso, pero las palabras de Chen Yunshan y las miradas que ponían tan ansioso a Brutus hicieron que se enfureciera.

Aun así, no había nada que hacer enojándose. Comparados a las otras dos sectas… la Secta Desafiadora del Río realmente era demasiado débil.

Los tres patriarcas ya estaban empezando a arrepentirse de haber traído a Bai Xiaochun a participar en este desafío. Anteriormente habían asumido que su poder de combate y sus tesoros preciosos serían suficientes para permitirle conseguir al menos algunos sellos de legado y salir ileso, sin importar que tantos Elegidos quisieran herirlo.

Además, la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado ya había establecido reglas respecto a las luchas por los sellos del legado. Nadie tenía permitido matar a otro Elegido, este arreglo era para el beneficio de las cuatro secas. Después de todo, nadie quería que sus discípulos Elegidos murieran en un lugar como este.

Debido a esto, los tres patriarcas se sentían lo suficientemente cómodos para traer aquí a Bai Xiaochun. Incluso si no lograba conseguir muchos sellos de legado, al menos podría conocer a los demás Elegidos de su generación y obtener un poco de experiencia en combate.

Pero ahora que se daban cuenta de que estaría enfrentándose por sí solo contra decenas de oponentes, los tres patriarcas estaban empezando a vacilar.

¡En ese momento, un trueno ensordecedor llenó el cielo, y apareció un enorme buque de guerra plateado en el aire!

Cuando el barco apareció, salieron relámpagos por todos lados, destruyendo las nubes a su alrededor mientras descendía.

Ese buque de guerra le pertenecía a… la más fuerte de las cuatro sectas de las Partes Medias, ¡La Corte del Río del Dao!

Casi en el mismo instante en el que apareció el buque de guerra, muchas figuras salieron volando y empezaron a descender a toda velocidad. Solo les tomó un momento determinar que eran más de cuarenta…

Estos cultivadores incluían hombres y mujeres, y todos parecían irradiar un aire que trascendía el mundo mortal, al igual que fluctuaciones de base de cultivo sorprendentes. Todos ellos… ¡eran cultivadores que habían llegado a la Formación del Núcleo en menos de sesenta años!

Las sectas en las Partes Medias controlaban territorios mucho más extensos que las sectas de las Partes Bajas, también tenían acceso a muchos más recursos. Además, la energía de los Cielos y la tierra en el área era mucho más fuerte. Debido a todo esto, las sectas tenían muchos, muchos más Elegidos que en las Partes Bajas. Prácticamente no se podían comparar.

Junto a más de cuarenta cultivadores en la Formación del Núcleo, una presión intensa empezó a pesar cuando apareció el mismo viejo de cabello blanco que había tomado la decisión final hacía un mes, en el gran salón del Monte Desafío del Río.

El viejo observó a todos los cultivadores reunidos, y no parecía estar sorprendido al ver que la Secta Desafiadora del Río solo tenía a Bai Xiaochun. Entonces dijo con una pequeña sonrisa, —¡Me gustaría darle la bienvenida al emisario de la secta superior para que supervise la competición de nuestras cuatro sectas por los sellos de legado! —Cuando estas palabras salieron de su boca, las nubes arriba empezaron a dar vueltas, impulsadas por un viento poderoso, ¡y formando rápidamente la figura de un gigantesco ojo!

Cuando el ojo dirigió su mirada hacia abajo, irradió unas ondulaciones aterradoras que hicieron que la luz se opacara.

Al instante, los cultivadores de la Corte del Río Estrellado y la Corte del Río de la Polaridad se pusieron de pie, juntaron sus manos y se inclinaron. Lo mismo hicieron en la Corte del Río del Dao, al igual que Sectaglacial, el Maestro Viento Divino, Alma Carmesí y Bai Xiaochun.

Luego se escuchó una voz estridente. —Las reglas de la competencia por los sellos de legado son las mismas de siempre. El asesinato… está prohibido. Quienquiera que acabe con la vida de otro intencionalmente, ¡será destruido en cuerpo y alma!

Al instante, luces de colores aparecieron en el templo que se encontraba en el centro de la gran formación de hechizos. Las piedras empezaron a temblar, y la intensa presión que pesaba en la zona empezó a desvanecerse, permitiéndole a los cultivadores entrar al templo.

—¡Que comience la competencia! —dijo la voz. Al instante, los cuarenta cultivadores de la Corte del Río del Dao empezaron a volar hacia el templo.

En un abrir y cerrar de ojos les siguieron los discípulos de la Corte del Río Estrellado y de la Polaridad. Bai Xiaochun por su parte, también apretó los dientes con determinación y se llevó a Brutus por el mismo camino.

Conforme avanzaba, repasaba mentalmente todo lo que sabía sobre la competencia por los sellos de legado. Sabía que después de entrar al templo, sería teletransportado a una dimensión extraña. En el centro de esta dimensión había una montaña imponente, rodeada por formaciones de hechizos impresionantes que hacían muy difícil acercarse a la montaña.

Dentro de la montaña estaban ubicados cien sellos de legado, y saldrían uno por uno hacia el área circundante, allí los cultivadores lucharían por ellos.

¡Quienquiera que absorbiera el mayor número de sellos obtendría algún tipo de técnica!

Bai Xiaochun y Brutus siguieron al grupo a través de la formación de hechizos de piedras. Considerando que Bai Xiaochun era de naturaleza tan cautelosa, se tomó su tiempo, y para cuando llego al templo, los demás discípulos de las tres sectas ya habían entrado.

Finalmente, inhaló profundamente y observó a Brutus.

—Brutus, recuerda mantenerte cerca de mí. Habrá mucha gente mala allí adentro. —Brutus dejó salir un aullido suave y asintió con la cabeza. Bai Xiaochun se tomó un momento para ajustarse las ropas, sus talismanes de papel y el gran wok negro. Luego apretó los dientes y entró al templo.

En el momento en el que Bai Xiaochun y Brutus entraron al templo, la luz que los rodeaba se desvaneció, y sonidos estruendosos se pudieron escuchar. Una vez más apareció una presión intensa afuera del templo, haciéndole imposible a otros acercarse. Al mismo tiempo, una pantalla de luz se proyectó en el aire sobre el templo, formada por la formación de hechizos de piedras.

En esa pantalla de luz, estaban claramente visibles los nombres de las cuatro sectas, junto a los cuales había unos círculos de luz, muy tenues, pero claramente visibles. Los tres patriarcas de la Secta Desafiadora del Río intercambiaron miradas. Esos círculos representaban el número de sellos de legado adquiridos por los discípulos en la zona de legado.

Conforme los círculos se hacían más y más brillantes, crearían columnas de luz… ¡y estas serían la obvia señal de cuantos sellos de legado hubiera adquirido cada secta!

Afuera de la formación de hechizos de piedra, estaban los cultivadores en el Alma Naciente de todas las sectas, quienes eran alrededor de una decena. En este momento, el viejo de cabello rojo de la Corte del Río Estrellado volteó con cortesía hacia los expertos en el Alma Naciente de la Corte del Río de la Polaridad y la Corte del Río del Dao.

—La Corte del Río del Dao definitivamente obtendrá el primer lugar de nuevo, —dijo con una pequeña sonrisa—. En cuanto al segundo lugar, bien Hermano Ouyang, sé que la Corte del Río Estrellado no puede competir con la Corte del Río de la Polaridad. Por lo tanto, no pondremos nuestras metas tan altas. El tercer lugar bastará. —dijo riendo el viejo de cabello rojo.

El cultivador al que el viejo de cabello rojo se había referido como Hermano Ouyang, era un hombre de mediana edad con las túnicas de la Corte del Río de la Polaridad. Este respondió sonriendo, —Hermano Zhou, estás pensando mucho las cosas. Solo esperemos y veamos quien obtiene el segundo y quien el tercero.

A pesar de sus palabras, tenía una expresión de gran confianza.

Mientras los cultivadores de las tres sectas charlaban, ignoraron completamente a la Secta Desafiadora del Río.

El Maestro Viento Divino, Sectaglacial y Alma Carmesí, tenían expresiones espantosas en la cara, y permanecían allí en silencio.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente