Capítulo 361 – ¿Solo Uno?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Muchos discípulos salieron a ver como Bai Xiaochun subía por el Monte Desafío del Río. Todos sabían que las otras tres sectas de las Partes Medias habían venido el mes pasado, y esto los dejó ardiendo de ira. ¡También sabían que Bai Xiaochun iría a luchar dentro de un reino confinado arcano representando a la Secta Desafiadora del Río!

Cuando se difundieron las noticias de que Bai Xiaochun era la única persona calificada en toda la secta, muchos cultivadores empezaron a preocuparse.

La Secta Desafiadora del Río era una recién llegada en las Partes Medias, y estaban poco familiarizados con el mundo de cultivo aquí, como unos completos extraños.

En estos alrededores desconocidos, la Secta Desafiadora del Río se veía impresionante, pero la verdad era que hasta que surgiera un experto en el Reino Deva, estarían en una situación muy precaria, y podrían ser reemplazados fácilmente.

Existía una sensación de incomodidad y de peligro, no solo en el corazón de los discípulos ordinarios, también incluso en el de los patriarcas. Afortunadamente, aún tenían al Ancestro de Sangre y al Baniano del Cielo Monstruoso, al igual que al impresionante verdadero espíritu, lo cual ponía nerviosas a las otras tres sectas.

Estas eran las únicas cosas que le proporcionaban un poco de estabilidad a la Secta Desafiadora del Río.

Bai Xiaochun estaba muy al tanto de todo esto. Por eso es que a pesar de que en realidad no quería ir a ese reino confinado arcano, y a pesar de la ferocidad que presenció en los discípulos de las otras tres sectas, había decidido seguir adelante con este arreglo. Llevaba a Brutus lentamente hacia la cumbre de la montaña, a la vez que apretaba sus dientes y temblaba de miedo.

Allí arriba lo esperaban el Maestro Viento Divino, Sectaglacial y Alma Carmesí. Estos tres maestros Daoístas en el Alma Naciente lo escoltarían hacia el reino confinado arcano.

Todos veían en silencio como Bai Xiaochun procedía en su camino a la cima de la montaña. Colmillo Fantasma salió de su cueva de inmortal, tenía una mirada algo vacía en sus ojos, recordando aquella vez que peleó contra Bai Xiaochun en la Secta Corriente Espiritual.

Esa fue la primera vez que había perdido contra alguien de su misma generación, y aunque aparentaba no haberse visto afectado, en realidad sí que despertó un fuerte deseo de superar a Bai Xiaochun.

Pero a cierto punto, se dio cuenta de que el progreso de Bai Xiaochun era prácticamente increíble. Ya estaba tan lejos que era casi imposible alcanzarlo.

Luego estaba Song Que, de pie sobre una de las montañas de la División Corriente de Sangre, tenía las manos apretadas fuertemente en puños. Pensando en el Mundo de la Espada Caída, el Establecimiento de la Fundación del Dao de los Cielos, y todo lo que había ocurrido después de eso. ¡En sus ojos ardían unas llamas desafiantes!

—¡Un día definitivamente te superaré!

En cuanto a los maestros de sangre y los demás Elegidos de la División Corriente de Sangre, todos estaban igual de inquietos. Aunque estaban preocupados por su secta, tampoco podían evitar compararse a Bai Xiaochun. El hecho de que ninguno de ellos estuviera siquiera calificado a asistir al reino confinado arcano era algo profundamente irritante para todos ellos.

A Zhou Xinqi le costaba mantener su respiración tranquila, y los ojos de Nueve-Islas estaban completamente inyectados de sangre. El Maestro Deidad Adivina y Jia Lie estaban agitados. En el pasado, había habido un Elegido deslumbrante que en este momento estaba atascado en su cultivo. Este era Lu Tianlei, quien pasaba la mayor parte de su tiempo solo, rehusándose a salir. Sin embargo, en este momento decidió salir de su cueva de inmortal y quedarse viendo a la figura que subía por el Monte Desafío del Río.

Chen Manyao también apareció, al igual que Gongsun Wan’er. La expresión de Gongsun Wan’er era la misma de siempre, sus labios parecían estar dibujando una pequeña sonrisa todo el tiempo. Sin embargo, comparados a todos los demás, la persona que tenía las emociones más complicadas y que estaba al borde de la locura era: ¡Shangguan Tianyou!

Estaba de pie, alto y erguido, con su figura sorprendentemente apuesta de siempre. No quería ni mirar a Bai Xiaochun, por lo que se rehusó a salir de su cueva de inmortal. Y aunque no podía ver a Bai Xiaochun, se sentía como si su corazón estuviera siendo mordido por la serpiente más venenosa de todas, y el dolor que sentía era difícil de describir.

Tenía los ojos inyectados de sangre y las manos apretadas fuertemente, y dijo, —No eres más que un pequeño bastardo sin padres ni educación. ¡Yo soy Shangguan Tianyou! ¡Definitivamente te voy a aplastar bajo mis pies!

Aunque había personas celosas o furiosas, hubo otros que le daban la despedida a Bai Xiaochun deseándole lo mejor. El Gran Gordito Zhang, Hou Yunfei, Xu Baocai, la Tercera Gordita Hei y Li Qinghou estaban presentes. Hou Xiaomei y Song Junwan también estaban allí deseándole lo mejor, pero muy nerviosas.

Había un sinfín de ojos centrados en Bai Xiaochun en su camino por la montaña. En poco tiempo alcanzó justamente el mismo altar en el que Brutus había alcanzado la Formación del Núcleo.

Allí estaban esperándolo los tres patriarcas. Y apenas vieron lo que llevaba puesto, quedaron boquiabiertos, e intercambiaron miradas algo incómodas. Finalmente, Sectaglacial tosió un poco y sacudió su mano.

En ese instante, descendió un rayo de luz plateado desde el cielo. Era la Espada Cuerno Celestial, la cual empezó a hacerse más grande, ¡hasta alcanzar una longitud de 3.000 metros!

—De acuerdo Xiaochun, ¡es hora de partir! —Dicho esto, se puso en movimiento, disparado hacia la Espada Cuerno Celestial. El Maestro Viento Divino y Alma Carmesí se unieron a él, en unos instantes llegaron todos sobre la espada, y allí se sentaron de piernas cruzadas uno tras otro. Bai Xiaochun apretó sus dientes con determinación y se les unió. Brutus rugió detrás de él y también lo siguió.

Los ojos de Brutus de hecho estaban llenos de emoción y anticipación. Esta era la primera vez que se le permitía salir con Bai Xiaochun a una prueba de fuego, y estar a su lado por un evento como este era extremadamente emocionante.

—¡Vamos! —dijo Sectaglacial con una voz retumbante como el trueno. La Espada Cuerno Celestial empezó a brillar con una luz plateada deslumbrante, y luego salió disparada con una velocidad increíble. En apenas un abrir y cerrar de ojos desapareció a lo lejos, dejando atrás poco más que una serie de estallidos sónicos y un trazo de luz plateado por el cielo.

Solo después de que Bai Xiaochun se fuera, la gente empezó a charlar de nuevo en la secta. Nueve-Islas, Song Que, Colmillo Fantasma y otros Elegidos como ellos regresaron a su meditación aislada, sus ojos estaban llenos de la determinación de avanzar. Todos juraron llegar a la Formación del Núcleo tan rápido como les fuera posible.

Incluso el Gran Gordito Zhang apretó los dientes y entro en meditación aislada.

Prácticamente todos en la generación de Bai Xiaochun hicieron lo mismo.

***

El mundo de cultivo de las Partes Medias era tan grande, que en realidad no podía ser descrito con continentes. En cambio, se usaba la palabra «dominio». En cuanto al reino ocupado por la Secta Desafiadora del Río, su nombre se había cambiado recientemente, de Dominio del Cielo, a Dominio Desafiante.

Y en cuanto al reino confinado arcano, estaba ubicado muy lejos del Dominio Desafiante, estaba en el Dominio del Dao, junto a un desierto de apariencia interminable. Debido a que el desierto estaba tan lejos del Río Alcance Celestial, la energía espiritual de los Cielos y la tierra aquí era muy tenue.

Era en esta región de escasa energía espiritual donde existía ese reino confinado arcano, y a pesar de lo remoto que era, no podía ser descartado como un lugar carente de buena fortuna.

En ese desierto había un templo, un lugar extremadamente antiguo que había existido por más tiempo de lo que nadie podía recordar. ¡Este era el lugar donde existían los sellos de legado, y también era la entrada al reino confinado arcano!

El templo estaba rodeado de más de cien piedras que sobresalían desde las arenas del desierto, cada una de más de 300 metros de altura.

Esas piedras tenían una apariencia muy extraña, a primera vista parecían estar distribuidas aleatoriamente alrededor del templo. Pero al examinarlas de cerca, se podía percibir que estaban colocadas en un patrón específico que alteraba el estado de los Cielos y la tierra en esta zona. ¡Estas piedras eran sorprendentemente una poderosa formación de hechizos!

De esta formación de hechizos emanaban unas fluctuaciones poderosas que incluso un cultivador en el Alma Naciente debía tratar con mucho cuidado. Claramente, ¡solo un deva podría colocar una formación de hechizos como esta!

Las fuerzas de la Corte del Río Estrellado y la Corte del Río de la Polaridad ya se las podía ver sentadas de piernas cruzadas sobre las piedras. Cada secta tenía más de veinte cultivadores con edad menor a sesenta años. Había hombres y mujeres, todos con expresiones serenas. Sin embargo, no podían ocultar el aire arrogante en sus ojos; todos estaban entre los mejores Elegidos de sus sectas.

La verdad era que tenían el derecho estar orgullosos. Tan solo ver a alguno de ellos revelaría lo diferentes que eran de los cultivadores ordinarios.

Ambas sectas habían usado una gran cantidad de recursos para criar a estos Elegidos, quienes eran las semillas que crecerían para ser los pilares de sus respectivas organizaciones. Uno de ellos era Chen Yunshan.

Ambas sectas estaban sentadas lejos la una de la otra, y sus auras eran claramente distintas. Los de la Corte del Río Estrellado estaban rodeados por un brillo turbio que se parecía a un sinfín de estrellas, pulsando con un aura profunda.

Por otro lado, estaban los Elegidos de la Corte del Río de la Polaridad. Estos tenían auras demoníacas, y miradas que parecían capaces de penetrar la mente y el corazón de sus oponentes. Se veían como personas que matarían sin pestañear y los rodeaba una niebla negra agitada. Apenas se podía distinguir la silueta de espíritus diabólicos dentro de esa niebla, moviéndose de un lado a otro.

La energía que demostraban era algo que ninguna secta en las Partes Bajas del mundo del cultivo podría tener. ¡Solo las grandes sectas de las Partes Medias podrían hacer una demostración como esta!

Mientras las fuerzas de ambas sectas permanecían allí sentadas en espera, los cultivadores empezaron a alzar su mirada al cielo al sentir las fluctuaciones a lo lejos.

Un momento después, apareció un rayo de luz plateado a la distancia, el cual era la Espada Cuerno Celestial. Conforme avanzaba por el aire, el poder de sus diez refuerzos espirituales ondulaba por todos lados. Estaba claro que la Secta Desafiadora del Río también intentaba dar un buen espectáculo. La espada se acercó en un instante a la formación de hechizos, permitiéndole a las Cortes del Río Estrellado y de la Polaridad ver a las figuras que estaban sobre ella.

Todas las miradas ignoraron a los patriarcas y se posaron sobre Bai Xiaochun.

Hubiera sido difícil saber quién fue el primero en decirlo, pero la sorpresa y desdén en esa voz no hubiera podido ser más clara. —¡¿Solo una persona?!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente