Capítulo 360 – Está bien. De acuerdo. ¡Está bien! ¡Iré!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando vio las reacciones de Sectaglacial, el Maestro Viento Divino y el Patriarca Alma Carmesí, el viejo de cabello rojo dejó salir una risa con desdén, luego sacudió su manga y se fue.

Se pudieron escuchar estruendos afuera del gran salón, los cultivadores de las tres sectas abordaron sus dispositivos de vuelo mágicos y salieron disparados a lo lejos, dejando atrás poco más que un fuerte viento y una nube de polvo.

—¡Maldita sea! —dijo Alma Carmesí entre dientes.

El Maestro Viento Divino frunció el ceño y dijo. —Supongo que es nuestra culpa por no entender las reglas del mundo de cultivo de las Partes Medias…

Sectaglacial sonrió con ironía y dijo, —Con la cantidad de recursos de las Partes Medias, no es tan difícil para los cultivadores alcanzar la Formación del Núcleo en un lapso de sesenta años. En las Partes Bajas, un logro como este sería extremadamente difícil…

Mientras sonreía amargamente, repentinamente pareció recordar algo, y volteó hacia Bai Xiaochun.

Unos momentos después, el Maestro Viento Divino y Alma Carmesí también se voltearon a verlo.

Bai Xiaochun se sentía algo nervioso siendo observado fijamente por estos tres, y no pudo evitar dar unos pasos atrás inconscientemente.

—Ehm… Patriarcas, yo–

—Xiaochun, la razón por la que acabamos de ser humillados, e intentan abusar de nosotros, ¡es porque nuestra secta es demasiado débil!

—Eso es cierto Xiaochun. Ahora que lo pienso, en toda la Secta Desafiadora del Río, solo hay una persona que ha alcanzado la Formación del Núcleo en un lapso de sesenta años…

—Cripta Nocturna, hijo mío, como joven patriarca, ¡seguro entiendes lo importante que es esto para el futuro desarrollo de la secta!

Aunque las palabras pronunciadas por los tres patriarcas eran distintas, al igual que las expresiones en sus rostros, el brillo en los ojos de los tres era el mismo.

—Yo… —Repentinamente sintió la garganta seca. Hacía unos momentos, había estado allí de pie escuchando tranquilamente, sintiendo la misma ira que los patriarcas. Pero luego estos tres vejestorios se voltearon repentinamente a verlo a él, y lo que era aún peor, cuando empezaron a hablar, sus palabras hicieron que se le estremeciera el corazón.

Estaba llorando de dolor por dentro, especialmente al recordar el hecho de que él era el único cultivador en toda la secta que había llegado a la Formación del Núcleo en un lapso de sesenta años. En lo concerniente a las zonas de legados, las sectas usualmente mandaban siete u ocho personas, pero en este caso, él tendría que ir solo.

Tan solo pensar en eso aterraba a Bai Xiaochun, y era aún peor al considerar que acababa de crear un conflicto de manera agresiva con los discípulos de la Corte del Río Estrellado, y también había amenazado abiertamente a la Corte del Río de la Polaridad y la Corte del Río del Dao.

A estas alturas, su expresión se tornó sombría de repente. Apareció una mirada amarga en sus ojos y continuó, —Escuchen patriarcas, la verdad es que en realidad mentí sobre mi edad antes. Ehm sí eso…

—Ahora que soy el joven patriarca, no puedo seguir ocultando la verdad. En aquel entonces cuando me recogieron en esa montaña, ya no era un adolescente, ¡en realidad tenía cuarenta!

—Solo me veía joven, así que decidí mantener la mentira. Estaba equivocado, lo sé. ¡Debería haberles dicho la verdad antes, y no causar una confusión como esta para la secta en un momento tan importante!

La voz de Bai Xiaochun estaba llena de remordimientos, y realmente se escuchaba como si estuviera divulgando un secreto que llevaba mucho tiempo oculto. Mientras hablaba, sus manos se apretaban en puños lentamente.

—Patriarcas, me siento realmente terrible. Cada vez que pienso en mi verdadera edad, y en el tiempo que la he mantenido oculta, me siento cada vez peor. Oh bueno, supongo que ya es hora ir a meditación aislada… —Mientras decía estas últimas palabras, se volteó de prisa para ir a la puerta.

Alma Carmesí fruncía el ceño, el Maestro Viento Divino se veía nervioso. Y justo cuando estaban a punto de hablar, Sectaglacial sonrió y dijo con ironía, —Xiaochun, vas a ir, lo quieras o no.

Sin embargo, Bai Xiaochun no dejó de moverse hacia la puerta.

—Nadie quiere que nuestra secta se vea débil, ¿verdad? —continuó Sectaglacial—. Si no podemos enviar ni un solo cultivador en la Formación del Núcleo que haya llegado en un lapso de sesenta años, eso solo empeorará nuestra humillación a manos de las demás sectas. Me temo que cuando eso ocurra, no tendremos raíces muy fuertes en las Partes Medias.

Cuando Bai Xiaochun escuchó esto, bajó su velocidad un poco, su corazón se estaba retorciendo por la indecisión.

Sectaglacial parecía estarse emocionando, y prosiguió, —Pero eso está bien. Eres el miembro más importante de la secta Xiaochun. Este es tu hogar, y somos tu familia. No te forzaremos a hacer algo que no quieras. Incluso si nos humillan y abusan de nosotros, te protegeremos, ¡y también todos los demás discípulos!

Bai Xiaochun ya estaba en la puerta, viendo hacia afuera, su corazón lleno de indecisión y rehusándose a irse.

—Esta vez, —dijo Sectaglacial—, la Secta Desafiadora del Río simplemente tendrá que aceptar su derrota. Maestro Viento Divino, Alma Carmesí, no hay necesidad de mandarme mensajes secretos con su sentido divino. ¡Ya he tomado mi decisión! —Repentinamente, Sectaglacial parecía haberse vuelto más viejo, y su voz estaba llena de un aire sombrío y de cansancio.

Bai Xiaochun se quedó allí de pie viendo al cielo con tristeza.

—¿Qué? —dijo fuertemente Sectaglacial—. ¿Qué es eso que dices en tu mensaje Maestro Viento Divino? No. Aunque sabemos que probablemente perdamos incluso si vamos, y solo queremos hacerlo para no perder más dignidad, ¡no podemos enviar a Bai Xiaochun solo! Si, lo sé. Bai Xiaochun una vez dijo en su corazón que vive por la secta. Sí, sé que lo tratamos muy bien. Ya sé todo eso. ¡Pero ya pueden olvidarse de intentar persuadirme!

—Alma Carmesí, deja de enviarme mensajes. Ya estoy decidido. No importa que Xiaochun tenga tesoros preciosos con los cuales defenderse, al igual que un Núcleo Dorado del Dao de los Cielos. No importa que haya cultivado un poderoso cuerpo carnal, y que es prácticamente imposible que alguien logre matarlo bajo el nivel del Alma Naciente. Ni tampoco importa que la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado tenga emitido un decreto Dhármico que prohíbe los asesinatos en la competencia por los sellos de legado. ¡Bai Xiaochun es nuestro joven patriarca! Incluso si ese lugar no tiene ningún peligro, ¡definitivamente no podemos correr ningún riesgo!

Bai Xiaochun apretó los dientes volteó a ver a los tres patriarcas, y con una apariencia como si estuviera a punto de llorar, dijo. —Está bien. Voy a ir, ¿de acuerdo? Ya basta de intentar persuadirme…

En el instante en el que las palabras salieron de la boca de Bai Xiaochun, Sectaglacial se puso de pie, se acercó caminando, y lo sujetó entusiasmado por los hombros.

—¡Buen chico! ¡De acuerdo, ya está decidido!

—Esta tablilla de jade te informará de todo lo que necesitas saber sobre la zona del legado. Estúdiala con cuidado…

—Encárgate de todas las preparaciones que creas necesarias. Dentro de un mes, ¡nosotros tres te escoltaremos personalmente hasta la zona del legado! —Dicho esto, se volteó y se fue velozmente.

El Maestro Viento Divino y Alma Carmesí le dieron unos vistazos con aprobación a Bai Xiaochun, pero por temor a que cambiara de idea de repente, se teletransportaron rápidamente…

Bai Xiaochun se quedó viendo a la sala vacía con los ojos bien abiertos. Estiró sus manos como si intentara sujetar algo, pero lo único que podía agarrar era su cabello.

—¡Esos malditos zorros astutos! —chilló—. ¡Todos son unos zorros! No hay modo de que no supieran de las reglas. Obviamente lo sabían desde el principio, solo estaban intentando timarme. Yo… yo… —Bai Xiaochun frunció el ceño, y repentinamente sintió que era muy, muy ingenuo. Después de irse caminando desanimado de la sala, se quedó viendo al cielo, y por algún motivo, ahora le parecía que era muy, muy oscuro.

Prácticamente arrastró sus pies de regreso hasta su cueva de inmortal, y allí se sentó lleno de dolor y lamentos. Luego recordó que tendría que luchar por sí mismo contra un grupo entero de personas de las otras tres sectas, y de repente se sintió muy solo.

—Esperen, no seré solo yo. ¡Puedo llevarme a Brutus conmigo! ¡Él también alcanzó la Formación del Núcleo en menos de sesenta años! Seremos dos, contra todos ellos…

—¿Cómo vamos a hacerlo? ¡Definitivamente intentarán abusar de nosotros! ¿Qué hago…? —Totalmente desanimado, sacó la tablilla de jade y empezó a revisar la información sobre la zona del legado.

De acuerdo a la información detallada en la tablilla de jade, había un total de 100 sellos de legado adentro. La última vez, la Corte del Río del Cielo envió a 13 discípulos calificados, quienes lograron obtener 30 sellos. Desafortunadamente, ninguno de ellos logró obtener la iluminación de ninguna de las técnicas del legado.

Al final, la Corte del Río del Cielo obtuvo un treinta por ciento de los recursos, mientras que la Corte del Río Estrellado, la última, obtuvo solo un diez por ciento.

Las reglas sobre la distribución de los recursos eran impuestas por la Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado, y no podían cambiarse.

Bai Xiaochun suspiró de nuevo. Durante los días posteriores, siguió reflexionando las cosas, hasta llegar a una decisión.

—¡Joder! Ya dije que iría ¿no? Está bien. De acuerdo. ¡Está bien! ¡¡Iré!! —Después de pensar en el número de personas contra las que tendría que competir, decidió ir a comprar un gran número de talismanes de papel.

No los compró con sus puntos de mérito, sino que los obtuvo a crédito. Luego, fue al Pabellón de Tesoros, e hizo lo mismo para adquirir un gran número de objetos mágicos.

Finalmente compró un poco de armadura y más ropas de cuero. Al darse cuenta de que lo único que le faltaba era un gran wok negro, buscó por toda la secta, hasta que finalmente encontró un wok de hierro negro increíblemente resistente que era más que apropiado.

Luego, apretó sus dientes con determinación y le pidió a los patriarcas un poco de combustible de varios colores, el cual usó para realizar refuerzos espirituales quíntuples en todos sus objetos, incluyendo el gran wok negro.

A pesar de todos los objetos que había comprado, aún no se sentía seguro. Luego, fue a la División Corriente Profunda a pedirles algunas formaciones de hechizos, después a la División Corriente de Sangre a pedir un poco de sangre espiritual, y finalmente a la División Corriente de Píldoras a pedirles medicinas espirituales.

Para cuando termino con todas estas actividades, ya habían pasado quince días. Durante el medio mes posterior, se centró en su cultivo, y terminó acercándose un poco más a un avance.

En cuanto a su trabajo con los Tendones Imperecederos, el pulgar de su pie izquierdo ya estaba listo. Siempre que recurría a este, un poder sorprendente surgía en su cuerpo carnal, originándose desde el pulgar.

Desafortunadamente, cada vez que usaba ese poder su zapato estallaba.

Así que Bai Xiaochun también preparó un gran número de zapatos para su pie izquierdo.

Y así, llegó eventualmente el día esperado. Al amanecer, Bai Xiaochun salió caminando de su cueva de inmortal, llevando capa tras capa de ropas de cuero, y con un gran wok negro en su espalda. Tenía talismanes de papel pegados por todos lados, y en general, tenía una apariencia muy lamentable.

Luego se dirigió a la cumbre del Monte Desafío del Río, seguido del curioso Brutus, quien también llevaba una armadura y un montón de talismanes de papel, pero que igual irradiaba un aura de ferocidad sorprendente.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente