Capítulo 348 – La Debilidad del Conejo…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Bai Xiaochun más que nunca sentía que estaba siendo acusado injustamente. Convocó al instante todo el poder de su Núcleo Dorado del Dao de los Cielos, e incluso su Cuerpo de Rey Celestial Imperecedero. Aunque esto le daba una velocidad increíble, no le hacía más rápido que el conejo. Además, el conejo estaba demostrando ser muy astuto, y sabía exactamente donde patearlo para que le doliera más.

Ya fruncía el ceño miserablemente, al borde de las lágrimas, consideró usar los tres tesoros preciosos que le acababan de dar. Pero antes de que pudiera, el conejo salió disparado con una velocidad deslumbrante, haciendo que aparecieran una serie de estallidos sónicos detrás de él, y pateaba a Bai Xiaochun una y otra vez.

Lo más horrible de todo, era que el conejo de hecho decidió patearlo en la cara…

Bai Xiaochun sentía que se estaba volviendo loco. El conejo obviamente se rehusaba a darle una oportunidad de usar sus tesoros preciosos, todo fuera por su intento de abusar de él para su venganza.

—¡No me puedes culpar de todo! ¡Tú eres al que le encanta repetir todo! T-t-tú… ¡¡eres un abusador!!

El conejo rugió detrás de él, —¿Te crees que quiero repetir todo lo que dicen los demás? ¡Maldita sea! ¡Nadie te pidió que sacaras el tema! Esto… ¡todo eso es tu culpa! —El conejo siguió desatando más y más patadas sobre Bai Xiaochun.

—¡Todo es tu culpa! ¡Sobretodo la última vez! ¡No puedo creer que solo dijeras media frase! ¿¡¿¡Tenías alguna idea de que casi me vuelves literalmente loco!?!?

—Escúchame pequeño bastardo, la próxima vez que esté repitiendo lo que dicen los demás, ¡¡más te vale terminar tus frases!! —Mientras más se enojaba el conejo, pateaba a Bai Xiaochun de manera cada vez más despiadada.

A Bai Xiaochun ya le dolía todo el cuerpo y ya se estaba empezando a enfurecer.

—¡Está tratando de matarme! —aullaba—. ¡¡Está tratando de matarme!!

—¡Alguien sálveme! ¡Soy el joven patriarca de la Secta Desafiadora del Río! ¡He derramado mi sangre por la secta!

—¡¡Sálvenme patriarcas!! —Pero sin importar que tan fuertemente gritara, los maestros Daoístas en el Alma Naciente no respondían en lo absoluto. Bai Xiaochun sentía que todo era muy injusto.

—¡¡Estás llevando las cosas demasiado lejos conejo!!

—¿Y qué si solo dije media frase? Si hubiera dicho más y lo repetías, ¡hubiera perdido mi pobre e insignificante vida!

—Si dije media frase en ese entonces, ¡entonces también diré media frase la próxima vez!

—Es más, lo haré justo ahora… ¿Qué viene después de, yo, Bai Xiaochun? ¡Dime! ¡Vamos de prisa dilo! ¿¡¿¡Qué viene después de, yo, Bai Xiaochun?!?!

Cuando estas palabras salieron de su boca, el conejo repentinamente se estremeció. Apareció una mirada vacía en sus ojos y repentinamente se detuvo en medio del aire

Yo, Bai Xiaochun…

Al ver esto, Bai Xiaochun quedó boquiabierto, y ocurrió lo mismo con otros discípulos que habían venido a ver lo que pasaba. Todos veían al conejo, quien ahora se veía completamente distinto de antes.

En vez de mantener sus manos juntas en su espalda, se puso en cuatro patas como un conejo normal. Tenía las orejas de puntas hacia arriba, y empezó a repetir las mismas palabras una y otra vez.

El corazón de Bai Xiaochun ya latía con fuerza, pero en vez de seguir escapando, gritó, —Vamos, ¡dime! ¡¿Qué palabras vienen después de, yo, Bai Xiaochun?!

El conejo aullaba igual de nervioso, —Yo, Bai Xiaochun…

—¡Vamos, dime! ¡Dilo! —Ya con una apariencia emocionada, Bai Xiaochun dio varios pasos adelante hacia el conejo. Ahora que había descubierto lo que parecía ser la debilidad del conejo, estaba ansioso de aprovecharse.

—Yo, Bai Xiaochun —Los ojos del conejo estaban tan rojos que parecía que empezarían a sangrar. Tenía el pelaje de puntas, y la presión que le ponía Bai Xiaochun lo había llevado al borde del colapso. Y entonces, dejó salir un rugido retumbante como un trueno, se volteó y empezó a correr por su vida. Al mismo tiempo, empezó a gritar todo tipo de chismes, y una gran cantidad de ellos tenían que ver con el Patriarca Alma Carmesí. Este incluso salió en persona enfurecido e intentó perseguir al conejo, pero desapareció poco después.

Finalmente, Bai Xiaochun se había dado cuenta que el conejo no era mentalmente estable. A veces tenía la mente clara y otras veces no. Solo cuando estaba lúcido actuaba como ese viejo bastardo. Pero lo más importante era que este último encuentro le había dejado una impresión muy profunda; eso de decir solo media frase podía llevar al conejo prácticamente hasta el colapso…

—¡Así que así son las cosas! ¡Jajaja! Insignificante conejito. ¡Cómo te atreves a intentar meterte con Bai Xiaochun! ¡Veamos si te atreves a hacerlo de nuevo en el futuro! —Dejó salir un suspiro de alivio, y estaba a punto de seguir alardeando, cuando repentinamente se dio cuenta de que el Patriarca Alma Carmesí había abandonado su persecución del conejo, y en este momento estaba mirando hacia él fijamente, claramente enfurecido.

Luego recordó algunas de las cosas que había dicho el conejo, bajó rápidamente su cabeza y se apresuró a volver a su cueva de inmortal.

—No fue mi culpa, —dijo—. ¡Nadie quiso ayudarme! ¡Todos simplemente se quedaron viendo como ese conejo le daba una paliza al pobre joven patriarca! —Se frotó la cara insatisfecho y decidió que lo mejor sería no salir muy a menudo. Después de todo, si terminaba siendo perseguido de nuevo por el conejo, quien sabe que podría decir esa cosa.

—Por cierto, ¿qué hay de Brutus? ¿A dónde se habrá ido? Hace días que no lo veo. ¡Seguro que está por ahí metiéndose con alguna bestia hembra! —Pero debido a la conexión especial que había entre los dos, podía darse cuenta de que Brutus estaba seguro, así que no pensó mucho en el asunto.

—Ah como sea. No me había tomado el tiempo de descansar y recuperarme después de alcanzar el Núcleo Dorado del Dao de los Cielos. Será mejor aprovechar ahora e ir a meditación aislada —Y así tomó su decisión. Selló de inmediato su cueva de inmortal y empezó a concentrarse en su cultivo.

El tiempo pasó. Un mes después abrió sus ojos y descubrió que su base de cultivo estaba mucho más estable que antes, e incluso progresó un poco. Hecho esto, le dio una palmada a su bolso de almacenamiento y sacó una tablilla de jade.

Esa tablilla era totalmente negra, y no se veía muy impresionante. Pero cuando puso sus manos sobre ella, lo inundó una sensación de frialdad muy intensa. Esta era justamente la técnica que Sectaglacial le había dado…

Después de escanear la tablilla de jade con su sentido divino, la expresión de Bai Xiaochun cambió llena de sorpresa.

—¡El Conjuro del Desarrollo de la Voluntad de la Escuela Glacial!

—El cultivo de esta técnica requiere de agua del Río Alcance Celestial. Pero en vez de consumirla, se altera su estructura en dos tipos: La «Glacial», y la «Voluntad»…

—Usa la técnica para formar el frío Glacial, y usa el Glacial para desarrollar la Voluntad…

—Al dominarla, la Voluntad del individuo podrá congelar todo en un área y llenarla con una frialdad glacial. Hmm… ¿Qué será esta «Voluntad» de la que habla? —A medida que seguía estudiando la tablilla de jade, se sorprendía cada vez más. Y eventualmente bajó la tablilla de jade.

—Así que la Voluntad es el nivel supremo del poder de control, algo completa y absolutamente extraño. En esencia, ¡surge al fusionar el poder de control con los pensamientos propios!

—El Arte del Control de Caldero de Qi Violeta se encarga de generar este poder de control, y el Conjuro Alcance Celestial de Qi Violeta usa ese poder de control para crear el Ojo Dharma Alcance Celestial. Este, es tan solo el paso inicial para fusionar el poder de control con los pensamientos. El Conjuro del Desarrollo de la Voluntad de la Escuela Glacial involucra una fusión completa de los pensamientos con el poder de control. Y entonces, una verdadera Fuerza de Voluntad puede ser generada y desarrollada…

Bai Xiaochun inhaló profundamente, y volvió a recoger lentamente la tablilla de jade. Finalmente, comprendía la verdad; las técnicas de la Secta Corriente Espiritual eran escalones que llevaban a la forma de poder absoluta: ¡La Voluntad!

—En ese caso, ¡definitivamente podré tener éxito con mi Gran Magia de Control Humano!

—De hecho, usando la Voluntad, ¡podré completar mi trabajo con los poderes de la gravedad y repulsión!

—La Voluntad… —murmuró. Volteó a ver una roca en un rincón de la cueva de inmortal, e intentó usar solo sus pensamientos para hacer que se elevara por el aire.

Casi de inmediato, la pequeña roca tembló un poco. Aunque no se elevó, Bai Xiaochun ya estaba maravillado. Acababa de mover esa roca sin ninguna magia, sin usar el poder de su base de cultivo, y sin usar ninguna habilidad divina. Había usado solo sus pensamientos.

Después de que pasara algo de tiempo, suprimió su emoción y empezó a pensar en conseguir un gran barril de agua del Río Alcance Celestial para empezar a cultivar. Aunque de repente, recordó su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre. Cerró sus ojos y empezó a revisar la información que había recibido del legado del Ancestro de Sangre, el tercer volumen…

¡Los Tendones Imperecederos!

Los tendones eran la fuente de la velocidad y el poder, los tendones podían hacer que una persona fuera fuerte y resistente. Cuando combinabas estos niveles de poder y velocidad en un puñetazo, ¡los sorprendentes resultados superarían cualquier cosa que hubiera usado antes!

Y lo que era aún más fantástico era que la combinación suprema de la velocidad y el poder de la técnica de los Tendones Imperecederos, le podía llevar a obtener una habilidad divina increíble, ¡una magia restrictiva que podría ser desatada con cualquier patada o puñetazo!

¡Era una magia restrictiva que podía sellarlo absolutamente todo!

Los primeros dos volúmenes de la Técnica Imperecedera le habían proveído con habilidades divinas milagrosas además de mejoras supremas al poder de su cuerpo carnal, y esta no era la excepción.

—¡La Restricción Imperecedera! —Los ojos de Bai Xiaochun brillaban intensamente. ¡Esta era una habilidad divina que se obtenía con el tercer volumen, del mismo modo que lo fueron el Agarre Destructor de Gargantas y la Embestida Sacude Montañas!

A diferencia de los otros dos volúmenes, los Tendones Imperecederos no estaban divididos en niveles diferentes. En cambio, ¡la meta era aplicar la técnica sobre cada parte del cuerpo!

¡Estaba dividida entre las cuatro extremidades el torso y la cabeza!

¡La única manera de dominar esta técnica, era aplicarla a cada una de estas partes del cuerpo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente