Capítulo 345 – Cosa Inmunda…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Los Cielos y la tierra parecían no ser más que una gran masa de oscuridad. Cuando esa figura en túnica blanca apareció, una frialdad siniestra se extendió por todos lados. Debido a la oscuridad que rodeaba a esa figura, apenas era posible identificarla como una mujer.

Su cabello largo fluía a su alrededor a medida que caminaba por el campo de batalla en medio de la oscuridad de la noche.

A donde quiera que iba, todo a su alrededor parecía enfriarse tanto que prácticamente se convertía en hielo. Las plantas y la vegetación se marchitaban como si la mujer de blanco estuviera absorbiendo su fuerza vital. Al mismo tiempo, la fuerza vital propia de esa figura se hacía más fuerte rápidamente.

En poco tiempo, llegó junto a una pila de cadáveres que les pertenecieron alguna vez a cultivadores de la Corte del Río del Cielo. Al verlos, sonrió y luego inhaló profundamente, lo que hizo que los cadáveres empezaran a descomponerse. En apenas un instante, los cadáveres se redujeron a nada más que esqueletos que parecía que hubieran estado muertos desde hace años.

Esa joven mujer no se detuvo allí. Siguió adelante por el campo de batalla, haciendo que un gran número de cadáveres se convirtieran en esqueletos. Y mientras esto ocurría, su cuerpo se hacía cada vez más claro. Al final, estiró un poco su cuello y se fue flotando a otro lugar donde yacían un gran número de cadáveres de cultivadores de la Corte del Río del Cielo.

Esta ubicación le pertenecía a la División Corriente de Sangre, y estos cadáveres se habían apartado para usarlos en su refinación de cadáveres. El área entera estaba sellada fuertemente con formaciones de hechizos, pero estas no eran ningún obstáculo para esta joven. Flotó justo a través de ellas hasta llegar sobre los cadáveres. Y entonces apareció un extraño resplandor en sus ojos y volvió a inhalar profundamente una vez más…

Al instante, esa vasta cantidad de cadáveres empezó a descomponerse. Y en un abrir y cerrar de ojos, más de 10.000 cadáveres se habían convertido en tan solo una pila de huesos. Algunos incluso se disolvieron haciéndose cenizas.

A estas alturas, las facciones de la joven eran aún más claras. Después de que pasara un momento, dejó salir un pequeño eructo, y luego observó lentamente hacia el cielo. Las nubes negras estaban empezando a desvanecerse, y un poco de luz de la luna se proyectó hacia abajo revelando su rostro.

Sorprendentemente, ¡esta joven era Gongsun Wan’er!

—Bueno, ya no me estoy muriendo de hambre, pero que lástima que estuvieran todos muertos. ¡Si tan solo pudiera comerme algo vivo! —Sonrió cubriendo su boca y luego se volteó y se desvaneció en medio del aire.

Con su partida, esas nubes oscuras desaparecieron completamente, permitiéndole nuevamente a la luz de la luna brillar sobre un campo de lo que ahora era una pila de huesos blancos.

Nadie pudo detectar a Gongsun Wan’er esa noche, ni siquiera los patriarcas en el Alma Naciente…

Bai Xiaochun repentinamente estornudó al sentir que una sensación gélida le pasaba por el cuerpo. Al salir de su estado de meditación en trance, observó a su alrededor un momento, pero después de ver que no había nada fuera de lo ordinario volvió a cerrar los ojos.

Al amanecer de la mañana siguiente, los discípulos responsables por los cadáveres se dieron cuenta repentinamente que estos cuerpos ya no eran más que huesos. Quedaron boquiabiertos y poco después surgieron gritos alarmados por el aire, este asunto causó una gran conmoción en la Secta Desafiadora del Río.

—Qué… ¿¡Qué pudo haber pasado!?

—Cielos, ¿cómo pudieron haberse descompuesto todos los cadáveres en solo una noche?

—No queda ni una pizca de carne o sangre en ellos. Pareciera que hubieran estado muertos desde hace muchos años. ¡Definitivamente no estaban así ayer!

Conforme se extendían estas noticias, todos quedaron completamente sorprendidos. Hasta los patriarcas que estaban en medio de su reunión sobre las reglas de la secta quedaron conmocionados.

Bai Xiaochun eventualmente también se vio perturbado por el escándalo, y rápidamente salió a ver que estaba pasando. Mientras flotaba allí en el aire pudo escuchar varias discusiones y luego fue a ver a los cadáveres en el campo de batalla.

—¿Qué ocurrió? —pensó sorprendido. El hecho de que toda la carne y sangre se hubiera esfumado de los cadáveres le daba una muy mala sensación.

Fue en ese momento exacto que salieron más de diez rayos de luz disparados desde el Monte Desafío del Río. Eran justamente los patriarcas de las cuatro divisiones, quienes aceleraron en dirección al distrito de refinación de cadáveres de la División Corriente de Sangre, con expresiones muy serias en el rostro.

Detrás de ellos había un gran número de cultivadores en la Formación del Núcleo. Al ver lo que ocurría, Bai Xiaochun salió volando rápidamente para unírseles.

Ya se habían reunido un gran número de cultivadores en el área, y estaban discutiendo la situación. Cuando vieron que los patriarcas y los expertos en el Núcleo Dorado llegaron, se calmaron rápidamente. Pero aún se podía ver expresiones de curiosidad en sus caras; podían darse cuenta de que los eventos de la noche anterior claramente eran algo importante.

Obviamente, el hecho de que la carne y sangre de los cadáveres haya sido absorbida, significaba que alguien tenía que haberlo hecho. Si estas noticias se extendían, definitivamente causaría problemas.

Los patriarcas en el Alma Naciente llegaron rápidamente al distrito de refinación de cadáveres y empezaron a investigar. Y poco después apareció un brillo en sus expresiones.

Esto era especialmente cierto de los tres patriarcas más poderosos, los expertos en el gran círculo del Alma Naciente, Sectaglacial, el Maestro Viento Divino y Alma Carmesí. Podían sentir un aura residual en el área que hizo que sus expresiones se tornaran muy severas. Después de intercambiar miradas, el Maestro Viento Divino de la División Corriente de Sangre procedió a decir, —Cuando el Baniano del Cielo Monstruoso fue arrancado de sus raíces, creó fisuras en la tierra por las que empezó a salir qi terrestre. Esto fue lo que causó el evento. No hay necesidad de entrar en pánico. Estableceré algunas formaciones de hechizos para mantener sellado el qi terrestre.

Después, Sectaglacial y Alma Carmesí realizaron declaraciones similares. Considerando su reputación en la secta, estas palabras calmaron rápidamente el corazón de la mayoría de los discípulos.

Pero Bai Xiaochun no estaba muy lejos de los cultivadores en el Alma Naciente, y cuando vio a su alrededor, pudo sentir al instante un aura muy fría en el área. Incluso había algunas hebras de qi gélido que entraron a su cuerpo e hicieron que su fuerza vital se entorpeciera.

No le creía para nada a la explicación de los patriarcas, pero dudó por un momento y volteó a ver a Sectaglacial. Este le dio un vistazo muy particular lleno de significado, indicándole que se mantuviera callado.

Este asunto se decidió ignorar rápidamente. Las cuatro divisiones les confiaron a varios discípulos importantes la tarea de guiar las conversaciones en la secta. Esto sumado al hecho de que todos estaban tan ocupados y que no hubo ningún cultivador vivo que se viera afectado, permitió que el asunto se olvidara rápidamente. Aunque algunos aún conservaban sus sospechas, nadie intentó buscar más información al respecto.

Pero esa misma noche, hubo una reunión secreta en el Monte Desafío del Río, entre los patriarcas y los cultivadores en la Formación del Núcleo. Bai Xiaochun estaba presente.

El Maestro Viento Divino de la División Corriente de Sangre observó a los cultivadores en la Formación del Núcleo reunidos, y empezó a explicar lentamente.

—Lo más extraño, es que ninguno de nosotros, los patriarcas pudimos detectar nada inusual durante los extraños eventos de la noche anterior…

—A esos cadáveres se les absorbió completamente toda la sangre y carne, y aunque no contenían ninguna fuerza vital verdadera, si hubieran contenido otros poderes extraños. Lo más raro de todo, es que los cadáveres originalmente tenían una fuerte aura de la muerte. ¡Pero mi inspección anterior no reveló ni un rastro de esta aura!

—La única aura que permanecía en el área, era algo extremadamente siniestro, ¡algo similar al poder del Inframundo de las Nueve Serenidades!

—Solo espero que la conclusión de los patriarcas sobre el asunto no esté errada… Al parecer, algo visitó a la Secta Desafiadora del Río anoche, algo que no debería ni siquiera existir en el mundo de los vivos, ¡el poderoso fantasma de alguna entidad ya muerta!

—Solo los fantasmas de aquellos que ya están muertos viven del aura de los muertos. Además, después de alcanzar cierto nivel de poder, ¡estos fantasmas requieren fuerza vital de seres vivientes!

Considerando que el Maestro Viento Divino era un maestro Daoísta en el Alma Naciente, todos escucharon sus palabras tranquilamente y las tomaron seriamente.

Los cultivadores en la Formación del Núcleo estaban completamente impactados. Y Bai Xiaochun por su parte se puso totalmente pálido.

—Un fantasma… —pensó temblando y poniéndosele la piel de gallina.

El siguiente en hablar fue el Patriarca Alma Carmesí, quien dijo con una voz áspera y un resplandor extraño en sus ojos. —No hay necesidad de preocuparse. Solo les damos esta información para que estén en guardia. ¡Los demás patriarcas y yo montaremos una poderosa formación de hechizos! Si el fantasma aparece de nuevo, ¡nos aseguraremos de que sea completamente destruido!

Conforme su mirada pasaba sobre los cultivadores en la Formación del Núcleo, esta se detuvo por un momento en Bai Xiaochun, quien en este momento temblaba y fruncía el ceño miserablemente, parecía estar al borde de las lágrimas.

Y fue con este completo y absoluto terror que Bai Xiaochun partió del Monte Desafío del Río. Sus ideas estaban completamente en caos, y no podía dejar de pensar en ese momento en el que repentinamente se despertó de su meditación la noche pasada. En ese momento, se le puso la piel de gallina.

—¿¡¿¡No me digas que alguna cosa inmunda me estaba viendo anoche!?!? —Al llegar a este punto en sus ideas, Bai Xiaochun casi termina gritando. No se atrevía a volver al lugar en el que había estado confeccionando píldoras el día anterior, decidió quedarse en el Monte Desafío del Río. En lo que a él concernía, quedarse cerca de los patriarcas obviamente era lo más seguro.

Ya que era el joven patriarca de la secta, tenía permitido tomar una pequeña área para sí mismo en el Monte Desafío del Río, a donde personalmente decidió abrir una cueva de inmortal sencilla. Luego recordó esa cosa inmunda de la noche pasada y se le puso la piel de gallina de nuevo. Apretó sus dientes y fue a buscar a algunos discípulos de la División Corriente Profunda para que lo ayudaran a montar algunas formaciones de hechizos defensivas.

La mayoría de los cultivadores de la secta estarían contentos con una formación de hechizos, pero Bai Xiaochun estaba completamente aterrado en este momento, así que buscó a decenas de los mejores expertos de la División Corriente Profunda. Y con su ayuda, decenas de formaciones de hechizos, la mayoría diseñadas para alejar a espíritus malignos.

Los expertos de la División Corriente Profunda se fueron con expresiones muy raras en la cara. Pero Bai Xiaochun aún no se sentía seguro. Se decidió, y gastó una enorme cantidad de puntos de mérito para comprar una cantidad gigantesca de talismanes de papel, la mayoría diseñados para alejar o suprimir a espíritus malignos. Después de pegarse encima tantos talismanes, se veía como un bollo de arroz hervido, y finalmente se sintió tranquilo.

—¡Hmmmphh! Esa cosa inmunda ya no se atreverá a causarme problemas. Estoy muy cerca de los patriarcas, tengo una tonelada de formaciones de hechizos montadas, y tengo listos todo tipo de talismanes. ¡Me niego a creer que ese fantasma se atreverá a acercarse! —Finalmente dejó salir un suspiro de alivio y salió caminando por la puerta de su cueva de inmortal.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente