Capítulo 341 – ¡El Verdadero Espíritu Despierta!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La batalla se tornaba más amarga que nunca. Pero claro, las bajas de la Corte del Río del Cielo eran mucho más altas que las de la Secta Desafiadora del Río. Había personas heridas o asesinadas a cada momento, lo que ya había llevado a toda la secta a un silencio prolongado.

Justo en el centro de la Corte del Río del Cielo, había un árbol que crecía sobre ese otro gran árbol. En la cima de este pequeño árbol había una cabaña de madera, afuera de la cual estaba de pie un viejo con una túnica blanca, quien observaba hacia afuera a la batalla. Desde su posición, eran claramente audibles las explosiones y los gritos del campo de batalla.

Tenía una apariencia completamente exhausta, y si uno lo veía de cerca, se podía detectar el aura de la muerte. Parecía estar a punto de dejar salir su último aliento.

Junto al viejo, había un chico apuesto con labios rosados y dientes blancos. Se veía casi lindo como una chica, y hasta emanaba un aroma fragante. Llevaba ropas limpias y frescas, y casi parecía algún tipo de criatura celestial. Tenía sus manos juntas en su espalda mientras estudiaba el campo de batalla. De hecho, se veía particularmente interesado en Bai Xiaochun.

Después de un largo momento, el viejo habló con una voz que parecía estar áspera por su cansancio. —Compañero Daoísta Li, ¿acaso aún no ha sido suficiente?

El chico sonrió y volteó hacia el viejo. —Oh claro que no, aún no. —Suspiró—. Compañero Daoísta Chen, si hubieras sabido que las cosas saldrían de esta manera, ¿te hubieras arrepentido antes de tus pecados?

El viejo permaneció en silencio por un momento. Luego sus ojos parecían haberse oscurecido un poco más y dijo, —¿Cuándo será suficiente? Ya han muerto bastantes personas.

Después de pensar por un momento, el chico sonrió y dijo, —Está bien, de acuerdo. Qué tal esto: saca el poder de reserva de tu Corte del Río del Cielo. Una vez sea destruido, podremos terminar con el castigo.

Al escuchar esto el viejo se vio como si se hubiera agotado aún más. Muchas personas de hecho ya habían asumido que estaba muerto. Pero el verdadero patriarca de la Corte del Río del Cielo, era este viejo que estaba en el Reino Deva, y tenía muchas maneras de prolongar su vida, incluso después de recibir heridas horribles. A pesar de ser como una lámpara de aceite a punto de apagarse, aún seguía viviendo.

La Secta de la Polaridad del Dao del Cielo Estrellado no quería erradicar completamente a la Corte del Río del Cielo. En cambio, querían que este viejo viera como era destruida. Querían que entendiera que este era su castigo. Solo después de que murieran suficientes cultivadores, podrían los discípulos restantes tener una oportunidad de seguir viviendo.

El viejo suspiró y luego estiró su mano y le dio un pequeño toque al tronco del árbol que estaba junto a él.

El árbol se estremeció, y el efecto se extendió rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos, el Baniano del Cielo Monstruoso entero temblaba. Después, ¡un incontable número de insectos blancos empezaron a arrastrase hacia afuera desde el interior del árbol!

Cada uno de estos insectos tenía apenas el tamaño de un dedo, pero dejaban salir chillidos punzantes, junto a auras poderosas. Apenas aparecieron, empezaron a volar por el cielo.

Este desarrollo causó un alboroto de inmediato. La batalla se detuvo momentáneamente a medida que ese enjambre de criaturas salía volando del Baniano del Cielo Monstruoso. Solo tomó un momento para que taparan el cielo entero; era completamente escalofriante.

Solo unos pocos cultivadores de la Corte del Río del Cielo reconocían a esos insectos, y cuando lo hicieron, aparecieron miradas de terror en sus rostros.

La secta entera estaba llena de insectos blancos y del zumbido que emitían al volar. Todos veían sorprendidos como ese sinfín de insectos se elevaba, creando un mar de insectos.

Si un mar de insectos fuera todo, quizás no hubiera sido gran cosa. Pero estos insectos empezaron a agruparse, y en poco tiempo, ¡formaron la figura de un escarabajo feroz y descomunal!

Después de formarse, el escarabajo ya no era blanco, sino de un color rojo brillante. Tenía 3.000 metros de largo y estaba cubierto con púas feroces que emanaban el brillo negro de un veneno letal.

Al terminar de formarse, el enorme escarabajo dejó salir un chillido aterrador que hizo que un gran número de cultivadores tosieran grandes bocanadas de sangre. Esto incluía a ambos, la Corte del Río del Cielo y la Secta Desafiadora del Río.

La naturaleza aterradoramente feroz de este escarabajo hizo que el corazón de todos los presentes se conmocionara.

Incluso Bai Xiaochun quedó temblando al ver el escarabajo. A pesar de su avance reciente a la Formación del Núcleo, ¡el aura del escarabajo lo dejó temblando con absoluto terror!

—¡¡Un escarabajo de la muerte!!

—¡Uno de los dos poderes de reserva de la Corte del Río del Cielo! ¡¡Un escarabajo de la muerte!! —Los numerosos cultivadores en el Alma Naciente de la Secta Desafiadora del Río claramente estaban sorprendidos. Sectaglacial y el Maestro Viento Divino intercambiaron miradas, y cada uno podía ver la expresión de seriedad en el otro.

Después de dejar salir un rugido poderoso, el escarabajo se abalanzó hacia adelante, escupiendo una gran cantidad de fluido verde que salpicaba como si fuera agua de lluvia. Todo lo que tocaba empezaba disolverse, ¡incluso el suelo!

Al instante, surgieron gritos miserables por todos lados; incluso los cultivadores de la Corte del Río del Cielo se veían afectados.

El poder corrosivo de esa lluvia ácida estaba mucho más allá de cualquier cosa que Bai Xiaochun hubiera podido crear con su confección de píldoras. Y empezó a retroceder aterrado.

—¿¡¿¡Qué es esa cosa tan espantosa!?!?

Mientras la mente de todos daba vueltas por el asombro, el escarabajo de la muerte se puso en movimiento, mandando prácticamente una lluvia de púas por todos lados. Luego, abrió su boca, mordió hacia un cultivador en la Formación del Núcleo y se lo devoró entero.

Después de eso, aterrizó con fuerza en el suelo, a donde se convirtió en una bola y empezó a dar vueltas por todos lados aplastando todo a su paso hasta que no quedara más que una pasta ensangrentada.

Ni siquiera los ataques de los cultivadores en el Alma Naciente podían hacer nada para detenerlo. Incluso cuando algunos de los ataques más particularmente poderoso tenían éxito, el gran insecto simplemente se deshacía en un incontable número de insectos más pequeños, y luego se volvía a reformar.

Adentro de la cabaña de madera, el chico empezó a aplaudir lentamente. Entonces dijo sonriendo, —Oh, un escarabajo de la muerte. ¡Un excelente tesoro espiritual de grado medio!

El viejo permaneció en silencio.

—Esta Secta Desafiadora del Río tiene un buen número de poderes de reserva a su disposición, pero todos son tesoros espirituales de grado mortal. Aunque tienen ese extraordinario Ancestro de Sangre. Qué lástima que los patriarcas emitieron la orden de no tocarlo. —dijo el chico lamentándose y sacudiendo su cabeza.

—Aunque escuché que su División Corriente Espiritual tiene un origen muy misterioso. ¿Quizás tengan un tesoro espiritual que pueda ampliar nuestros horizontes? —El chico solo se interesaba cada vez más en lo que ocurría.

Mientras veía el campo de batalla, el escarabajo de la muerte se movía de manera aplastante de un lado a otro, infringiendo un daño serio a la Secta Desafiadora del Río.

Si la situación no era resuelta, la cantidad de muertes involucradas sería algo muy serio. Y en este momento, los patriarcas de la Secta Desafiadora del Río voltearon todos hacia Sectaglacial.

El Maestro Viento Divino sonaba bastante ansioso y dijo, —Hermano Sectaglacial, ¡¿no dijiste que te encargarías de ese escarabajo de la muerte?!

El patriarca fundador Sectaglacial vaciló por un momento. Pero luego observó al enorme escarabajo de la muerte y apretó sus dientes con firmeza. Sin decir nada, salió disparado por el aire hacia el Buque de Guerra Alcance Celestial de la División Corriente Espiritual que estaba en el río.

Después de que pasara el tiempo de diez respiros, el escarabajo de la muerte dejó salir otra lluvia de ácido y mandó otra oleada de púas disparada. Cada vez se oían más gritos a pesar de que los cultivadores en el Alma Naciente de la Secta Desafiadora del Río daban su mejor esfuerzo por bloquear los ataques. Y fue entonces… que un aura impresionante repentinamente empezó a surgir en el río, ¡específicamente desde el Buque de Guerra Alcance Celestial de la División Corriente Espiritual!

En respuesta al aura, el escarabajo de la muerte se estremeció. Y este no era el único. Todos los cultivadores sobre el campo de batalla, desde la Condensación de Qi hasta el Alma Naciente, todos temblaban de manera incontrolable. Sus rostros empezaron a cambiar y sus bases de cultivo empezaron a salirse de control.

Incluso el chico en la cabaña de madera estaba claramente impactado. Y entonces apareció una mirada de solemnidad sin precedentes en su rostro mientras veía hacia el Buque de Guerra.

—Eso es…

El rostro del viejo cambió, y apareció una mirada de total incredulidad en su rostro.

—¡¿Un tesoro espiritual de alto grado?!

En alguna parte del campo de batalla, estaba Gongsun Wan’er, quien hasta hace un instante llevaba una expresión despreocupada en su rostro. Pero repentinamente se detuvo, y apareció un resplandor misterioso en sus ojos a la vez que volteaba hacia el Buque de Guerra Alcance Celestial.

Fue como si todo el campo de batalla se paralizara. Incluso el Baniano del Cielo Monstruoso, quien todo este tiempo y hasta hace un momento, había estado intentando liberarse continuamente del agarre del Ancestro de Sangre, repentinamente se detuvo.

En una recámara secreta fuertemente vigilada del Buque de Guerra Alcance Celestial, Sectaglacial estaba de rodillas frente a un ataúd. Adentro, estaba el cadáver de una pequeña niña, ¡cuyos ojos acababan de abrirse!

Esa aterradora aura que acababa de aparecer vino en el momento en el que abrió sus ojos.

Sectaglacial temblaba, y levantó su voz un poco para decir, —Verdadero Espíritu, ¡por favor extermine a este escarabajo de la muerte!

En el momento en el que las palabras salieron de su boca, el cadáver de la pequeña niña se desvaneció del ataúd.

Cuando reapareció, ¡estaba en el aire sobre el Buque de Guerra Alcance Celestial!

Allí estaba flotando la pequeña niña, observando en silencio hacia el cielo, tenía una expresión de curiosidad y confusión en sus ojos, casi como estuviera pensando en el pasado. Mientras flotaba allí en silencio, todos los ojos se centraron sobre ella.

Todos podían sentir como sus mentes y sus corazones temblaban, y los inundaba una urgencia de inclinarse en veneración. Incluso el chico en la cabaña de madera temblaba de manera visible.

—Eso es… eso es… —su rostro estaba lleno con una mirada de completa y absoluta incredulidad.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente