Capítulo 264 – Desastre Cocinándose…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par, a la vez que daba un paso adelante para sujetar la hoja dorada. Aparte de su color inusual, no parecía haber nada especial sobre ella.

En cuanto al caparazón de tortuga, estaba totalmente inmóvil, e irradiaba un aire de completa y absoluta antigüedad. Sin embargo, no tenía para nada la apariencia de una reliquia de indestructibilidad eterna que Bai Xiaochun estaba esperando.

“¿Dónde está la reliquia de la indestructibilidad eterna?” exclamó. Luego empezó a buscar como loco a su alrededor, a ver si había algo más en el área. Sin embargo, además del caparazón de tortuga y la hoja dorada, no había más nada.

A cierto punto, mordió la hoja dorada, pero estaba tan dura que casi se rompen sus dientes. Estaba claro que no se supone que fuera comida. Bai Xiaochun estaba empezando a volverse loco. Sus ojos estaban inyectados de sangre, y empezó a preguntarse si se la habían jugado. Rápidamente, sacó el alma del impostor de Cripta Nocturna.

“¡¡Maldita sea, dime el secreto de la indestructibilidad eterna!!” dijo Bai Xiaochun molesto. “Lo único que hay aquí es esta hoja, y este caparazón de tortuga. ¡¡Son completamente inútiles!!”

El alma del impostor de Cripta Nocturna se quedó viendo a su alrededor con una mirada vacía, claramente desconcertado. “¡Esto es imposible! La secta misteriosa definitivamente dijo que era aquí…”

Bai Xiaochun sentía cada vez más que se la habían jugado. Cuando recordó todo el esfuerzo y sufrimiento que había puesto en esta misión, incluso arriesgando su propia vida, solo para venir y no encontrar nada, sintió más que nunca en su vida que había sufrido una injusticia.

Buscó un poco más a su alrededor, pero para su cada vez mayor desesperación, no encontró nada. Al final, se quedó viendo al caparazón de tortuga, por supuesto que le encantaban las tortugas, pero este caparazón de tortuga era diminuto, mucho más pequeño que incluso su wok de tortuga.

“¿No me digan que la reliquia de la indestructibilidad eterna es este caparazón de tortuga? ¿Pero qué se supone que hace…?” Bai Xiaochun estaba listo para llorar. Suspirando y frunciendo el ceño miserablemente, finalmente guardó el caparazón de tortuga y la hoja dorada en su bolso de almacenamiento, y luego se fue caminando por la puerta brillante. Al ver al agujero que había excavado en el piso de la cueva de inmortal, frunció más el ceño, y empezó a rellenarlo. Después de un tiempo, habiéndose asegurado de que se viera exactamente igual que cuando llegó, se fue caminando.

Una vez afuera de la cueva de inmortal, suspiró profundamente, y luego observó al cielo. Para él, se sentía como si el mundo entero le hubiera jugado una gran broma…

“Todo mi esfuerzo y sufrimiento…”

“Las cosas hasta estuvieron tan peligrosas que casi muero…”

“Yo… yo…” Regresó al Templo del Maestro de Sangre sintiéndose irritado, luego sacó la hoja dorada y el caparazón de tortuga y los estudió un poco. Eventualmente, se dio cuenta de que la hoja dorada era extremadamente resistente, y aparentemente, era imposible de romper.

Sin embargo, aparte de esto, no parecía tener nada especial. Sospechaba que la hoja tenía que contener alguna técnica oculta en ella, pero incluso después de abrir su Ojo Dharma Alcance Celestial, no pudo ver nada.

En cuanto al caparazón de tortuga, parecía muerto, completamente seco, aunque relativamente robusto. Hacía mucho tiempo, había existido una tortuga viva dentro de este caparazón, pero ahora, la tortuga no era más que un cadáver.

Bai Xiaochun no pudo descansar esa noche. Para la mañana siguiente, sus ojos estaban inyectados de sangre, y finalmente decidió abandonar su investigación. Dejó salir un gran suspiro, lleno de dolor y descontento.

El alma del impostor de Cripta Nocturna estaba tan asustada, que no se atrevía a decir absolutamente nada, por temor a que Bai Xiaochun podría estallar y matarlo. Sin embargo, no podía evitar sentir que sufría una gran injusticia por todo este asunto; ¡él no había estado mintiendo!

Mientras más se desesperaba, Bai Xiaochun se dio cuenta de que no deseaba quedarse más tiempo en la Secta Corriente de Sangre. Suspirando continuamente, empezó a pensar en una razón para irse. Sin embargo, mientras hacía esto, un rayo de luz salió disparado desde cada una de las otras tres montañas.

Dentro de esos tres rayos de luz se encontraban los otros tres maestros de sangre. Cuando llegaron al Pico Medio, sus expresiones eran casuales y relajadas, y aparentemente simplemente habían venido a charlar. Bai Xiaochun no pudo evitar preguntarse cuál era su verdadero propósito, pero los recibió de buen humor. Estuvieron simplemente charlando de cosas aleatorias por un rato.

Hasta que finalmente, el maestro de sangre del Pico Ciénaga Menor no pudo contenerse y fue al grano.

“Cripta Nocturna,” dijo. “Los tres hemos obtenido una información clasificada. Bai Xiaochun, el experto en el Establecimiento de la Fundación del Dao de los Cielos de la Secta Corriente Espiritual, no ha estado en meditación aislada por los últimos años. En realidad, salió de la secta hace varios años para obtener algo de experiencia. ¡Algunas personas incluso sospechan que ha entrado en el territorio de la Secta Corriente de Sangre! Sea o no correcta esta información, no podemos estar completamente seguros. Pero aunque solo exista la más ligera posibilidad de que sea verdad, ¡eso quiere decir que tenemos una oportunidad de matar a Bai Xiaochun!”

El corazón de Bai Xiaochun ya estaba palpitando fuertemente, pero no permitió que apareciera ninguna emoción en su rostro.

Con un tono solemne, el maestro de sangre continuó, “Todos los maestros de sangre, hemos hecho un juramento a los patriarcas de que rastrearíamos y mataríamos a Bai Xiaochun. Eso eliminaría al joven sucesor de la Secta Corriente Espiritual, ¡su experto en el Establecimiento de la Fundación del Dao de los Cielos!

“Para nuestro cultivo, tenemos que eliminar a Elegidos como esos. Matarlos, arrebatar su buena fortuna, ¡y usarla para progresar en nuestro propio Dao!

“Hemos hecho un juramento formal como maestros de sangre, y ya que ahora tú también eres uno, ¡debemos permanecer todos unidos! Ya que el juramento contiene nuestro nombre, ¡entonces naturalmente también debería tener el tuyo!”

Los maestros de sangre del Pico Cadáver y el Pico Sin Nombre asintieron solemnemente. Por la manera en la que lo veían, parecía que no partirían hasta que hubiera aceptado.

Bai Xiaochun ya estaba temblando de miedo por lo que acababa de escuchar. Obviamente estas personas habían hecho un juramento, pero no habían permanecido fieles a este, y ahora estaban intentando meterlo en su pequeño grupo…

Pensó en rehusarse, pero podía darse cuenta de que esto no lo sacaría tan fácilmente del asunto. Mientras dudaba, el maestro de sangre del Pico Cadáver sacó una tablilla de jade de su bolso de almacenamiento.

“Este es el juramento que hemos hecho a los patriarcas. Tuvimos que hacer un pedido especial para traerlo hoy. Todo lo que tienes que hacer es colocar tu marca sobre este, eso es todo.” Dicho esto, le entregó la tablilla de jade a Bai Xiaochun.

Los ojos de Bai Xiaochun se abrieron de par en par, al darse cuenta de lo bien preparado que estaba este grupo. Por dentro, no pudo evitar maldecir por lo abusivos que estaban siendo estos maestros de sangre, forzándolo a hacer un juramento de matarse a sí mismo…

Mientras más pensaba en ello, peor le sonaba. Esto se hizo especialmente cierto cuando examinó la tablilla de jade, y vio que, además de la gran recompensa que estaba siendo ofrecida por la muerte de Bai Xiaochun, también había un castigo para el fracaso. Ese castigo involucraba ser confinado al Desfiladero Abismal.

Bai Xiaochun ya había oído antes del Desfiladero Abismal. Era un barranco profundo, lleno de fuego y vientos poderosos, un lugar donde cultivar se sentiría como pura tortura. Las personas ordinarias ni siquiera podrían sobrevivir en ese lugar.

Cuando vio esto, se sintió más nervioso que nunca. Con la identidad de Bai Xiaochun, jamás le había hecho nada a estos maestros de sangre. ¿Qué derecho tenían a hacer las cosas tan difíciles para él, y arriesgar un castigo tan increíble en su intento de matarlo?

Al ver las feroces miradas en sus ojos, apretó sus dientes y colocó su marca sobre la tabilla de jade. Pero por dentro, estaba riendo fríamente. “Ustedes será mejor que abandonen cualquier esperanza de tener éxito. Incluso conmigo en su pequeño grupo, ¡estarán esperando para siempre!”

Cuando vieron que Bai Xiaochun colocó su nombre sobre el juramento, todos sonrieron y se relajaron un poco. La verdad era que este acuerdo había sido un gran dolor de cabeza para ellos. Anteriormente, cuando hicieron el juramento por primera vez, habían estado intentando tomar la cabeza entre los demás cultivadores de la secta. Sin embargo, después de que pasaran todos estos años, aun no habían completado su misión. Ahora que el Pico Medio tenía su maestro de sangre, todos acordaron que tenían que meter al cuarto maestro de sangre en su grupo, sin importar el precio. Después de todo, una persona adicional para ayudar sería ideal en esta situación.

“Quizás recién haya sido promovido a maestro de sangre, “dijo Bai Xiaochun con un tono muy severo, “Pero este es un asunto serio. Tenemos que buscar pistas de inmediato. Ya que Bai Xiaochun supuestamente está en el territorio de la Secta Corriente de Sangre, entonces que tal esto… ¡Iré a buscarlo de inmediato! Si encuentro algo, entonces les mandaré un mensaje de al instante a los tres. ¡Entonces podremos atacar juntos y acabar con Bai Xiaochun!”

Una vez que los tres maestros de sangre escucharon su sugerencia, se les iluminaron las expresiones, e intercambiaron miradas serias. Luego, todos declararon sus intenciones de ir a buscar a Bai Xiaochun. Tan pronto todos descubrieran alguna nueva información, le notificarían a los demás. Entonces todos se fueron sintiéndose muy satisfechos.

Bai Xiaochun solo reía fríamente por dentro, entonces empezó a empacar sus cosas, preparándose para su partida.

Un tiempo después, salió de las puertas de la secta, y luego se volteó a ver atrás, sus ojos estaban llenos de añoranza y otros sentimientos encontrados.

La verdad era que no estaba muy seguro de cómo se sentía exactamente sobre la Secta Corriente de Sangre.

“Sería genial si se pudiera evitar esta guerra de alguna manera…” murmuró consigo mismo. Dicho esto, se volteó a ver en dirección a la cueva de inmortal de Xuemei en el Pico Ancestral.

“La decisión es tuya,” dijo suspirando. Luego se volteó y se fue volando a lo lejos en medio de un rayo de luz.

Aunque antes de que se fuera muy lejos, repentinamente se dio cuenta de que ya extrañaba a la Secta Corriente de Sangre. Pensó en todo lo que había ocurrido allí, y no pudo evitar voltearse a ver por encima del hombro una vez más a la secta.

“Quizás no vuelva a venir de nuevo en toda mi vida…” Mientras flotaba allí viendo a la secta, sus ojos repentinamente se abrieron totalmente del asombro.

¡Estaba ocurriendo algo en el Pico Sin Nombre! Una nube negra se estaba elevando por el aire, una enorme niebla llena con un sinfín de gárgolas. Las gárgolas estaban estallando en acción, aullando a todo pulmón con voces que podían sacudir los Cielos y la tierra.

“¡A la mierda la Secta Corriente de Sangre! ¡Seremos libres! ¡Seremos nuestros propios maestros!”

“Cultivadores del Pico Sin Nombre, ¡ya nos habéis oprimido a las gárgolas por demasiado tiempo! ¡Nos rehusamos a someternos a vosotros! ¡Hoy es el día que nos rebelamos contra la Secta Corriente de Sangre!”

Los agudos gritos de las gárgolas hicieron erupción, sacudiendo a la Secta Corriente de Sangre entera. Esto era particularmente cierto de los cultivadores en el Pico Sin Nombre, quienes estaban completa y absolutamente atónitos. Las gárgolas que anteriormente habían estado bajo su comando, repentinamente estaban ignorando completamente sus órdenes.

Incluso algunas de las gárgolas más viejas se estaban uniendo, y parecían ser las más enfurecidas de todas. Había una gárgola que parecía ser la líder, y estaba ubicada precisamente en el centro del ejército.

Esa gárgola en particular, repentinamente empezó a decir su discurso, con una voz fuerte y penetrante.

“Compañeras Gárgolas, ¡ha llegado la hora de atacar! No temáis, mi maestro ya se ha vuelto maestro de sangre, y se ha vuelto lo suficientemente poderoso para sacudir al mundo entero. ¡Hoy es el día en el que nosotros las gárgolas nos alzaremos a la prominencia! ¡Nos liberaremos de los grilletes que nos ha impuesto el Pico Sin Nombre! Hoy, ¡¡lucharemos por nuestra libertad!!”

Bai Xiaochun quedó boquiabierto al darse cuenta de quién era el líder de las gárgolas. Era precisamente Sombra, la gárgola a la que había alimentado con los restos medicinales de cuando confeccionaba medicina en el Pico Sin Nombre. En aquel entonces, la gárgola había sido dócil y sumisa, pero ahora, parecía completamente arrogante y despótica. Sus palabras hicieron que Bai Xiaochun temblara al instante.

Aparecieron enormes gotas de sudor en su frente y tragó fuertemente, rápidamente se volteó y se fue lejos a la distancia, temeroso de que después de suprimir la insurrección de las gárgolas, la Secta Corriente de Sangre lo buscaría para saldar las cuentas.

“¡Maldita sea! Me estaba preguntando por qué no había ocurrido nada extraño cuando confeccioné medicina en el Pico Sin Nombre… resulta que el desastre había estado cocinándose todo este tiempo…” Viéndose como si estuviera a punto de llorar en cualquier momento, dejó atrás los enfurecidos aullidos de las gárgolas y los fríos bufidos de los patriarcas. Y se fue corriendo por su vida.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente