Capítulo 236 – ¡Encárgate Sombra!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Bai Xiaochun observó a esa sombra negra que temblaba, y luego sacó un colgante de jade color violeta, y dijo, “¡Ven para acá!”

La sombra tembló de nuevo, y luego flotó lentamente hacia Bai Xiaochun. Ahora que estaba frente a él, podía apenas distinguir el rostro dentro de la niebla negra.

Hecho esto, estiró su mano para sujetarlo, solo para descubrir que su mano atravesó la niebla. Aparentemente, la gárgola en realidad no tenía un cuerpo físico. Bai Xiaochun ahora estaba más intrigado que nunca.

“Las gárgolas de la Secta Corriente de Sangre y los fantasmas malignos de la Secta Corriente Espiritual son un poco similares. Los fantasmas provienen de las almas de personas que han muerto, ¿pero qué hay de las gárgolas? ¿de dónde vienen?” Después de pensar un tiempo en el asunto, no se le ocurrió ninguna teoría. Sin embargo, parecía haber algún tipo de conexión entre él mismo y la gárgola, algo además de la placa de jade de control que le había dado el Pico Sin Nombre.

Eventualmente, llegó a la conclusión de que la gárgola tenía que tener alguna relación con la gigantesca mano y la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre…

Mientras Bai Xiaochun permanecía allí sentado pensando, el rostro dentro de la neblina repentinamente se retorció con una expresión feroz, y la niebla se abalanzó sobre Bai Xiaochun.

Una intensa frialdad se extendió por todos lados, una frialdad llena con una intensa ferocidad. Casi parecía que quería consumir el alma de Bai Xiaochun. El repentino estallido de la gárgola lo sorprendió tanto, que desató todo el poder de su base de cultivo y arrojó a la cosa volando.

La gárgola dejó salir un chillido miserable, y la niebla se redujo un poco. Sin más opciones, se retiró rápidamente a la esquina, donde se quedó temblando.

“¡Qué agallas tienes!” dijo enojado Bai Xiaochun. Dando un paso adelante, intentó darle una patada a la sombra, la cual rápidamente se puso fuera del camino. Bai Xiaochun dejo salir un frío bufido y bajó la mirada hacia el colgante de jade. Este podía usarse no solo para controlar a la gárgola, también contenía descripciones de los distintos castigos y recompensas que usualmente se usaban para entrenarlas.

El método más común era alimentar a la gárgola con un poco de sangre propia, lo cual fortalecería la conexión entre los dos y también mejoraría la habilidad de la gárgola para entender a otros.

Conforme la gárgola creciera, y su base de cultivo mejorara, también era común permitirle matar a otras cosas y que bebiera su sangre, esto también la ayudaría a hacerse más fuerte.

La descripción también mencionó que la gárgola mostraba señales de mal comportamiento, era importante hacer pedazos ese comportamiento tan rápido como fuera posible. Cualquier intento de rebelión solo se haría cada vez más intenso hasta que la gárgola fuera imposible de controlar.

“¡Pequeña insignificante gárgola recién nacida!” dijo enojado. “¡Cómo te atreves a morder la mano que te alimenta!” Dicho esto, usó el colgante de jade para detener los movimientos de la gárgola, luego se acercó y le dio varias patadas. La niebla de la gárgola se redujo aún más, hasta que solo quedaba un poco, después de lo cual empezó a dejar salir chillidos lamentables.

“Recuerda esto,” dijo seriamente Bai Xiaochun. “Yo soy el que manda aquí. Si te atreves a provocarme, no dudaré en darte una lección. Hmph. Ahora, ¿cómo debería llamarte? ¿Qué tal Sombra?” Después de darle un nombre, la ignoró y se concentró en la fórmula medicinal que le había dado el maestro de sangre del Pico Sin Nombre.

“Píldora de Sangre Imperecedera…” murmuró pensando. Ya había escuchado antes de esta píldora. Había sido creada hace muchos años por un patriarca que había obtenido la iluminación en el Fragmento de Pared de Píldoras Sagrado. Se había vuelto una de las medicinas espirituales más útiles para toda la Secta Corriente de Sangre.

No solo tenía resultados espectaculares para criar gárgolas, también podía ayudar con la refinación de cadáveres, al igual que con las técnicas de refinación de cuerpo del Pico Ciénaga Menor. Debido a que tenía tantos usos variados, la Píldora de Sangre Imperecedera había tenido una alta demanda en la secta desde que se inventó.

Desafortunadamente, era muy difícil de confeccionar. La versión del tercer nivel era relativamente fácil, pero la versión del cuarto nivel era muy difícil. Y en cuanto a las Píldoras de Sangre Imperecedera del quinto nivel, estaban mucho más allá de lo ordinario, y podían ser usadas para invocar a algunas de las reservas de poder más profundas de la Secta Corriente de Sangre. Incluso las versiones del cuarto nivel podían ser usadas para despertar a algunas de las gárgolas más antiguas.

Mientras más estudiaba la fórmula Bai Xiaochun, más impresionado quedaba. Requería 97 tipos diferentes de plantas medicinales, cada una de las cuales contenía múltiples transformaciones que tenían que ser suprimidas por el agua del Río Alcance Celestial. Incluso necesitaba un poco de sangre espiritual de la enorme mano. Solo después de todo eso podría ser producida la Píldora de Sangre Imperecedera.

“Hasta la falla más mínima en las proporciones de las plantas medicinales conllevaría al fracaso. Además, en lo concerniente a la combinación de plantas, algunos aspectos de estas conexiones debían ser neutralizados, mientras que otros aspectos necesitaban unirse. ¡El resultado, era que se crearían nueve hebras distintas de qi de sangre!

“Una hebra de qi de sangre es una versión del primer nivel, así sucesivamente. ¡El maestro de sangre del Pico Sin Nombre quiere que confeccione una Píldora de Sangre Imperecedera del cuarto nivel, la cual contiene cuatro hebras de qi de sangre!” Los ojos de Bai Xiaochun resplandecían mientras estudiaba la fórmula. Y mientras lo hacía, su admiración por la persona que lo creó se hacía cada vez mayor.

“Con razón la píldora es tan difícil de confeccionar. Una hebra de qi de sangre era un asunto sencillo, pero incluso crear dos requería grandes cantidades de augurios y otros cálculos, junto a una habilidad increíble en el Dao de la medicina. Trabajar con tres hebras de qi de sangre era aún más complicado, como diez veces más difícil que dos hebras. Y en cuanto a cuatro hebras. Esto era casi ridículo. ¡Claramente, la única manera de tener éxito era usar la técnica de Toda la Creación de Plantas y Vegetación para simplificar las cosas!” Los ojos de Bai Xiaochun brillaban con una luz extraña. Obviamente, confeccionar la Píldora de Sangre Imperecedera a la manera usual era demasiado difícil. ¡La única opción era hacer las cosas en reversa!

Al haber llegado a este punto en sus ideas, Bai Xiaochun sacó un horno para píldoras y añadió algunas plantas medicinales, y empezó a familiarizarse con el proceso de confección. En vez de intentar tener éxito a la primera, decidió hacer algunas pruebas primero.

El tiempo pasó. Y en un abrir y cerrar de ojos transcurrieron quince días. Bai Xiaochun no salió de su cueva de inmortal ni una vez. Estaba completamente inmerso en su confección de medicina. Confeccionaba varios lotes al día, y siempre que se quedaba sin piedras de llama de fuego, simplemente pedía más. Ocurría lo mismo con las plantas medicinales.

Incluso llegó al punto que le enviaban más plantas medicinales todos los días. Afortunadamente, la montaña tenía grandes reservas. Bai Xiaochun se familiarizaba cada vez más con la Píldora de Sangre Imperecedera, y, sin embargo, mientras lo hacía, arruinaba un lote de medicina espiritual tras otro.

En el pasado, se hubiera simplemente desecho de la medicina espiritual arruinada, pero esta vez, vaciló y volteó a ver a la gárgola arrinconada en la esquina.

“¿Me pregunto si las gárgolas comen medicina espiritual? Están arruinadas, pero aún les queda un poco de poder.” Después de pensarlo un poco, le arrojó una de las píldoras a la gárgola.

“Cómelo,” le dijo viéndola con anticipación. La inteligencia de la gárgola apenas estaba empezando a desarrollarse, pero entendía lo que le decían, así se lanzó sobre la píldora medicinal. En un instante, la píldora se convirtió en un humo negro, el cual la gárgola absorbió rápidamente.

“¡Wow, sí que se las come!” Bai Xiaochun estaba bastante satisfecho. De allí en adelante, le arrojaba todas las píldoras arruinadas a la gárgola. Después de absorber humo de cada píldora, la gárgola eructaba fuertemente, y luego se tiraba a un lado con una mirada como de ebrio en su rostro. Eventualmente caía dormido.

“¡Jajaja! ¡Qué inteligente! Estas píldoras arruinadas sí que tienen uso después de todo.” Después de asegurarse de que la gárgola no estaba sufriendo ningún efecto secundario perjudicial, se sintió más seguro que nunca de que estaba haciendo algo genial. Y así, continuó confeccionando medicina, observando a la gárgola cada tanto y arrojándole una píldora arruinada. No estaba conteniéndose en lo absoluto.

El tiempo pasó. Gradualmente transcurrieron quince días más.

Durante ese tiempo, Bai Xiaochun confeccionó muchos lotes de píldoras, pero todos eran un fracaso. A pesar de que había obtenido la iluminación respecto a la técnica de Toda la Creación de Plantas y Vegetación, no estaba lo suficientemente familiarizado como para usarla de manera consistente. Continuamente aparecían problemas. Sin embargo, Bai Xiaochun siempre pensaba en maneras de resolverlos. Además, no malgastó ninguna de las píldoras arruinadas, sino que se las dio de comer todas a su gárgola.

“No tengo nada más que darte, solo estas píldoras arruinadas.” De hecho, Bai Xiaochun estaba muy satisfecho con la situación. Los cultivadores no podían consumir píldoras arruinadas, pero parecían ser inocuas para las gárgolas. De hecho, la gárgola había crecido un poco durante el último mes. En vez de verse como un pequeño diablillo, ahora tenía el tamaño de un niño de siete u ocho años. Por supuesto, era totalmente negro y lo rodeaba una niebla negra pulsante.

Lo más destacable de todo, era que ya la gárgola parecía ser mucho más inteligente. En vez de ser completamente inútil, ahora era capaz de ayudar a Bai Xiaochun un poco cuando se le daban órdenes sencillas.

Hubo varias ocasiones en las que parecía reacio a consumir las píldoras arruinadas, pero no se atrevía a desafiar las órdenes de Bai Xiaochun…

En una ocasión, Bai Xiaochun cometió un error, y pudo darse cuenta de que el horno para píldora estaba a punto de estallar. Retrocedió inmediatamente y gritó, “¡Encárgate Sombra!”

Sombra se movió rápidamente pasando a través del exterior del horno para píldoras. Una vez adentro, inhaló profundamente, absorbiendo toda la medicina espiritual. Después de eso, se arrojó en el suelo a un lado y temblaba con una mirada como perdida en sus ojos.

Bai Xiaochun chasqueo la lengua, muy impresionado por el comportamiento de la gárgola.

“No está mal, Sombra, no está mal.” Continuó emocionado con su confección. A cierto momento, el horno para píldoras empezó a emitir un humo negro pulsante, Bai Xiaochun sabía que esto causaría algún tipo de desastre, fuera lluvia ácida, diarrea, alucinaciones o cualquier otra cosa.

Una vez más, llamó a Sombra.

“¡Encárgate Sombra!”

Sombra se abalanzó, inhalando profundamente y absorbiendo todo el humo. Luego se tiró otra vez a un lado mientras el humo hacía desastres dentro de él. Si tuviera saliva, definitivamente hubiera estado botando espuma por la boca.

Bai Xiaochun estaba emocionado.

“Buen trabajo Sombra, ¡Eres asombroso!” Bai Xiaochun estaba muy emocionado, y ya había determinado que necesitaba traer a Sombra consigo a donde quiera que confeccionara medicina. Sombra era realmente increíble. Fueran píldoras arruinadas, humo tóxico, o un horno para píldoras a punto de estallar, podía resolver todos los problemas que aparecían cuando lidiaba con las impurezas de las píldoras….

Bai Xiaochun estaba tan inmerso en su confección de medicina, que no se percató de la creciente chispa de inteligencia en los pequeños ojos de Sombra, aparentemente era el resultado de consumir todas esas impurezas. Normalmente, lo mantenía bien oculto, y siempre intentaba verse atontado frente a Bai Xiaochun.

En un momento, Bai Xiaochun observó un lote fallido que había resultado en una píldora extraña. No tenía idea de que hacía esa píldora, y estaba a punto de meterla en su bolso de almacenamiento, cuando de repente volteó hacia Sombra.

Parpadeando, dijo, “Encárgate Sombra.”

A Sombra lo recorrió un temblor, pero entonces salió volando y agarró la píldora. Después de consumirla, se tiró a un lado.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente