Capítulo 160 – **Título Spoiler**

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cuando Bai Xiaochun abrió sus ojos, vio la feroz expresión de Nueve-Islas, la cruel sonrisa de Fang Lin y a los otros cultivadores en el Establecimiento de la Fundación, incluyendo a Zhao Rou, cuyo hermoso rostro estaba retorcido por una ira tóxica mientras estiraba el brazo hacia su frente.

Todo a su alrededor se estaba moviendo increíblemente lento, como si el tiempo repentinamente hubiera sido pausado.

Podía sentir que su noveno Flujo de Marea había culminado, y que en la región de su dantian existía un noveno mar espiritual.

Ahora tenía un total de nueve mares espirituales, cada uno más grande y magnífico que el anterior. Una cantidad inconmensurable de poder espiritual lo recorría, vertiéndose a través de su cuerpo. Mientras sus mares espirituales se hacían cada vez más estables, ¡su fundación del Dao fue formada!

También se dio cuenta de algo de lo que ningún otro discípulo estaría al tanto; la cima del Establecimiento de la Fundación de hebra terrestre, nueve Flujos de Marea, no requería un largo periodo de estabilización y consolidación como requerían los otros niveles.

Se estabilizó casi al instante, llenándolo con una sensación de poder sin precedentes. Jamás había experimentado este nivel de poder espiritual, tanta energía vital. Podía sentir claramente la aterradora fuerza vital que irradiaba de él, al igual que las señales de que su longevidad estaba incrementando.

Además de todo eso, su Piel Imperecedera ya había alcanzado al siguiente nivel. En vez de ser la Piel de Plata Imperecedera, ¡ahora tenía la Piel de Oro Imperecedera!

Había avanzado a pasos agigantados, y se había vuelto más poderoso en todos los aspectos. Había alcanzado un nuevo nivel de vida que era completamente diferente al anterior. En este momento, ya no era parte del mundo mortal, ¡sino un verdadero cultivador que había abandonado su mortalidad!

Sin embargo, el precio que tuvo que pagar era inmenso, y estaba muy al tanto de eso. Entendía muy bien que solo el más apto sobrevivía, y entendía la ley de la selva. Sabía que en el sendero para vivir por siempre, no importaba que odiara las luchas y las matanzas. El sendero era estrecho y estaba abarrotado, y a pesar de que estaba dispuesto a caminarlo con otros, no había muchos con quienes compartía estos sentimientos.

Ahora sabía más que nunca, que a veces, incluso si no quería matar a alguien, esa persona podría aun así quererlo matar a él. En ese caso, podía cerrar los ojos y morir, ¡o dar rienda suelta a su ira y luchar!

Vio el campo de batalla destrozado del área afuera de su cueva de inmortal. Vio a los discípulos heridos de la Secta Corriente Espiritual, y vio al ensangrentado e inconsciente Hou Yunfei.

Estaba tan conmovido que aparecieron lágrimas en sus ojos. Estos eran sus propios compañeros discípulos, como su familia. Cada uno de los discípulos de la Secta Corriente Espiritual era una persona que jamás olvidaría.

Vio a algunos discípulos de la Secta Corriente Espiritual que ya no eran más que cadáveres, y esto llenó su corazón de dolor. Su final llegó de manera similar al de Zhou Youdao, y esa idea llenó la mente de Bai Xiaochun de tanta ira que sus ojos se tornaron rojos.

¡Y como ardía su furia!

Estaba furioso por haber sido asediado, y furioso porque discípulos de la Secta Corriente Espiritual murieron defendiéndolo. Estaba furioso de que, a pesar de no haber provocado a ninguna de estas otras sectas, ¡ellos habían venido a llevarse su vida!

“Practico el cultivo porque quiero vivir por siempre. No me gustan las peleas y matanzas. Pero… ¡lo haré si tengo que hacerlo!” Para Bai Xiaochun, el mundo se había tornado del color carmesí de la sangre. Todo parecía haberse vuelto más lento hasta el punto que nada se movía.

“Mis compañeros discípulos de la Secta Corriente Espiritual murieron protegiéndome. Así que ahora, ¡me aseguraré de que todos los sobrevivientes alcancen el Establecimiento de la Fundación!

“¡Cada uno de los discípulos de la Secta Corriente Espiritual en este lugar van a alcanzar el Establecimiento de la Fundación de hebra terrestre!”

Su corazón ardía de ira, pronunció estas palabras como un juramento, y luego, todo parecía haber vuelto a la normalidad. Zhao Rou se veía con la misma ferocidad que hace unos momentos. Su dedo índice se acercaba a su frente, y repentinamente se detuvo de golpe. En algún momento desconocido, Bai Xiaochun había levantado su mano derecha, y antes de que Zhao Rou pudiera darse cuenta de lo que había ocurrido, sujetó fuertemente su muñeca.

“¡¡No!!” gritó. Estaba a punto de intentar cortar su propio brazo para escaparse, pero los ojos de Bai Xiaochun destellaron con intención asesina y apretó fuertemente su mano. El sonido de un estallido se pudo escuchar, junto al amargo grito de Zhao Rou mientras su brazo entero explotaba. Al mismo tiempo, Bai Xiaochun se puso de pie y dio un paso adelante, embistiendo su cuerpo contra el de ella. Luego su pecho se destrozó y botó sangre a chorros por su boca, junto a un grito ahogado. Y mientras aun intentaba voltearse y escapar, su cuerpo entero estalló.

Simultáneamente, su fundación del Dao fue destruida. Apenas acababa de entrar al Establecimiento de la Fundación y la energía de hebra terrestre dentro de ella no se había consolidado completamente. Al momento de morir, cantidades masivas de energía de hebra terrestre hicieron erupción hacia todos lados. Después Bai Xiaochun sacudió su manga enviándola en dirección a los discípulos de la Secta Corriente Espiritual.

Todo ocurrió en el instante más corto posible. El cabello de Bai Xiaochun ondeaba alrededor de él, dando un paso adelante apareció en frente de un discípulo de la Secta Corriente Profunda quién había experimentado dos Flujos de Marea. Antes de que este discípulo pudiera siquiera entender lo que estaba ocurriendo, Bai Xiaochun sujetó su cuello y apretó fuertemente.

¡CRACK!

Bai Xiaochun arrojó el cuerpo hacia los discípulos de la Secta Corriente Espiritual, y mientras explotaba, grandes cantidades de energía de hebra terrestre surgieron hacia afuera.

Dio otro paso adelante, y terminó frente a un discípulo de la Secta Corriente de Sangre que había logrado tres Flujos de Marea. Con solo un puñetazo, el discípulo estalló.

Otro paso más lo colocó frente a un discípulo de la Secta Corriente de Píldoras que tenía una base de cultivo con un solo Flujo de Marea. Bai Xiaochun ondeó su mano, y el aura del Reino del Pantano apareció. Fue apenas el aura, más nada, y aun así los ojos del discípulo de la Secta Corriente de Píldoras se abrieron de par en par inyectados de sangre, ¡y luego explotó en pedazos!

Al igual que antes, empezó a fluir energía de hebra terrestre hacia los discípulos de la Secta Corriente Espiritual.

A estas alturas, Bai Xiaochun se detuvo. Apenas había pasado un corto instante desde que dio un paso adelante para matar a Zhao Rou.

Mientras permanecía allí rodeado del ruido de los estruendos, la multitud de los discípulos de las otras sectas que habían estado atacando quedaron impactados de descubrir que, se había desvanecido la persona que estaba sentada de piernas cruzadas en meditación, y ahora se encontraba de pie frente a ellos.

Zhao Rou había sido asesinada, y varios cultivadores en el Establecimiento de la Fundación, pertenecientes a la Secta Corriente de Píldoras, la Secta Corriente Profunda y la Secta Corriente de Sangre, habían sido eliminados. Al mismo tiempo, una enorme cantidad de energía de hebra terrestre empezó a dar vueltas hacia los discípulos de la Secta Corriente Espiritual, quienes estaban igual de atónitos que todos los demás.

Bai Xiaochun rugió con una voz que resonaba como el trueno, “Amigos de la Secta Corriente Espiritual, ha llegado la hora de alcanzar el Establecimiento de la Fundación de hebra terrestre, y yo seré vuestro protector Dhármico!” Los discípulos de la Secta Corriente Espiritual empezaron a temblar y se sentaron de piernas cruzadas para absorber la energía de hebra terrestre.

Debido a que esta energía de hebra terrestre venía directamente de los cultivadores en el Establecimiento de la Fundación que habían sido masacrados, ¡no había necesidad  de un cristal de captura terrestre para poder absorberla!

Todo pasó demasiado rápido, la mente de los espectadores estaba dando vueltas, y se les puso la piel de gallina. Se pudieron escuchar suspiros de gente boquiabierta, y todos se llenaron con una intensa sensación de crisis mortal.

Los ojos de Nueve-Islas se abrieron ampliamente, llenos de incredulidad. Fang Lin se podía ver claramente como temblaba, y sentía que cada gota de sangre en su cuerpo le estaba gritando que Bai Xiaochun era mucho más aterrador de lo que podía imaginarse.

“¡Imposible!”

Mientras todos estaban aturdidos por el asombro, los ojos de Bai Xiaochun destellaron con intención asesina, dio otro paso adelante, colocándolo frente a Nueve-Islas.

Un solo puñetazo hizo que empezara a salir sangre de la boca de Nueve-Islas. Gritando, invocó el poder de la Técnica de la Erradicación Exterminadora para defenderse. Luego, con el rostro completamente pálido, decidió escapar sin dudar en lo más mínimo.

Los ojos de Bai Xiaochun titilaron. Acababa de sentir un extraño poder justo ahora, proveniente de Nueve-Islas, algo que protegía su fuerza vital. A pesar de que no era rival para Bai Xiaochun, ¡aun así era bastante poderoso!

Bai Xiaochun dejó que Nueve-Islas escapara, y se puso en movimiento apareciendo frente a Fang Lin. En un instante, dos dedos salieron disparados hacia la garganta de Fang Lin.

No importaba como Fang Lin intentara defenderse. No importaba las técnicas u objetos mágicos que invocaba. Todo fue aplastado por los dedos de Bai Xiaochun. Estos destruyeron todo como un gran mazo destruyendo un cubo de hielo, acelerando para aferrarse a la garganta de Fang Lin.

¡Agarre Destructor de Gargantas!

El sonido de algo quebrándose se escuchó, y los ojos de Fang Lin se abrieron de par en par. Por su boca goteaba sangre y su fundación del Dao de siete capas colapsó. Ni siquiera fue capaz de gritar. Bai Xiaochun arrojó el cuerpo a un lado, liberando una energía de hebra terrestre que era diez veces más fuerte que todo lo anterior. Los discípulos de la Secta Corriente Espiritual se estremecieron y la empezaron a absorber como locos.

“No me esperaba que fueras tan débil comparado a Nueve-Islas,” dijo Bai Xiaochun mientras le pasaba un brillo por los ojos.

Fue en ese mismo instante que un fuego del alma negro salió volando del cuerpo de Fang Lin, pero antes de que pudiera alejarse mucho, Bai Xiaochun dio un paso adelante y lo sujetó.

Se podía ver un rostro dentro del fuego del alma, pero no era el de Fang Lin. Era un rostro siniestro que parecía el símbolo del yin y el yang, se quedó viendo a Bai Xiaochun y luego empezó a reírse.

“Ser capaz de encontrar a alguien tan interesante como tu entre estas personas hace que valga la pena morir. ¡Quizás tengamos la oportunidad de encontrarnos de nuevo algún día!”

Dicho esto, el fuego del alma se desvaneció. A pesar de que nadie más fue capaz de ver lo que ocurrió, Bai Xiaochun pudo escuchar la voz claramente en su cabeza.

“¡Trucos baratos!” dijo Bai Xiaochun, dejando salir un frío bufido.

Fue solo alrededor de este momento que los otros discípulos en el área empezaron a reaccionar. Se pudieron escuchar gritos miserables y los aterrados discípulos intentaban escapar en todas las direcciones.

¡En lo que a ellos concernía, Bai Xiaochun se había convertido en un demonio!

“¡Zhao Rou ha muerto! ¡Fang Lin ha muerto! ¡Nueve-Islas ha escapado!”

“¡Cielos! ¡¿Esta es la cima del Establecimiento de la Fundación de hebra terrestre?!”

“Hace 800 años, el Maestro Ilimitado de la Secta Corriente de Sangre alcanzó la cima, y casi todos los discípulos de las otras tres sectas fueron eliminados.”

Más de cien discípulos en el área empezaron a escapar como locos mientras gritaban. Sus mentes se estremecían, y estaban completa y absolutamente aturdidos por el terror que era Bai Xiaochun.

Al mismo tiempo, los discípulos de la Secta Corriente Espiritual estaban temblando de emoción. Beihan Lie jadeaba mientras veía a Bai Xiaochun, sus sentimientos eran aún más complicados que antes. Sin embargo, su determinación de sobrepasarlo solo seguía haciéndose más fuerte.

Bai Xiaochun no persiguió a ninguno de los discípulos que escapaba. Rápidamente se acercó a Hou Yunfei y colocó su mano sobre su pecho. Esta vertió energía de hebra terrestre dentro de él, restaurando su fundación del Dao. Un momento después, las señales que indicaban un Flujo de Marea aparecieron una vez más.

Hou Yunfei abrió lentamente sus ojos, y cuando vio a Bai Xiaochun sonrió.

Bai Xiaochun miró alrededor a los discípulos de la Secta Corriente Espiritual mientras alcanzaban su Establecimiento de la Fundación. Ninguno de ellos sería capaz de llegar a los tres Flujos de Marea, solo dos como mucho. Después de todo, incluso con Bai Xiaochun ayudándolos, aun así no quedaba mucha energía de hebra terrestre la cual repartir entre todos.

A pesar de eso, todos estaban profundamente conmovidos.

“No hay suficiente energía de hebra terrestre…” Pensó Bai Xiaochun mientras veía a Hou Yunfei absorber energía. Luego levantó su mirada hacia el vórtice solitario que permanecía en el cielo.

¡No era otro que Song Que, en medio de su noveno Flujo de Marea!

“Ustedes mandaron gente a matarme y detener mis nueve Flujos de Marea. Bueno, ¡Bai Xiaochun no es el tipo de persona que es golpeada y no devuelve el golpe! ¡Si detengo tu Flujo de Marea, el Hermano Mayor Hou tendrá más energía de hebra terrestre para él!” Sus ojos destellaban con una luz helada, pero luego vaciló por un momento, al recordar que había muchos discípulos que necesitaban que alguien permaneciera en guardia para ellos como protector Dhármico.

Beihan Lie respiró profundamente al sentir que su propio Flujo de Marea que se había desvanecido estaba al borde de regresar. “Bai Xiaochun, ve. Podremos estar en conflicto el uno con el otro, pero no tengo ningún deseo de que aparezca otro Maestro Ilimitado en la Secta Corriente de Sangre. Tú ve a detener a Song Que. ¡Yo los defenderé a todos aquí!”

Bai Xiaochun lo observó con una mirada profunda y con su corazón lleno de remordimientos. Después de juntar sus manos e inclinarse profundamente, ¡se transformó en un rayo de luz y salió disparado hacia Song Que!

Capítulo 160: ¡Masacrando Elegidos!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente