Capítulo 147 – **Título Spoiler**

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¡Va a hacer que lo maten!”

“¡La gente de la Secta Corriente Espiritual es toda muy arrogante! Esa es una bestia nociva de nivel medio, no de nivel bajo. ¡¿Está buscando que lo maten?!” Los discípulos de la Secta Corriente de Sangre reían fríamente y se imaginaban a la bestia nociva haciendo pedazos a este discípulo de la Secta Corriente Espiritual.

Sin embargo, mientras las frías sonrisas aparecían en sus rostros, repentinamente se estremecieron y sus ojos se abrieron ampliamente de asombro e incredulidad.

Lo que vieron, fue a Bai Xiaochun con su cabello completamente desaliñado, agarrando al oso, el cual dejó salir un rugido aterrador. Luego sacó los dientes como si intentara arrancar el brazo del cuerpo de Bai Xiaochun y desgarrarlo en pedazos.

Sin embargo, tan pronto la mano de Bai Xiaochun se aferró al oso, este actuó como si una gran montaña de presión le hubiera caído encima. Se pudieron escuchar estruendos al momento que Bai Xiaochun derribó al oso.

El suelo tembló y los cuatro discípulos de la Secta Corriente de Sangre quedaron boquiabiertos, incapaces de creer lo que veían.

“Esto…”

“¡¿¡¿Cómo es esto posible?!?!”

“¡Que fuerza tan increíble!”

Los cuatro tragaron fuertemente, pero aun así no estaban dispuestos a simplemente irse. Mientras veían a Bai Xiaochun, este una vez más hizo algo que los dejó temblando.

Estaba completamente inmerso en su investigación e ignoró completamente a los discípulos de la Secta Corriente de Sangre. En su mano izquierda, apareció una espada voladora, y frente a los ojos de los discípulos de la Secta Corriente de Sangre, empezó a cortar y a abrir el brazo de la bestia nociva.

La sangre salpicaba por todos lados, junto a energía de hebra terrestre. La bestia nociva aullaba y Bai Xiaochun, aparentemente irritado por el sonido, le cortó la garganta. A los discípulos de la Secta Corriente de Sangre se les abrieron los ojos como platillos, y empezaron a retroceder mientras temblaban, sus ojos irradiaban cierta veneración por Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun ni siquiera lo notó. Después de que pasara suficiente tiempo para quemar medio palillo de incienso, logró diseccionar completamente a la bestia nociva. A pesar de que las piezas ya estaban empezando a desvanecerse, tan solo ver el escenario del oso despedazado dejó a los discípulos de la Secta Corriente de Sangre sintiendo como si sus cabezas  estuvieran a punto de estallar.

“¿Tenía… algún tipo de rencor con esa bestia nociva en particular? ¿O siempre les hace eso? ¡Cielos! ¡Eso es lo más aterrador que he visto, inclusive en la Secta Corriente de Sangre!”

“Debe ser algún pasatiempo retorcido que tiene…”

Uno de los discípulos sacó una tablilla de jade, la revisó y luego dijo, “Ese es… ¡¡Ese es Bai Xiaochun!!”

Los otros tres discípulos quedaron boquiabiertos al escuchar el nombre. Sin dudar en lo más mínimo, empezaron a retroceder, haciendo todo lo posible para alejarse tanto como pudieran.

Un tiempo después, los ojos de Bai Xiaochun estaban brillando de emoción. Tomando un respiro profundo, se puso de pie y empezó a caminar de un lado a otro, ocasionalmente hacía gestos con una mano o la otra.

“Ya lo tengo. Las bestias nocivas se ven como bestias ordinarias, pero tienen algo diferente. Para ellos, ¡la energía espiritual es tan útil, como lo es la energía de hebra terrestre para los cultivadores que intentan alcanzar el Establecimiento de la Fundación! Por esto es que cualquier discípulo que termine comido por ellos instantáneamente desaparece. Son totalmente absorbidos…”

“¡Jajaja! ¡Definitivamente puedo confeccionar la píldora que necesito!” Levantó su cabeza y se rio a carcajadas, luego dio un vistazo alrededor, un poco sorprendido de descubrir que todos se habían ido.

Después de sacudir la cabeza, se puso en movimiento, dirigiéndose a la distancia para encontrar una cueva. Una vez encontró una ubicación apropiada, sacó algunos cristales de llamas terrestres y empezó a confeccionar. Tenía una fórmula de píldora en su mente, la cual siguió de acuerdo a su comprensión de las bestias nocivas.

Además de las plantas medicinales, añadió un poco de su propia sangre. Preocupado de que podría no ser suficiente, usó los principios de refuerzo y supresión mutuos para ajustar las cosas perfectamente.

Pasó cuatro horas confeccionando, después de lo cual el horno para píldoras empezó a temblar. Cuando el sonido se calmó, una píldora medicinal apareció. Bai Xiaochun la agarró y salió en búsqueda de bestias nocivas. Después de encontrar una, arrojó la píldora medicinal, pero quedó decepcionado al descubrir que no tuvo ningún efecto en lo absoluto.

“¡Esto no puede ser! ¿¡Qué salió mal!?” Los días siguientes, pasó más tiempo investigando bestias nocivas. A estas alturas, ya habían pasado veinte días desde que se abrió el Abismo de la Espada Caída.

Más y más discípulos de las cuatro sectas habían alcanzado las profundidades del mundo, y estaban en áreas distintas luchando y matando bestias nocivas.

La Secta Corriente de Sangre era realmente fuerte, e increíblemente feroz. La Secta Corriente Profunda y la Secta Corriente Espiritual estaban igualadas, y la Secta Corriente de Píldoras era la más débil de todas.

Incluso hubo algunas batallas que se libraron entre algunos de los Elegidos de las distintas sectas. La batalla más notable fue cuando Colmillo Fantasma se enfrentó a Nueve-Islas de la Secta Corriente Profunda. Duró un día entero y sacudió toda el área. Al final, Nueve-Islas fue herido de gravedad y escapó. Habiendo emergido victorioso, Colmillo Fantasma empezó a ser conocido como la única persona calificada para luchar contra Song Que.

Gongsun Wan’er y Zhao Rou también lucharon varias veces, y a pesar de que siempre había un claro ganador y perdedor, ninguna logró matar a la otra.

Shangguan Tianyou tuvo un gran desempeño. Mientras mataba a una bestia nociva, vio a Fang Lin, el Elegido número uno de la Secta Corriente de Píldoras, y los dos se enfrentaron en un feroz combate. Al final, era difícil determinar quién salió ganando.

Song Que de la Secta Corriente de Sangre era como un espectro sombrío. Nunca atacó a nadie, y pocas personas siquiera alcanzaron a verlo.

En cuanto a la otra persona nombrada en la información sobre la Secta Corriente de Sangre, Xu Xiaoshan, este también se forjó su propio nombre. La gente quedaba completamente irritada y enfurecida por la absurda cantidad de objetos mágicos a su disposición. Cuando los demostraba en combate, cualquier oponente contra el que luchara quedaba impactado.

Un discípulo quién rápidamente empezó a ser conocido como un ‘caballo negro’ de la competencia fue… Beihan Lie de la Secta Corriente Espiritual. No había mucha información disponible sobre él en las otras tres sectas, y por lo tanto, la gente lo tomó como un Elegido ordinario. ¿Quién se hubiera imaginado que ocurriría una masiva batalla cuando se encontrara a Lei Shan de la Secta Corriente Profunda?

Al final, Beihan Lie parecía estar al mismo nivel que Lei Shan, lo cual era sorprendente considerando que este era considerado el mejor Elegido de su generación después de Nueve-Islas, en la Secta Corriente Profunda. Muy pocas personas podían aguantar en una pelea contra él.

Antes, era simplemente un Elegido de la Secta Corriente Espiritual. El que fuera capaz de hacer algo como esto dejó a muchas personas impresionadas.

Además de las disputas y batallas entre los famosos Elegidos, había muchas feroces batallas entre los demás de discípulos. Había gente muriendo diariamente, y algunos desafortunados eran devorados por bestias nocivas.

En cuanto a los discípulos que sobrevivían a todas las batallas, su colección de energía de hebra terrestre crecía constantemente. Pronto, se estaba haciendo cada vez más difícil encontrar bestias nocivas, ¡lo cual significaba que las batallas entre los discípulos se estaban empezando a hacer más feroces!

Había gente atacando en grupo a otros. Personas poniendo trampas. Algunos simplemente abrumaban a otros a la fuerza frontalmente. Todo tipo de tácticas eran usadas, hasta que el Abismo de la Espada Caída había degenerado en un caos.

Las personas tenían los ojos inyectados de sangre mientras luchaban de un lado a otro, esforzándose para reunir energía de hebra terrestre. Nadie quería ser la última persona en recolectar la cantidad necesaria, ¡todos querían ser el primero!

Bai Xiaochun estaba muy al tanto de la atmósfera de asesinatos que lo rodeaba. Sin embargo, no salía mucho. Pasó la mayor parte de su tiempo en su investigación o confeccionando medicinas. Aun así, se encontró con los cadáveres de diecisiete discípulos de la Secta Corriente Espiritual.

Siempre que lo hacía, guardaba cuidadosamente los cuerpos en su bolso de almacenamiento pare devolverlos a la secta.

Cuando salía a buscar bestias nocivas, realizaba su trabaja tan rápido como fuera posible. Atacaba como el rayo, sujetaba las bestias nocivas y se las llevaba para estudiarlas. Después de eso, volvía a sus confecciones.

Antes de que siquiera se diera cuenta, el líquido gris en su botella Dao ya llevaba un tercio. Sin embargo, no le prestó mucha atención a esto. Se concentraba principalmente en la confección.

A estas alturas, ya había fallado decenas de veces. En algunas ocasiones, fallaba hasta cinco o seis veces al día. Sin embargo, seguía sin rendirse. Cada vez se familiarizaba más y más con la anatomía de las bestias nocivas, lentamente entró en un frenesí. Llegó a tal punto que incluso fue personalmente a ver como una bestia nociva mataba a un cultivador.

En ese momento, se dio cuenta de que los ataques no eran físicos, más bien, eran una absorción de energía vital. Repentinamente, todas sus experiencias e investigaciones hasta este momento se fusionaron en una especie de epifanía. Rápidamente seleccionó una cueva montañosa remota, y se puso a confeccionar con sus ojos inyectados de sangre.

Esta sesión duró cinco días enteros, tiempo durante el cual no puso ni un pie afuera. Falló decenas de veces. Sin embargo, en la noche del quinto día, mientras el cielo se oscurecía y las tierras a su alrededor se llenaban de peleas, su horno para píldoras empezó a emanar fuertes sonidos de estruendos, los cuales se esparcieron tanto que llenaron la mitad del Mundo de la Espada Caída.

¡BOOOOOOOOOM!

Era como un trueno desgarrador del cielo y destructor de la tierra que se esparcía en todas direcciones. ¡Increíblemente, empezaron a aparecer nubes negras sobre la cueva, las cuales pulsaban con hebras de energía blanca!

Todos los discípulos de las cuatro sectas que estaban en esa parte del Mundo de la Espada Caída voltearon en la dirección en la que estaba Bai Xiaochun confeccionando medicina. Todos estaban completamente atónitos.

Colmillo Fantasma había estado moviéndose rápidamente en alguna tarea cuando repentinamente escuchó los estruendos, y le pasó un destello por los ojos.

En otro lugar, Song Que estaba en frente de una pared de piedra ordinaria, estudiándola cuidadosamente. Cuando escuchó el sonido, sus ojos se abrieron ampliamente. “¿Qué es ese sonido?”

Xu Xiaoshan de la Secta Corriente de Sangre sintió como su corazón se aceleró. “¡¿¡¿Está apareciendo algún tesoro precioso en este mundo?!?!”

Abriendo los ojos de par en par, aumentó su velocidad, dirigiéndose en dirección al sonido.

Lei Shan de la Secta Corriente Profunda estaba relativamente cerca de la fuente del sonido, y estaba igual de intrigado que Xu Xiaoshan. Con ojos brillando de emoción y curiosidad, aceleró en dirección al sonido.

Los extraños y estruendosos ruidos no atrajeron solo la atención de los cultivadores. También atrajo a… ¡Bestias nocivas!

Y también… en algún misterioso lugar dentro del Mundo de la Espada Caída, atrajo la atención de… ¡¡Almas nocivas!!

Capítulo 147:¡Aparece Una Extraña Píldora!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente