Capítulo 135 – ¡La Ribera Norte Estalla!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¡Aghhhh! ¡¡No difundas eso!!” gritó. Estaba muy al tanto de las inclinaciones del conejo, así que se puso en movimiento rápidamente, persiguiéndolo a toda velocidad con alas saliéndole de su espalda.

Sin embargo, el conejo era simplemente demasiado rápido. En poco tiempo, solo quedó el eco de su voz resonando a la distancia.

“¡Aghhhh! ¡¡No difundas eso!!”

Después de perseguir al conejo en vano por algo de tiempo, Bai Xiaochun descubrió, muy para su desesperación, que a pesar de estar en el décimo nivel de Condensación de Qi… no estaba ni cerca de ser tan rápido como el conejo. Su impresionante velocidad era completamente increíble.

“Se acabó. Estoy acabado…” murmuró, quedándose viendo con una mirada vacía al conejo que desaparecía en la distancia. Permaneció allí temblando y con su mente dando vueltas. Ni en sus sueños más locos se hubiera imaginado que de alguna manera el conejo aparecería en la ribera norte. Era como una pesadilla vuelta realidad.

“¿Qué acabo de decir?” murmuró, jalándose los cabellos. “¿Cuánto escuchó el conejo…?” Se sentía con ganas de llorar. Ese conejo parlante increíblemente sigiloso lo había llevado al borde de la locura. Si cosas como estas seguían pasando, estaba seguro de que terminaría afectándolo mentalmente. Quizás simplemente tendría que dejar de hablar de ahora en adelante.

Realmente se arrepentía de haber creado esa extraña píldora que llevó a la creación de este increíblemente irritante conejo parlante.

“Ese maldito conejo probablemente no escuchó nada. Definitivamente no escuchó nada. ¡Si lo hubiera hecho, hubiera empezado a repetirlo de inmediato!” Estando aun nervioso, dijo resoplando un poco para intentar consolarse a sí mismo, y sin embargo, no le ayudó en nada. El conejo parlante era como un horno para píldoras que podría explotar en cualquier momento, sacudiendo los cielos y la tierra.

Regresó nervioso a la estación de la guardia de honor, donde arregló las cosas en caso de que tuviera que escapar repentinamente a la ribera sur. Luego, se quedó mirando ansiosamente a su Flor Nacer de Bestia.

“Tres días. ¡¡Mi bestia de batalla suprema aparecerá en tres días!!” Con sus ojos inyectados de sangre, no podía hacer mucho más que esperar nervioso. El perro negro trajo a otra bestia, pero Bai Xiaochun lo devolvió firmemente y le explicó que, en el futuro, no habría necesidad de más contribuciones de ninguna bestia de batalla.

El perro negro no parecía muy feliz, e inmediatamente expuso sus dientes de manera feroz. El corazón de Bai Xiaochun empezó a latir fuertemente, y tosió secamente.

“Bueno mira, no está totalmente decidido…” le dijo. “Mira, hay un conejo súper sigiloso que ha estado acechando alrededor de la ribera norte. Le encanta hablar constantemente. ¿¡Por qué no lo atrapas para mí!?”

El perro observó de manera sospechosa a Bai Xiaochun, quien seguía ofreciendo más explicaciones y haciendo grandes gestos. El perro finalmente entendió, se volteó y desapareció tornándose una figura borrosa negra.

Bai Xiaochun lo observó irse, a la vez que sus ojos brillaban de anticipación.

“Buena suerte amigo. Si puedes atrapar a ese conejo por mí, ¡haré todo lo que pueda para encontrar otra Semilla Nacer de Bestia para ti!” Tan solo pensar en el aterrador conejo parlante hacía que Bai Xiaochun suspirara. Se dirigió a su patio trasero y siguió esperando ansiosamente.

Otro día pasó.

Durante ese tiempo, Bai Xiaochun mantuvo sus oídos concentrados a cualquier posible sonido que viniera de afuera. Todos los discípulos de la ribera norte estaban agitados, mientras intentaban buscar la razón por la cual sus bestias de batalla habían cambiado repentinamente. Por supuesto, la gente ya sospechaba de Bai Xiaochun, e incluso vinieron a ver de cerca su estación de la guardia de honor. Sin embargo, hizo un buen trabajo asegurándose de que nadie viera la Flor Nacer de Bestia.

Además, había llevado a cabo todas sus actividades de noche, y había sido muy cuidadoso de no dejar ninguna pista. No solo eso, a pesar de que las personas sospechaban de él, no había ninguna evidencia que lo incriminara, así que eventualmente los discípulos lo dejaron tranquilo.

Aun así, Bai Xiaochun solo se ponía más y más nervioso. Otro día pasó de este modo, y la investigación se tornó aún más seria. Esto era especialmente cierto considerando que entre los discípulos cuyas bestias de batalla se habían vuelto más difíciles de controlar, había constantemente estallidos de furia.

“¿¡Qué está pasando aquí exactamente!?”

“¿Quizás es algún tipo de plaga? Pero no parece una plaga. ¡Esa no puede ser la razón!”

“Algo raro está pasando. ¡Algo muy, muy raro!”

La ribera norte estaba frenética, y estaba hirviendo al borde de estallar. Había una cantidad masiva de discípulos de la Secta Externa involucrados en la investigación, al igual que discípulos de la Secta Interna. Incluso los lores de las cimas se involucraron. En poco tiempo, ya faltaba solo medio día para que la Flor Nacer de Bestia floreciera. Y fue entonces, cuando la pista finalmente llegó.

“¡La vieja Bestia Acechadora Nocturna de Beihan Lie!”

“Se llevó a una bestia de batalla hace poco, y cuando la bestia regresó, ¡tenía una expresión muy rara en su rostro!”

“¡Encuentren a ese perro!”

Los discípulos de la ribera norte se dispersaron por toda la ribera norte enfurecidos y buscando. Pronto, encontraron al perro negro, y al mismo tiempo, encontraron al conejo.

El conejo estaba corriendo atropelladamente a la vez que era perseguido por el perro negro.

Si eso fuera todo, podría no haber sido gran cosa. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que los rostros de los discípulos se llenaran de asombro al darse cuenta de que el conejo estaba hablando.

“Hermana Menor Meixiang, considerando mi estatus como el lord de la cima del Pico Colmillo de Fantasma, ¡en este momento juro que jamás permitiré que Li Qinghou se gane tu mano en matrimonio!”

“Ooh, eres tan travieso, Anciano Sun no seas malo…”

“¡Jajaja! Esta píldora medicinal es increíble. Yo, Bai Xiaochun, obviamente soy súper asombroso. ¡Este conejo realmente puede hablar!”

“Bai Xiaochun está a punto de tener a la bestia de batalla suprema. ¡Hmph! ¡Ustedes los discípulos de la ribera norte deberían estar temblando de miedo!”

“No solo os reusasteis a prestarme vuestras bestias de batalla, ¡incluso difamaron mi nombre! Solo esperen a darse cuenta de lo que ha ocurrido. Una vez descubráis que vuestras bestias de batalla contribuyeron su propia esencia vital por orden mía, entonces me escabulliré de regreso a la ribera sur y no podréis hacer nada al respecto. ¡Jajajajajajajajaja!”

Mientras el conejo corría, gritando líneas de dialogo vívidas y realistas, los discípulos de la ribera norte se quedaron viendo sin palabras. Sin embargo, cuando alcanzó las últimas frases, se dieron cuenta de que este extraño y maravilloso conejo había sido creado por Bai Xiaochun, ¡y que le encantaba hablar!

Los discípulos de la ribera norte estaban temblando, sus ojos se abrieron de par en par y empezaron a resoplar enfurecidos. Observaron como el perro negro perseguía al conejo, y los dos desaparecieron a la distancia.

“¿Contribuyeron esencia vital?”

“¿Cuándo nos demos cuenta de lo ocurrido con nuestras bestias, Bai Xiaochun planea escabullirse de vuelta a la ribera sur?”

“¡¡¡Bai Xiaochun!!!” Incontables discípulos de la ribera norte aullaron de furia, especialmente aquellos cuyas bestias de batalla habían sido afectadas. Todos ellos empezaron a correr a toda velocidad al Parque de Conservación de Bestias, haciendo que los cielos y la tierra se sacudieran violentamente.

Mientras el conejo corría adelante, seguía hablando, hasta que eventualmente, todos los discípulos de la ribera norte lo escucharon. Con los ojos bien abiertos, rugieron de ira haciendo que toda la ribera norte temblara.

“¡¡Bai Xiaochun!!”

“¡¡Así que tu hiciste esto!! ¿Quieres escaparte a la ribera sur?”

“¡¡Acaben con Bai Xiaochun!!”

Los discípulos de la ribera norte estaban enloquecidos. La Secta Externa, la Secta Interna e incluso muchos de los ancianos aparecieron y empezaron a apresurarse en dirección al Parque de Conservación de Bestias.

Mientras el sigiloso conejo escapaba del perro negro, repentinamente se detuvo en su lugar, al darse cuenta de que un viejo mono había aparecido de la nada frente a él. La expresión del mono se veía muy seria mientras observaba al conejo por un momento, y luego habló con una voz amenazante y profundamente antigua.

“¡¿Conejo, quién eres exactamente?!”

El conejo lo miró de vuelta con una expresión tan antigua y amenazante como la del mono.

“¡¿Conejo, quién eres exactamente?!” le dijo.

Los ojos del mono titilaron de manera afilada, y repentinamente se arrojó a sí mismo hacia el conejo. En los ojos del conejo, apareció la misma mirada y se volteó para escapar. Un momento después, no quedó ningún rastro del mono y el conejo.

Mientras tanto, de vuelta en el Parque de Conservación de Bestias, Bai Xiaochun estaba esperando ansioso. En tan solo cuatro horas más, la bestia de batalla suprema aparecería. Fue en este momento que afuera surgió el intenso sonido de estruendos, y pronto, aparecieron un montón de figuras moviéndose rápidamente en su dirección.

“¡¡Bai Xiaochun!!” Los enfurecidos discípulos de la ribera norte se acercaban, sin pausar ni por un momento antes de arremeter contra el escudo de la formación de hechizos que rodeaba la estación de la guardia de honor. Un increíble estruendo resonó, y la formación de hechizos tembló. Los ojos de Bai Xiaochun se abrieron de par en par y su corazón empezó a latir fuertemente.

“¡¿¡¿Qué están haciendo?!?! ¡Soy un discípulo Prestigioso! Soy el Hermano Menor del líder de la secta. He derramado mi-”

“¡No importa quien seas!” gritó la muchedumbre. Rápidamente, desde la formación de hechizos empezaron a emanar sonidos de grietas, bajo el bombardeo combinado de la multitud. Ya estaba a punto de romperse.

A Bai Xiaochun se le puso la piel de gallina por el miedo al darse cuenta de lo verdaderamente feroces que eran los discípulos de la ribera norte. Los discípulos de la ribera sur usualmente se limitaban a arrojar rocas, pero los discípulos de la ribera norte realmente estaban atacando con todo. De repente, se dio cuenta de que si la formación de hechizos se rompía, quedaría rápidamente reducido a nada más que una masa ensangrentada.

“¡Ayuda! ¡¡Me están tratando de matar!!” gritó mientras retrocedía. Se sentía que era completamente víctima de una injusticia por parte de los abusadores discípulos de la ribera norte. Primero lo provocaron, luego lo difamaron, y cuando simplemente tomó prestadas sus bestias para algunas contribuciones, entonces intentaban matarlo.

En el instante en el que empezó a retroceder, la formación de hechizos se destrozó, e incontables discípulos de la ribera norte se prepararon para arremeter hacia adentro. Fue en este momento que un frío bufido se escuchó desde el cielo encima de ellos, y los cuatro lores de las cimas de la ribera norte descendieron para intervenir.

La vieja mujer del Pico Pétalo de Lirio les dio un vistazo a los discípulos de la ribera norte.

Indispuestos a aceptar que Bai Xiaochun estuviera siendo protegido, algunos de los discípulos empezaron a decir en voz alta. “Lord de la cima, nosotros–”

“¡Cállense!” dijo la vieja mujer con una voz estruendosa. “¡Cómo os atrevéis a atacar el Parque de Conservación de Bestias! ¡Qué comportamiento tan increíble!”

Los discípulos circundantes se quedaron quietos y nerviosos en su lugar.

Dejando salir un suspiro de alivio, Bai Xiaochun añadió solemnemente, “¡Cierto! ¡Cómo se atreven a atacar el Parque de Conservación de Bestias! ¡Qué comportamiento tan increíble!”

“¡Cállate tú también!” dijo la vieja mujer volteándose para mirar ferozmente a Bai Xiaochun. Justo cuando estaba a punto de seguir hablando, se le abrieron los ojos de par en par al notar la Flor Nacer de Bestia en el patio trasero. Al momento en el que quedó boquiabierta, los otros lores de las cimas empezaron a temblar.

“¡¡Una Flor Nacer de Bestia!!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente