Capítulo 1304 – AWE – ¡El Dedo de Cielo Absoluto!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—¡¡Archi-Emperador!!

—¡¡Padre!!

—¡¡Xiaochun!!

Las personas de los Dominios Inmortales Eternos pudieron ver ese golpe final… ¡muchos suspiros de desesperación se escucharon al ver a Bai Xiaochun desplomándose hacia el Mar Eterno!

En lo alto del cielo estrellado, el Renegado Mortal permaneció flotando, temblando y completamente exhausto tras la batalla. Nunca antes había enfrentado a un enemigo tan difícil como Bai Xiaochun.

Finalmente había logrado acabar con todos los clones Dao de Bai Xiaochun, y a él mismo solo le quedaban ocho. Era obvio que, si Bai Xiaochun tenía tiempo para recuperarse, sería imposible terminar esta batalla.

¡No le daré esa oportunidad! —Pasó un destello por sus ojos, ¡extendió su mano derecha e hizo que el cielo estrellado se llenara de estruendos intensos y que su antiguo buque de guerra apareciera de nuevo!

Esa nave totalmente negra salió volando a toda velocidad hacia Bai Xiaochun, o para ser más precisos… ¡hacia los Dominios Inmortales Eternos!

¡Estaba claro que el barco estaba en un curso de colisión mortal!

El Renegado Mortal sabía bien que Bai Xiaochun había traído la batalla hacia los Dominios Inmortales Eternos a propósito. Sin embargo, ¡la meta del Renegado Mortal era ese mismo lugar!

La impresionante energía del buque de guerra se convirtió en una tempestad negra que ardía por todos lados, repleta con la inconmensurable oscuridad de la exterminación nirvánica, y de la muerte interminable.

Todo había vuelto al principio. ¡El lugar del comienzo de la batalla ahora era su final!

En cuanto el buque de guerra se acercó, los Dominios Inmortales Eternos empezaron a derrumbarse y a colapsar. La visión de Bai Xiaochun se opacó, sus cinco órganos yin y seis órganos yang estaban casi destruidos, tan débil que sus poderes de regeneración no podían sanar.

Sus heridas eran demasiado severas. El último ataque del Renegado Mortal no había sido suficiente para matarlo, pero lo había herido tanto que apenas podía abrir sus ojos. Pero sin duda alguna pudo ver la llegada del antiguo buque de guerra y el comienzo de su llegada mortal a los Dominios Inmortales Eternos. Sabía que, si el buque de guerra golpeaba, sería la muerte para todos.

—La razón por la que volví aquí… fue para morir con mi familia o mis amigos… ¡¡o para usar la Esencia de lo Eterno para el último golpe!! —En cuanto tomó control de su aura, un resplandor de esperanza pasó por sus ojos, y mientras la llama de su fuerza vital estaba al borde de la extinción final, apenas pudo sentir algo que tiraba de él… ¡En su estado actual, podía sentir más claro que nunca su conexión con la Esencia de lo Eterno!

¿Qué es exactamente la Esencia…? —pensó mientras miraba al cielo y a ese buque de guerra negro que irradiaba el poder de la exterminación. Podía sentir que los Dominios Inmortales Eternos temblaban al borde del colapso, podía sentir la llama de la fuerza vital de todos los seres vivientes de abajo titilando inestablemente.

—La Esencia no tiene forma o figura; es casi como si no existiera, pero a la vez, es lo que crea y contiene todas las formas y figuras. —En este momento, sus ojos parecían brillar igual que el cielo estrellado, la Esencia de lo Eterno que existía en los Dominios Inmortales Eternos, esa misteriosa energía repentinamente parecía empezar a vibrar y resonar con él.

—La Esencia no tiene ni principio ni final, —murmuró—, pero a la vez, es lo que crea y contiene el principio y final de todo. —Ante sus palabras, la misteriosa energía estalló y parecía reunirse con locura hacia él, ¡daba vueltas a su alrededor y creaba una tormenta invisible!

—La Esencia no ocupa espacio, pero a la vez, es lo que crea y contiene todo el espacio. —En respuesta a esas frases, la energía misteriosa enloqueció, como un vórtice frenético e invisible que detuvo la caída de Bai Xiaochun, ¡y lo dejó flotar en medio del aire!

—La Esencia existe afuera del tiempo, pero a la vez, es lo que crea y contiene todo el tiempo. —Después de la cuarta frase, ¡el vórtice de esa energía misteriosa empezó a levantar a Bai Xiaochun hacia el cielo estrellado!

El cielo estrellado temblaba como si resonara con un gran Dao. Y las más de 1.000.000 de ruinas que habían sido congeladas previamente por la oscuridad empezaron a agrietarse.

Al ver todo eso, los ojos del Renegado Mortal se abrieron de par en par, y grandes olas de asombro inundaron su corazón.

—¡¡Esa es el aura de lo Eterno!! —dijo.

Casi al mismo tiempo, ¡la voz de Bai Xiaochun se alzó desde los Dominios Inmortales Eternos y llenó todo el Mundo Eterno!

—No comprendo completamente la Esencia, y solo sé un poco sobre lo Eterno… —Cerró sus ojos por un momento, y aunque se veía débil, cuando los reabrió, ¡¡brillaban con confianza!!

—Pero… sé que todas nuestras vidas resuenan con el gran Dao, y la fuerza vital resuena con el misterio más secreto. Y eso… ¡es todo lo que necesito saber para matarte Renegado Mortal!

En ese instante, Bai Xiaochun empezó a arder con una llama Dao, una llama de vida y fuerza vital. Dentro de él, empezaron a ocurrir unas transformaciones impresionantes, como si… ¡estuviera a punto de ascender más allá del Reino Soberano! La energía a su alrededor, la manifestación de la Esencia de lo Eterno empezó a hacer ebullición.

En cuanto sintió eso, extendió su mano derecha hacia el cielo, ¡y entonces apuntó hacia el buque de guerra negro de la destrucción

No parecía haber nada especial con ese gesto. No era ninguna habilidad divina, y no contenía las fluctuaciones de una técnica mágica. Pero hizo que el rostro del Renegado Mortal cambiara al instante.

—¡Tú…! —gritó, pero no pudo decir más. El buque de guerra parecía haberse convertido en una ilustración que estaba siendo borrada de la existencia por una enorme mano invisible…

Desapareció en apenas unos instantes, empezando desde la proa y luego hacia atrás. Su aura de la muerte… también se desvaneció por completo.

¡Ni siquiera quedaba evidencia de la existencia del barco!

No hubo ondulaciones en el cielo estrellado, ningún tipo de señal. El rostro de Bai Xiaochun estaba un poco más pálido que antes; no había usado la Esencia de lo Eterno para mover el tiempo como antes, ni para atacar al Renegado Mortal al guiar la energía. Había creado una resonancia con el cielo estrellado y la Esencia de lo Eterno a costa de su propia fuerza vital, ¡para dirigir esa misteriosa energía!

¡Guiar y dirigir eran cosas muy distintas!

Aunque estaba físicamente débil, sus ojos ahora brillaban más intensamente que nunca, y extendió su dedo de nuevo. En lo alto del cielo estrellado, el corazón del Renegado Mortal empezó a latir con fuerza. En cuanto a todos los demás seres vivientes presentes, ¡no podían estar más atónitos por lo que sucedía!

En medio del silencio, el Renegado Mortal empezó a temblar, con la intensa sensación de que, si no detenía a Bai Xiaochun ahora, jamás podría hacerlo.

Bai Xiaochun se veía inigualablemente aterrador en este momento, tanto que el invisible Exterminación Sagrada apareció detrás del Renegado Mortal, igual de impactado, memorias de una antigüedad incontable pasaban por sus ojos. Entonces sus labios se movieron, y aunque no salió ningún sonido, ¡quienquiera que lo hubiera visto hubiera podido ver lo que decía.

¡Cielo Absoluto!

—¡¡Detenlo!! —gritó el Renegado Mortal. La imagen de Exterminación Sagrada gritó lo mismo. Y casi en el mismo instante, la imagen de ambos se superpuso, y un tercer ojo se abrió en la frente del Renegado Mortal, justo en el lugar que había existido la marca de la herida. Cuando ese ojo se abrió… su mirada ya no era la del Renegado Mortal… ¡sino del que llamaban Exterminación Sagrada!

Irradiaba las fluctuaciones más aterradoras, ¡y luego salió disparado hacia Bai Xiaochun!

Bai Xiaochun en este momento estaba siendo sostenido por esa misteriosa energía, la Esencia de lo Eterno. Se estaba elevando hacia el cielo estrellado, lejos de los Dominios Inmortales Eternos, preparándose para enfrentar al Renegado Mortal.

Y en ese momento… ¡apuntó con el dedo de nuevo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente