Capítulo 1252 – AWE – ¡Resucitando a Bai Hao!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Entonces respiró hondo y con emoción, y movió lentamente esa llama de treinta colores hacia la marca en el dorso de su mano. En ese momento… el alma de Bai Hao empezó a emitir unas fluctuaciones insólitamente intensas.

—Hao’er… —murmuró. Dicho eso, tomó esa llama de treinta colores por la que había trabajado durante tantos, tantos años, y gastó unos recursos y esfuerzos inmensos para conjurar… ¡y la colocó sobre la marca!

En ese instante, ¡surgió una luz deslumbrante! Hacía muchos años, ¡Bai Hao se había sacrificado para conjurar la llama de veintidós colores que necesitaba para salvar a Bai Xiaochun de un momento de crisis!

A cambio, ¡Bai Xiaochun estaba pagando un enorme precio para resucitar a Bai Hao desde el interior de la marca que alguna vez había sido todo lo que quedó de él!

Mientras la luz que salía de la marca se hacía más intensa, el nerviosismo de Bai Xiaochun solo incrementaba. Se le quedó mirando, hasta que la marca finalmente se desprendió de su mano, se quedó flotando frente a él, y luego empezó a emitir unas fluctuaciones del alma.

Las fluctuaciones se hacían cada vez más intensas, y la imagen del alma empezó a tomar forma. Y bajo la intensa mirada de Bai Xiaochun… ¡la figura se convirtió en Bai Hao!

—Hao’er… —dijo con emoción. Los parpados de Bai Hao se sacudieron y abrió sus ojos. Al principio confundido, pero su mirada terminó por posarse sobre Bai Xiaochun… y se estremeció.

—¡Maestro!

Una enorme sonrisa apareció en el rostro de Bai Xiaochun. Llevaba muchos, muchos años esperando por esta reunión, y la alegría le hizo empezar a reír. Las memorias de Bai Hao aún estaban en caos, pero al ver a su Maestro, todo parecía estar bien y se calmó. Al fin y al cabo, a través de todos los años, su Maestro había sido su única familia.

Ahora que estaban de nuevo juntos, todo parecía estar bien y en calma. Una gran sonrisa también apareció gradualmente en el rostro de Bai Hao. Se puso de rodillas, e hizo kowtow tres veces.

—Ha pasado mucho tiempo, Maestro…

Esas risas se convirtieron en calidez, y la alegría se convirtió en amor familiar. Bai Xiaochun y Bai Hao finalmente empezaron a hablar, y las palabras parecían no tener fin. Mientras Bai Xiaochun alardeaba, Bai Hao gradualmente empezó a comprender todo lo sucedido tras su muerte. Descubrió la destrucción del Reino Alcance Celestial, y aprendió sobre los Dominios Inmortales Eternos. Escuchó sobre las glorias que había logrado su Maestro, y como una tercera y poderosa nación se había alzado gracias a él.

—Ah, cierto. ¡Ahora tu venerable Maestro es un arcaico! ¿Has oído de los arcaicos! ¡Solo hay tres en todos los Dominios Inmortales Eternos!

—Y no soy solo un arcaico ordinario. ¡Puedo aplastar fácilmente al Emperador-Santo y al Emperador-Vil!

Bai Hao parpadeó varias veces allí a un lado. Pero conocía bien a Bai Xiaochun, y entendía lo que le gustaba. Así que sus ojos se iluminaron con veneración y dijo, —Maestro, usted siempre ha sido inigualable bajo los Cielos. Sin importar a dónde vaya, siempre termina causando una gran escena. No puedo ni comparármele en ese aspecto. Supongo que deberé esforzarme mucho por mejorar.

Frente a los elogios sinceros de Bai Hao, Bai Xiaochun simplemente se rio. Luego apuntó a él e intentó actuar con un poco más de seriedad, aunque le era bastante difícil.

—Hao’er, una de las cosas que siempre me ha gustado de ti es como siempre dices la verdad. No está mal. No está nada mal.

Bai Hao sonrió. Mientras su Maestro estuviera feliz, él sería feliz. Tan solo pensar en todo lo que había pasado su Maestro para revivirlo hizo que surgieran emociones cálidas en su corazón.

Entonces Bai Xiaochun ondeó su mano, y estaba a punto de seguir alardeando, cuando repentinamente… la enorme torre sobre la montaña dentro de la cara del abanico, la que albergaba la Esencia Dao de la Vida y la Muerte, se estremeció súbitamente y empezó a emitir una luz negra y una luz blanca.

Bai Xiaochun quedó boquiabierto de inmediato, y Bai Xiaochi gritó a un lado, —¿La Esencia Dao de la Vida y la Muerte está siendo absorbida? ¡No puede ser! Como… ¿¡cómo es posible!?

El espíritu autómata había estado burlándose hacía un momento de los alardes de Bai Xiaochun, pero ahora salió volando directamente a la Torre Daoísta de la Vida y la Muerte. Bai Xiaochun también se acercó seguido por Bai Hao, ambos se veían muy serios.

Una vez que entró a la cara del abanico, Bai Xiaochun envió su sentido divino a la torre, ¡allí pudo ver que el cuerpo de Song Que flotaba por el aire!

La Esencia Dao de la Vida y la Muerte había formado dos hebras de niebla que se estaban envolviendo a su alrededor, ¡¡y entraban lentamente a su cuerpo!!

—De… de… ¿de verdad lo hizo funcionar? —dijo Bai Xiaochi—. ¡No puede ser! Eso no tiene sentido… —Repentinamente se dio cuentea de que estaba hablando en voz alta, y volteó boquiabierto hacia Bai Xiaochun. Al darse cuenta de que este estaba completamente concentrado en Song Que, dejó salir un suspiro de alivio.

La verdad era que sus oportunidades de lograrlo eran mucho, mucho más bajas de lo que Bai Xiaochi había implicado hacía años. Al fin y al cabo, esta torre apenas había estado en una etapa muy temprana del desarrollo por parte del Daoísta Terrenal. Pero… ¡ahora sus teorías estaban demostrando ser ciertas!

—Song Que… —murmuró Bai Xiaochun. Aunque Song Que aún contenía una profunda aura de muerte, ahora se veía distinto, ¡y claramente se estaba dando la vuelta desde las profundidades de la inexistencia!

No cabía dudas de que Song Que se estaba fusionando con la Esencia Dao de la Vida y la Muerte, y si lo lograba, entonces probablemente podría volver a la vida. No solo eso, su base de cultivo probablemente sería distinta, aunque sería imposible saber cómo de distinta exactamente. Lamentablemente, Bai Xiaochun no tenía manera de determinar los detalles. Una vez que Bai Xiaochi se recuperó de su asombro inicial, y al darse cuenta de lo que pensaba Bai Xiaochun, añadió rápidamente más.

—Milord, este Compañero Daoísta podría estarse fusionando con la Esencia Dao en sí. Aunque no puede conseguir la aprobación de ningún mundo, y nunca podrá convertirse en un verdadero soberano, será tan poderoso como se pueda ser sin llegar a ese nivel. ¡Estará en el Reino de un Pseudo-Soberano!

—Sin embargo, que el proceso de fusión vaya rápido o lento dependerá de su buena fortuna. Al fin y al cabo, nunca antes ha ocurrido algo como esto. —Bai Xiaochi se quedó mirando a Song Que con emociones encontradas en su rostro. La Esencia Dao de la Vida y la Muerte era el Dao del Daoísta Terrenal, el Imperator Inmortal. Si Song Que tenía éxito con el proceso de fusión, entonces en cierto modo, sería el verdadero sucesor de las enseñanzas y doctrinas Daoístas centrales del Daoísta Terrenal.

Después de escuchar la explicación de Bai Xiaochi, y de tomarse un momento para examinar de cerca a Song Que, el corazón de Bai Xiaochun se llenó de alegría. Se podía decir que Bai Hao había salvado la vida de Bai Xiaochun, pero Song Que había salvado las vidas de sus parejas Daoístas y de sus hijos. Esa era una deuda que Bai Xiaochun jamás podría olvidar.

Sus ojos se iluminaron, suspiró, juntó sus manos y se inclinó hacia Song Que. Luego se volteó y se fue.

***

En ese momento, las tres dinastías imperiales en los Dominios Inmortales Eternos estaban en el proceso de búsqueda de esos trozos de rocas caídos, y capturando o destruyendo cualquier cosa viviente que encontraran.

Pero las cosas no iban muy bien. Las piedras llevaban el aura de un soberano, por lo que las áreas en las que caían terminaban por descomponerse. Si las conseguían rápido, podían combatir hasta cierto punto los efectos. Lamentablemente, algunas áreas requerían la intervención de un celestial.

Así pasó un mes, y aunque habían conseguido muchas de las rocas, todas eran completamente sólidas. Casi ninguna parecía contener a un clon de carne y sangre del soberano de arriba. De hecho, hasta ahora, solo había aparecido una roca con un clon, y eso fue en la Dinastía del Emperador-Santo.

En un lugar cerca de las fronteras de la Dinastía del Archi-Emperador con la Dinastía del Emperador-Vil, el Rey Fantasma Gigante estaba volando por el aire. Ya que era un celestial, se había podido encargar de siete de las rocas caídas, y había destruido o recogido todas. En este momento, se dirigía a un área en la que uno de sus subordinados semidioses había descubierto otra roca caída.

Afortunadamente, se encontraba en un terreno salvaje y remoto en el que no vivía nadie. Por lo que los efectos de esa podredumbre que se extendía no estaban dañando a nadie. Además, la base de cultivo del Rey Fantasma Gigante era capaz de negar los efectos. A medida que avanzaba, la ubicación de la roca se acercaba más y más.

—Después de lidiar con esta roca, volveré a la ciudad, —pensó con un suspiro—. Me temo que habrá muchas ramificaciones de este evento.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente