Capítulo 1248 – AWE – Encargándose de la Imperatriz Consorte Inmortal

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—Bueno, el Mundo Inmortal me dio lo último de su flujo de qi. Y el Daoísta Terrenal me ha tratado con gran amabilidad… Su pareja Daoísta sufrió una muerte horrible. Lógica y emocionalmente, no debería estar peleando con ella… —Bai Xiaochun no era el tipo de persona que se olvidaría completamente de la justicia. Aunque esta vieja fantasma lo había atacado una y otra vez, y claramente lo quería matar, aun así, sabía lo importante que era compensar la amabilidad que le habían mostrado.

Así que respiró hondo, contuvo sus ganas de luchar, y le ordenó a su esclavo arcaico a que dejara de moverse. También forzó los diez rayos de Luminiscencia Arcaica a detenerse antes de poder llegar al área con el tiempo y el espacio suprimidos. Luego se preguntó que podía hacer para evitar que la mujer siguiera persiguiéndolo e intentando matarlo. Pero antes de poder pensarlo mucho, el vacío parecía haberse quebrado bajo los cada vez más intensos gritos de la vieja fantasma.

Finalmente apareció en esa región de gravedad distorsionada, al principio como una figura borrosa. Pero rápidamente se fue tornando más clara, ¡y empezó a acelerar hacia Bai Xiaochun!

Se movía con una velocidad tan increíble, que en apenas unos momentos, ya estaba a tan solo unos cientos de metros del abanico. Sin embargo, parecía que ese sería su límite. Aún estaba retenida por la distorsión gravitacional, tanto que se la veía como estirada en el espacio.

Bai Xiaochun al principio se sorprendió, pero cuando vio que esta ya era temporalmente incapaz de seguirlo persiguiendo, se aclaró la garganta, se acercó caminando al borde del abanico, juntó sus manos y se inclinó.

—Honorable Imperatriz Consorte Inmortal, soy su Hermano Menor, Bai Xiaochun. He heredado el Dao del exaltado Daoísta Terrenal, y poseo la última pizca del flujo de qi del Mundo Inmortal. Sé que la he ofendido antes señora, pero espero poder hacer algo para compensarle por ello. —Una vez más juntó sus manos y se inclinó con una expresión sincera.

Pero la única respuesta que recibió fue un aullido enfurecido. La principal diferencia, era que esta vez su chillido venía acompañado de palabras siniestras.

—Lo que quiero… ¡es tu alma! —Sus palabras rebosaban la intención asesina y las ansias de matar más profundas. Estaba claro que quería matar a Bai Xiaochun, no porque le hubiera «robado» a sus subordinados, sino porque había algo especial en su alma, algo que la llenaba de avaricia y le abrumaba con el deseo de consumirlo.

A Bai Xiaochun se le iluminaron los ojos al escucharla y sacudió su manga. Se le quedó mirando a la vieja fantasma y dijo fríamente, —Sénior, acaso dice que si no le doy mi alma, ¿seguirá persiguiéndome hasta lograr matarme?

Esta vez, la única respuesta fue un aullido temblante de ira que hizo que se empezara a quebrar su zona de influencia temporal. Estaba claro que la vieja fantasma se libraría en cualquier momento.

—El Daoísta Terrenal, el Imperator Inmortal, ha sido como mi amigo del alma. Está claro que lo único que le queda a usted, Imperatriz Consorte Inmortal, es un alma descarnada en ruinas. ¡Ha cambiado señora! ¡Ha cometido crímenes imperdonables! —Así que no dudó un segundo más, dio un paso adelante, y extendió su sentido divino para ordenarle a sus dos esclavos arcaicos a atacarla de inmediato. El poder de batalla de dos arcaicos fue desatado en un parpadeo de manera devastadora.

En cuanto iniciaron los estruendos, Bai Xiaochun desató diez rayos de Luminiscencia Arcaica, los cuales resplandecían de manera deslumbrante y se unieron a los ataques de los esclavos arcaicos sobre la vieja fantasma.

En ese momento exacto en el que la vieja fantasma logró librarse, ¡las habilidades divinas de los esclavos arcaicos y la mortal Luminiscencia Arcaica le atravesó!

El cuerpo de la vieja fantasma empezó a quebrarse al instante, ¡y luego explotó!

Mientras su cuerpo se hacía pedazos, empezaron a salir varias corrientes de llamas negras que arrasaban el área. También se acumuló un gran mar de fuego negro detrás de ella, hasta formar un hermoso rostro retorcido por la ira y repleto de una furia y hostilidad inconmensurables.

Luego ese rostro gritó, y envió unas ondas de choque que hicieron que el fuego negro se transformara en un gran número de cabezas de fantasma, las cuales salieron disparadas hacia Bai Xiaochun con sus fauces abiertas y con un poder capaz de derrumbar montañas y secar mares.

Bai Xiaochun simplemente sacudió su cabeza. Aunque los poderes de la Imperatriz Consorte Inmortal se veían sorprendentes, y antes incluso lo habían intimidado tanto que escapaba de inmediato, ahora podía sentir que no tenía mucho por lo que preocuparse.

—¡Fuera de aquí! —le dijo—. ¡Te daré una última oportunidad! —Pero la Imperatriz Consorte Inmortal no retrocedió. En vez de eso, simplemente envió más rostros de fantasmas desde el mar de fuego.

Los ojos de Bai Xiaochun contenían un resplandor gélido, pero no atacó personalmente. Sino que envió un poco de su sentido divino al abanico, e hizo que el bote solitario que este contenía desapareciera, y reapareciera allí en el vacío. Luego se convirtió en un rayo de luz brillante que empezó a dar vueltas alrededor del abanico, y destruía todo rostro de fantasma que tocara. Después de acabar con incontables de esos rostros de fantasma, cambió de dirección y se dirigió a la Imperatriz Consorte Inmortal.

La furia en los ojos de esta se hacía cada vez más intensa, y su imagen repentinamente se quebró, y se convirtió en un montón de lámparas blancas, el poder de esas lámparas empezó a extenderse, ¡¡estaban alterando las leyes naturales del vacío para convertirlo todo en papel!!

Los dos esclavos arcaicos estaban siendo influenciados, así como también el bote solitario, a pesar de no convertirse en papel, los ralentizó considerablemente. La Imperatriz Consorte Inmortal evitó el bote y salió disparada hacia el abanico con una garra de fantasma extendida hacia Bai Xiaochun.

—¡Ya basta! —dijo con una mirada furiosa. Se había estado conteniendo hasta ahora, pero se estaba quedando sin paciencia. Al fin y al cabo, él no era el Daoísta Terrenal. Además, dada la manera en la que iban las cosas, ya estaba seguro de que la tenaz voluntad del Daoísta Terrenal no lo podría afectar más. De haber sido así, ya se hubiera dado cuenta de su influencia.

Por un lado, esperaba poder usar esta situación para probar eso, por el otro lado, tampoco quería pagar la amabilidad con hostilidad. Sin embargo, ya había llegado a un punto en el que no podía seguirse conteniendo.

Había tomado su decisión. Mientras el alma vengativa de la Imperatriz Consorte Inmortal se acercaba, este dio un paso adelante y se puso en movimiento. De hecho, se movía tan rápido que salió disparado más allá de ella y apareció detrás. Luego levantó la mano con la misma expresión de siempre, y empujó suavemente a la Imperatriz Consorte Inmortal.

Ese gesto tan simple convocó un enorme vórtice alrededor de su mano, todo retumbó fuertemente y el alma de la Imperatriz Consorte Inmortal fue atraída hacia él.

El enorme cuerpo de esa alma empezó a reducirse, la fantasma solo podía dejar salir un chillido punzante. Bai Xiaochun flotaba allí con calma y su base de cultivo arcaica estallaba con poder, ¡estaba claro que era suficiente para conmocionar el alma descarnada de la Imperatriz Consorte Inmortal!

Al ver que no podía combatir este nivel de poder, el alma descarnada se hizo pedazos y se convirtió en una enorme nube de almas más pequeñas que empezaron a escapar por todos lados.

Había decenas de millones de esas almas más pequeñas, lo tapaban todo, y algunas hasta se arrojaron hacia Bai Xiaochun, aunque la mayoría simplemente intentaron escapar. Además, no había manera de saber cuál era la verdadera alma de la Imperatriz Consorte Inmortal, y cuales eran simples almas más pequeñas que había ocultado en su interior.

Bai Xiaochun frunció el ceño, sabía que si la Imperatriz Consorte Inmortal escapaba, seguramente seguiría molestándolo, y si lo terminaba persiguiendo hasta los Dominios Inmortales Eternos, podría haber complicaciones innecesarias.

Sacudió su cabeza, cerró sus ojos, y entonces su aura cambió y se extendió, hasta llenar toda el área con un aura suprema. ¡Era el aura del Daoísta Terrenal!

Bai Xiaochun se estremeció, y vio como esas incontables almas en el área se detenían súbitamente. Las almas empezaron a temblar y se voltearon hacia Bai Xiaochun, mientras que su sentido divino, ¡logró fijarse en un alma en particular!

Era el alma de una mujer. Se veía normal, pero había una marca negra en su frente. Apenas le dirigió su mirada a Bai Xiaochun, este se desvaneció y apareció justo frente a ella. Extendió su mano, la atrapó y la metió en su bolso de almacenamiento.

Ya sabía sin lugar a dudas… ¡que esa era la verdadera Imperatriz Consorte Inmortal!

Al final no le hirió, simplemente atrapó su alma. Después de eso, observó el mar de almas a su alrededor y sus ojos se iluminaron.

—No quiero herir a la Imperatriz Consorte Inmortal, pero el resto de ustedes… será de gran ayuda para conjurar mis llamas. Los contaré como los intereses. —Se aclaró la garganta, sacó un montón de Píldoras de Convergencia de Almas, y las arrojó al vacío para proceder a recolectar almas.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente