Capítulo 1228 – AWE – ¡Mundo de Papel!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Sacudió su mano como si nada y dijo, —¡No te preocupes! ¡Tengo mucha experiencia con este tipo de cosas!

Se sentó a esperar, lleno de emoción por la idea de conseguir tantas almas.

Al principio, las lámparas llegaban cada varios días. Pero después de unos meses, esa frecuencia se redujo a una cada varias semanas.

Eventualmente, terminaron pasando cuatro meses enteros sin que llegara ninguna lámpara, cosa que lo decepcionó mucho. Además, el estanque estaba empezando a titilar de manera extraña, como si estuviera por desaparecer en cualquier momento.

Por cómo se veían las cosas, probablemente ya no estaría allí el próximo mes. Bai Xiaochun no estaba dispuesto a rendirse, y finalmente centró su atención sobre el pozo.

—¡Esta cosa es demasiado misteriosa! Me pregunto qué diablos será. Y me pregunto si volveré a encontrar algo así… —De verdad estaba indeciso, en conflicto entre su deseo de conseguir más almas, y su temor por los peligros potenciales.

Hasta que llegó a la conclusión de que, ya que llevaba por aquí tanto tiempo sin ver nada peligroso, lo mejor sería llegar un poco más lejos. Entonces aceró el abanico y activó la habilidad que tenía el abanico para consumir otras cosas.

—¡Sería perfecto si pudiera absorber todo ese pozo dentro del abanico!

Bai Xiaochi objetó, pero no hizo nada para interferir. Así que el abanico terminó golpeando directamente al pozo.

Pero extrañamente, no hubo ningún estruendo intenso como Bai Xiaochun y Bai Xiaochi se esperaban. Era casi como si el pozo existiera en otra dimensión, o fuera transparente; ¡el abanico simplemente le pasó a través!

Bai Xiaochun quedó boquiabierto del asombro. Esta era la primera vez que se encontraba una situación que el abanico no era capaz de manejar. Después de pasar a través del pozo, Bai Xiaochun le regresó la mirada, y se quedó dudando un buen rato sobre su próximo paso. Podía simplemente rendirse, pero a la vez, no podía dejar de pensar en todas las almas que quizás existían dentro de ese pozo. Al final decidió echar a un lado sus miedos.

—Darle un corto vistazo no debería ser un problema… —¡Apretó los dientes con determinación y envió al abanico hacia la entrada del pozo!

Después de acercarse, desató el poder de su base de cultivo y extendió un poco su sentido divino. Pero el pozo parecía poder aislarse de su sentido divino, por lo que le era imposible saber lo que había adentro. Solo podía acercarse físicamente.

Nada parecía indicar peligro en esta situación, y aunque eso lo hizo suspirar de alivio, no bajaba su guardia. Su corazón empezó a latir con fuerza y entonces asomó la cabeza sobre el pozo.

Lo que vio allí le abrió los ojos de par en par.

¡¡Era un mundo completamente distinto!!

Era como si la entrada al pozo fuera el cielo de ese mundo. Lo que era aún más sorprendente, ¡el mundo entero parecía estar hecho de papel!

Las tierras, las montañas, los ríos, los edificios; todo era de papel. Sobre la superficie de todos esos papeles se podían ver incontables almas, una cantidad que desafiaba cualquier cosa que Bai Xiaochun hubiera podido imaginarse…

El mundo se veía muy ordenado. Las almas estaban estrictamente separadas por nivel, y eso incluía las almas de devas, semidioses y celestiales. ¡Incluso había un grupo de personas de papel amontonadas alrededor de un alma arcaica!

Todo parecía completamente increíble. Pero fue entonces que Bai Xiaochi gritó súbitamente, —¡Detrás de usted milord! Allí…

Antes de que Bai Xiaochi pudiera siquiera terminar de hablar, una mano marchita se extendió desde la nada en el aire detrás de Bai Xiaochun, ¡y lo empujó!

La mano no se movía particularmente rápido, pero Bai Xiaochun ni siquiera tuvo la oportunidad de voltear, o reaccionar de algún modo. Cualquier resistencia era inútil.

Una fuerza descomunal lo golpeó, hizo que saliera un grito de sorpresa, ¡y terminó cayendo directamente al interior del pozo!

Al mismo tiempo, apareció una figura, era una vieja mujer jorobada que sostenía una lámpara en su mano. En cuanto Bai Xiaochun cayó dentro del pozo, esta se quedó de pie al borde mirando al abanico que tenía detrás.

A Bai Xiaochi se le pusieron los vellos de punta frente a esa mirada, y activó todas las defensas del abanico, incluyendo el aura del brazo del soberano.

En el arrugado rostro de la vieja se podían ver dos ojos con una mirada opaca, y titilaban con una luz misteriosa. Repentinamente sonrió, era una sonrisa feroz llena de dientes amarillos. Luego se volteó y se desvaneció.

Mientras tanto… Bai Xiaochun caía gritando hacia el mundo de papel que había dentro del pozo. Eventualmente logró controlar su cuerpo y se detuvo. Allí se quedó flotando, observó sus alrededores y luego al cielo, allí arriba de él, ¡pudo ver nueve rostros!

Todos esos rostros eran de mujeres viejas, todas con las mismas facciones faciales, con sus ojos cerrados, pero con la boca abierta. Por lo que veía Bai Xiaochun, parecía que acababa de caer por una de esas bocas.

—¿¡El estanque era una de sus bocas!? ¿Quién me empujo? ¿Una vieja! ¿¡Qué base de cultivo tiene!? —Respiró hondo, se preparó para pensar en un modo de salir, pero algo ocurrió antes de siquiera empezar a pensar.

Su cuerpo… ¡¡empezó a convertirse repentinamente en papel!!

De hecho, sus manos ya eran completamente de papel…

¡Su mente empezó a dar vueltas al darse cuenta de que esta era la situación más mortal que se había topado desde la fundación de la nueva Dinastía del Archi-Emperador!

Incluso su batalla contra el Emperador-Vil había estado bajo su control, pero esto era distinto. No había tiempo de pensar o planear nada; desató de inmediato todo el poder de su base de cultivo, así como los poderes de regeneración de su Códice Imperecedero. Pero aunque podía ralentizar el proceso, no podía detenerlo por completo. ¡Era como si las leyes naturales del mundo demandaran que todo ser viviente que entrara se convirtiera en papel!

—Maldita sea. ¡MALDITA SEA! —maldijo Bai Xiaochun con los ojos rojos. No tenía la más mínima intención de convertirse en una persona de papel con ojos rojos, así que empezó a rugir y a intentar escapar del mundo.

Lamentablemente, fue entonces que todas las demás personas de papel de este mundo alzaron la mirada hacia el ahora impactado Bai Xiaochun. Todas las almas que tenían atadas a ellas mostraban auras frías y siniestras, y aullaron y empezaron a arremeter hacia él.

Se le acercaron en un parpadeo, y desataban incontables habilidades divinas y técnicas mágicas.

Sus técnicas mágicas tomaban la forma de trozos de papel, cada uno rebosaba el poder de las leyes naturales de este mundo. Lamentablemente, ni siquiera el Códice Imperecedero de Bai Xiaochun podía hacer mucho para protegerlo. A estas alturas, ¡ya su brazo entero era de papel!

—¡¡Esto es un abuso!! —gritó. Para su total frustración, ninguna de sus habilidades divinas parecía servir de nada, ni siquiera el Sutra de la Pāramitā Futura. Apretó los dientes y usó el brazo que aún no era de papel para sujetar un montón de Píldoras de Convergencia de Almas y arrojarlas detrás de él. Estas absorbieron todas las almas cercanas en cuanto explotaron, y eso parecía quitarles la fuerza vital a las personas de papel, simplemente quedaban flotando hacia el suelo.

Eso quizás lo hubiera dejado contento, de no ser porque él mismo se estaba convirtiendo en papel, y hasta miraba este sitio como una tierra sagrada. Pero estaba demasiado ansioso como para estar contento. Empezó a arrojar Píldoras de Convergencia de Almas a diestra y siniestra y recolectaba las esferas de almas en cuanto se formaban, y a medida que lo hacía, salió disparado hacia las bocas de las mujeres que había en lo alto del cielo.

Lamentablemente, eran demasiadas personas de papel. Incluso había un grupo de almas celestiales encabezadas por un alma arcaica. En cuanto se acercaron, Bai Xiaochun se llenó de una sensación de crisis mortal, e intentó contactar de inmediato al abanico. ¡A pesar de que a duras penas logró establecer el vínculo, al menos fue suficiente para convocar un rayo de Luminiscencia Arcaica!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente