Capítulo 118 – Una Bienvenida Poco Cálida…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La Secta Corriente Espiritual consistía de ocho cimas de montaña. Además del Monte Semilla del Dao en el centro, había tres montañas en la ribera sur, y cuatro en la ribera norte. Esas cuatro eran el Pico Puesta de Sol, El Pico Sendero Arqueado, el Pico Pétalo de Lirio, y el Pico Colmillo de Fantasma.

El número de discípulos en la ribera norte excedía vastamente a los de la ribera sur. Cualquiera de las Sectas Externas de las montañas de la ribera norte tendría decenas de miles de discípulos. En cuanto a sus Sectas Internas, usualmente tenía más de mil.

En general, la ribera norte era alrededor del doble de poderosa que la ribera sur. Era por esta razón que la ribera norte hacía tiempo se había convertido en la fuerza principal de la secta.

Por supuesto, la base del poder de la ribera norte venía de todas las bestias de batalla que criaban los discípulos. El número tan vasto de bestias se aseguraba de que el aire estuviera repleto constantemente de gritos de animales.

La ribera norte parecía salvaje y barbárica, sus discípulos eran más feroces que sus contrapartes del sur. Se podían ver criaturas voladoras por el aire todo el tiempo, incluso era posible alcanzar a ver ocasionalmente alguna bestia especial asignada para proteger a las montañas mismas. Estas eran una vista impresionante de presenciar.

Mientras el Líder de la Secta Zheng Yuandong escoltaba a Bai Xiaochun hacia la ribera norte, los discípulos de allí se percataron rápidamente. Un buen número de ellos incluso se dio cuenta de que este era el archienemigo de toda la ribera norte quién había alcanzado la prominencia en las batallas de Elegidos.

Los cuatro lores de las cimas de la ribera norte emergieron para ofrecerle sus saludos al líder de la secta, llevándolo hacia la gran sala del Pico Colmillo de Fantasma para discutir ciertos asuntos. Bai Xiaochun se quedó esperando afuera de la sala. Por supuesto, las noticias de su llegada se habían esparcido rápidamente. Después de que pasara el suficiente tiempo para quemar un palillo de incienso, prácticamente todos en las sectas Externas e Internas de la ribera norte sabían lo que estaba ocurriendo.

“¿Escucharon? ¡¡Ese villano Bai Xiaochun ha venido a la ribera norte!!”

“¿Bai Xiaochun? ¡Ese es el archienemigo de la ribera norte! No puedo creer que se atreviera a venir. ¡Jajaja! De hecho, esto es algo bueno. ¡¡Algo maravilloso!!”

“Escuché que la razón por la que está siendo transferido aquí es porque causó un enorme desastre con las serpientes del Valle de las 10.000 Serpientes. Supuestamente, posee alguna habilidad mística para volver a todos locos sin importar a donde vaya. Aunque no estoy seguro de si esto es cierto.”

“Incluso si realmente tiene una habilidad como esa, no le servirá de nada. Ahora está en la ribera norte. Si cree que es un dragón, entonces le demostraremos que no es más que un gusano. Si cree que es un tigre, le demostraremos que no es más que un gato doméstico. Ha infligido una humillación sin precedentes para la ribera norte durante la batalla de Elegidos, ¡pero los Cielos tienen ojos! ¡El líder de la secta debe de haberlo traído aquí para que Bai Xiaochun finalmente aprenda las consecuencias de provocar a la ribera norte!”

Mientras se esparcían las noticias, todos los discípulos de las cuatro montañas de la ribera norte empezaron a gritar animados. Apretando sus puños fuertemente, observaban con una mirada amenazante a la cumbre del Pico Colmillo de Fantasma.

Ya se estaban preparando para volver la vida de Bai Xiaochun un infierno.

Esto era particularmente cierto de los discípulos que realmente habían luchado en las batallas de Elegidos. Los hermanos Gongsun, Xu Song y los demás estaban todos extremadamente emocionados. Todos habían estado en meditación aislada desde su regreso, y habían experimentado un progreso considerable en sus cultivos.

Bai Xiaochun permaneció afuera de la gran sala del Pico Colmillo de Fantasma, observando a las bestias que volaban por el aire. Una de ellas era un fénix de siete colores de apariencia impresionante, el cual hacía que todas las demás aves se prostraran de veneración cuando se les acercaba. Dio una vuelta amplia alrededor de la ribera norte varias veces, hasta finalmente dirigirse al Pico Pétalo de Lirio donde se desvaneció.

Bai Xiaochun siguió mirando alrededor con curiosidad. En este momento, había cuatro discípulos del Pico Colmillo de Fantasma en la zona, todos viéndolo fríamente.

Su hostilidad y furia era tangible; claramente, no querían a Bai Xiaochun allí.

Bai Xiaochun bostezó y se frotó los ojos. Considerando el tiempo que habían estado observándolo fijamente los discípulos del Pico Colmillo de Fantasma, finalmente decidió intentar romper el hielo. Después de todo, este iba a ser su hogar en el futuro. Aclarando su garganta, les dijo “Em, si me siguen mirando así, Sobrinos de la Secta, me voy a sentir avergonzado.”

La única respuesta a sus palabras por parte de los discípulos del Pico Colmillo de Fantasma, fue que sus miradas se tornaron aún más afiladas, como espadas voladoras dirigiéndose al corazón de Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun se sentía un poco incómodo pero sabía que él era su sénior, así que dijo riendo, “Ehm… todos somos compañeros discípulos. ¡No sean así! Vengan, vengan, les contaré una historia divertida. Una vez-”

Antes de que pudiera siquiera terminar de hablar, sus miradas se hicieron aún más aterradoras.

Ya estaba dando su mejor esfuerzo para empezar con buen pie, pero todo lo que ellos hacían era mirarlo de manera amenazante. Se estaba empezando a preguntar si había hecho algo malo.

Mientras el tiempo pasaba, y todos los discípulos del Pico Colmillo de Fantasma escucharon que el archienemigo de la ribera norte, Bai Xiaochun, había llegado, más y más personas empezaron a voltear en su dirección. Y al hacerlo, parecía que se acumulaba el odio cada vez más y empezaron a gritar furiosamente.

“¡Bai Xiaochun, como te atreves a venir a la ribera norte! ¡Te mostraremos lo que le pasa a la gente que nos ofende!”

“¡Maldita sea! ¡Con tan solo mirarlo no puedo evitar recordar al destino trágico del Hermano Mayor Beihan Lie!”

“¡Acaben con él!”

Mientras los gritos enfurecidos se tornaban cada vez más fuertes, Bai Xiaochun retrocedía un poco nervioso. En su mente, todos estaban actuando de manera un poco exagerada; él no era nada impresionante. Mientras aun retrocedía, un frío bufido repentinamente resonó desde dentro de la sala.

“¿Qué pasa con todo este escándalo? Bai Xiaochun, entra.”

Los discípulos inmediatamente suprimieron su furia, pero sus miradas permanecían tan gélidas como siempre. Bai Xiaochun tenía los vellos de puntas, y sin embargo, no sentía que fuera apropiado permitirse ser intimidado tan fácilmente. Dándole una mirada feroz de vuelta a la multitud, asumió una postura orgullosa y caminó hacia la sala.

El Líder de la Secta Zheng Yuandong ocupaba el asiento de honor, con los cuatro lores de las cimas sentados a cada lado de él. Tenían expresiones extrañas en sus rostros, y en cuanto a Zheng Yuandong, él estaba suspirando por dentro. Casi no podía creer… que Bai Xiaochun hubiera causado una escena apenas al llegar.

“Bai Xiaochun, he discutido los asuntos con los cuatro lores de las cimas de la ribera norte. Hemos arreglado que sirvas como guardia de honor del Parque de Conservación de Bestias. Además de atender a las bestias, podrás obsérvalas como parte de tu cultivo del Reino del Pantano. Con suerte, podrás crear tu espíritu de esencia vital rápidamente.

“El Parque de Conservación de Bestias no es parte de las montañas; está al otro lado de las montañas, junto al Abismo de Bestias Antiguas. ¡No debes de causar problemas allí! ¡Tienes que trabajar de manera diligente en tu cultivo y atesorar esta oportunidad!” Dándole una mirada llena de significado, cambió su atención hacia los cuatro lores de las cimas.

“Mi Hermano Menor es un poco travieso y mal portado. Si hace alguna cosa ofensiva, por favor castíguenlo como vean apropiado Compañeros Daoístas.”

Los cuatro lores de las cimas sonrieron, y luego intercambiaron algunas palabras amables más con el líder de la secta. Finalmente, Zheng Yuandong partió de la ribera norte y volvió al Monte Semilla del Dao. Bai Xiaochun quedó atrás dentro de la gran sala junto a los cuatro lores de las cimas.

Después de estudiarlo por un momento, la vieja mujer del Pico Pétalo de Lirio habló en un tono de voz severo.

“Bai Xiaochun, la ribera norte es diferente de la ribera sur. ¡Aquí tenemos reglas, y si las rompes serás castigado de manera severa! Si el incidente del Valle de las 10.000 Serpientes ocurriera aquí en la ribera norte, te colgaríamos durante diez años sobre el Río Alcance Celestial desde uno de los precipicios del Monte Semilla del Dao. Y eso sería considerado un castigo leve” Dicho esto, le arrojó un pendiente de jade, el cual contenía toda la información respecto a las reglas de la secta.

Sintiéndose un poco nervioso, Bai Xiaochun simplemente asintió con su cabeza e intentó verse tan encantador como le fuera posible.

Los cuatro lores de las cimas intercambiaron miradas, y luego procedieron a no prestarle más atención a Bai Xiaochun. Se le asignó a un discípulo de la Secta Interna del Pico Colmillo de Fantasma que lo escoltara hasta el Parque de Conservación de Bestias, después de lo cual todos se dispersaron.

El discípulo de la Secta Interna que lo llevó fue un joven de cara larga y mejillas marcadas por viruela. Tenía una apariencia aterradora, y observó fríamente a Bai Xiaochun durante todo el camino, sin decirle ni una palabra.

Parpadeando por la manera en la que lo trataba el joven, Bai Xiaochun lo siguió mientras caminaban a través de la ribera norte. Un buen número de personas se quedaron viéndolo durante el recorrido, y ninguno de ellos parecía muy amistoso. Incluso algunos discípulos de la Secta Externa lo observaban con hostilidad abiertamente.

Para ellos, él era claramente un forastero. Debido a esto, y debido a lo que dijo la vieja mujer en la gran sala, Bai Xiaochun se estaba sintiendo bastante nervioso. Ya extraña sus días en la ribera sur. Después de que pasara el tiempo para quemar medio palillo de incienso, el discípulo de cara larga lo llevó deprisa hasta un valle detrás de las montañas de la ribera norte.

Era un área muy grande y cubierta con una formación de hechizos. Abundaba una vegetación espesa y se podían escuchar los gritos ocasionales de varias bestias. Lo que era aún más impresionante era el abismo en medio del área selvática, el cual emanaba unas fluctuaciones aterradoras que distorsionaban todo lo que tenía alrededor.

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par al ver todo esto. Luego se volteó a ver a un edificio a una distancia no muy lejana, el cual era la estación de la guardia de honor. Tenía una lápida de piedra erigida en frente de él, debajo de la cual estaba de pie un discípulo demacrado de la Secta Interna, claramente esperando para encontrarse con ellos.

El joven de cara larga no dijo ni una palabra a Bai Xiaochun durante todo el recorrido. Después de acercarse a este discípulo demacrado, le explicó brevemente lo que hacía aquí Bai Xiaochun. El delgado discípulo observó de una manera gélida a Bai Xiaochun y luego sacó una tablilla de jade y se la entregó.

“Soy Sun Wen,” dijo. “Esta tablilla de jade contiene los detalles sobre las novecientas ochenta y un bestias que viven aquí. Cada una de ellas es un tesoro precioso de la ribera norte. Si alguna de ellas se pierde, tu tomarás la responsabilidad.” Dicho esto, Sun Wen se fue junto con el joven de cara larga.

Bai Xiaochun tosió secamente ante la interacción hostil, pero no se lo tomó a pecho. Observó alrededor a la estación de la guardia de honor y descubrió que no se podía ni comparar con su cueva de inmortal destruida en el Pico Nube Fragante. Sin embargo, era mejor que las habitaciones de los discípulos de la Secta Externa, así que no podía quejarse.

“Esa vieja mujer dijo que la ribera norte le presta mucha atención a las reglas de la secta. ¿Será que las reglas aquí son diferentes que en la ribera sur? Wow. Necesito darles un buen vistazo. Definitivamente no quiero romper ninguna por accidente.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente