Capítulo 1170 – AWE – ¡Compórtese Por Favor Príncipe-Vil!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ya que era el príncipe con el rango más alto en la Dinastía del Emperador-Vil, era natural que la mansión del Príncipe-Vil fuera mucho más lujosa que las mansiones de príncipes inferiores. Después de entrar, se podían ver incontables formaciones de rocas decorativas, así como muchos riachuelos y estanques.

Se sentía cómo la morada de espíritus e inmortales, y tan solo inhalar adentro podía estimular la base de cultivo a un nivel asombroso. A pesar de ser un celestial, hasta Bai Xiaochun se sorprendió.

—¡Sí que tienes un lindo hogar! —le dijo con sinceridad.

—Me elogia Embajador Bai, —respondió el Príncipe-Vil con una sonrisa. Estaba claro que estaba muy contento consigo mismo. Luego volteó hacia Bai Xiaochun y prosiguió, —De verdad debo agradecerle profundamente al Reino Alcance Celestial, Embajador Bai. Después de todo, mi mansión solo ha podido ser elevada a este estado gracias a los secretos del refuerzo espiritual.

Entonces apuntó a una formación de rocas decorativas a cierta distancia.

—¿Ve esa colina ornamental por allá? La construí con piedras inmortales normales y que confeccioné como una formación de hechizos. Luego busqué por toda la Dinastía del Emperador-Vil a un gran maestro del refuerzo espiritual para que usara su magia en ella.

—Aunque muchos fracasaron en su labor, el resultado final valió la pena. ¡De hecho, todas las rocas decorativas en este lugar tienen tres refuerzos espirituales! —El Príncipe-Vil parecía estar muy interesado en el tema de los refuerzos espirituales, y apuntaba a todas las cosas que habían sido reforzadas mientras llevaba a Bai Xiaochun hacia el salón principal de su mansión.

Parecía conocer muy bien las teorías del refuerzo espiritual, por lo que Bai Xiaochun lo escuchaba con curiosidad. Hasta ahora, no había conocido a nadie en los Dominios Inmortales Eternos que conociera el tema a tanta profundidad como el Príncipe-Vil.

—Por lo que comprendo, ustedes los cultivadores del Reino Alcance Celestial llevan a cabo refuerzos espirituales usando tres mecanismos principales. El primero tiene que ver con la confianza, la cual está conectada a la Voluntad. El segundo es acorde a una ley mágica, y encontrando los ingredientes que pueden guiar la energía de los Cielos y la tierra. El tercero, y supuestamente el más ortodoxo, ¡es el uso de llamas multicolores!

—Y por supuesto, ¡aquellos que pueden crear y manipular llamas multicolores son conocidos como nigromantes! Por lo que he oído, Embajador Bai, incluso desde la antigüedad hasta ahora, ¡solo ha habido un solo nigromante celestial en todo el Reino Alcance Celestial! —El Príncipe-Vil estaba mirando de cerca la reacción de Bai Xiaochun, y se rio cuando vio la sorpresa en su rostro. Entonces levantó la mirada de un modo como melancólico.

—Lamentablemente, es una lástima, a pesar de todas mis investigaciones, solo terminé probando que los refuerzos espirituales solo pueden ser llevados a cabo por personas con la sangre del Reino Alcance Celestial. Sin el poder de su sangre, el fracaso es absoluto, aunque la persona haya dominado todas las habilidades relevantes. E incluso con una trasfusión de sangre, la habilidad que se consigue es muy limitada.

—Realmente es una bendición que la Madre Eterna le ha otorgado a los descendientes del Archi-Soberano… —suspiró. Durante todo su monólogo, Bai Xiaochun quedó convencido de que podía percibir el hedor de la sangre en este hombre.

Frunció el ceño, y estaba a punto de decir algo, cuando el Príncipe-Vil repentinamente le dirigió una mirada resplandeciente.

—Embajador Bai, la verdad es que he pedido que venga hoy, porque tengo una propuesta que pienso que podría interesarle. Usted tiene algo que yo quiero…

—¿Y qué cosa sería eso…? —respondió Bai Xiaochun forzándose a contener su descontento mientras miraba al Príncipe-Vil.

El Príncipe-Vil se lamió los labios, y miró a Bai Xiaochun de arriba abajo, casi con la misma mirada que un aberrado sexual le dirigiría a una mujer hermosa. Esto hizo que los parpados de Bai Xiaochun temblaran un poco.

—Embajador Bai… ¡quiero su cuerpo!

El rostro de Bai Xiaochun tomó una expresión muy sombría al instante, y se le pusieron los vellos de punta. Sacudió la manga, dejó salir un frío bufido y dijo, —¡Compórtese por favor Príncipe-Vil!

Estaba claramente disgustado, y se volteó para irse.

—Espere Embajador Bai, no me comprende. He desarrollado el pasatiempo de recolectar los cuerpos carnales de cultivadores. Cálmese. Escuche, si acepta, puedo arreglar otro cuerpo carnal para reemplazar el actual. ¡Le garantizo que estará contento con los resultados!

—Dado el nivel de su base de cultivo, no debería ser ningún problema poseer otro cuerpo. Y yo tengo una gran colección, ¡cada uno de ellos es un espécimen único y perfecto! —El Príncipe-Vil ondeó sus manos como preocupado de que Bai Xiaochun se negara por malentenderlo, e hizo que las rocas ornamentales de la mansión se iluminaran repentinamente.

En cuanto esa luz apareció, las rocas se tornaron traslúcidas, casi como si fueran bloques de hielo. Y en ese momento… ¡¡se pudo ver que había cadáveres sellados en esas rocas!!

Había tanto hombres como mujeres, jóvenes, viejos, hermosos, feos, fuertes, débiles. ¡Pero todos sin excepción resplandecían como los tesoros de un museo!

Bai Xiaochun ya había estado preparado para irse, pero quedó pasmado al ver eso, y se le abrieron los ojos de par en par frente a esos cadáveres. Su mente apenas podía seguirle el paso a los acontecimientos. Jamás se hubiera imaginado que el Príncipe-Vil pudiera tener un pasatiempo como este. Por un lado, se le hacía completamente descabellado, pero también hizo a Bai Xiaochun sentir que acababa de comprender más profundamente este mundo.

—No puedo creer que de verdad le guste recolectar cadáveres… y de paso los expone en su patio… —El Príncipe-Vil claramente estaba claramente contento por lo impactado que se veía Bai Xiaochun. Observó orgullosamente su colección, y empezó a presentarlos como si estuviera hablando de los tesoros más valiosos.

—¿Ve ese? Es un Cuerpo Diez Yang único en su clase. ¡Es el tipo de cuerpo de batalla capaz de permitir que un deva le haga frente a un semidiós! ¡Es tan fuerte que es difícil de describir!

—Ah, y ese de allá es aún más asombroso. Posee los poderes de atracción más espectaculares que pueda imaginarse. Los hombres con ese tipo de cuerpo pueden capturar los corazones de incontables mujeres. Después de investigarlo un poco, ¡descubrí que estos cuerpos emiten unas fluctuaciones capaces de afectar la psique de cualquier individuo del sexo opuesto!

—Mira a este viejo. Olvide lo antiguo que se ve. Técnicamente, no hay nadie en los Dominios Inmortales Eternos que haya vivido más tiempo. Claramente tiene una base de cultivo al nivel semidiós, pero su longevidad ha sobrepasado de manera ridícula incluso a los celestiales. No he podido determinar la razón incluso tras muchas investigaciones.

Mientras el Príncipe-Vil presentaba los cuerpos, Bai Xiaochun miraba alrededor a las reacciones de algunos otros cultivadores presentes. Al ver que casi nadie se veía sorprendido, quedó claro que este pasatiempo del Príncipe-Vil no era ningún secreto en la Dinastía del Emperador-Vil.

Bai Xiaochun volvió a observar los cadáveres, y su mente empezó a dar vueltas fuera de control. Tenía los vellos de punta intensamente, y tuvo que interrumpir el monólogo entusiasta del Príncipe-Vil para decirle, —Eh… este cuerpo me lo dieron mis padres, Príncipe-Vil. Me temo que no hay ningún trato que hacer. Por cierto, acabo de recordar que tengo un asunto importante que atender. Así que ya me voy.

Dicho esto, empezó a retroceder.

El Príncipe-Vil frunció el ceño de inmediato, con lo que parecía un descontento considerable.

Dejó salir un frío bufido y dijo, —Embajador Bai, está bien si no quiere intercambiar. ¡Pero no hay por qué actuar de ese modo!

—¡Se supone que los cultivadores desafiamos los Cielos! ¡Nuestra meta en la vida debería ser alcanzar el gran Dao Eterno!

—¡El cuerpo carnal no es más que un recipiente que contiene las almas divinas de los cultivadores a través del Río del Tiempo! El viaje sobre ese río es largo y aterrador, lleno de peligros. Si un recipiente mejor apareciera repentinamente, ¡uno debe tomarlo! ¡Es la mejor manera de mejorar las probabilidades de lograr alcanzar ese gran Dao! —La tenacidad y la concentración que contenía la voz del Príncipe-Vil dejaron un poco impactado a Bai Xiaochun, de hecho, sus palabras tenían sentido en cierto modo.

—Embajador Bai, ya usted ha experimentado muchas cosas como celestial que es. Me niego a creer que no comprenda que a veces, es necesario reemplazar el cuerpo carnal que es nuestro recipiente de vida. Solo de ese modo se puede ahorrar tiempo para alcanzar nuestra meta máxima, ¡el gran Dao! —El Príncipe-Vil estaba claramente contento al ver la atención con la que Bai Xiaochun lo escuchaba. Al fin y al cabo, estaba hablando sobre su propio Dao personal, y estaba completamente seguro de que lo llevaría a aquello que es eterno.

—Es cierto que tu cuerpo carnal proviene de tu padre y de tu madre. ¡Pero solo deberías pensar en ese cuerpo como el primero de muchos! Los cuerpos son como objetos mágicos. Embajador Bai, ¡me niego a creer que aún use los mismos objetos mágicos que usaba cuando apenas se embarcaba en el mundo del cultivo! —Bai Xiaochun abrió la boca un poco asombrado. Aunque por dentro sentía que el Príncipe-Vil estaba errado en su manera de pensar, hablaba de manera tan firme y decidida que era difícil cuestionarlo.

Entonces el Príncipe-Vil rompió su ropa repentinamente, y reveló un cuerpo… ¡un cuerpo que parecía estar cosido usando muchos otros cuerpos!

—Vea esto Embajador Bai. ¿Ve mi brazo izquierdo? Proviene del Clan Gloria-Vil, y posee el poder de la frialdad más siniestra. ¡Mi brazo derecho proviene de la Horda Impacto Contra los Cielos, y puede desatar habilidades divinas increíblemente profundas!

—¡Conseguí mi pierna izquierda de los Asesinos Demoníacos, y mi pierna derecha viene del Rebaño Dragón!

Su cuerpo entero estaba lleno de cicatrices, podía dejar impactado a quien lo viera.

Bai Xiaochun quedó conmocionado por lo que veía y escuchaba. ¡Jamás se hubiera imaginado que pudiera existir una persona tan monstruosa y extraña en este mundo!

¿Su padre permite todo esto? —pensó. Y al parecer, el Príncipe-Vil estaba habituado a esa reacción en las personas, y podía imaginarse lo que Bai Xiaochun pensaba.

Así que le dijo con una sonrisa, —Su Majestad el Emperador-Vil solía oponerse a mi Dao, pero terminó cambiando de opinión con el tiempo. De hecho, ¡ahora lo aprueba completamente!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente