Capítulo 1166 – AWE – Nivel de Batalla

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bai Xiaochun iba lo más rápido que podía, precisamente por temor a los problemas que pudiera causarle el espíritu autómata al despertar. La carne de soberano que había consumido le había permitido mejorar a pasos agigantados, tanto su velocidad como sus poderes de regeneración.

Estaba demostrando un gran desempeño, ¡y llegó rápidamente al nivel setenta y ocho!

En cuanto entró a ese nivel, sintió una intensa presión sobre él. También hubo una sensación de peligro potencial que lo hizo retroceder de inmediato y enviar su sentido divino para revisar el área.

En ese momento, su mente se llenó de estrépitos y pudo ver el área entera.

En efecto, era un mundo muy extraño.

No había ni cielo ni tierra, solo un vacío interminable, y una plataforma de piedra. ¡Frente a la plataforma había una enorme marioneta de madera!

Tenía 300 metros de altura, y era redonda como una esfera. También tenía pintado un rostro en su cabeza.

Aunque Bai Xiaochun no estaba seguro de por qué, estaba seguro de que había un aura muy extraña en este lugar. Después de estudiarla por un momento, su atención se vio vertida continuamente sobre la marioneta.

En cuanto la observó de cerca, esta abrió sus ojos, los cuales resplandecían de manera misteriosa. Luego saltó ágilmente por el aire y empezó a moverse hacia él.

¡Apenas la miré! —pensó Bai Xiaochun. Retrocedió alarmado, pero la marioneta era sorprendentemente rápida. Solo le hizo falta un instante para llegar frente a él. Al ver que no podía evadirla, decidió que lo mejor sería empezar a pelear, ya había mejorado recientemente el poder de su cuerpo carnal. Así que apretó su mano en un puño y atacó firmemente a la marioneta.

Parecía un ataque ordinario, pero dado el nivel de su poder de batalla, ese puñetazo por sí solo sería suficiente para mandar volando a alguien en el Reino Celestial inicial, y hasta hacerle toser sangre. Aunque quizás no bastaría para matar a tal oponente, sí que le infligiría algunas heridas.

Pero inesperadamente, la marioneta tan aparentemente fuerte no pudo soportar ni un solo puño y simplemente estalló.

Sorprendentemente, la onda de choque por la explosión era mucho más fuerte que su poder de batalla, y mandó unas fluctuaciones por doquier capaces de sacudir los Cielos y la tierra. Bai Xiaochun sentía cómo si una bestia salvaje lo estuviera atacando con todo. Se escucharon estruendos por todos lados y fue empujado varias decenas de metros antes de poder detenerse, ya sin aliento.

¡Que contragolpe tan fuerte! —Alzó la mirada, y se dio cuenta de que otra aura poderosa había hecho erupción justo en el lugar en el que la marioneta había estallado.

Entonces se dio cuenta de que lo que había explotado era apenas una especie de capa exterior. Ahora había otra marioneta allí de pie, ¡esta vez un poco más pequeña que la anterior!

El aura de esta marioneta era más fuerte, y al igual que la primera, atacó apenas lo vio. ¡La mirada en sus ojos parecía indicar que no dejaría de pelear hasta morir o ser destruida!

Frunció el ceño y decidió no retroceder, sino atacar con otro puñetazo. Pero esta vez, retrocedió al instante de desatarlo.

Lamentablemente, sin importar lo rápido que intentara retirarse, la onda de choque por la explosión de la marioneta lo golpeó de todos modos, y su sangre y qi vibraron dolorosamente.

Poco después, surgió un aura aún más poderosa, y volvió a ver otra marioneta más pequeña. Entonces sus ojos se abrieron de par en par.

¿¡Será que tiene fin!? —pensó sorprendido. Probablemente tendría que destruir toda la marioneta para pasar el nivel, incluyendo todas las capas que la conformaban.

Qué nivel tan extraño. Si el espíritu autómata está por aquí, ¡eso significaría que estoy en peligro! —Entonces extendió su sentido divino para revisar el área a su alrededor.

Apuesto a que está despierto… pero en este momento… ¡aún debería estar dormido! —Su control sobre el abanico dañado ya había llegado a un punto en el que podía seguirle la pista al espíritu autómata.

Ya estaba empezando a ponerse nervioso, pero no era el momento de retrasarse. O evacuaba el nivel y aceptaba su derrota, o se esforzaba por pasar tan rápido como pudiera.

De haber estado en la Prefectura Mar de Niebla, quizás habría elegido lo primero. Pero ahora estaba en la Ciudad del Emperador-Vil, y en una situación potencialmente peligrosa. Mientras más rápido consiguiera las recompensas, más rápido mejoraría su base de cultivo. Y si lograba pasar todos los niveles y convertirse en el verdadero dueño del abanico, entonces su posición en la Ciudad del Emperador-Vil sería mucho más estable.

Su esperanza y expectativa más grande era eventualmente hacerse lo bastante fuerte para hacerle frente a los arcaicos. De ese modo, si alguna vez era forzado a luchar, al menos podría mantenerse firme.

—Joder. Seguiré intentando. ¡Si no lo logro simplemente me iré! —Apretó los dientes firmemente y salió disparado a la marioneta.

Para cuando la impactó, esta explotó y el contragolpe le golpeó nuevamente. Pero esta vez no intentó evadirlo. Eso era prácticamente imposible. Al parecer, este nivel probaba la capacidad de resistir estos contragolpes.

Ya estaba saliendo un poco de sangre por las comisuras de su boca, pero sus poderes regenerativos se pusieron a trabajar al instante. Y con los ojos inyectados de sangre, procedió de inmediato con la siguiente marioneta.

Cada vez que mataba una de ellas, aparecía otra más pequeña. El ciclo se repitió una y otra vez. Eventualmente llegó a su décimo ataque.

Cada uno de sus ataques había destruido una marioneta y desatado un contragolpe. Los contragolpes eran cada vez más fuertes, tanto que su Códice Imperecedero apenas podía seguir el paso.

Tomando en cuenta mis poderes regenerativos, me parece que tendría problemas, aunque estuviera en el Reino Celestial avanzado. ¿¡No me digan que tengo que estar en el gran círculo para pasar!? —Bai Xiaochun se negaba a creer que el nivel setenta y ocho pudiera ser tan difícil. La próxima marioneta destruida generó un contragolpe que le hizo escupir sangre. Y la marioneta siguiente se veía distinta.

Solo tenía el tamaño de la palma de una mano, y era totalmente dorada. Irradiaba un aura en el Reino Celestial intermedio, y su velocidad era inimaginable. Simplemente desapareció y reapareció frente al pecho de Bai Xiaochun para chocar directamente contra él. Antes de que pudiera siquiera reaccionar, el golpe lo hizo volar cientos de metros.

Escupió otra bocanada de sangre, y mientras se esforzaba por ponerse de pie de nuevo, un rayo de luz dorado chocó de nuevo contra él. Y otra vez, ¡y otra vez! Ahora de verdad se estaba enfureciendo.

—¡¡Esto es un completo abuso!! —Esta era la primera vez que se encontraba con un oponente en la misma base de cultivo que él a quien no podía golpear debido a su velocidad.

Cuando el rayo de luz dorado volvió a acercarse, respiró hondo e hizo que toda su piel se pusiera del color de la sangre. Una niebla de sangre empezó a extenderse a su alrededor, y fue como si se fusionara con él.

En medio de esa niebla, sus ojos resplandecían con una frialdad siniestra, y luego dijo con una voz sedienta de sangre, —¡Mata Dioses!

¡Finalmente usaba de nuevo la técnica Mata Dioses!

En cuanto la luz dorada se acercó a la niebla color sangre, todo se llenó de estrépitos. La luz roja y la luz dorada se interceptaban en un parpadeo, a unas velocidades impresionantes.

Se escuchaban estallidos constantemente… hasta que la niebla de sangre finalmente rodeó a la luz dorada. Luego hubo una explosión, ¡y un contragolpe descomunal que sobrepasaba cualquier ataque previo fue desatado!

La niebla de sangre también colapsó y se extendió en el vacío circundante. Después del tiempo de diez respiros, todo se volvió a calmar y la niebla de sangre se reformó para mostrar a un Bai Xiaochun pálido.

—Oaaah, —dijo mientras salía un poco de sangre por su boca. Entonces empezó a desvanecerse y salió del nivel setenta y ocho.

Aunque había pasado con éxito, sí había recibido heridas considerables en el proceso. ¡Así que podía ver que los niveles de ahora en adelante serían extremadamente difíciles!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente