Capítulo 1157 – AWE – ¡Es él! ¡Definitivamente es él!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Mientras los celestiales de las dos dinastías imperiales se encontraban dentro de esas telarañas que cubrían el segundo dominio inmortal y buscaban a Bai Xiaochun, este estaba en el abanico dañado, examinando con entusiasmo a la lagartija que yacía frente a él.

Su primera inspección detallada le confirmó que esa cosa sí que estaba en sus últimas, y ya no era ninguna amenaza para él. Pero dado lo cauteloso que siempre era, decidió colocarle algunos hechizos restrictivos de todos modos, solo por si acaso. Luego sacó la Gran Espada del Norte y le dio varias cuchilladas.

Aunque la lagartija aún no estaba totalmente muerta, ahora estaba tan débil que parecía un simple trozo de carne.

Así que finalmente dejó salir un suspiro de alivio.

—¡Siempre es bueno tener cuidado! —En lo que a él concernía, su extraordinaria cautela era algo bueno, y sus ojos se iluminaron con orgullo y anticipación.

Hace rato pude sentir una reacción con mi Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, y ya no hay nadie para interrumpirme. ¿¡Me pregunto si podré perfeccionar la técnica aún más!? —Una vez llegado a este punto en sus ideas, respiró hondo, colocó su mano sobre la lagartija, y activó su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre.

Era casi como si un carruaje inmóvil hubiera sido empujado con mucha fuerza. La técnica empezó a trabajar de inmediato, e hizo que surgiera una fuerza gravitacional que se fortalecía con cada momento que pasaba gracias al empeño de Bai Xiaochun.

Ocurrió muy repentinamente, pero era algo que había estado anticipando. En vez de mantener solo una mano sobre la lagartija, extendió la otra y la colocó sobre la cabeza.

Sus manos eran como dos vórtices, y él era un agujero negro. Por otro lado, la lagartija se estremeció y abrió los ojos de par en par. Hasta se pudo escuchar un ligero sonido que emitía.

No estaba muy seguro de qué era lo que estaba absorbiendo de ella, pero sabía que esta no era fuerza vital. Era algo en la sangre de esa cosa, algo que los demás celestiales no podrían extraer tan facialmente, y hasta los arcaicos tendrían problemas.

Tal y como se había dado cuenta en el Condado Nueve Sombras, su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre y la lagartija parecían tener orígenes similares. Así que el proceso procedió sin problemas.

En penas un momento, ya la lagartija estaba perdiendo su color, se estaba poniendo más oscura, como si se estuviera pudriendo.

Pero no era eso lo que ocurría. Era más bien como un mortal, quien, a pesar de no estar enfermo, se estaba entumeciendo repentinamente, como si alguna propiedad desconocida se estuviera desvaneciendo lentamente.

Bai Xiaochun pudo sentir lo que sucedía e hizo que se le abrieran los ojos por la sorpresa. Aunque no sabía muy bien que era lo que la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre estaba absorbiendo, ¡¡si podía darse cuenta de que la técnica se estaba transformando!!

Su sangre, su carne, sus huesos, sus canales de energía… todo su ser se llenó de estruendos, ¡¡empezó a cambiar!!

Hasta ahora, parecía que sería imposible hacer algo con la técnica ahora que la había dominado por completo. Pero ahora… ¡el poder de su cuerpo carnal estaba aumentando!

Se estremeció entre todos los estruendos que lo llenaban, y sentía que se fortalecía cada vez más, tanto su cuerpo carnal, como sus habilidades divinas y técnicas mágicas.

Sin embargo, lo que estaba siendo afectado era específicamente el aspecto del Códice Imperecedero. El Códice de Vivir por Siempre permanecía igual.

Aun así, esto lo alegró muchísimo. Su cuerpo carnal no había mejorado desde hacía mucho tiempo, y su Códice de Tiempos Inmemoriales solo servía para su base de cultivo.

En este momento, su cuerpo carnal mejoraba rápidamente. De hecho, Bai Xiaochun también podía ver que el aspecto más valioso de su Códice Imperecedero, sus poderes regenerativos… ¡también se estaban transformando y fortaleciéndose!

Bai Xiaochun no podía estar más emocionado. Por algún motivo, ahora sentía como si su cuerpo carnal y sus poderes regenerativos no tuvieran límite. La alegría que sentía en el proceso de transformación era algo que jamás había sentido con su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre.

Gran parte de su vida cultivando esta técnica había sido amarga y dolorosa. El hambre por la falta de fuerza vital con la que había tenido que lidiar había sido increíblemente incómoda.

Una de las razones por las que tan pocas personas habían cultivado por completo la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, era la alta falta de fuerza vital, y la otra era el gran dolor que involucraba el proceso.

Pero ahora, las cosas estaban siendo muy distintas. Era casi como si… esta fuera la verdadera Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, ¡y lo que Bai Xiaochun había cultivado hubiera sido una imitación!

Mientras disfrutaba de la sensación, su cuerpo carnal y sus poderes regenerativos mejoraban en un veinte por ciento, treinta por ciento, cuarenta por ciento…

¡Casi sentía cómo si el progreso de su cuerpo carnal fuera a sobrepasar su base de cultivo y llegar primero al Reino Arcaico!

Sin embargo, fue entonces que se dio cuenta de que, fuera lo que fuera la substancia que estaba absorbiendo de la lagartija, estaba disminuyendo rápidamente, y dejaba completamente seca a la lagartija.

—¿Eh? —Bajó la mirada y confirmó que la lagartija había perdido toda su vitalidad, y la llama de fuerza vital se estaba extinguiendo por completo. Definitivamente terminaría de morir en unos momentos.

A medida que el proceso continuaba, se quedó totalmente inmóvil y tensa. Toda esa substancia desconocida ya había desaparecido.

Bai Xiaochun quedó impactado y empezó a revisar su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, efectivamente, confirmó que había mejorado en un cuarenta o cincuenta por ciento. Aunque seguía siendo motivo de emoción, se sentía un poco decepcionado.

Eh… ¿absorber esa cosa la mató? ¿O se detuvo porque murió? —Después de un rato pensando, simplemente suspiró.

No puedo creer que esa lagartija fuera un supuesto clon de un soberano. ¡Qué debilucho! —Pensó consigo mismo, entonces revisó su cuerpo carnal y sus ánimos mejoraron un poco.

Ah, lo que sea, supongo que absorbí tanto como podía. De ahora en adelante, soy la persona más fuerte en el Reino Celestial intermedio, ¡incluso sin la Gran Espada del Norte! —una vez llegado a este punto en sus ideas, levantó la cabeza y empezó a reír a carcajadas.

No puede ser que esa lagartija, que viene del cuerpo carnal de un soberano, sea tan inútil. Tiene que tener otros aspectos valiosos. —Se rio y empezó a revisar la cosa de arriba abajo, se frotó un poco el mentón, y luego sacó la Gran Espada del Norte. Concentró el poder de su cuerpo carnal y su base de cultivo, y entonces acuchilló las piernas de la lagartija.

Estaba muerta, tan tensa como una tabla, pero Bai Xiaochun acababa de beneficiarse de un gran aumento de poder. Así que se escuchó el sonido de un gran golpe, y aunque le costó un poco de esfuerzo, después de varios tajos al mismo punto, logró cortar una pata.

No salió nada de sangre. Al parecer, la lagartija realmente se había convertido ya en un cadáver seco.

Agarró la pata y la estudió un poco un rato. Pero no logró encontrar nada especial. Fuera su sentido divino, su ojo desnudo, se veía normal sin importar como lo mirara. Ni siquiera sus técnicas de confección le sirvieron de nada.

Incluso intentó un refuerzo espiritual, pero sin ningún resultado.

Al final empezó a frustrarse.

¡No puede ser! ¿No me digan que esa cosa que absorbí era lo que el Emperador-Santo y el Emperador-Vil querían conseguir con la esperanza de encontrar el secreto de llegar al Reino Soberano? —Se rascó un poco la cabeza, pensando que, si la lagartija de verdad tenía tan poco valor, todos sus esfuerzos realmente habían sido una lástima.

Me arriesgué tanto… —pensó. Entonces empezó a cortar la lagartija en trocitos, los cuales siguió inspeccionando de cerca, como con la esperanza de conseguir alguna especie de núcleo interno o algo así.

Pero al final no consiguió nada. Solo se quedó mirando esos trozos y frunció el ceño.

—¿¡Qué clase de chiste es este!? —Suspiró, recogió todos los trozos y se puso a pensar en cómo explicar las cosas después de volver al segundo dominio inmortal. Pero fue justo en ese momento que surgió una ráfaga de viento en el abanico dañado.

En ese momento, el espíritu autómata despertó.

—¡No puede ser! ¿Qué es eso? ¿¡El cuerpo carnal de un soberano!? Reconozco esa aura. ¡Es él! ¡¡Definitivamente es él!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente