Capítulo 1142 – AWE – La Voluntad Presente

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En cuanto este brote apareció, unas fluctuaciones muy poderosas surgieron, y llenaron a Bai Xiaochun generando sonidos de crujidos a su paso. Hasta se volvió ligeramente más alto, y empezó a emanar un aura extraña.

Esa aura era nada más y nada menos que el Poder de Voluntad. Hasta ahora, el aura había estado oculta en lo profundo de su Semilla Dao, pero ahora que la Semilla Dao había germinado, ¡el aura estaba siendo liberada!

Bai Xiaochun ahora podía afectar de manera fundamental el mundo que lo rodeaba. Hasta podía influenciar las emociones de las personas a su alrededor. ¡Era un nivel de poder inconmensurable!

¡Y había más! Además de los cambios en su Poder de Voluntad, ¡la mejora de su base de cultivo implicaba que su poder de batalla se había multiplicado por diez!

Hasta ahora, Bai Xiaochun había podido usar su Gran Espada del Norte para enfrentarse a aquellos en el Reino Celestial intermedio, y quizás podría hacerles frente a algunos en el Reino Celestial avanzado. Pero ahora… ¡podría hacer lo mismo incluso sin la Gran Espada del Norte!

Y si realmente usaba la espada, ¡seguramente ocuparía la cima entre aquellos cultivadores en el Reino Celestial intermedio!

Mientras Bai Xiaochun analizaba las fluctuaciones de su base de cultivo, probaba su nuevo control sobre el Poder de Voluntad, podía ver lo distinto que era, y su corazón se llenó de emoción. También sabía sin lugar a dudas, que sin los eventos en el Condado Nueve Sombras, este avance le hubiera tomado mucho más tiempo, y probablemente habría requerido muchos más recursos. Quizás ni cien años de ahorros habrían bastado.

El abanico dañado también había jugado un papel muy importante. Por otro lado, normalmente, habría tenido que esperar a pasar el nivel cien y a volverse el verdadero dueño del abanico dañado antes de poder avanzar con la Voluntad Pasada de su Códice de Tiempos Inmemoriales.

Y lamentablemente, una base de cultivo en el Reino Celestial inicial solo bastaba para llevarlo al nivel cincuenta. ¡Pero ahora todo había cambiado!

Mi próximo avance también debería llegar mucho más rápido… quizás sea justo después de pasar el nivel cien… Entonces estaré en el Reino Celestial avanzado, ¡o quizás incluso el gran círculo! —Una vez que llegó a este punto de sus ideas, sus cejas se alzaron maravilladas. Casi que ni se atrevía a pensar en lo maravilloso que sería su futuro.

Si lograra convertirme en el verdadero dueño del abanico dañado, y alcanzara el gran círculo del Reino Celestial… junto a la ayuda de la Gran Espada del Norte… en teoría, ¡¡podría darle unos buenos golpes a los arcaicos!! —¡No podía dejar de pensar en el poder que podría alcanzar sin ser un arcaico!

Después de que pasara un tiempo, logró calmar sus ideas. Después de todo, fantasear con estas cosas no servía de nada.

—Gracias a este golpe de buena suerte, mi Voluntad Pasada ya está en el gran círculo. Ahora que estoy en el Reino Celestial intermedio, tengo que trabajar con el segundo nivel de mi Códice de Tiempos Inmemoriales, ¡el que eventualmente me llevará al Reino Celestial avanzado!

—El primer nivel del Códice de Tiempos Inmemoriales, es la Voluntad Pasada… ¡la cual es perfecta para hacer brotar la Semilla Dao!

—Para el segundo nivel, ¡tengo que hacer que la Semilla Dao florezca!

—Hasta ahora, todo ha formado parte de mi Voluntad Pasada, pero ahora que la Semilla Dao ha germinado, ¡ha llegado la hora de la Voluntad Presente! —Claro, Bai Xiaochun sabía bien que, en lo relacionado a crear nuevas técnicas, tenía que haber una base sobre la cual trabajar. Por ejemplo, su Voluntad Pasada estaba basada en sus memorias y experiencias en el Reino Alcance Celestial.

Ahora que se encontraba trabajando en el segundo nivel del Códice de Tiempos Inmemoriales. Lamentablemente, su base de cultivo había dado el paso un poco antes de lo esperado, así que no tenía cimientos sobre los cuales construir su nueva técnica. Pero sus ojos se iluminaron, le dio una palmada a su bolso de almacenamiento, y sacó una de las recompensas del nivel cincuenta, la tablilla de bambú.

—¡Pero tengo esto! —murmuró. Ya desde el principio, nunca había tenido la intención de convertirse en el verdadero sucesor del soberano del Mundo Inmortal al adquirir su Esencia Dao. Lo que esperaba era aprender lo suficiente para forjar su propio camino.

Si la tablilla de bambú contuviera toda la Esencia Dao de la Vida y la Muerte, solo la podría haber adquirido a través de mucha meditación para alcanzar la iluminación, y con mucho más poder del que tenía ahora. Pero ya que esta solo era una porción, tenía mucha más confianza en intentarlo.

Respiró hondo, se relajó y envió un poco de su sentido divino hacia los dos símbolos mágicos tallados sobre la tablilla de bambú. En ese instante, un aura poderosa de la muerte apareció de nuevo. Luego, cuando su sentido divino llegó al segundo símbolo mágico, una sensación de vitalidad surgió.

Esta convergencia entre la vida y la muerte fue la primera experiencia de Bai Xiaochun con las Esencias Dao. Y mientras se sumergía en esta sensación, perdió totalmente la noción del tiempo, y se olvidó de dónde estaba. Lo único que no olvidó eran sus ideas con respecto a la Voluntad Presente.

Permaneció en ese estado por un tiempo desconocido, buscando la iluminación. Hasta que, a cierto punto, y sin que él lo supiera, apareció el espíritu autómata de la nada.

El chico observó a Bai Xiaochun con impotencia. Después de todo, ya que era el espíritu autómata del abanico dañado, podía interferir dentro de los niveles, pero no le podía hacer absolutamente nada a Bai Xiaochun en este lugar.

Había perdido una y otra vez dentro de los niveles… algo que casi lo volvía loco cada vez que pensaba en ello.

Podía castigar a los aspirantes, pero Bai Xiaochun ya había tomado control sobre una buena porción del abanico dañado. Así que el abanico dañado no le podía hacer nada, de hecho, ¡se había visto forzado a considerarlo en cierto modo como su maestro!

No importaba lo mucho que le desagradara esto. La situación había empeorado aún más para él ahora que Bai Xiaochun había pasado el nivel cincuenta, lo que lo ponía prácticamente al mismo nivel que él.

¿Y si las cosas siguen así? ¿Qué se supone que haga…? —El espíritu autómata tenía ganas de llorar. Tan solo pensar en que este tramposo descarado se convirtiera en su maestro lo horrorizaba. También empezó a preguntarse en lo que le diría si le pedía revelar su nombre…

Después de todo… ya había jurado tomar el apellido de Bai Xiaochun si este pasaba aquel nivel…

Dejó salir un suspiro, apretó los dientes y luego observó de cerca a Bai Xiaochun. Pero después de un momento, parpadeó varias veces y sus cejas se alzaron con alegría.

—¡Jajaja! ¡Que tonto! ¿De verdad quiere comprender el Dao del Tiempo? ¿Está usando la Esencia Dao de la Vida y la Muerte para iluminarse respecto al tiempo? ¡Está muerto! ¡Ya se acabó! Lo que está intentando es imposible. El Dao del Tiempo es uno de los Daos más poderosos y antiguos. ¡Incluso puede controlar la vida y la muerte! ¡Que idiota! ¡Jajaja! —Juntó sus manos alegremente y miró de cerca para confirmar su análisis, entonces dejó salir un frío bufido y se fue más reanimado. Sentía cómo si las nubes se hubieran apartado para dejar pasar el resplandor del sol sobre él.

Después de un mes, Bai Xiaochun seguía allí sentado, de piernas cruzadas e inmóvil. Pero a cierto punto, se estremeció, y la tablilla de bambú que contenía la Esencia Dao de la Vida y la Muerte se disolvió hasta hacerse cenizas. Bai Xiaochun abrió los ojos, miró sus alrededores, y el aire empezó a ondular y a distorsionarse, unas fluctuaciones surgieron, y eran muy distintas a su Voluntad Pasada.

Debido a esas fluctuaciones, en cualquier lugar que él existiera, sin importar que tan antiguo fuera, podía ser afectado por su Voluntad para quedarse inmóvil en las corrientes del tiempo, ¡para existir eternamente en el presente!

¡Era como si el paso del tiempo no pudiera influenciarlo en lo absoluto!

En cierto modo… ¡su Poder de Voluntad podía detener el tiempo!

—¡La Voluntad Presente! —murmuró—. ¡Qué dominante! —Mientras tanto, el espíritu autómata volvió a aparecer, aunque de modo que Bai Xiaochun no lo viera claro. Cuando sintió las fluctuaciones de la Esencia Dao de la Vida y la Muerte, y luego vio a Bai Xiaochun, casi se le salen los ojos.

—¿¡El Dao del Tiempo!? ¡No puede ser! ¡Eso existe en un nivel superior a la Esencia Dao de la Vida y la Muerte! ¡Es un gran Dao! ¿¡Cómo puede un tramposo descarado como él comprenderlo!? ¿¡Acaso estás ciego Dios!? —El espíritu autómata realmente se estaba enloqueciendo. Aulló desafiantemente en su corazón y sus ojos se pusieron rojos, decidió que tendría que pagar un gran precio para derrotar a este sinvergüenza.

—¡¡Solo espera!! —murmuró mientras se tiraba el cabello. Luego fue a buscar el nivel perfecto con el cual meterse, justo como un apostador derrotado, decidido a volver al juego.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente