Capítulo 1101 – AWE – ¿¡Metiéndote Conmigo!?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Mientras Bai Xiaochun permanecía allí dirigiéndole una sonrisa enigmática al deva, nadie siquiera se paró a pensar quién podría ser. ¡Nadie se había dado cuenta de que este era uno de los cinco celestiales de la Dinastía del Emperador-Santo!

Bai Xiaochun repentinamente se dio cuenta de que era genial mantener un perfil bajo, en cierto modo, era mejor que hacer las cosas del modo normal.

Con razón a tantos tipos importantes les gusta mezclarse en secreto con la gente común. Es una sensación maravillosa. —De verdad era genial estar en una situación así en la que no enfrentaba el más mínimo peligro.

Cuando el deva vio que tenía una sonrisa claramente contenta, y escuchó sus palabras, repentinamente tuvo una sensación muy extraña. Pero no le prestó mucha atención a esto.

—¡Este tipo extraño está intentando escabullirse a la ciudad capital! —anunció el deva—. Arréstenlo para llevarlo a inspección. Si se somete, llévenselo, si se resiste, ¡ejecútenlo! —La multitud empezó a retroceder aún más. Algunos hasta miraban con simpatía a Bai Xiaochun, pero la mayoría tenía miradas de burla.

—¿Acaso este tipo es un idiota? ¿Quién se atrevería a causar un escándalo aquí?

—¿Por qué hace esto? ¡Ese es el Marqués Zi Lin! Todo lo que tiene que hacer es echarse a un lado. No es que le hayan pedido que se cortara el brazo o algo así.

—Se acabó. ¡Hoy en día, todo al que arrestan así termina en una prisión y no vuelven a ver la luz del día! —Un resplandor gélido pasó por los ojos de los guardias, y a excepción del que había quedado pasmado por la mirada de Bai Xiaochun, se acercaron a rodearlo.

De hecho, Bai Xiaochun no se esperaba que el deva ordenara su arresto de inmediato. Apareció una expresión extraña en su cara y suspiró.

—¿Cuál es el punto de todo esto? Solo quiero entrar a la ciudad… Y estaba tratando de mantener un bajo perfil. —Sacudió la cabeza y ondeó la mano. No reveló su base de cultivo celestial, simplemente usó un poco de poder al nivel del alma naciente, ligeramente por encima de estos guardias en la Formación del Núcleo. Una ráfaga de viento intensa apareció y empujó con fuerza a los guardias hasta tumbarlos al suelo. Uno incluso tosió una bocanada de sangre.

—¡Qué coraje! —gritó el deva—. ¡De rodillas! —Se puso en movimiento, y se disparó hacia adelante, ¡con una ráfaga de poder deva en su mano para darle una bofetada a Bai Xiaochun!

En la mente del deva, este golpe probablemente no sería mortal, ¡pero al menos forzaría a esta persona a ponerse de rodillas!

Su corazón estaba lleno de burla. Si esta persona se hubiera retirado tranquilamente, solo lo hubieran castigado un poco. Pero ya que es atrevía a resistirse, entonces estaba buscándose su muerte. ¡Por lo que las acciones del deva iban de acuerdo con las estrictas leyes de la ciudad capital!

Sin embargo, justo cuando la mano del deva empezó a moverse, Bai Xiaochun suspiró y envió su propia mano hacia él.

—¿Por qué mejor no te arrodillas tú? —Cuando las palabras salieron de su boca, se escuchó el sonido de un golpe por el aire. La visión del deva se nubló y una fuerza inevitable lo golpeó. Su mente quedó totalmente en blanco y casi se queda sordo. También salió un chorro de sangre de su boca, el golpe lo tumbó del aire y cayó con fuerza al suelo, justo frente a Bai Xiaochun, ¡sus rodillas estaban quebradas y le estaba saliendo sangre por todos lados!

El dolor tan intenso le provocó un grito áspero. Quería ponerse de pie, pero sus rodillas rotas no se lo permitían. Lo que era peor, su base de cultivo estaba al borde del colapso.

La multitud quedó totalmente estupefacta y se escucharon muchos suspiros de asombro.

—Bien, ¡no eres un cultivador en el Alma Naciente! —gritó el deva—. Pero, aunque seas un deva, ¡¡igual estás muerto!! —Intentó ignorar el intenso dolor, sacó una tablilla de jade y la aplastó.

Por supuesto, esa tablilla de jade actuaba como una alarma, e hizo que un gran número de rayos de luz salieran al instante de entre la ciudad y se dirigieran al portón principal.

Bai Xiaochun estaba un poco desconcertado. Solo quería entrar a la ciudad, pero ya había causado un gran escándalo. Sacudió la cabeza, se volteó y se preparó para pasar por el escudo y entrar al portón.

Pero antes de poder moverse, el Marqués Zi Lin quien había estado de pie en silencio hasta ahora, finalmente habló.

—Deténganlo.

Sus subordinados arremetieron de inmediato, sus ojos resplandecían fríamente. Cinco devas y más de diez cultivadores en el Alma Naciente avanzaron, cosa que hizo que surgiera una energía impresionante. Para muchos de los espectadores, esta era una escena increíble que pocas veces podían presenciar.

—Qué lástima que no revelaras tu base de cultivo deva antes, —prosiguió el Marqués Zi Lin—. Es obvio que intentas alardear. ¿Ya terminaste? Mis subordinados han crecido en el campo de batalla. ¡Cada uno de ellos ha matado a más de 10.000 enemigos!

Mientras algunos entre la multitud suspiraban por lo que estaba por suceder, Bai Xiaochun simplemente se irritó aún más. Después de todo, él no le había causado ningún problema al Marqués Zi Lin. Y a pesar de eso, este claramente estaba actuando contra él.

—¿Crees que puedes meterte conmigo? —dijo Bai Xiaochun mirándolo furiosamente. Ondeó su mano e hizo que un poder al nivel del gran círculo del Reino Deva arremetiera contra los subordinados del Marqués Zi Lin que se le avecinaban. Los corazones de todos quedaron conmocionados al instante.

Unos estruendos ensordecedores llenaron sus oídos, su visión se nubló por completo y una fuerza capaz de derrumbar montañas y secar mares los asaltó. Literalmente no podían hacer nada para defenderse. Los cinco devas que iban a la cabeza tosieron grandes bocanadas de sangre y fueron forzados al suelo de rodillas.

Los otros diez cultivadores en el Alma Naciente podían resistir aún menos. Cuando impactaron el suelo, se escucharon gritos espeluznantes por todos lados.

Todo ocurrió en un abrir y cerrar de ojos, para el total asombro de los espectadores. Era casi como impensable ver a tantos cultivadores poderosos de rodillas, justo frente a uno de los portones principales de la ciudad.

—Qué interesante, —dijo el Marqués Zi Lin con un resplandor en sus ojos y una pequeña sonrisa de burla en su rostro. Dio un paso adelante, y se movió tan rápido que apareció una gran ráfaga de viento. Llegó rápidamente frente a Bai Xiaochun y desató una energía mucho más aterradora que lo que acababa de usar Bai Xiaochun. Este no era el Reino Semidiós inicial; ¡era el poder del gran círculo!

Sin embargo, la expresión de Bai Xiaochun se mantuvo igual, extendió su mano derecha y la ondeó casualmente hacia el Marques Zi Lin.

—¡Tú también te pones de rodillas! —dijo fríamente. Fue como si su mano fuera una montaña destructora que podía aplastarlo todo. El Marqués Zi Lin parecía haberse estado moviendo muy rápido hacia Bai Xiaochun, pero para él, se veía cómo un simple caracol. Cuando el viento de su enemigo surgió, para él fue como la respiración de un niño, ¡y esa gran fuerza que generaba ondulaciones en el aire la podía deshacer como si nada!

Esta era la diferencia entre un semidiós y un celestial, y demostraba lo vastamente superior que era una Semilla Dao.

Se pudo escuchar un gran estruendo cuando la palma de Bai Xiaochun hizo contacto, pero no hacia el Marqués Zi Lin frente a él, ¡sino hacia algo oculto detrás!

El aire onduló y se distorsionó, y otro Marqués Zi Lin salió repentinamente. Así era como el Marqués Zi Lin hacía las cosas. Cuando aparecía en público, mantenía oculto su verdadero ser, y era un clon el que actuaba abiertamente. Por supuesto, los semidioses del Reino Alcance Celestial normalmente no podían crear clones de este tipo, y lo mismo iba para los semidioses de los Dominios Inmortales Eternos, por lo que esta táctica era particularmente efectiva y poco común.

Hacía un momento, ¡había enviado a su clon para probar un poco a Bai Xiaochun!

¡Jamás se hubiera podido imaginar que su prueba sería aplastada como si le hubiera caído encima una montaña!

Las conversaciones se intensificaron, y tanto el Marqués Zi Lin como su clon sintieron que sus bases de cultivo casi habían sido destruidas. La intensa fuerza que ahora podían sentir los hizo temblar, y sus ojos se llenaron de incredulidad. Quería preguntar quién era esta persona, pero antes de poder hacerlo, la energía le impactó de golpe y lo forzó al suelo. Salió un gran chorro de sangre de su boca y la de su clon y ambos golpearon fuertemente el suelo.

¡Tut!

Se levantó el polvo y la audiencia quedó atónita. Los subordinados del Marqués Zi Lin estaban estupefactos, pero el deva a cargo del portón estaba aún más impactado. Grandes olas de asombro lo golpeaban, y se dio cuenta de que solo había una explicación para esto, sin importar lo increíble que pareciera. Y en cuanto esta idea entró a su mente, ¡casi lo vuelve loco!

—Ce… celestial…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente