Capítulo 1084 – AWE – ¡El Destino del Legado!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

—Las leyendas… son ciertas… —Nadie, ni siquiera el Celestial Virūpākṣa le estaba prestando ya atención a Bai Xiaochun. Todos estaban centrados en entrar por uno de los senderos de las varillas del abanico.

Bai Xiaochun se unió a ellos con el corazón a millón, y en su mente aún resonaba el mensaje que acababa de ser transmitido.

El abanico de hecho no era un tesoro precioso arcaico. Sino que… ¡era un tesoro mundial que alguna vez había pertenecido a un soberano!

El Reino Soberano era algo que podía volver locos a los incontables cultivadores de los Dominios Inmortales Eternos. ¡Harían lo que fuera por obtener ese poder!

Desde la Condensación de Qi hasta los emperadores arcaicos, ¡cualquiera haría lo que hiciera falta para lograr tal meta!

Desde la antigüedad hasta ahora, solo habían existido tres soberanos en los Dominios Inmortales Eternos, y todos habían perecido. Después de sus muertes, dieron a luz a las tres dinastías: La Dinastía del Emperador-Vil, la Dinastía del Emperador-Santo, ¡y la Dinastía del Archi-Emperador!

¡Era obvio que el Reino Soberano era supremo e inigualable!

Por supuesto, existían distintos niveles aún dentro del Reino Soberano. Por ejemplo, el enorme gigante durmiente que estaba afuera de los Dominios Inmortales Eternos era una entidad supremamente poderosa entre los soberanos. De hecho, ¡no sería una exageración llamarlo una entidad exaltada suprema!

Solían haber incontables mundos en el cielo estrellado, y todos potencialmente podrían haber engendrado sus propios soberanos. Pero las cosas ahora eran distintas. Había ocurrido una catástrofe cuando el Enemigo de Más Allá, ese enorme soberano afuera de los Dominios Inmortales Eternos, destruyó personalmente todo el cielo estrellado. Todos los mundos y seres vivientes murieron, dejando atrás solo una oscuridad interminable.

El abanico dañado había pertenecido alguna vez a algún soberano desconocido que había sido asesinado en cuerpo y alma. Pero el legado del soberano había quedado atrás. Estaba dañado… ¡pero seguía siendo un tesoro legado!

A lo que normalmente se referían como un legado, eran básicamente un conjunto de enseñanzas y doctrinas Daoístas centrales.

Este abanico… ¡era un tesoro valioso que contenía el legado de las enseñanzas y doctrinas Daoístas de un soberano!

Después de que ese soberano desconocido cayera, este abanico dañado siguió flotando a través de ese vacío oscuro y sin vida. Habían pasado años y años, un ciclo interminable en el que viajó sin cesar. Desde el comienzo del viaje hasta ahora… ¡jamás había encontrado a un segundo dueño!

¡Y solo podía haber una persona que se convirtiera en el sucesor de ese soberano desconocido, solo una persona podía herederas las enseñanzas y doctrinas Daoístas centrales de ese soberano!

—Cada una de las varillas del abanico… es un sendero al legado. Cada sendero contiene cien niveles. Quien pase más niveles en un lapso de tres meses… ¡se convertirá en el nuevo dueño de este objeto mágico!

—De acuerdo a la voz en mi cabeza, los cien niveles de todas las varillas son iguales. Además, cada nivel que se pase otorga una recompensa… ¡Después de todo… la meta del abanico es encontrar un sucesor, no asesinarlo! —Este último detalle era lo que había emocionado más que nada a los miembros de las dos dinastías.

Y también era por eso que los devas ya estaban llenos de tanta pasión.

En este momento, entendían que ahora podían competir con los celestiales por el control de este abanico, y adquirir las enseñanzas y doctrinas Daoístas centrales de un soberano. Lo que era aún mejor, cada nivel contenía una recompensa. Aunque nadie sabía exactamente que recompensas serían estas, estos objetos habían pertenecido a un soberano, así que cualquier recompensa tenía que ser algo considerable, lo suficiente para volver loco a cualquier deva o semidiós.

Por tanto, todos empezaron a moverse rápidamente hacia los senderos en las varillas del abanico. Ya había personas desapareciendo adentro cuando Bai Xiaochun se acercó.

Después de escoger una varilla, justamente se disponía a entrar, cuando una varilla distinta se iluminó repentinamente. Poco después, un cultivador deva de la Dinastía del Emperador-Santo salió tosiendo sangre. Después de tambalearse un poco, se sentó de piernas cruzadas para meditar, había un resplandor desafiante en sus ojos.

Bai Xiaochun obviamente quedó sorprendido al ver eso.

¿Ese tipo ya falló? Es un deva… ¿pero ni siquiera puede pasar el primer nivel!? —Bai Xiaochun repentinamente sentía que tenía que estar más en guardia. Después de pensarlo un momento, se acercó al deva.

Cuando el hombre vio que Bai Xiaochun se acercaba, no importaba mucho que fuera del Reino Alcance Celestial, seguía siendo un celestial. Así que el deva se puso de pie rápidamente y juntó sus manos formalmente.

—¿Qué ocurrió allí? —preguntó Bai Xiaochun—. ¿Fallaste? ¿En el primer nivel?

El deva dudó por un momento. Pero sin atreverse a no decir la verdad, bajó la voz y explicó que había estado cerca de pasar el primer nivel, pero falló justo al final.

De acuerdo a su descripción, en el primer nivel había cinco marionetas del nivel deva.

Entonces Bai Xiaochun dejó salir un suspiro de alivio. Mientras tanto, justo en ese momento, unos siete u ocho devas también salieron de las varillas del abanico, claramente en malas condiciones. Todos estaban heridos, pero ninguno tenía su vida en peligro. Entonces Bai Xiaochun empezó a cobrar más confianza. Después de sacar algunas armaduras de cuero más para ponérselas, respiró hondo y regresó a la varilla por la que había decidido entrar.

En cuanto su pie la tocó, sus oídos se llenaron de estruendos, su visión se opacó. Para cuando pudo ver claramente de nuevo, se encontraba en una arena en forma de anillo.

Una presión fuerte pesaba por toda la arena, y frente a él había una gran estatua, mitad humana y mitad bestia, con una expresión muy feroz.

Frente a la estatua había cinco monos sentados en meditación, tenían el pelaje de un color brillante como el fuego. Y cuando abrieron sus ojos, se los veía igual de carmesíes. Estos rugieron y se transformaron en cinco rayos de luz que salieron disparados hacia Bai Xiaochun.

La reacción inicial de Bai Xiaochun fue asustarse. Después de todo, aquí no podía usar el sentido divino para revisar las fluctuaciones de las bases de cultivo de los monos, y estos tenían apariencias aterradoras.

Pero justo cuando Bai Xiaochun empezó a retroceder, parpadeó varias veces.

No puedo ver sus bases de cultivo… pero… ¡son muy lentos! Así que supongo que los niveles no se ajustan al nivel de cada uno… —Sus ojos se encendieron con confianza y arremetió hacia los cinco monos.

Alzó la voz y gritó, —¡Quien se meta en mi camino morirá!

Estaba muy contento con lo heroico que sonaba, aumentó su velocidad e hizo que surgiera una tempestad mientras se acercaba a los monos.

Ni siquiera tuvo que usar ninguna habilidad divina o técnica mágica. El puro impulso con el que se movió bastó para que tres de los monos explotaran incluso antes de tocarlo, simplemente terminaron convertidos en humo.

Los otros dos aguantaron un instante más, pero también terminaron explotando y haciéndose humo a su paso.

Bai Xiaochun se relajó bastante y se detuvo sobre la cabeza de la estatua. Allí juntó sus manos en su espalda y sacudió orgullosamente su manga.

—Todos los que se atrevan a bloquear el paso de Bai Xiaochun está condenados… a ser reducidos a cenizas. —Justo cuando estaba a punto de seguir, las hebras de humo se juntaron y formaron una píldora medicinal, la cual sujetó con su mano. Era traslucido y emanaba un aroma extraño pero fragante. Aunque no sabía el nombre de esta píldora en particular, gracias a su propio Dao de la medicina, pudo ver rápidamente que se podría considerar una píldora inmortal para personas en el Reino Deva.

De hecho, para las personas de los Dominios Inmortales Eternos, probablemente sería aún más valiosa que diez píldoras inmortales del nivel deva.

Se sintió de maravilla y guardó la píldora, entonces el mundo a su alrededor se desvaneció, y la varilla del abanico apareció frente a él. Así que procedió sin vacilar al segundo nivel, y luego al tercero…

Aplastó cada uno de estos niveles como si estuviera caminando sobre ramitas secas, hasta que se encontró a sí mismo en el sexto nivel.

Este nivel era distinto de los anteriores. Había unas ruinas que se extendían a su alrededor, así como nueve escalones que se alzaban. Después de pisar el octavo y el último escalón, se dio cuenta de que el secreto de este nivel tenía que ver con la presión que pesaba sobre él, ¡la cual si se basaba el nivel de su base de cultivo!

—¡Eso no me detendrá! —dejó salir un frío bufido, y convocó el increíble poder de su cuerpo carnal para dar el último paso y completar así el sexto nivel!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente