Capítulo 1065 – AWE – Supervisor.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Todos los peces dragón celestiales del estanque se estaban volviendo locos de manera violenta.

Aunque el Emperador-Santo había sellado el estanque celestial con hielo, eso solo había afectado la superficie del agua. Debido a la técnica mágica usada, los peces no podían romper el sello. Sin embargo… ¡en ese estanque también había miles de hojas de loto!

No se podía sellar las hojas. Si se decía que el estanque celestial formaba los cimientos de la Ciudad del Emperador-Santo, entonces esas miles de hojas de loto eran el suelo sobre el que la ciudad estaba construida. Desde esas hojas se alzaban incontables edificios, y la flor en el centro albergaba al palacio imperial.

Ya que las hojas de loto no estaban selladas, cuando los síntomas de abstinencia de los peces dragón llegaron a cierto punto, estos cambiaron su objetivo. Para ser específicos, habían empezado a atacar vorazmente a las raíces que se sumergían en el agua.

Las cosas empeoraron de manera tan veloz que las hojas empezaron a inclinarse a un lado.

Los bordes de algunas hojas de loto se llenaron rápidamente de agujeros pues un sinfín de peces dragón celestiales las estaban atacando…

Por cómo se veían las cosas… parecía que la Ciudad del Emperador-Santo estaba por encontrarse con una gran catástrofe…

¡Lo que era más sorprendente de todo era que una porción considerable de los peces dragón celestiales no estaban ni siquiera atacando las hojas de loto… sino a la raíz de la flor de loto sobre la que estaba construido el palacio!

Los peces enloquecidos la embestían con tanta fuerza que este empezó a inclinarse a un lado…

Todos los cultivadores presentes se sentían impactados por grandes olas de asombro. Y un montón de voces enfurecidas aparecieron rápidamente desde el palacio imperial.

—¡¡Bai Xiaochun!! —La creación entera parecía estarse sacudiendo bajo la intensidad y la fuerza de esa voz. Mientras tanto, Bai Xiaochun estaba sentado en su tierra sagrada con una expresión miserable al borde de las lágrimas, y también extremadamente alarmado.

¡Esto no es mi culpa! Solo me comí algunos peces… Y yo no fui el que selló el estanque celestial… —Eso era cierto. Los eventos ocurridos después de comerse los peces habían estado más allá de su control. Incluso había intentado buscar una buena solución para la situación.

¡Llevé a cabo un gran servicio para la dinastía! ¡Todo lo que hice fue comerme algunos peces! Y fue el Emperador-Santo el que selló el estanque… —Lamentablemente, no podía pensar en ninguna manera de resolver las cosas.

A estas alturas, toda la Ciudad del Emperador-Santo estaba escandalizada. El Emperador-Santo apareció en medio del aire, su mejilla parecía temblar un poco mientras miraba la ciudad. Aunque no tenía evidencia que demostrara la responsabilidad de Bai Xiaochun con los sucesos, era obvio que esto seguramente tenía algo que ver con su pesca previa.

De verdad tenía ganas de matar a alguien, pero tenía que contener ese deseo. En este momento, lo que debía hacer era preocuparse por la seguridad de la ciudad, no perder el tiempo pensando en Bai Xiaochun. Por tanto, extendió su mano derecha y la empujó hacia el estanque celestial.

El inconmensurable poder de su base de cultivo arcaica hizo erupción y lo cubrió todo. Mientras lo hacía, un qi glacial empezó a moverse hacia él desde todos los confines de las Tierras Eternas.

El cielo se opacó y se llenó de estruendos, en apenas un abrir y cerrar de ojos, el qi glacial se reunió en el área alrededor del Emperador-Santo. Este luego realizó un gesto de conjuro y apuntó, ¡con lo que el qi glacial empezó a verterse en el estanque celestial!

Se pudieron escuchar fuertes crujidos y el hielo empezó a extenderse, desde la superficie, ¡hasta las profundidades del estanque!

¡Entonces los violentos peces dragón celestial fueron rápidamente sellados y el estanque entero se convirtió en hielo!

¡Pero las cosas aún no acababan! El Emperador-Santo realizó un gesto de conjuro con un rostro sombrío, luego ondeó su dedo índice, y convirtió su base de cultivo arcaica en una energía sagrada. ¡Entonces el Emperador-Santo empezó a brillar de manera tan resplandeciente que casi parecía un sol!

Una luz solar deslumbrante resplandecía por doquier, pero no contenía ningún calor, solo la energía más pura y sagrada posible.

Una pureza sagrada llenó toda la Ciudad del Emperador-Santo, entró en ese estanque celestial congelado y empezó a hacer contacto con los miles y miles de peces dragón celestiales que yacían allí sellados.

Repentinamente… todas las enfermedades ocultas, tendencias violentas, cicatrices de las peleas entre los peces dragón antes de la llegada de Bai Xiaochun… todo se desvaneció… Los peces dragón celestial fueron purificados en apenas un instante.

Bai Xiaochun pudo sentir lo que ocurría y quedó boquiabierto. En este momento, estaba empezando a entender aún mejor lo poderosos que eran los arcaicos.

Todo ocurrió de manera demasiado súbita. El Emperador-Santo ondeó su mano y los peces dragón celestiales se calmaron. Apenas tomó el tiempo de unos respiros. Después de que se purificaran los peces dragón celestiales, el hielo se derritió, y poco después, los peces empezaron a nadar tranquilamente como siempre, sin el más mínimo rastro de locura o violencia…

Bai Xiaochun dejó salir un suspiro de alivio, así como los demás cultivadores de la Ciudad del Emperador-Santo, incluido el mismo Emperador-Santo. Sin embargo, la magia que acababa de usar no servía de nada para reparar el daño que ya se había infligido a las hojas de loto o a la flor de loto, la cual aún estaba inclinada. Debido a todo esto, la población de la ciudad estaba ardiendo de ira.

El Emperador-Santo estaba tan furioso que le costaba mantenerse bajo control y no aplastar a Bai Xiaochun hasta matarlo.

Lamentablemente para él, asignar a Bai Xiaochun como el Duque Alcance Celestial no solo les daba esperanza a los cultivadores de Alcance Celestial en los Dominios Inmortales Eternos, también le había servido para que la Dinastía del Emperador-Santo se convirtiera en el punto de reunión y reclutamiento.

El Emperador-Santo ya estaba recibiendo reportes de cultivadores de Alcance Celestial que llegaban en masa a su dinastía. Debido a todo eso, no podía matar a Bai Xiaochun.

Tu utilidad se acabará uno de estos días, ¡entonces saldaremos las cuentas! —Rechinó los dientes, y se tomó un momento para decidir cuál sería el castigo por sus acciones. Entonces dejó salir un frío bufido y emitió un decreto Dhármico.

—Al Duque Alcance Celestial se le degradara un rango por los próximos 10.000 años. Además, de ahora en adelante, ¡será el encargado de recoger y deshacerse de los excrementos de los peces dragón celestiales!

—Se limitarán los poderes de su cinturón de colores y tendrá que reparar personalmente todas las hojas de loto en la Ciudad del Emperador-Santo!

Después de terminar de hablar, hasta el Emperador-Santo se había dado cuenta de que su castigo no es que fuera muy severo. Luego recordó todo lo que le había dicho Liu Yong, y se dio cuenta de que, efectivamente, le habían advertido desde el principio.

—¡Asignad a Liu Yong como su supervisor! —Dicho esto, sacudió su manga y regresó al palacio imperial con un rostro severo.

La ciudad entera estaba furiosa con Bai Xiaochun, quien en este momento estaba sentado de manera desanimada en su tierra sagrada. Por otro lado, el Marqués Celestial Liu no podía estar más emocionado por su ascenso. Estaba claro que el Emperador-Santo ahora sabía lo problemático que podía ser Bai Xiaochun, y había puesto al Marqués Celestial Liu como el encargado de supervisarlo.

—No tema Su Majestad. ¡Su servidor vigilará a Bai Xiaochun como un halcón! ¡También me aseguraré de crear un registro oficial de todos los crímenes que ha cometido!

Mientras todos se revolcaban en su furia, Bai Xiaochun solo pudo suspirar y mirar hacia el palacio imperial.

Casi quiebro los cimientos de la Ciudad del Emperador-Santo, ¿y es así cómo me castigan? —Parpadeó varias veces y pensó en lo obvio que era que el Emperador-Santo quería matarlo. Afortunadamente, aún poseía cierta seguridad.

Durante el transcurso de los días siguientes, el miserable Bai Xiaochun no tuvo más opción que limpiar el excremento de los peces dragón celestiales, al mismo tiempo que ignoraba a todas las personas que lo miraban fijamente y le apuntaban.

Por supuesto, había un lado positivo. Durante su trabajo duro, tuvo la oportunidad de escuchar muchas de las charlas que se divulgaban por las Tierras Eternas. Por un lado, pudo confirmar que Gongsun Wan’er no mentía sobre la naturaleza de los niveles de cultivo. Después del Reino Celestial estaba el Reino Arcaico, y más allá de eso estaba el Reino Soberano.

También recibió un mensaje del Rey Fantasma Gigante, quien le confirmaba una vez más que las personas de la Dinastía del Emperador-Vil y la Dinastía del Emperador-Santo eran incapaces de llevar a cabo refuerzos espirituales, mientras que las personas de Alcance Celestial sí podían. Esa era una de las razones por la cual las dos dinastías estaban entusiasmadas por absorber a los recién llegados.

El Rey Fantasma Gigante también tenía sus quejas. Resultaba que la Prefectura Tamiz Divino era un área totalmente empobrecida y de poca población. Sin embargo, debido al asunto público sobre Bai Xiaochun raptando a la Madre Fantasma, muchos de los cultivadores de Alcance Celestial habían tomado la iniciativa para ir allí.

Lamentablemente, la Prefectura Tamiz Divino estaba ubicada en el segundo dominio inmortal, y el celestial que lo regía intervino para dispersar a los cultivadores de Alcance Celestial que llegaban y enviarlos a prefecturas aleatorias. El Rey Fantasma Gigante estaba preocupado de que, si las cosas seguían así, eventualmente serían asimilados por la Dinastía del Emperador-Santo. Los cultivadores de Alcance Celestial eventualmente dejarían de existir.

Bai Xiaochun no estaba muy contento con las noticias. Quizás sería bueno para los cultivadores de Alcance Celestial individualmente, la mayoría de ellos solo querían asentarse y vivir pacíficamente. Sin embargo, Bai Xiaochun al menos quería darles la oportunidad de decidir.

O asimilarse en la Dinastía del Emperador-Santo, o decidir recordar su verdadero hogar… La Dinastía del Emperador-Santo no les estaba dando la opción, pero Bai Xiaochun esperaba poder hacer esto.

Y respetaría lo que las personas escogieran.

¡La única manera de poder hacer eso es hacerme más fuerte! —Sus ojos se iluminaron al llegar a este punto en sus ideas. Comerse miles de peces dragón celestiales había hecho que su efectividad se redujera eventualmente. Pero el proceso si le había aportado grandes beneficios.

¡Su Códice de Vivir por Siempre ya estaba a un paso de llegar al gran círculo!

Una vez que llegara al gran círculo, podría intentar salir del Reino Semidiós y convertirse en un celestial, ¡entrar al Reino Mahayana!

¡Necesito más plantas espirituales que sirvan para confeccionar píldoras inmortales! —Respiró hondo miró a su alrededor, a la Ciudad del Emperador-Santo, e intentó pensar en qué podría usar para mejorar su base de cultivo…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente