Capítulo 1053 – AWE – ¡Adelante Por Favor!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Gu Tianjun siempre había menospreciado a las personas del Reino Alcance Celestial. Antes de que el cuerpo del Archi-Soberano colapsara, había estado anticipando un poco la llegada de la Dinastía del Archi-Emperador. Pero después del colapso, y mientras más personas del Reino Alcance Celestial empezaban a formar parte de la Dinastía del Emperador-Santo, las cosas cambiaron.

Con el paso del tiempo, descubrió lo sucedido en el Reino Alcance Celestial.

Un caos y desorden interminables. Y nunca nadie se alzó siquiera al Reino Mahayana. Tomando en cuenta lo tarde que llegan, están condenados a ser poco más que sirvientes. Completamente inútiles. —Gu Tianjun era el tipo de persona que respetaba aquellos más poderosos que él, pero también quería derrotarlos y tomar su lugar. Esto era algo con lo que el Emperador-Santo no podía encontrar ningún problema.

Después de todo… en lo que concernía al linaje, Gu Tianjun también era un descendiente directo del Emperador-Santo original.

Por otro lado, a aquellos más débiles que él los veía como insectos. Y ya había bastantes insectos en la Dinastía del Emperador-Santo. En cuanto a aquellos del Reino Alcance Celestial…

Los colocaba debajo de los insectos.

Muchas personas hablaban sobre sus habilidades para el refuerzo espiritual, y aunque era ligeramente interesante para Gu Tianjun, aún la parecía una simple habilidad, como la confección de píldoras y la capacidad para forjar herramientas. Con tales habilidades, las personas de Alcance Celestial apenas cualificaban para servir a los otros dos grandes poderes de estas tierras.

¡Estaban condenados a ser esclavos!

En cuanto a las personas con las que estaba lidiando ahora, eran simplemente dos cultivadores de Alcance Celestial que no contaban ni como insectos. Gracias a un golpe de suerte, habían logrado secuestrar a un celestial, pero esto no reducía el desdén que Gu Tianjun sentía por ellos.

¡Solo quieren la ayuda de la Dinastía del Emperador-Santo! —Después del tiempo de unos respiros, Gu Tianjun empezó a impacientarse frente al hecho de que sus palabras siguieran sin ser escuchadas.

Dio un paso adelante, ignoró por completo a Bai Xiaochun y al Rey Fantasma Gigante, y usó su impresionante qi de espada para abrir el escudo defensivo que protegía el buque de guerra lagarto, entonces aterrizó sobre la cubierta y frente a Gongsun Wan’er.

Una de las razones por las que había pasado tan fácilmente a través de las defensas, era el hecho de que Gongsun Wan’er ya había sido sellada.

—Hola Madre Fantasma, —dijo con una sonrisa. A diferencia de los otros dos cultivadores de Alcance Celestial, estaba bastante interesado en la Madre Fantasma. Le había cortado el brazo hacía muchos años, y esta era la primera vez que la veía desde entonces. Aunque en este momento estaba en un estado muy débil, ya que era una celestial, la veía ligeramente por encima de los demás insectos del mundo.

Bai Xiaochun permaneció allí en silencio observando fríamente a Gu Tianjun. Por otro lado, tomando en cuenta lo mucho que había vivido el Rey Fantasma Gigante, podía distinguir fácilmente la frialdad y el menosprecio que les estaba mostrando esta persona. Además, era obvio que no tenía intenciones de dejarlos entrar a la Ciudad del Emperador-Santo a entregar a la Madre Fantasma.

Por cómo se veían las cosas, el supuesto tributo de sangre estaba convirtiéndose en un simple chiste.

Dio un paso adelante, se esforzó por controlarse, juntó sus manos y se inclinó.

—Saludos exaltado Celestial. Planeamos escoltar personalmente a la Madre Fantasma a…

—¡Cállate! —dijo Gu Tianjun sacudiendo su mano e ignorándolo. —¿Quieren una recompensa, cierto? Bueno, regresen al lugar del que vinieron y esperen. ¡Su recompensa llegará eventualmente!

Dicho esto, extendió la mano para sujetar a Gongsun Wan’er. Pero antes de poder hacerlo, Bai Xiaochun empezó a reír fríamente.

Estaba nervioso por dentro. Después de todo, podía sentir que Gu Tianjun estaba en un nivel distinto a la Madre Fantasma. ¡Era mucho más fuerte! Pero, aunque lo fuera aún más, Bai Xiaochun no toleraría que se metiera en su camino de manera tan condescendiente. Y no había manera de que le fuera a permitir llevarse a Gongsun Wan’er.

Decidió no perder más tiempo con palabras. Un destello de luz azul surgió y apareció la Gran Espada del Norte, esta desató una presión capaz de sacudir los Cielos y resquebrajar la tierra. ¡Entonces se puso en movimiento y atacó directamente a Gu Tianjun!

La expresión de Gu Tianjun cambio y volteó a enfrentar lo que ocurría. Sus pupilas se contrajeron cuando vio la Gran Espada del Norte, ¡y la mano que intentaba sujetar a Gongsun Wan’er tuvo que moverse hacia la espada como para atraparla!

Cuando la espada hizo contacto con la mano de Gu Tianjun, se pudo escuchar un gran estallido y salió una gran onda de choque por doquier. Antes de que Gu Tianjun pudiera saber lo que ocurría, ¡se tambaleó hacia atrás y fue alejado del barco!

Bai Xiaochun pudo sentir como todo su qi y sangre vibraban en su interior debido al poder del golpe. Cualquier otro semidiós, e incluso un pseudo-celestial ordinario habría salido seriamente herido.

Pero Bai Xiaochun tenía su Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, y básicamente podía recuperarse de cualquier herida en un abrir y cerrar de ojos. Así que permaneció de pie en el buque de guerra y se quedó viendo a Gu Tianjun con una expresión fría y seria.

—¡Qué coraje! —dijo Gu Tianjun estrechando sus ojos. Aunque los poderes de regeneración de Bai Xiaochun lo habían sorprendido, no pudo evitar mirar con codicia a esa gran espada en su mano.

En este momento, el Rey Fantasma Gigante sentía cómo si tuviera el corazón en la garganta. Se podían ver emociones encontradas en los ojos de Gongsun Wan’er. Aunque Bai Xiaochun parecía estar allí de pie valientemente, ella sabía bien que estaba nervioso por dentro.

Pero también se dio cuenta de que había cambiado. Después de todo, ella lo conocía aún mejor que el Rey Fantasma Gigante; en el pasado, siempre que enfrentaba a alguien más poderoso, buscaba una manera de resolver las tensiones. ¡Pero esta vez simplemente sacó su espada y atacó!

¿De verdad le hará frente…? —pensó. En este momento, Bai Xiaochun se veía tan orgulloso e imponente como una montaña frente a ella.

Bai Xiaochun se quedó en silencio por un instante. Sabía bien que este era un momento crítico, y que solo tendría una oportunidad para tener éxito. Así que usó todo lo que había aprendido en las Tierras Desoladas para calmar sus nervios.

—¿Coraje? —dijo fuertemente—. Tu nombre es Gu Tianjun ¿cierto? Bueno, déjame decirte: tienes razón. ¡tengo coraje!

—¿Si no lo tuviera, como habría dejado un camino de sangre y muerte a mi paso mientras salía de la Dinastía del Emperador-Vil? Si no tuviera coraje, ¿cómo habría secuestrado a un celestial y a varios semidioses? Y si no tuviera coraje, ¡te dejaría robarme lo que es mío!

—Así que sí. Tengo coraje. ¡Pero tú eres el que también tiene bastante coraje! —Su voz se alzaba cada vez más y más mientras hablaba, hasta convertirse en un sonido que retumbaba como un trueno de los Cielos.

La expresión de Gu Tianjun cambió un poco frente a las penetrantes palabras de Bai Xiaochun. La verdad era que no podía decir nada para refutar sus palabras. Sus ojos se iluminaron fríamente y se preparó para decirle algo, pero antes de poder hacerlo, Bai Xiaochun habló con un volumen aún más alto.

—Traje aquí a este celestial de la Dinastía del Emperador-Vil, y tu bloqueaste mi camino. ¿Por qué? ¡Porque no tienes integridad Gu Tianjun! Déjame hacerte una pregunta. ¿Acaso sirves al Emperador-Santo? ¿¡O al Emperador-Vil!? —Los ojos de Gu Tianjun se helaron, pero antes de poder responder nuevamente, Bai Xiaochun siguió de manera estruendosa.

—He favorecido a la Dinastía del Emperador-Santo, así que he venido a ofrecer mis saludos formales. No de manos vacías, sino con un regalo. Pero tú me estás cerrando el paso en la puerta, Gu Tianjun. Y solo hay una palabra para eso. ¡Grosero! Déjame hacerte otra pregunta. ¿¡Cuál es la base lógica para tus acciones!? —Entonces Bai Xiaochun dio un paso adelante.

—He luchado y matado para abrirme camino aquí desde la Dinastía del Emperador-Vil, ¿y ahora pretendes venir a robarme mi botín de guerra? Hay una palabra para eso. ¡Inmoral! Así que déjame hacerte una tercera pregunta Gu Tianjun. ¿¡Con qué derecho vienes a robarme mi obsequio!? —Bai Xiaochun dio un paso más, el cual lo llevó al aire fuera del buque de guerra, allí le apuntó con la Gran Espada del Norte.

—Soy el Archi-Ancestro del Reino Alcance Celestial. Por tanto, solo hay dos personas en estas Tierras Eternas con un rango igual al mío. El Emperador-Santo y el Emperador-Vil. Cómo te atreves a intentar ordenarme Gu Tianjun. Hay una palabra para eso. ¡Irrespetuoso! Así que ahora déjame hacerte una cuarta pregunta. Tomando en cuenta que eres una criatura grosera, inmoral e irrespetuosa, que además no tiene integridad, ¿¡de dónde sacaste tu coraje!? —En medio del sonido de sus palabras, la luz azul de la Gran Espada del Norte iluminó toda el área.

Los semidioses que venían acompañando a Gu Tianjun desde los dominios inmortales quedaron impactados, y hasta el mismo Gu Tianjun sintió cómo si las palabras de Bai Xiaochun le hubieran apuñalado el corazón.

—¡¡Tú!! —Gu Tianjun jamás se hubiera podido imaginar que este cultivador de Alcance Celestial tendría una lengua tan mordaz. Literalmente no podía responderle nada. A estas alturas, cualquier palabra suya sonaría como una simple excusa.

De haber estado en algún lugar remoto en el que nadie estuviera mirando, quizás habría simplemente ignorado sus palabras. Pero estaba aquí y muchos celestiales estaban prestando atención. Además, tenía que considerar la reputación general de la Dinastía del Emperador-Santo. Así que las palabras de Bai Xiaochun lo habían forzado a una posición pasiva, e hicieron que su rostro se enrojeciera un poco por la vergüenza y la furia. La intención asesina en sus ojos se intensificó aún más.

¡En cuanto al Rey Fantasma Gigante y Gongsun Wan’er, ambos estaban mirando a Bai Xiaochun con asombro por su postura tan dominante!

Este ignoró a Gu Tianjun, sacudió su manga y dirigió su mirada hacia la Ciudad del Emperador-Santo. Blandió su espada de manera dramática y dijo en una voz alta que retumbó como un trueno.

—Emperador-Santo, ¿¡es así como tratas a quienes vienen a visitarte de buena voluntad!?

La verdad era que estaba más nervioso de lo que podía expresar con palabras. De hecho, ya había decidido que, de ser necesario, le quitaría el sello a Gongsun Wan’er e intentaría escapar con el buque de guerra.

Pero sus años de práctica con este tipo de cosas aseguraban que no se viera ni una pizca de estas emociones en su cara. En vez de eso, se veía extremadamente arrogante y con confianza.

Entonces pasó un momento… su nerviosismo incrementaba. Su corazón latía con fuerza y tenía la piel de gallina. Justo cuando se preparaba para voltearse a escapar, una voz cálida y seria resonó entre los Cielos y la tierra.

—Disculpa mi negligencia, Compañero Daoísta Bai. ¡¡Adelante por favor!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente