Capítulo 1026 – AWE – ¡Magia Daoísta Incomparable!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bai Xiaochun estaba sin aliento y con el rostro pálido. Esta era la primera vez que desataba su magia Daoísta del Códice de Vivir por Siempre, la Lámpara de Vivir por Siempre. Sin embargo, ya había visualizado el proceso en su mente muchas veces, por lo que se sentía con la destreza suficiente para usarla. Esta era una de las cosas que hacía que el Códice de Vivir por Siempre fuera tan único: el hecho de que creaba una magia Daoísta incomparable basada en cada cultivador individual.

Sin embargo, era difícil lidiar con lo agotador que era. Después de desatarla apenas una vez, ¡el poder del Códice de Vivir por Siempre en su interior fue drenado en más de un setenta por ciento!

Que su base de cultivo fuera drenada no era algo con lo que los poderes del Códice Imperecedero le pudieran ayudar. El Códice Imperecedero solo le ayudaba a recuperarse de las heridas en su cuerpo carnal. La base de cultivo solo podía restaurarse con ejercicios de respiración u otros métodos similares.

El poder de esta magia Daoísta dejó impresionado incluso a Bai Xiaochun. Sus ojos titilaban como un relámpago y su mirada se posó sobre El Celestial. En este momento… ¡el mundo entero se veía muy distinto!

Esa pila de cristal… ¡era la base de la lámpara!

El tamaño tan descomunal de esa base de lámpara era suficiente para crear una presión sobre todo el que la mirara. Además, la fuerza gravitacional que emanaba no dejaría que ninguna entidad del mundo se atreviera a acercarse.

El dosel celestial de arriba había descendido, rodeando la base de la lámpara… ¡para ser su pantalla!

En la pantalla de esa lámpara se podían ver un sinfín de caracteres de longevidad, ¡los cuales representaban una larga vida!

Sin embargo, todas estas cosas solo formaban una parte de la Lámpara de Vivir por siempre. La parte más importante… estaba justo en el medio. ¡Esa vela blanca resplandeciente!

La fuerza vital del Daoísta Alcance Celestial, su cuerpo, ¡y todo su ser se convirtieron en esa vela blanca! Lo único que le faltaba a la lámpara era la chispa de los ojos de Bai Xiaochun, ¡la cual encendió la vela para proveerla de fuego y luz!

Mientras el cuerpo del Daoísta Alcance Celestial ardía, un resplandor ardiente emanaba de allí, el cual llegaba a la pantalla de la lámpara y acentuaba los caracteres de longevidad. Además, la poderosa fuerza gravitacional de la base de la lámpara hacía que para El Celestial fuera imposible mover ni un músculo.

Sorprendentemente, ¡el Daoísta Alcance Celestial se había convertido en la Lámpara de Vivir por Siempre!

Se estremeció violentamente, su mente y su corazón estaban siendo asaltados por grandes olas de asombro. Una sensación de crisis inminente indescriptible lo llenaba, una más fuerte que cualquier cosa que hubiera experimentado antes. Podía sentir muy bien como su fuerza vital, su cuerpo, su base de cultivo y hasta su alma estaban siendo quemados por la Lámpara de Vivir por Siempre. Su ser se deshacía rápidamente, y, de hecho, para su total asombro, ya se sentía increíblemente débil en apenas unos momentos.

—Esta habilidad divina… esta magia Daoísta… —Fue entonces que rugió cómo un animal salvaje. —¡Insignificante Lámpara de Vivir por Siempre! ¡¡Cómo te atreves a quemar mi alma!!

En medio de sus esfuerzos, levantó la cabeza y rugió, Bai Xiaochun permanecía de pie mirándolo fríamente.

—Muy bien, Daoísta Alcance Celestial, —murmuró consigo mismo—. Llegó la hora de que uses tu último truco. ¡El que pensabas que te daría la victoria!

El Daoísta Alcance Celestial le devolvió la mirada a Bai Xiaochun, su piel y carne ardía y se disolvía lentamente, hasta que se empezaron a poder ver los huesos que yacían debajo. Su cabello estaba totalmente blanco y su rostro cubierto de arrugas, sin embargo, la locura y furia en sus ojos no se había reducido en lo más mínimo.

—Mira y aprende Bai Xiaochun. ¡Fíjate bien como destruyo tu magia Daoísta! —Extendió sus brazos ardientes y presionó sus palmas la una con la otra, ¡como si rezara!

—Séptima Puerta Dao: ¡Palacio de la Tierra! —Cuando las palabras salieron de su boca, se pudo escuchar el retumbar de algo a lo lejos, como si viniera de las profundidades bajo la tierra. Poco después, ¡esa energía de la tierra hizo erupción!

¡El Palacio de la Tierra representaba toda la tierra del mundo!

¡La energía salía de cada pulgada cuadrada del suelo, y empezó a moverse hacia el Daoísta Alcance Celestial!

La energía de la tierra empezó a dar vueltas a su alrededor e hizo que la llama mostrara señales de estarse debilitando. Por otro lado, la pantalla cristalina de la lámpara empezó a oscurecerse, ¡como si estuviera por convertirse en rocas ordinarias!

Y la pantalla de la lámpara no era la única afectada. La base de la lámpara también estaba siendo afectada por la energía de la tierra y empezó a tornarse marrón. En apenas unos respiros, ¡ya se veía cómo tierra! Y poco después, ya el Daoísta Alcance Celestial no se veía como si estuviera hecho de cera blanca… ¡el arder de su fuerza vital cesó!

Entonces se pudo escuchar un gran estallido, ¡parecía capaz de desgarrar los Cielos y la tierra! La Lámpara de Vivir por Siempre, la cual había sido creada usando al Daoísta Alcance Celestial… ¡estalló en pedazos!

—¿¡De verdad creías que podrías atraparme con esa magia Daoísta tuya Bai Xiaochun!? —El Daoísta Alcance Celestial se veía en muy malas condiciones y sin aliento. Pero ya pasado un momento, levantó la cabeza y empezó a reír como loco.

Bai Xiaochun permaneció sin moverse en su lugar, una luz gélida pasaba por sus ojos… y también un resplandor de desdén…

—¿De verdad crees que te has librado? —dijo mientras apuntaba casualmente al cielo.

En ese instante, el rostro del Daoísta Alcance Celestial cambió y se dio cuenta de que su fuerza vital, su base de cultivo y su alma… ¡aún se estaban disipando! Repentinamente miró hacia el cielo, su mente empezó a dar vueltas y se tambaleó hacia atrás.

—¿¡Cómo puede ser posible!?

En lo alto del cielo… aparecieron incontables Lámparas de Vivir por Siempre. Se extendían hasta los confines más lejanos del Reino Alcance Celestial, tanto que no se podía ni ver desde dónde empezaban o dónde terminaban…

Y en cada una de esas Lámparas de Vivir por Siempre, había una versión diminuta del Daoísta Alcance Celestial, estas reían y lloraban al mismo tiempo, ¡gruñían y aullaban al mismo tiempo!

¡Este escenario tan extraño era aterrador!

El aura del Daoísta Alcance Celestial se encendió repentinamente y se puso en movimiento, se elevó hacia el cielo y extendió sus brazos.

—Octava Puerta Dao: ¡¡Palacio de los Cielos!!

Cuando desató la octava de sus magias Daoístas, fue como si el mundo entero se oscureciera y apareció un viento impresionante. Además, la mano de El Celestial se convirtió en una gigantesca mano ilusoria que se extendía hacia arriba y empezó a abrir una gran fisura en el cielo.

A medida que esa fisura se abría, era como si un enorme sable estuviera rompiendo y separando el cielo.

Unas fluctuaciones de energía impresionantes empezaron a salir de allí, e hicieron que las Lámparas de Vivir por Siempre se estremecieran, las versiones diminutas del Daoísta Alcance Celestial que estaban dentro de las lámparas aullaron a todo pulmón y se unieron… ¡para dar poder a la magia del Palacio de los Cielos!

¡¡¡BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!!!

Las incontables Lámparas de Vivir por Siempre empezaron a explotar una por una. Desaparecieron todas en apenas unos instantes, y el Daoísta Alcance Celestial quedó flotando allí casi sin aliento. Claramente estaba agotado y profundamente débil, pero sus ojos resplandecían intensamente. Conforme pasaban los segundos, empezó a recuperarse y le dirigió su mirada a Bai Xiaochun, se veía como si fuera la figura más dominante entre los Cielos y la tierra.

—Bai Xiaochun, a menos que tengas más trucos… ¡ya ha llegado la hora de que seas un buen chico y te conviertas en la medicina de alto nivel que necesito!

Bai Xiaochun aún es veía tan calmado como siempre, a excepción de la ardiente intención asesina que yacía en sus ojos. Entonces volvió a hablar, y fue como si estuviera diciendo la cosa más graciosa del mundo. —¿De verdad crees que te has librado?

Por lo que veía, la jugada secreta que el Daoísta Alcance Celestial pensaba que le daría la victoria seguía sin ser usada.

Por otro lado, apareció una mirada vacía en el rostro del Daoísta Alcance Celestial. Retrocedió, alzó la mirada… y se dio cuenta de que la red mundial había aparecido por encima.

Entonces bajó la mirada y se dio cuenta de que la tierra bajo él se veía exactamente como la gigantesca base de una lámpara…

Pasaron incontables emociones por su rostro y entonces empezó a temblar. Por primera vez, estaba empezando a aparecer un poco de amargura y arrepentimiento en su corazón.

—Esta Lámpara de Vivir por Siempre es realmente asombrosa. ¡Y el Códice de Vivir por Siempre lo es aún más!

En este momento, ¡¡todo el Reino Alcance Celestial se había convertido en una enorme y descomunal Lámpara de Vivir por Siempre!!

Las tierras bajo él eran la base de la lámpara, y la red mundial era la pantalla. El Daoísta Alcance Celestial… seguía siendo la vela blanca. Y… ¡aún ardía para ser la luz de la lámpara!

Esta era… ¡la tercera forma de la Lámpara de Vivir por Siempre!

Primero el ser. Segundo los Cielos. ¡Tercero el mundo!

¡Era una magia Daoísta incomparable!

¡Asombrosa e inigualable

Pagina Anterior
Pagina Siguiente