Capítulo 1023 – AWE – Las Puertas Dao de Alcance Celestial.

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Lamentablemente, solo el cuidador de tumbas tenía la capacidad para sobrepasar la astucia de El Celestial. Bai Xiaochun apenas llevaba cultivando unos pocos años, por lo que era imposible que pudiera compararse a El Celestial en lo que concernía a astucia y planeación. Aunque sí que tenía cierta noción de lo que El Celestial pensaba, había muchas pistas.

De todos modos, no había tiempo para sentarse a pensar el asunto. La batalla entre ambos era una en la que la muerte estaba en juego durante todo momento. Bai Xiaochun no podía permitirse distracciones, por lo que se mantenía atento al máximo mientras las cuatro bestias arremetían hacia él.

La serpiente de riada ávida y el cocodrilo fantástico eran increíblemente grandes, y en este momento se le aproximaban por la derecha y la izquierda, ¡claramente querían hacerlo pedazos!

Además, el gigante de fango y el ave oscura se le acercaban desde el frente y la espalda, ¡sus chillidos punzantes parecían resquebrajar el aire a su alrededor!

Todas esas bestias irradiaban las fluctuaciones del gran círculo del Reino Semidiós y generaban tormentas que podían cambiar la fachada de los Cielos y la tierra. Por cómo se veían las cosas, ¡no pretendían darle a Bai Xiaochun la más mínima posibilidad de escapar!

En ese momento de crisis, Bai Xiaochun le dio una palmada a su bolso de almacenamiento sin vacilar y dijo, —¡Flor Lunar!

En cuanto las palabras salieron de su boca, hizo erupción una gran aura, una que hasta por sí sola, ¡sobrepasaba el aura de las cuatro bestias!

Se pudieron escuchar grandes estruendos, y nueve lianas de color verde brillante salieron disparadas a toda velocidad. Y tras esas lianas… ¡había una enorme flor lunar formada por una infinidad de pétalos!

Un aura que provenía de más allá de los Cielos sacudió toda el área, ¡la enorme flor se imponía por sobre todos! Si el cuidador de tumbas hubiera estado vivo, y el mundo no estuviera colapsando, este mundo hubiera intentado aplastar la flor como por instinto. Pero ahora… la voluntad del mundo estaba fragmentada, ¡y la flor lunar estalló con un poder impresionante y descomunal!

De hecho, ¡parecía irradiar algo similar al aura del Dao de los Cielos!

¡BOOOOOM!

Tenía 30.000 metros de altura e irradiaba un aura completamente salvaje. Además, resplandecía con diseños brillantes… En ese momento, ¡un rugido impresionante se escuchó desde la flor lunar!

¡ROOOOAR!

Toda el área se estremeció, ¡y la tempestad creada por las cuatro bestias se estaba haciendo añicos!

La flor lunar ni siquiera necesitaba que Bai Xiaochun la dirigiera. Cuando se escuchó ese rugido, ¡la flor se separó en un sinfín de pétalos que se dispersaron por todos lados para arrasar con todo rastro de esas bestias!

En apenas un parpadeo, la flor lunar y las cuatro bestias empezaron a luchar ferozmente.

Los ojos del Daoísta Alcance Celestial se iluminaron con sorpresa debido a la flor lunar de Bai Xiaochun. Pero solo le dio un vistazo por un momento antes de empezar a moverse directamente hacia él.

Bai Xiaochun también estaba empezando a dirigirse hacia el Daoísta Alcance Celestial, y los dos empezaron a luchar. A su alrededor batallaban la flor lunar contra las cuatro bestias, ¡estaban realizando gestos de conjuro y desatando habilidades divinas y magias Daoístas impresionantes!

En apenas un momento, ¡todos los bandos involucrados habían intercambiado miles de golpes!

Aunque la flor lunar era poderosa, estaba enfrentándose a cuatro oponentes, y gradualmente perdía terreno. Eventualmente se escuchó un aullido desde el interior de la flor y esta explotó, creando una especie de mar de pétalos de amargón que se abalanzaron hacia las cuatro bestias.

La expresión de las cuatro bestias cambió y se alejaron. Lamentablemente para ellas, habían sido demasiado lentas. Fueron abrumadas en apenas un parpadeo. Las semillas voladoras les impactaron, ¡entraron en sus cuerpos y parecía que las absorbían como si fueran comida!

Cuando las cuatro bestias empezaron a gritar miserablemente, el Daoísta Alcance Celestial se dio cuenta y frunció el ceño. Ver cómo sus cuatro bestias se marchitaban rápidamente hizo que su corazón se acelerara.

—¡Que semilla tan increíble de más allá de los Cielos! —Dejó salir un frío bufido y un destello de determinación pasó por sus ojos mientras realizaba un gesto de conjuro con su mano derecha. Entonces dijo con una voz fría cómo el hielo, —¡Reliquias mundiales, venid a mí!

Cuando estas palabras salieron de su boca, ¡las cuatro bestias se estremecieron repentinamente y estallaron en pedazos!

Desde adentro de las cuatro bestias surgieron millones y millones de hebras de energía de espada, las cuales salieron disparadas por el aire como una tormenta que arremetía contra Bai Xiaochun. Se le abrieron heridas por todos lados, y aunque sus poderes regenerativos empezaron a sanarlo de inmediato, aun así se le abrieron los ojos por la sorpresa…

Esa energía de espada procedió a moverse hacia el Daoísta Alcance Celestial y se convirtió en seis rayos de luz que dieron vueltas a su alrededor. Sorprendentemente… se podían ver seis espadas de colores, todas con diseños y apariencias únicas.

Se veían incomparablemente afiladas, y con solo verlas, ¡¡Bai Xiaochun podía darse cuenta de que eran extremadamente antiguas y poderosas!!

¿Esas cuatro bestias eran la encarnación de los objetos mágicos de El Celestial…? No, esperen. ¿Quizás El Celestial simplemente ocultó las seis espadas antiguas en su interior…? —Mientras retrocedía, las incontables semillas voladoras se reunieron y tomaron la forma de una flor lunar bastante dañada y herida. Su aura estaba débil, y se veía en muy malas condiciones debido a las heridas causadas por la explosión de esa energía de espada.

—Qué interesante… —dijo el Daoísta Alcance Celestial mientras flotaba allí en el aire, estaba mirando a Bai Xiaochun con un resplandor gélidos en sus ojos.

—Con razón el cuidador de tumbas te escogió… En todos estos años, ¡nadie aparte de él me había forzado a usar mis Espadas Dao de esencia vital!

—La Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre tiene cinco grilletes y cinco marcas de sellado. Es espectacular. Sin embargo, la razón por la que he podido cambiar mi propio destino de un modo que desafía los Cielos… ¡son las nueve Puertas Dao que he creado!

—He cultivado estas Puertas Dao durante toda mi vida, y requieren que emplee estas seis Espadas Dao para usarlas… De hecho, ¡fue usando estas Espadas Dao para abrir las Puertas Dao que pude matar al Archi-Emperador y masacrar a su gente!

—Y hoy… también usaré mis Espadas Dao de esencia vital para abrir las Puertas Dao… ¡y así acabar con tu vida! —Su energía se alzaba más y más a medida que hablaba. Toda la creación retumbaba sin parar, y pasaban destellos de colores por el cielo. Unas olas descomunales cubrían la superficie del Mar Alcance Celestial.

Era como si El Celestial se hubiera convertido en el origen de toda la energía y poder en el mundo, ¡como si cada una de sus acciones o movimientos pudiera hacer que el Reino Alcance Celestial le respondiera!

Bai Xiaochun estaba sin aliento, y se llenó de una sensación de peligro que jamás había experimentado antes. Y la fuente de esa sensación era justamente El Celestial. Por lo que sentía, ¡ni siquiera sus poderes de regeneración le permitirían recuperarse del próximo ataque!

Sin embargo, no mostraba ninguna señal de retroceder. El Celestial tenía un as bajo la manga… ¡pero Bai Xiaochun también!

La energía de El Celestial sacudía el mundo entero a su alrededor. Una luz extraña apareció en sus ojos, ¡extendió sus brazos y habló en una voz que se escuchó por todo el mundo!

—Puerta Dao… ¡Palacio del Agua!

¡Sus palabras parecían contener el poder de un gran Dao! Y en ese momento, ¡sus seis espadas avanzaron volando, se unieron y formaron un diseño de tres filas!

¡La fila superior contenía dos espadas en línea y un espacio entre ellas![1]

La segunda fila tenía dos espadas juntas, ¡sin ningún espacio entre ellas!

¡Y la tercera fila se veía exactamente como la primera!

Cuando ese diseño se completó, unas hebras de vapor de agua aparentemente infinitas empezaron a elevarse desde las tierras marchitas de Alcance Celestial. Era como si… como si toda el agua del mundo estuviera reuniéndose para formar un océano sobre él. Esa agua contenía un peso indescriptible, ¡y empezó a caer sobre Bai Xiaochun!

Bai Xiaochun retrocedió frente a esa cantidad de agua que parecía interminable y llenaba el cielo. Esa agua contenía un poder destructivo, un poder que parecía capaz de erradicar toda la fuerza vital que se topara en su camino.

—¿Magia Celestial? ¿Nueve Puertas Dao…? ¿¡Se supone que me sorprenda!? —Levantó la cabeza y rugió, apretó su mano derecha en un puño e hizo que surgiera un agujero negro. Y al mismo tiempo, apareció un emperador sombrío detrás de él y rebosaba un aura tiránica.

—¡Puño… del Emperador Imperecedero!

 


[1] Las espadas toman la forma de uno de los ocho trigramas, el cual se ve así «☵», para ser específicos, ese es el trigrama «kan», el cual, entre otras cosas, representa el agua.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente