Capítulo 1020 – AWE – ¡A Punto de Comenzar!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Los estruendos resonaban sin cesar!

Por todas las Tierras Desoladas seguían abriéndose grietas y fisuras, y esto empeoraba bajo la impresionante energía que irradiaba Bai Xiaochun. Incontables montañas se derrumbaron a su paso y muchas planicies quedaron hundidas. ¡El mundo entero parecía estarse desmoronando!

Esta energía parecía ser más de lo que el mundo podía manejar, por lo que hasta el cielo empezó a resquebrajarse. Todos los seres vivientes se vieron abrumados por la sensación de que experimentaban un apocalipsis.

Las ciudades temblaban y las sectas estaban conmocionadas. ¡Los seres vivientes por todo el mundo podían sentir que el fin estaba cerca!

Tanto en las Tierras Desoladas como en la región de Alcance Celestial, todos los cultivadores podían sentir lo mismo… que el mundo a su alrededor estaba muriendo…

Al menos que alguien o algo interviniera, dentro de muy poco tiempo… ¡el mundo se haría pedazos!

En realidad, no tenía nada que ver con Bai Xiaochun. Ese proceso… ¡había comenzado desde la muerte del cuidador de tumbas!

Mientras todos en el mundo miraban con asombro sus alrededores, Bai Xiaochun aceleraba sobre las Tierras Desoladas, hacia la Isla Alcance Celestial, y su energía se disparaba en el camino…

Parecía que no pudiera dejar de crecer, ¡como si el odio y la furia en el corazón de Bai Xiaochun pudieran seguir haciendo que su energía ascendiera más y más sin importar lo que ocurriera!

Llegó rápidamente al Barrizal Muerto. Ya no había hechizos restrictivos que sellaran o protegieran el área, por lo que también empezó a llenarse de grietas y fisuras…

Los Cielos y la tierra estaban cambiando. ¡Había llegado el fin de los tiempos! ¡Bai Xiaochun podía sentir eso sin la menor duda!

El odio y la furia en su corazón se manifestaron como un aura asesina prácticamente inquebrantable. Su intención asesina hacia El Celestial ardía con una ira absoluta.

Gritaba a todo pulmón mientras iba disparado por el aire, sus ojos estaban rojos por la ira. Jamás se había sentido así antes en su vida, tan consumido por el odio que ni siquiera se le ocurrió temerle a la muerte. No le importaba su deseo de vivir por siempre. Lo único en lo que podía pensar… eran las amargas lágrimas de Du Lingfei, y en como Bai Hao le había hecho kowtow antes de perecer…

¡Esas dos imágenes eran como unas cuchillas que apuñalaban su corazón y llegaban directo a su alma!

¡De verdad estaba loco por la ira!

—¡¡Daoísta Alcance Celestial!! —Era como si Bai Xiaochun hubiera renacido después de la muerte, y como si su alegría no hubiera sido transmitida a esta nueva versión de su ser. Lo único que había sido transmitido… ¡era su deseo de matar a El Celestial!

Demandaba sangre. ¡La sangre de El Celestial!

Jamás se olvidaría la mirada en los ojos de Du Lingfei cuando El Celestial le empujó la cabeza contra la suya. Ella no quería herirlo, pero no le había dado más opción. Jamás olvidaría cómo Bai Hao se había prendido en llamas hasta hacerse cenizas para salvarlo. Bai Xiaochun quería llorar, pero no le salían las lágrimas. La furia las había quemado, ¡y ahora solo buscaba venganza!

Aunque lo había llevado a la locura, aún poseía sus facultades. Sabía bien que El Celestial era increíblemente poderoso, y aunque él mismo había llegado al gran círculo de la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, probablemente podría morir si se enfrentaba a él.

Al menos que lograra avanzar su base de cultivo y realmente entrara al Reino Mahayana… ¡no tendría un poder de batalla que pudiera aplastar realmente a El Celestial!

Pero eso no reducía sus ganas de matar en lo más mínimo. Después de todo… aún tenía un as bajo la manga a su disposición, el tesoro mundial del norte. Normalmente no lo usaría, especialmente considerando el precio que debía pagar para ello. Pero ahora, el mundo ya se estaba haciendo pedazos a su alrededor…

Aparte del tesoro mundial del norte… ¡aún tengo otras herramientas a mi disposición! —Mientras Bai Xiaochun pasaba de largo el Barrizal Muerto y entraba a las tierras de Alcance Celestial, en su mente daban vueltas muchas ideas y planes.

El Códice Imperecedero tiene cinco magias secretas. Y el Códice de Vivir por Siempre… también tiene cinco poderosas habilidades divinas. Sin embargo, se manifiestan de un modo distinto. Una vez que alguien domina todo el Códice de Vivir por Siempre, ¡la magia toma forma de acuerdo a su Dao personal!—Dentro de la mente de Bai Xiaochun flotaban cinco habilidades divinas que había creado después de dominar el Códice de Vivir por Siempre, ¡habilidades divinas tan poderosas que podrían destruir toda la creación!

Cada persona que cultivara el Códice de Vivir por Siempre produciría cinco habilidades divinas distintas. En cuanto a Bai Xiaochun, estas se formaron como una amalgama de su inconsciente, y las magias Daoístas que había cultivado en su vida. Y estaba seguro… de que si las usaba en conjunto con el poder del cuerpo carnal que le daba su Códice Imperecedero, ¡lo harían mucho más formidable que cualquiera que hubiera dominado solo uno de los códices!

Y también… ¡tengo a mi flor lunar! —Sus ojos resplandecían mientras atravesaba el aire, y repentinamente apuntó su dedo hacia el norte, ¡y envió una hebra de su sentido divino en esa dirección!

—¡Mi pequeña Flor Lunar!

En respuesta a su llamado, incontables flores lunares salieron disparadas repentinamente por el aire entre todas las junglas y valles del norte.

Estas se convirtieron en una nube de semillas de amargón que se elevaron por el cielo…

Por lo que veía, eran millones y millones, y llenaban el cielo mientras daban vueltas hasta tomar la forma de una enorme luna.

Y después de cierto punto, se desvanecieron… ¡y aparecieron junto a Bai Xiaochun!

Las flores lunares parecían alegres mientras daban vueltas alrededor de Bai Xiaochun, cada una de ellas irradiaba una sensación familiar y de cariño. Por primera vez hasta ahora, el corazón helado de Bai Xiaochun sintió un poco de calidez.

—Mi pequeña Flor Lunar… ¿¡estás dispuesta a ayudarme a pelear!? —Y al escucharlo, ¡ese conjunto masivo de flores lunares se encendió con un espíritu combativo intrépido!

Bai Xiaochun sonrió. Pero sus ojos seguían fijos hacia la Isla Alcance Celestial, y seguían tan gélidos como el hielo. Luego, sin la más mínima duda o nerviosismo, ¡sacó repentinamente su wok de tortuga!

Al escuchar el llamado de su voluntad, esos millones y millones de semillas de amargón empezaron a converger, hasta transformarse eventualmente en una sola semilla, ¡la cual salió disparada hacia el wok de tortuga!

Bai Xiaochun ya había tomado su decisión, para fortalecer a su flor lunar… ¡la bendeciría con un refuerzo espiritual!

Aunque no podía conjurar una llama de veintidós colores, dado el nivel de su base de cultivo, ¡crear una llama de veintiún colores no sería difícil!

Ondeó su mano e hizo que un sinfín de almas vengativas se movieran hacia él. Y mientras lo hacían, empezó con una llama de un color, y conjuró continuamente hasta la llama de veinte colores, y las usó para llevar a la flor lunar hasta el refuerzo espiritual veinte. ¡Y luego conjuró una llama de veintiún colores!

Tampoco vaciló ni un segundo, y arrojó la llama al wok de tortuga. En ese instante se escucharon grandes estruendos, una luz brillante se iluminó sobre las líneas del wok. Y gradualmente… ¡el diseño de un refuerzo espiritual apareció sobre la flor lunar!

Su aura ahora era vastamente distinta. Y a medida que su energía ascendía, empezó a hacerse más y más grande… ¡hasta convertirse en una impresionante flor de 30.000 metros de altura!

¡Lo que era aún más impresionante era que la flor irradiaba el aura del gran círculo del Reino Semidiós!

Sin embargo, parecía seguirlo viendo con tanto cariño como antes. Bai Xiaochun siguió acelerando, hizo que la flor lunar se redujera y luego la metió en su bolso de almacenamiento. Y después de poco… ¡ya se encontraba volando sobre el Mar Alcance Celestial!

Se podían escuchar sonidos de crujidos por todos lados mientras se abrían fisuras en el aire, ¡y ninguna mostraba señales de volverse a cerrar!

Mientras pasaba sobre el mar, el agua cercana se congelaba… ¡y el aura explosiva de Bai Xiaochun llegaba a la cumbre!

¡Sus ojos estaban completamente fijos sobre la Isla Alcance Celestial!

Cuando se acercó, pudo ver al Ancestro de Sangre, todo su cuerpo estaba en llamas, y estaba dándolo todo para desatar un puñetazo impresionante. Cuando ese golpe impactó, se formó un enorme vórtice, y el Ancestro de Sangre empezó a desvanecerse…

—¡Finalmente estás aquí Bai Xiaochun! Mi misión se ha completado… Ayúdame… a cuidar de ella… —El Ancestro de Sangre levantó la cabeza y se rio fuertemente. Había dado su vida para detener a El Celestial, por lo que se podía ver un resplandor satisfecho en sus ojos mientras miraba hacia el norte, y luego empezó a desvanecerse…

No específico a quién quería que Bai Xiaochun cuidara. Estaba seguro de que Bai Xiaochun ya sabía.

Bai Xiaochun asintió hacia el Ancestro de Sangre mientras este se desvanecía. Entonces fijó su mirada fúrica e inyectada de sangre… hacia El Celestial, ¡el cual flotaba sobre la isla!

—¡Daoísta Alcance Celestial! —¡dijo con una voz que retumbaba como un trueno de los Cielos!

¡Los Cielos y la tierra se destruían a su alrededor!

¡La batalla más asombrosa de todos los tiempos estaba por comenzar!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente