Capítulo 1017 – AWE – ¡Todavía te Odio!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Incluso alguien con tanta confianza como El Celestial no tendría más opción que quedarse en silencio frente al Códice de Vivir por Siempre…

Debido a la Matriarca Glacial y a Du Lingfei, era posible ver lo impresionante que era el Códice de Vivir por Siempre. Por supuesto, Bai Xiaochun jamás había enfrentado a Du Lingfei, pero ya estaba muy familiarizado con su energía y su poder.

Y ahora, mientras la energía del Códice de Vivir por Siempre fluía por su cuerpo, no pudo evitar quedar boquiabierto. En primer lugar, las palabras del cuidador de tumbas lo dejaron conmocionado. Pero además de eso, con el poder del Códice de Vivir por Siempre en su interior, ¡la energía espiritual de los Cielos y la tierra que existía en el mundo parecía repentinamente más débil!

De hecho, Bai Xiaochun también tenía la sensación de que, con este poder, ¡él era como el monarca de todas las personas de este mundo!

Todo lo que tenía que hacer era pensarlo, ¡y todas las entidades del mundo le prestarían el poder de sus bases de cultivo!

Aunque no incrementaría su propia base de cultivo, ¡le permitiría aplastar a casi cualquier oponente!

Estaba claro… que ni Du Lingfei ni la Matriarca Glacial habían cultivado el Códice de Vivir por Siempre a tal punto de manifestar una habilidad divina como esta. Esto era algo… ¡que solo aparecería en alguien que hubiera dominado primero el Códice Imperecedero!

Y tal como lo había dicho el cuidador de tumbas… antes de Bai Xiaochun, ¡los únicos que habían cultivado esta técnica eran los Archi-Emperadores!

Mientras Bai Xiaochun estaba sin palabras, el cuidador de tumbas continuó con una voz débil y áspera. —Hay otra manera de salir…

—Y esa es… ¡con el poder de batalla de un celestial! Uno no tendría que ser un verdadero celestial, pero tener un poder comparable a ese nivel. Alguien tan poderoso podría simplemente destruir el mundo… ¡y así salir!

Bai Xiaochun solo se conmocionaba más con cada momento que pasaba, tanto que prácticamente no notó que ya había llegado a la etapa del Alma Naciente de Vivir por Siempre.

El tercer sello apareció, uno aún más resistente que los anteriores, ¡pero también fue completamente incapaz de evitar su destrucción!

A medida que su base de cultivo se alzaba más y más, ¡Bai Xiaochun cada vez sentía más certeza que tan solo un pensamiento suyo podía agitar el viento en el área y opacar el cielo!

El cuidador de tumbas temblaba mientras su energía se desvanecía. Estaba sin aliento y sus ojos se nublaban cada vez más. Pero siguió vertiendo todo su ser en Bai Xiaochun, ¡por lo que su base de cultivo se alzaba más y más!

Se pudieron escuchar estruendos, El Alma Naciente de Vivir por Siempre de Bai Xiaochun emergió… ¡y empezó a ascender al Reino Deva de Vivir por Siempre!

—Los dos métodos involucran la destrucción del mundo. En cuanto a los seres vivientes que lo habitan… estos serían expulsados al mundo exterior… —El cuidador de tumbas ya estaba incomparablemente débil, pero apretó los dientes y siguió explicándole, ¡como para justificar todo lo que había hecho en su vida!

—Solo hay dos opciones Bai Xiaochun. Así que dime… ¿¡podría simplemente destruir el mundo para dejar salir a El Celestial!? En cuanto a la Madre Fantasma, esta poseía las coordenadas de este mundo desde el principio, ¡por eso podía salir! ¡No hubiera sido posible para ella llevarse a El Celestial más allá de la red mundial!

—Mi misión aún no se ha completado. Debo crear a un celestial con la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, o quizás un pseudo-celestial. Sin esta persona… ¿¡cómo podría aceptar la destrucción del mundo!?

A medida que su voz resonaba, su cuerpo empezó a desvanecerse. A pesar de la intensidad de su energía, apretó los dientes y usó la poca base de cultivo y fuerza vital que le quedaba, así como los poderes de ese tesoro precioso, la Ciudad del Archi-Emperador, ¡para transformar su energía en el poder de Vivir por Siempre que Bai Xiaochun podía absorber!

Gracias a eso, Bai Xiaochun llegó al Reino Deva de Vivir por Siempre… ¡un nivel que sobrepasaba por mucho su Dao de los Cielos!

Fue entonces que apareció la cuarta marca de sellado del Códice de Vivir por Siempre… ¡y fue destruida!

Después de dar ese paso, ¡el poder de Vivir por Siempre en su interior siguió ascendiendo!

La próxima demarcación… ¡era el Reino Semidiós de Vivir por Siempre!

—El Reino Semidiós de Vivir por Siempre… Un Semidiós Que Vive por Siempre… —el Cuidador de tumbas se rio débilmente. Aunque se estaba desvaneciendo, aún se negaba a rendirse, ¡un hecho que quedaba claro por la alegría que contenía su risa!

—Bai Xiaochun… usaré hasta lo último de mi energía… ¡para llevarte al Reino Semidiós de Vivir por Siempre!

—Lo único de lo que me arrepiento es de no poder llevar tu Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre hasta el verdadero Reino Celestial… Supongo… ¡que un pseudo-celestial será suficiente! —Se rio contento, realizó un gesto de conjuro con su mano izquierda y apuntó.

—¡Tesoro del Archi-Emperador!

Toda la Ciudad del Archi-Emperador empezó a temblar, y llenó de asombro el corazón de todas las personas que estaban allí. Esto incluía al Sumo Pontífice del Cielo, al Archi-Emperador, los cuatro reyes celestiales, ¡y a todos los duques y marqueses celestiales!

Cosa aún más impresionante, todas las pagodas de marqueses y duques celestiales… ¡colapsaron al mismo tiempo!

Una energía impresionante surgió en la tercera porción de la ciudad, se vertió en el cuidador de tumbas y pasó a través de Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun sentía cómo si un rayo impactara su mente, y apenas podía respirar. Unas cantidades masivas de energía entraron en él, por lo que su poder de Vivir por Siempre ascendió más y más. En apenas un abrir y cerrar de ojos, pasó del Reino Deva inicial, ¡al gran círculo!

Luego, ¡el poder de Vivir por Siempre convergió y se preparó para el último impulso!

¡¡¡BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!!!

Bai Xiaochun sintió cómo si el mundo diera vueltas a su alrededor. Unos estallidos impactantes lo llenaban con una intensidad capaz de desgarrar los Cielos y arrasar la tierra, y su base de cultivo… ¡avanzó de nuevo!

¡¡El Reino Semidiós de Vivir por Siempre!!

¡Ese era el último nivel del Códice de Vivir por Siempre!

Apareció la última marca de sellado del Códice de Vivir por Siempre, ¡y fue aplastada impunemente! Bai Xiaochun se estremeció ¡y cada fibra de su ser parecía haber encajado perfectamente la una con la otra!

Había llegado el verdadero final del cuidador de tumbas; ya su mano derecha se estaba haciendo cenizas. El poder mágico de la Ciudad del Archi-Emperador al parecer no era capaz de transformarse completamente en poder de Vivir por Siempre…

La posición de Bai Xiaochun dentro del Códice de Vivir por Siempre era equivalente al Reino Semidiós inicial, y parecía incapaz de seguir avanzando. Sin embargo, las cosas aún no acababan, ¡fue entonces que la base de cultivo de semidiós de Bai Xiaochun empezó a fusionarse con el Códice Imperecedero de su cuerpo carnal!

Cuando esa fusión terminara, ¡La Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre sería completada!

Si hubiera logrado esto cultivando normalmente, no habría habido necesidad de fusionarlas. El proceso habría ocurrido naturalmente en el camino. Pero ahora… ¡una fusión apropiada era de vital importancia!

Bai Xiaochun temblaba violentamente, apareció una mirada de temor en su cara y se sentó de piernas cruzadas, incapaz de moverse. Estaba totalmente concentrado en fusionar la versión completa de la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, tanto que su consciencia empezó a disiparse. La Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre se convirtió en una especie de vórtice que intentaba absorberlo, y transformarlo por completo… ¡convertirlo en el sucesor supremo de la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre!

Ya no era como un Archi-Emperador… ¡sobrepasaba a los Archi-Emperadores!

A medida que su consciencia se disipaba, su corazón se llenó de emociones encontradas. Entonces observó al cuidador de tumbas, y se dio cuenta de que este estaba sonriendo.

Y mientras sonreía, el cuidador de tumbas empezó a desvanecerse como si una enorme mano lo estuviera borrando de la existencia.

—Misión… completa… —murmuró. Observó a Bai Xiaochun una última vez, y juntó sus manos con respeto.

Se sentía culpable por lo que le había hecho a Bai Xiaochun, pero no sentía culpa de haberlo logrado. Sabía que pronto llegaría el día en el que Daoísta Alcance Celestial se daría cuenta de la verdad sobre el mundo. En ese momento, seguramente habría una batalla mortal que terminaría con la destrucción del mundo.

La misión del cuidador de tumbas era asegurarse de que antes de que el mundo colapsara, apareciera un celestial que hubiera cultivado por completo la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre. O un pseudo-celestial por lo menos…

Él no podía detener al Daoísta Alcance Celestial, pero podía asegurarse de que apareciera este pseudo-celestial antes del fin del mundo. Todo para simplemente cumplir su misión.

Para hacer eso, usaría a todos de cualquier manera que pudiera…

Juntó sus manos respetuosamente, y se inclinó. Este sería el último gesto de su vida, uno del que nunca se alzaría. Bai Xiaochun se quedó viendo como se hacía lentamente cenizas.

Así pasó un buen rato, a Bai Xiaochun lo envolvía la Técnica Imperecedera de Vivir por Siempre, pero igual logró murmurar, —¡Todavía te odio!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente